Boletín N° 123 - 22 de agosto de 2003
  De un corresponsal: La batalla de Pili.

El siguiente informe directo de la batalla de Pili es del corresponsal de guerra Om Sharma, publicado en el semanario maoísta en lengua nepalí Janadesh el 16 de agosto.

Cuando una sección de la II Brigada del EPL estaba todavía a una distancia de media hora del campamento del ERN, recibió un mensaje por el aparato de radio: se oían disparos y la batalla había comenzado. Eran las 5:50 de la tarde. Se comunicó al contingente del EPL que acelerasen el paso. El rugido de los cañones y de los rifles automáticos se oía fuertemente. La noticia de que el EPL había empezado el ataque corrió como una tempestad. El contingente tenía ganas de llegar al campo de batalla y golpear al ERN. Los soldados atravesaron la distancia en 20 minutos y tomaron sus posiciones.

Otro contingente, escogido para hacer el primer asalto, ya estaba situado. Todas las secciones de artillería estaban presentes con sus armas. Llegamos delante del campamento del ERN. El cielo de Pili rugió con los morteros y el fuego de ametralladoras ligeras y pesadas del campamento y del fuego del EPL. Los comisarios políticos y los comandantes militares daban información por medio de los aparatos de comunicaciones a las unidades bajo sus mandos para meter a todos en sus posiciones y establecer la secuencia del asalto. Muchos combatientes del EPL ya se habían acercado más al campamento del ERN sin que se los hubiera percibido. La III Brigada Lishne-Gam cercaba desde el norte, la VIII Brigada desde el sur y la III Brigada desde el este. Un helicóptero equipado con visión nocturna llegó para dar apoyo al ERN media hora después de empezar el combate. El helicóptero disparó docenas de proyectiles de 81 mm de su ametralladora pesada a las colinas de Pili. El EPL tuvo que aguantar este fuego varias veces, sin sufrir mucho daño.

Se oyó el rugido de las armas no sólo en Pili, sino también en zonas lejanas. Las unidades del EPL estaban ocupadas en situarse para sitiar el campamento, siguiendo el plan. El ERN disparaba al azar. Se oían el sonido de armas ligeras y pesadas. Los soldados del EPL estaban lanzando también diferentes tipos de bombas.

Los soldados revolucionarios mostraron una disciplina estricta. Sus unidades se acercaron más al campamento, cercándolo completamente. Un combatiente cae, alcanzado por una bala del campamento. Otro combatiente recoge su rifle, y avanza hacia la cerca del campamento. Ninguno de los combatientes heridos dudó. Se interesaban por la revolución, no por la propia vida. Algunos soldados que agonizaban preguntaron: "¿Cómo va el combate?"

Las bajas eran menores que antes porque el EPL comprendió correctamente los métodos de guerra. Hubo docenas de médicos populares y ayudantes sanitarios en el campo de batalla para tratar a los combatientes heridos. El combate era continuo; los voluntarios llevaban a los heridos a un lugar seguro. Los combatientes heridos en camilla nos decían que ninguna revolución puede triunfar sin derramar sangre. Los voluntarios estaban contentos con la lucha. Dijeron a los combatientes: "Uds. están combatiendo en el frente, y nosotros les ayudamos desde la retaguardia.". En la revolución, todo el mundo ayuda, haciendo lo que él o ella pueda.

Mientras que el EPL apretaba el cerco alrededor del campamento del ERN, hubo un alboroto. Una y otra vez el ERN disparó bengalas, algunas muy brillantes. Después de unas horas de combate el EPL capturó el puesto de avanzada del ERN. Destruyó el alambre de púas alrededor del campamento e hizo un plan para entrar en el campamento. Atacó los búnkeres y otros puestos, y entró en los túneles del campamento. Capturó un GPMG de 81 mm . Cuando el camarada Sangam del XXX Batallón de la II Brigada alcanzó el puesto, encontró a un soldado del ERN en posición preparado para disparar el 81 mm y a otro hombre listo para recargarlo. Los dos soldados del ERN se rindieron en el acto cuando se les ordenó hacerlo, y Sangam se los llevó cuando salió.

Hubo fuertes combates cuando el EPL cercó y entró en los barracones. El combate continuó desde las 2 hasta las 4 de la madrugada. Las unidades del EPL seguían tensando la soga alrededor del campamento de base y disparando armas más grandes. El ERN disparó armas más grandes desde el campamento, pero en vano. A las cuatro menos 10 ó 15 minutos, el EPL capturó el campamento.

Cesó el rugido del fuego de armas. Se percibió el centelleo de lucecitas en las colinas. Una unidad del EPL empezó a registrar el campamento. Se veían cadáveres de soldados del ERN por todas partes. Otros miembros del ERN con vida se rindieron al EPL. Nunca se oyeron palabras sucias ni groseras. El EPL estaba acostumbrado a dirigirse a los hombres capturados del ERN con cortesía y respeto. Trató a los soldados capturados según el Convenio de Ginebra. Vimos a unos hombres del ERN intentar saltar al río, por miedo. El EPL les paró y les tomó como prisioneros de guerra. Mientras que algunos soldados del ERN intentaron escaparse hacia Manma, el centro administrativo del distrito de Kalikot, cayeron bajo ataque. Los demás soldados les ofrecieron sus armas. Algunos decían: "Camarada, ¡tenga esta arma!"

