Boletín N° 6 - 3 de Marzo de 2003
  Nueva ronda de protestas en el Medio Oriente y en el mundo

El 1° de marzo, 300.000 personas participaron en una manifestación contra los Estados Unidos en Yemen. Estudiantes comenzaron a marchar hacia la embajada estadounidense coreando “Muerte a Norteamérica” antes de ser obligados por la policía a devolverse.

En Bahrein, Estado del Golfo, el 28 de febrero 3.000 personas tomaron parte en una manifestación en la que fueron irreverentemente quemadas banderas estadounidenses.

Aunque el presidente tunecino Ben Ali también ha llamado a una solución pacífica a la crisis de Irak, su régimen ha prohibido las manifestaciones antibélicas en Túnez por “razones de seguridad”. El 16 de febrero, centenares de personas protestaron contra la agresión estadounidense y en solidaridad con el pueblo iraquí en el centro de Sfax en la región central de Túnez; la policía golpeó e hirió gravemente a varios manifestantes.

El 2 de marzo, centenares de miles de manifestantes en las calles de Casablanca, Marruecos, corearon “Todos somos iraquíes” y denunciaron la inacción de los líderes de los Estados árabes.

En Ankara, Turquía, el 1° de marzo, entre 50 y 100 mil furiosos manifestantes corearon “No queremos ser títeres de los Estados Unidos” frente al parlamento turco mientras éste se reunía para considerar el pedido del gobierno estadounidense de que se les permita a sus tropas atacar a Irak desde Turquía. Muchos miembros del parlamento no se atrevieron siquiera a votar, de modo que la moción no fue aprobada, al menos por ahora.

Karachi, Pakistán, presenció su más grande manifestación contra la guerra hasta la fecha: 100.000 según la policía; millones según los organizadores, que están planeando otra marcha pronto.

Tres marchas de protesta tuvieron lugar una tras otra en diferentes ciudades en la India. Las agencias de noticias informaron que 10.000 personas marcharon en la ciudad sureña de Hyderabad.

También se celebraron manifestaciones en muchas ciudades en el mundo desarrollado, incluyendo frente a un monumento conmemorativo de las víctimas del bombardeo atómico estadounidense de Hiroshima, Japón. En Inglaterra, más de 5.000 personas han firmado una declaración pública manifestando que apoyarán actividades que desafíen la ley en caso de guerra, y grupos de estudiantes de decenas de universidades, colegios y secundarias han hecho planes para toma de edificios y otras acciones combativas. En Italia, fuerzas contra la guerra utilizando teléfonos celulares y páginas de Internet se han organizado para alertar a la gente cuando se den cuenta de movimientos secretos de trenes con equipo bélico estadounidense que crucen la península rumbo a los buques destinados al Medio Oriente. Contingentes de la policía italiana acompañan ahora los convoyes para “limpiar” los rieles quitando los manifestantes, quienes a su vez corren para reagruparse más adelante. Los trenes han sido detenidos en varias diferentes maneras y el proceso de embarque se les está complicando día a día. Los manifestantes en Holanda también se han centrado en los trenes de transporte militar y en las instalaciones militares holandesas utilizadas por las fuerzas armadas estadounidenses. En los Estados Unidos, los estudiantes de secundaria y universitarios organizaron huelgas para el 5 de marzo.

(Se permite la reproducción de este artículo en cualquier medio o en cualquier forma, siempre y cuando se indique la fuente.)