Boletín N° 111 - 16 de mayo de 2005
  CoMRI: En memoria del camarada Ibrahim Kaypakkaya

El ejército turco asesinó a Ibrahim Kaypakkaya el 17 de mayo de 1973. Si bien tenía sólo 24 años, en medio de los debates políticos a nivel mundial y en Turquía captó la importancia de las contribuciones de Mao Tsetung al marxismo y de la precursora importancia de la Revolución Cultural que Mao dirigía. Por eso pudo unir a los revolucionarios de Turquía en el Partido Comunista de Turquía/Marxista-Leninista. El partido que fundó en 1972 emprendió la primera iniciativa consecuente en ese país para lanzar una guerra popular que movilizara y se apoyara en las masas populares. El ejército lo capturó el 29 de enero de 1973 en la ciudad de Dersim, Kurdistán. Murió en las cámaras de tortura del gobierno. A continuación presentamos un comunicado del Comité del Movimiento Revolucionario Internacionalista al Partido Comunista Maoísta (Turquía y Norte del Kurdistán) con motivo del aniversario de la muerte del camarada Kaypakkaya. El MRI, cuyo objetivo es formar una internacional comunista de nuevo tipo, es el centro embrionario de los partidos y organizaciones marxista-leninista-maoístas del mundo.

Estimados/as Camaradas:

¡Saludos! En el Comité del Movimiento Revolucionario Internacionalista tenemos un sentido amor y apreciación al camarada Kaypakkaya, porque por primera vez en la historia de los pueblos que viven dentro de las fronteras de Turquía, alguien se puso a sentar las bases para una línea marxista-leninista-maoísta justa para la revolución en Turquía y para formar un partido proletario revolucionario en ese país. Así, el camarada Kaypakkaya abrió cancha para la liberación del proletariado y de los pueblos de ese país.

Camaradas:

Ustedes han heredado el partido que el camarada Kaypakkaya fundó y enarbolan en alto la bandera roja que él enarboló. Por eso, les toca una enorme responsabilidad, de asumir el deber de ser buenos comunistas revolucionarios e internacionalistas proletarios en toda la extensión de la palabra, un deber de perseverar en el camino que él abrió y también aplicar el MLM vigorosamente y desarrollar la teoría y la práctica de hacer la revolución en Turquía para que un día puedan derrocar a la reaccionaria República de Turquía que sirve fielmente y recibe el apoyo de los imperialistas estadounidenses y europeos.

Camaradas:

Los imperialistas estadounidenses han convertido al Medio Oriente en una base para lanzar una guerra ilimitada contra los pueblos del mundo. Sueñan con forjar un Gran Medio Oriente de explotación y saqueo imperialista, derramando la sangre de los pueblos de la región y infligiendo una horrorosa destrucción ahí. Su agresión sacude el terreno político de la región y ya ha generado gran descontento y oposición. Es el deber de los partidos maoístas (de Turquía como de los demás países donde existan tales partidos) aprehender las nacientes oportunidades y dirigir a los proletarios y pueblos a ponerse a la altura y a responder a esta vil violación librando guerras populares con el fin de transformar al Medio Oriente de una región gobernada por jeques, mullas y generales en el "gran cementerio" de estos reaccionarios Estados y sus amos imperialistas y su feo sistema de explotación y saqueo. Sin duda, ésta será una tarea complicada y formidable, pero es el único camino a la liberación de los pueblos de la región. De una u otra manera, los demás caminos y fuerzas ideológicas y políticas que hablan de oponerse a la agresión imperialista capitularán a los imperialistas y a la reacción.

Estimados/as Camaradas:

El MRI ha tenido y seguirá teniendo una crítica importancia para el avance de los partidos marxista-leninista-maoístas del mundo, como de Turquía. El MRI ha desarrollado una línea política e ideológica justa para el movimiento maoísta del mundo. Hoy, es más importante que nunca defender y fortalecer al MRI para que pueda llevar a cabo sus tareas con relación al movimiento comunista internacional. Tal es una tarea primordial para todos los comunistas en todos los países.

Camaradas:

El sistema imperialista somete y oprime a miles de millones de hermanas y hermanos del mundo, los/as obliga a matarse trabajando en medio de niveles ininmaginables de abundancia material, avances tecnológicos y conocimientos. Eso ilustra con contundencia que hay que tumbar al viejo sistema más temprano que tarde y construir otro nuevo sobre las cenizas. La profunda verdad que Marx y Engels señalaron hace 150 años en el Manifiesto Comunista suena más fuertemente que nunca: los proletarios no tienen nada que perder más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar.

¡Un saludo rojo en memoria del camarada Kaypakkaya! ¡Viva el Partido Comunista Maoísta! ¡Viva el internacionalismo proletario!