Boletín N° 126 - 19 de septiembre de 2005
  Nepal: Cese al fuego y sus repercusiones

Medios de prensa nepaleses han anunciado que la policía de seguridad fronteriza de India, la Sashastra Seema Bal (SSB), cerró la frontera entre Nepal e India cercana al distrito de Bardiya de modo indefinido excepto por un paso que une Rajapur y Katharaniyaghat en India. El distrito de Bardiya en Nepal occidental es una de las entradas a la zona liberada.

La razón expuesta para este cierre de frontera es detener el tráfico de exportaciones e importaciones ilegales. Desde que ha quedado al descubierto recientemente la participación de tres ministros del gabinete del rey Gyanendra Sha en un negocio fraudulento de fertilizantes, utilizar tratos ilegales para cerrar la frontera no tiene sentido. Lo que sí tendría sentido es si efectivamente este cierre de la frontera india está apuntado a fabricar un pretexto para la intervención militar contra Nepal.

El gobierno indio cerró la frontera unilateralmente, sin tomarse la molestia de informar a las autoridades nepalesas. Los informes noticiosos de Nepal citaron a Bharat Pradan, superintendente de la policía del distrito: "Las autoridades indias no nos han dado ninguna información al respecto". Ésta es otra violación por parte del Estado indio del llamado "Tratado Indo-Nepalés de Paz y Amistad de 1950". Una vez más, ha quedado al descubierto que este tratado no tiene nada que ver con la paz ni la amistad sino sólo con los intereses del reaccionario Estado indio. Pero la acción da pie a preguntarse si la India puede estar forjando el argumento de que la revolución liderada por los maoístas ha vuelto a Nepal un "Estado fallido".

El cese al fuego unilateral por parte del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) [PCN (M)] ha puesto a los imperialistas y a los expansionistas indios en una situación extremadamente difícil, en que es posible que estén estudiando la opción de intervención militar a fin de salvaguardar la agonizante monarquía de Nepal. Naturalmente a los reaccionarios nunca les importó si el Nepal monárquico era un Estado fallido durante las décadas de dominio semifeudal y semicolonial. Pero ahora la prensa nepalesa ha informado que la ONU se encuentra trabajando secretamente con los Estados Unidos e India para "resolver" la guerra civil revolucionaria nepalesa. "En una entrevista exclusiva para el servicio noticioso de la BBC en nepalí, el día miércoles, el subdirector ejecutivo de UNICEF [Kul Chandra] Gautam reveló que Lakhdr Brahimi, consejero especial del secretario general de la ONU Kofi Annan, sostiene actualmente discusiones con India y los Estados Unidos con vistas a movilizar su apoyo para resolver el conflicto nepalés", informó nepalnews el 15 de septiembre.

La posición oficial de los Estados Unidos es que a los revolucionarios maoístas no debe permitírseles conquistar el poder político a ningún costo. La línea oficial del régimen indio es que la monarquía constitucional y el sistema parlamentario nepaleses son los dos pilares de la democracia. Estos dos pilares que los imperialistas y las fuerzas expansionistas buscan apuntalar son aquellos a los que el movimiento revolucionario nepalés de muchos millones de personas busca derribar.

Contrario a los deseos de los reaccionarios tanto internos como del exterior, el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) ha estado movilizando al pueblo nepalés no sólo para defender los derechos soberanos del pueblo, sino también para hacer la revolución y obtener la victoria. El Ejército Real de Nepal (ERN), que ha sufrido varias derrotas importantes, continúa cometiendo atrocidades en el campo. En los primeros diez días del cese al fuego, el ERN arrestó, asesinó o "desapareció" a más de tres docenas de personas, entre ellas un cuadro maoísta local, un líder sindical maoísta y varios niños escolares.

Aprovechando el cese al fuego anunciado por el PCN (M), el ERN ha intentado alcanzar las zonas bajo el gobierno revolucionario del pueblo en el occidente, centro y oriente de Nepal donde no han podido entrar en largo tiempo. Por ejemplo, el ERN atacó la aldea de Dhuseni en el distrito de Ilam, Nepal oriental. Como el ERN no quiso escuchar las advertencias del Ejército Popular de Liberación (EPL) para que se retirara, éste contraatacó. El ERN tuvo que batirse en retirada. Un incidente similar ocurrió en Atlampa, también en el distrito de Ilam. El 10 de septiembre el presidente Prachanda del PCN (M) reiteró una advertencia anterior de que, ante una agresión del ERN, los maoístas estaban preparados para cancelar el cese al fuego y volver a la ofensiva "en cualquier momento".

En otra táctica reaccionaria, el ERN movilizó a esbirros y los envió a robar al pueblo so pretexto de pedir donaciones para los maoístas. El 9 de septiembre en la capital de Katmandú, los revolucionarios arrestaron a dos jóvenes quienes falsamente habían extorsionado gran cantidad de dinero al pueblo a nombre de los maoístas. El ERN mismo robó a los pasajeros de 14 autobuses en Sagarnagchock en el distrito de Sarlahi, Nepal oriental, haciéndose pasar por maoístas.

En otro acontecimiento, el 14 de septiembre el EPL entregó a 60 soldados del ERN capturados como prisioneros de guerra durante el asalto a la base de Pili en Kalikot el mes pasado. Los soldados del ERN fueron entregados a representantes de la Cruz Roja Internacional en un acto organizado por el partido en el distrito de Jajarkot, Nepal occidental.