Boletín N° 156 - 1º de mayo de 2006
  Maoístas iraníes atacan la "pose nuclear" del gobierno islámico

El siguiente artículo es una versión abreviada de "La Republica Islámica adopta pose nuclear y deja indefenso al pueblo ante grandes peligros", publicado en el número 27 de abril de 2006 de Hagighat , la publicación del Partido Comunista de Irán (Marxista-Leninista-Maoísta).

Con la fanfarronería de grandes títeres, los dirigentes de la República Islámica de Irán (RII) han anunciado que han entrado al club de las potencias nucleares. Su pose es más superficial y odiada que la del ex-cha, quien para inyectar un falso "orgullo nacional" en sus venas y en las venas del pueblo sacaba a desfilar los aviones caza F16 que le compró a Estados Unidos y los tanques que le compraba a Inglaterra.

En las oraciones del viernes, con gran fanfarria y sin la menor vergüenza, los ayatolas proclamaron que la nueva posición de "potencia nuclear" se debe celebrar como una fiesta nacional y que todo el país debe rebosar de "orgullo nacional". Sin embargo, la mayoría de la población que ha sufrido 27 años de un gobierno religioso medieval no siente la menor alegría ni orgullo nacional por esto. Por el contrario, los reaccionarios ulemas han pisoteado más el orgullo del pueblo. Sus poses fueron más cómicas que las de los generales de Pakistán. La gente se burla de los ulemas y los analistas de Occidente los ridiculizan.

Dos días después del anuncio, el New York Times escribió que los analistas occidentales creen que Irán no tiene los conocimientos, materiales ni herramientas para alcanzar sus deseos nucleares. "Nada ha cambiado para alterar el juicio actual de cuándo podría generar un arma nuclear Irán, suponiendo que esa sea su meta. El gobierno de Estados Unidos ha calculado que tardará de 5 a 10 años y unos analistas calculan que no será antes del año 2020" (13 de abril de 2006). El mismo periódico cita a David Albright, director del Instituto de Ciencia y Seguridad Internacional, de Washington, quien conoce el programa nuclear de Irán: "Tienen mucho camino por delante".

Sin embargo, el gobierno de Bush aprovechó la oportunidad para ordenar que las potencias del mundo castiguen a Irán y propuso opciones que van de sanciones económicas a bombardeos.

La RII ha corrido a proclamarse "potencia nuclear" por esta razón: tiene miedo de caer. Para evitarlo, ha adoptado la política de acelerar una confrontación con Estados Unidos, apoyándose en Rusia y China. El periodista occidental Michael Slackman escribió en marzo desde Teherán: "Cuando [el primer ministro iraní] Ahmadinejad asumió el cargo, adoptó la decisión previa del alto mando de buscar una confrontación con el occidente sobre el programa nuclear Y Pero un politólogo que habla con frecuencia con miembros del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que la estrategia iraní depende de ganar el apoyo de Rusia Y Dijo que unos negociadores creían que la hostilidad hacia el occidente atraería a Moscú a establecer su plaza fuerte del Medio Oriente en Teherán. 'Creían que la apertura al oriente era el mejor camino', dijo. 'Era una convicción y una visión'" ( New York Times, 15 de marzo de 2006).

Los dirigentes de la RII creen que su política nuclear puede cumplir varias metas: silenciar a la población, atenuar las diferencias internas del gobierno y hallar nuevos amigos internacionales.

Con respecto a la población, es una vana tentativa de atizar el "orgullo nacional" con la esperanza de que la gente deje de pensar en los crímenes y en la rapiña del gobierno. Con respecto al gobierno, la idea es unir a las distintas facciones en un plan para sobrevivir. Y con respecto a Estados Unidos y los imperialistas europeos, el objetivo es provocar a Estados Unidos a acelerar un ataque contra Irán. Estos reaccionarios creen que contarán con los sentimientos religiosos de los musulmanes de Irán y del Medio Oriente. Albergan la esperanza de que cuando el pueblo, bombardeado y conmocionado, tenga que rescatar los cadáveres de sus seres queridos, el gobierno tendrá un nuevo chance de sobrevivir, aunque el precio sean decenas o quizá centenares de miles de muertos.

Con respecto a las potencias que compiten con Estados Unidos, el objetivo es separar a Rusia y China de Estados Unidos y Europa, siguiendo la estrategia de "Oriente contra Occidente". Hasta ahora han sido los lacayos de los capitalistas imperialistas occidentales. Ahora que Occidente no los quiere, tienen que venderse a otro amo en el mercado mundial y esperan que los compre Rusia y China.

Censura de noticias de peligros para el pueblo

La hostilidad del gobierno hacia el pueblo no conoce límites. Cada individuo del gobierno se preocupa sólo por sus propios intereses políticos y económicos de clase, y no por los intereses del pueblo ni por los "intereses nacionales". Estos reaccionarios le ordenaron a la prensa iraní bloquear la noticia de que el expediente de Irán fue remitido al Consejo de Seguridad de la ONU. Quieren ocultar el peligro y que la población no se entere. Más criminal aún es el bloqueo de las noticias de que Estados Unidos planea bombardear a Irán y que contempla usar armas nucleares.

