Boletín N° 124 - 29 de agosto de 2005
  El camarada Gaurav de Nepal en peligro

Las autoridades de Chennai, India, donde Chandra Prakash Gajurel (camarada Gaurav) está detenido, planean hacerle un juicio muy pronto, según su abogado A. Rahul. El camarada Gaurav, un miembro dirigente del Partido Comunista de Nepal (Maoísta), fue arrestado el 20 de agosto de 2003 en Chennai con cargos como usar un pasaporte falso para viajar a Europa a realizar el trabajo del partido. El juez que preside este caso ha declarado que no importa cuál sea el resultado del juicio, Gaurav será liberado debido a que la pena máxima para tales cargos es de dos años de prisión.

Sin embargo, como lo explica el Movimiento de Resistencia de los Pueblos del Mundo en conferencia de prensa: "Esto NO significa que Gaurav será liberado. Como el gobierno del estado de Bengala Occidental ha levantado cargos como el de "intentar emprender una guerra contra la India" en una corte de Bengala Occidental, su liberación de los cargos en Chennai significa que el camarada Gaurav será turnado a las autoridades de Bengala Occidental y transferido a una prisión en ese estado". Esta acusación se basa, aparentemente, en la idea de que el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) [PCN (M)] ha expresado su apoyo político a las organizaciones revolucionarias indias y por eso cualquier miembro del PCN (Maoísta) puede ser hecho responsable por actos cometidos por estos revolucionarios indios.

Las autoridades del estado indio de Bengala Occidental han levantado cargos similares contra Mohan Bridya (camarada Kiran), también un veterano líder del PCN (M). El camarada Kiran fue arrestado en Bengala Occidental en junio de 2004 mientras recibía un tratamiento médico contra las cataratas. "Como Bengala Occidental colinda con Nepal y ya que este gobierno ha sido mucho más agresivo al levantar cargos fabricados con móviles políticos contra los camaradas Gaurav y Kiran", el Movimiento de Resistencia de los Pueblos del Mundo (MRPM) declaró, "tal maniobra significará el creciente peligro de que los camaradas Gaurav y Kiran puedan ser entregados al reaccionario monarca y dictador en Katmandú en cualquier momento". En febrero de 2004, las autoridades indias secuestraron en Nueva Delhi a dos líderes del PCN (M) y los entregaron al gobierno nepalés.

Los camaradas Gaurav y Kiran han hecho peticiones al Alto Comisionado para Refugiados de la ONU en que piden el reconocimiento oficial de su status de refugiado. El artículo 1A (2) de la Convención y Protocolo relativo al Status de Refugiados define a un refugiado como una persona que "teniendo un temor bien fundado de ser perseguido por razones de raza, religión, nacionalidad, membresía de un grupo social u opinión política particular, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y sea incapaz, o tenga tanto temor, que no pueda valerse a sí misma de la protección de ese país, o quien, no teniendo una nacionalidad y estando fuera del país de su antigua residencia habitual como resultado de tales hechos, es incapaz o, teniendo tal temor, no puede retornar a él".

De la importancia del reconocimiento del Alto Comisionado para Refugiados de la ONU (ACNUR), el MRPM dice: "De acuerdo a la Convención del ACNUR, a cualquier persona que se le haya otorgado el status de refugiado no puede ser regresado a su país sin su consentimiento. Aunque la India no ha firmado formalmente este acuerdo, esto generaría una gran presión política sobre el gobierno indio para que no deportara o extraditara a los camaradas Gaurav y Kiran a Nepal si el Alto Comisionado de la ONU fuera a dar ese paso. Por esta razón miembros de la primera y segunda Delegaciones han emprendido una iniciativa internacional para apoyar las solicitudes de los camaradas Gaurav y Kiran ante el ACNUR".

Estas dos Delegaciones Internacionales estuvieron integradas por abogados y activistas de derechos humanos de Europa que viajaron a la India a defender a Gaurav y Kiran. Heike Krause, un abogado que formó parte de la segunda Delegación en marzo pasado, pudo finalmente entrevistarse con el camarada Gaurav en prisión. Las autoridades indias impidieron a la Segunda Delegación entrevistarse con Gaurav "en abierta violación de las leyes indias e internacionales", dijo el MRPM. Desde entonces, el abogado en Chennai de Gaurav, A. Rahul, valiéndose de iniciativas jurídicas finalmente obtuvo un fallo de la corte que permitió a los delegados entrevistarse con él. Sin embargo, aún después de que Heike llegó a Chennai, las autoridades de la prisión y el ministro del Interior del estado indio de Tamil Nadu no estaban dispuestos a permitir la visita y fue necesario obtener otra orden de la corte. Finalmente Heike y Rahul pudieron ver a Gaurav el 16 de julio.

"Ganar el derecho a visitar al camarada Gaurav", declaró el MRPM, "es un paso muy importante en esta batalla, antes de que nada por razones prácticas, ya que Heike representa al camarada Gaurav ante el Alto Comisionado para Refugiados de la ONU con sede en Ginebra, y de más importancia por razones políticas, pues es un golpe importante a los esfuerzos de las autoridades indias de aislar práctica y políticamente al camarada Gaurav (y al camarada Kiran), negándoles sus más elementales derechos legales y tildándoles de 'terroristas'".

Este intento de tildar de "terrorista" a la guerra popular, lanzada por el PCN (M) hace casi una década, ha sufrido otro descalabro desde la posición de un personaje, aparentemente improbable, el embajador británico en el mismo Nepal. Al responder a las acusaciones de la monarquía nepalesa de que el gobierno británico aplica un doble "rasero" cuando condena los ataques con bombas del 7 de julio en Londres mientras que no acusa a los maoístas de "terroristas" y además exige que el gobierno nepalés negocie con los maoístas, el embajador, el antiguo jefe de la división antiterrorista de la Oficina de Asuntos Extranjeros británica, declaró que había "un mundo de diferencia" entre los maoístas y los fundamentalistas islámicos como Al Qaeda. Los maoístas están dirigiendo "una insurrección armada que involucra a miles de ciudadanos de su país en una clásica guerra de guerrillas con sus propias demandas políticas y socioeconómicas, muchas de las cuales son compartidas por los principales partidos políticos" (28 de julio). Además, dijo que no puede ser derrotada "con armas y balas, sólo con ideas y diálogo". Estas declaraciones son particularmente importantes ya que Inglaterra ha sido uno de los principales defensores de la monarquía nepalesa en términos de apoyo político, ayuda financiera y equipo militar contra la guerra popular. Derrotar a los maoístas es lo que cabe destacar de las declaraciones del embajador, ése es el objetivo de Inglaterra.

Para conocer la documentación y las peticiones que ha circulado el MPRPM en apoyo a las solicitudes al Alto Comisionado para Refugiados de la ONU, escriba a: wprm@wprm.org.