Los modales civilizados del EPL sorprendieron a los soldados del ERN, que habían tenido un entrenamiento brutal. Los médicos populares dieron a los soldados heridos del ERN los primeros auxilios. Los maoístas no torturaron a los soldados capturados, ni mutilaron a los vivos ni a los muertos, como luego declaró el ERN. Si hubieran querido matar a los cautivos, lo podrían haber hecho sin problema.

A las 4:35 horas apareció un helicóptero en el cielo. Cuando se acercó el EPL le voló las luces, pero el helicóptero siguió sobrevolando. El EPL siguió recorriendo todos los rincones del campamento. Se oía la voz del comandante de división, el camarada Pravakar, a través del aparato de comunicaciones, y sostuvo una breve conversación con el comisario político principal. El comandante expresó su agradecimiento por el éxito de la batalla. Indicó a los comisarios que dejaran unas pocas unidades alrededor del campamento mientras que las demás se retiraban. Cuando los rayos dorados del alba coronaron las colinas alrededor de Pili, el EPL prendió fuego al campamento del ERN. Un denso humo cubrió el cielo. Los edificios del campamento colapsaron en cenizas. La gente alrededor de la colina empezó corear: "El opresivo Ejército Real no tiene lugar en nuestro pueblo so pretexto de construir carreteras.".

Tomar al enemigo por sorpresa

El EPL adoptó una estrategia para tomar al enemigo por sorpresa. Los combatientes revolucionarios abrieron fuego con un GPMG a las 5:50 de la tarde. Cuando comenzaron a disparar, los soldados del ERN que se acercaron hacia el helipuerto para llevarse los suministros depositados minutos antes se dieron a la fuga hacia el campamento. Algunos de estos soldados resultaron heridos en las piernas o manos. Los médicos populares curaron a los heridos al final de la batalla.

Siguiendo el plan de batalla, los combatientes del EPL alcanzaron la cerca del campamento a las 8 p.m. Los combatientes revolucionarios se posicionaron silenciosamente desde las 9 hasta la medianoche. Entonces, . todas las unidades del EPL estaban agrupadas alrededor de la cerca. Durante este tiempo el ERN estaba desorientado. Los comandantes del ERN creyeron que el EPL se había llevado los suministros que dejó el helicóptero y que se había ido. Se tocaba fuertemente música de un casete. Cuando los miembros del EPL empezaron a introducirse en el campamento, de repente el ERN se sintió sofocado. A partir de las 12:30 de la mañana, empezó el ataque desde tres direcciones. El EPL disparaba armas ligeras, explosivos y granadas. Cuando el primer grupo de asalto penetró al campamento no tuvo necesidad de disparar. Algunos soldados del ERN entregaron sus armas de inmediato. El comandante de la III Brigada anunció: "Nuestro comandante supremo, el camarada Prachanda, nos ha ordenado no matar a nadie que se rinda y a tratarles con respeto como prisioneros de guerra. Entréguennos sus armas y no les mataremos.".

Se había establecido el campamento 13 días antes, pero estaba bien fortificado. Alrededor había una cerca de alambre de púas montada en columnas de hierro. Los túneles y búnkeres estaban fuertes. El EPL tardó 45 minutos en abrir camino de un búnker a otro durante el combate. Se habían construido todos los puestos para defenderse mutuamente. Había de 8 a 10 edificios dentro del campamento construidos de cemento, y 30-40 tiendas de campaña. El campamento estaba situado en una colina sobre el río Tila.

Un enorme arsenal de armas

El EPL no sólo destruyó el campamento; capturó un enorme arsenal de armas. Es la primera vez que el EPL se ha hecho de una cantidad tan importante de armas en un lugar desde el comienzo de la guerra popular. Lo vimos con nuestros propios ojos. El camarada Bibidh, vice-comandante de división, nos dio un informe mientras nos retirábamos. El EPL se había hecho de un arma de 81 mm y 150 obuses, una ametralladora pesada, 20 ametralladoras ligeras, unos 150 rifles automáticos y auto-re-cargadorntes, varios morteros y pistolas y otras armas, y más de 70 mil balas de diversos calibresrondas de municiones.

Final

Estábamos juntos con el EPL y los elementos del ERN capturados. Los prisioneros de guerra estaban contentos cuando nos vieron. Cuando nos presentamos como periodistas del semanario Janadesh , dijeron: "El EPL sigue las leyes de la guerra mil veces mejor que el ERN.". Criticaron fuertemente a los medios de comunicación del viejo Estado [por decir, falsamente, que estos hombres fueron enviados para construir una carretera, y no para combatir]. "El EPL nos ha agarrado con armas. No somos no combatientes. Todos somos combatientes del ERN,", dijeron.

Y, como dijo el presidente Prachanda, esta campaña se acerca al umbral de la victoria, y el EPL está a punto de marcar un hito.