La prensa del gobierno islámico aprovecha la más mínima oportunidad para denunciar los crímenes de Estados Unidos en todos los rincones del mundo, ¡pero cuando se trata de preparativos para atacar a Irán cierra la boca! Arma gran alharaca sobre los simulacros de combate del ejército iraní con unos pocos barcos en el Golfo, pero oculta los informes que circulan por todo el mundo de simulacros de combate de Estados Unidos para practicar bombardeos aéreos contra Irán. La cuestión de un ataque nuclear contra Irán es tan seria que ha suscitado intensas diferencias entre los militares estadounidenses y altos oficiales del ejército han amenazado con renunciar. Pero la RII no ha pronunciado palabra sobre el tema.

En una detallada denuncia de los planes y preparativos del gobierno estadounidense para atacar a Irán, el conocido periodista Seymour Hersh cita a un asesor de asuntos militares del Pentágono que dice que la seria consideración que se le está dando a las armas nucleares en esta situación es el resultado de un resurgimiento general de la idea de usar armas nucleares tácticas en las fuerzas armadas y los círculos de estrategas del gobierno estadounidense ( The New Yorker, 17 de abril de 2006). Eso quiere decir que la opción nuclear no se limita a Irán, sino que es algo mucho más general.

La amenaza a las potencias nucleares (Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Rusia y China) viene de ellas mismas, no de Irán. Irán es un pretexto para su campaña de reconfigurar el sistema imperialista mundial por medio de destrucción y muerte. Las armas nucleares de Estados Unidos no apuntan principalmente contra Irán, sino contra Rusia (a pesar de que la guerra fría terminó) y Francia. En el Informe presidencial de hace dos años y de nuevo este año, Bush habló una y otra vez del "uso preventivo de armas nucleares". Hace unos meses, el presidente francés, Jaçques Chirac, anunció que Francia está dispuesta a hacer lo mismo, bajo el pretexto de amenazar a Irán. Los poderosos países capitalistas no vacilarán en cometer crímenes contra la humanidad. Harán cualquier cosa en defensa del capital. Creen que tienen más libertad con Irán, porque su gobierno es sumamente reaccionario y sumamente odiado por el pueblo.

El gobierno de Estados Unidos y sus expertos militares y de espionaje saben perfectamente bien que la RII no tiene una sola bomba nuclear y que no la tendrá por mucho tiempo. Tal como justificaron el ataque contra Irak con mentiras de que Saddam Hussein tenía armas de destrucción de masiva, ahora están haciendo lo mismo con Irán. Pero la diferencia entre Irak e Irán es que los dirigentes de la RII se jactan de que tendrán una bomba nuclear en poco tiempo y de que amenazarán a Israel, Kuwait, Arabia Saudita y Occidente. Eso es puro bluff. Bush, quien se cree enviado de dios, confronta a una bola de lunáticos religiosos homólogos en Irán. Hersh escribió que un alto diplomático de Viena le dijo: "Todos los inspectores están furiosos porque los iraníes los han engañado y unos creen que los dirigentes iraníes son locos de atar, que están totalmente chiflados". Añadió que "la principal preocupación de ElBaradei [director de la Agencia Internacional de Energía Atómica] es que los líderes iraníes 'quieren una confrontación, igual que los neoconservadores en el otro lado', en Washington".

¿Quién puede proteger al pueblo y sus intereses? ¡Solo el pueblo! Tenemos un gobierno que no nos puede proteger de la agresión extranjera y, para colmo, que quiere usar al pueblo como carne de cañón con sus propios fines reaccionarios. Este gobierno es una gran barrera para el pueblo, que impide que se dé cuenta del peligro de un ataque militar de Estados Unidos y se proteja y proteja a sus hijos. Hay que derrocar este gobierno a la mayor brevedad posible para que el pueblo se pueda unir y prevenir este crimen.

Cuando empecemos a sublevarnos en Irán, se desorganizarán todos los planes militares y económicos que están preparando contra el pueblo de Irán. Los pueblos del mundo correrán a ayudarnos y, si los imperialistas cometen crímenes contra Irán, los pueblos de esos países apoyarán nuestra revolución. No debemos temer la posibilidad de que muchos del Medio Oriente, ciegos por la emoción, simpaticen con el gobierno islámico. Tenemos que hacerlos conscientes de que al pueblo del Medio Oriente no le convienen ni los falsos islamistas "antiamericanos" ni los llamados imperialistas civilizados. Ante la enormidad de la situación, desear que no existiera, no es sensato ni inteligente. El gobierno islámico es la mayor barrera a la unidad y los preparativos acertados del pueblo para defenderse. Hay que derrocarlo.