Boletín N° 153 - 10 de abril de 2006
  Nepal: Avances de la guerra popular sientan bases para huelga general

En Nepal, el 6 de abril se conmemora el inicio del levantamiento de 1980 contra la monarquía feudal y la lucha de masas de 1990 que obligó a la monarquía a aceptar la democracia parlamentaria hasta que hace 14 meses el actual rey disolvió el parlamento. El 6 de abril del presente la alianza de siete partidos parlamentarios [ASP] opuestos al rey convocó a un bandh de cuatro días, una huelga nacional, apoyada por el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) [PCN (M)], que a solicitud de la ASP suspendió las operaciones armadas cerca y dentro de la capital. La enérgica expansión de la guerra popular dirigida por el PCN (M) sentó las bases para que los parlamentarios se tomaran las calles.

Pese a la prohibición de protestas y un toque de queda diurno en la capital y otras ciudades, miles de manifestantes levantaron barricadas de neumáticos en llamas y lanzaron piedras para alejar a la policía fuertemente armada. Siguieron la batalla en la calle después del fin del paro de cuatro días. Las fuerzas de seguridad dieron muerte a al menos cuatro personas. A su vez, el Ejército Popular de Liberación [EPL] dirigido por los maoístas atacó bases militares y otras instalaciones. Por primera vez, el EPL derribó un helicóptero del Ejército Real de Nepal [ERN].

Por todo el mundo los helicópteros siembran terror contra las luchas de liberación. Con helicópteros el ERN bombardea y tirotea a soldados del EPL y civiles. En enero de 2006, un ataque aéreo del ERN dio muerte el camarada Sunil, integrante del Comité Central del PCN (M), durante una reunión, que era una violación del entonces acuerdo del cese el fuego. Hace poco, otro helicóptero dio muerte a unos participantes en una reunión de masas dirigida por los maoístas en Thokarpa, del distrito de Sindhupalchok, ante periodistas nacionales e internacionales. La mañana del 6 de abril, la misma aeronave MI-17 voló a Malwanga, la sede administrativa de Saralahi, en el este del país, mientras el EPL atacaba una base militar. El fuego del EPL lo derribó y dio muerte a diez oficiales del ERN. Prachanda, el presidente del PCN (M), dijo que se derribó el helicóptero con “una combinación de tecnología artesanal y moderna”.

El EPL se apoderó de la capital de este distrito en la región oriental de Terai. Destruyó todas las oficinas del viejo Estado y arrestó a algunos empleados y elementos de seguridad. Liberaron a 125 presos de la cárcel, en su mayoría presos políticos.

Mientras tanto, la lucha cobró impulso en la capital y otras ciudades. El primero día del paro, pese a redadas preventivas contra los líderes de la oposición y el arresto previo de activistas de oposición, los manifestantes se tomaron las ciudades pequeñas que rodean a la capital: Patan, Bhaktapur y Kirtipur. La policía arrestó a miles ese día. Los manifestantes demandaron que el rey abandonara el país de inmediato.

El segundo día, las masas rescataron a algunos líderes parlamentarios presos. La policía arrestó a un líder del Partido del Congreso pero las masas de Patan se lo arrebataron. Patan, Bhaktapur y Kirtipur siguieron bajo el control de los manifestantes. El gobierno lanzó ataques aéreos contra las multitudes. En la ciudad de Pokhara, murió un manifestante y varios más resultaron heridos de bala.

En el tercer día, el EPL atacó una base del ERN en el distrito de Kapilbastu en el centro de Terai. Destruyó una docena de barracas, fortificaciones y vehículos. Mordieron el polvo una veintena de soldados del ERN y confiscó una gran cantidad de armamento. Según un comunicado del buró regional del PCN (M), la batalla era un ensayo general para tomar la capital y el poder estatal central.

El cuarto día, miles desafiaron el toque de queda de 7 a 20 horas y continuaron las protestas. Se paralizaron el transporte y el comercio. La acción continuó sin parar hasta el 10 de abril, o sea, después del fin del paro original.

Prachanda, presidente del PCN (M), lanzó un comunicado de apoyo a la huelga general. Explicó que los siete partidos la convocaron según el segundo acuerdo entre el PCN (M) y la ASP. En especial, apoyó la amplia participación de las masas pese a la sanguinaria represión de la autocracia feudal. Agregó: “El pueblo nepalés de toda clase, nacionalidad, región y género se ha levantado hoy para liberarse de la monarquía feudal autocrática. El país entero demanda el respeto al deseo de paz y democracia mediante la elección de una asamblea constituyente contra la autocracia. En esto momento histórico, álgido y decisivo, nuestro partido está avanzando y seguirá avanzando, con los ajustes y acuerdos correspondientes con los partidos políticos y la sociedad civil, con un profundo compromiso con la necesidad histórica inmediata de establecer una república democrática mediante la elección de una asamblea constituyente. En esta conexión, nuestro partido apoyo firmemente la decisión de los siete partidos parlamentarios de continuar las huelgas generales políticas hasta que caiga la monarquía autocrática y que anuncien su propio programa”.

El programa de lucha adoptado por el PCN (M), adaptado a la huelga general política de los partidos parlamentarios, abarca manifestaciones en desafío de toques de queda y prohibiciones; la destrucción de ídolos, estatuas y otros símbolos de reyes y emperadores feudales; la eliminación de todos los letreros que dicen “el gobierno de su majestad”; la promoción y apoyo de la campaña para declarar la república democrática de Nepal que se está llevando a cabo hoy al nivel local; la movilización de las masas para no pagar impuestos el gobierno real y acciones contra los recaudadores que ayudan a los elementos feudales; y el control de todas las carreteras por el EPL.

En cuanto a las presiones de Estados Unidos y otras potencias para que los partidos parlamentarios rompan con los maoístas y se rindan al rey, el camarada Prachanda dijo: “Se aproximan el ocaso de la monarquía autocrática feudal y el establecimiento de la república democrática. De nuevo, nuestro partido llama enérgicamente en estos momentos álgidos a todas las fuerzas propopulares y amplias masas populares del país y del mundo a llevar la lucha al final y a estar prevenidas contra viles complots y contubernio contra el pueblo.