Boletín N° 60 - 5 de abril de 2004
  Los crímenes de los invasores y la rebelión en Falluja

Desde hace años, Falluja ha sido blanco de los crímenes de los imperialistas estadounidenses.

En 1991, comenzaron a matar a los habitantes, cuya sangre ha regado las hermosas flores de la resistencia. En la primera guerra contra Irak, bombardearon un concurrido mercado con proyectiles cruceros, con supuesta precisión quirúrgica. Al menos cien personas murieron.

Nunca explicaron por qué apuntaron sus armas de destrucción masiva al mercado. En los últimos días, han dicho que no entienden el porqué del férreo odio en su contra de parte de los habitantes de esta ciudad, a 50 km al oeste de Bagdad a la orilla del río Éufrates, porque era una plaza fuerte de Saddam Hussein. Mentira. El gobierno de Saddam la consideraba una ciudad peligrosa. El gobierno, apoyado por los Estados Unidos y otras potencias occidentales hasta poco antes de la invasión, reprimía y oprimía a los obreros fabriles, campesinos y otros pobres. Los líderes religiosos de Falluja desobedecieron las órdenes de incluir el nombre de Saddam en las oraciones.

En abril de 2003, dos semanas después de la "victoria" invasora, los soldados de la 82 División Aerotransportada élite yanqui se apoderaron de una escuela en la ciudad y la convirtieron en cuartel. Cuando los alumnos, padres de familia y otras personas demandaron que la dejaran para que la pudieran usar realizar clases, los soldados los tirotearon desde la azotea. Durante el tiroteo de 20 minutos, mataron a quienes huían, luego los atraparon bajo fuego y mataron a quienes se refugiaron en las casas de en frente. Según la Cruz Roja, murieron 15 personas y resultaron heridos 53, entre ellos al menos tres menores de 11 años y algunos adolescentes. Por el tiroteo, los familiares no pudieron rescatar a los heridos. Mucha gente murió sangrando. Dos días después, cuando mil habitantes protestaron, los soldados de nuevo los tirotearon y mataron a cuatro. Al día siguiente, dos iraquíes, adolescentes según las autoridades, arrojaron granadas de mano al cuartel invasor. Los invasores lo trasladó a un lugar a 5 km de la ciudad.

El 11 de mayo de 2003, cuando Bush estaba a punto de declarar el fin de los combates principales, en Falluja se llevaron a cabo dos de las primeras tres emboscadas exitosas contra los convoyes invasores. Éstos sometían a los moradores a toques de queda, rastrillajes y sanguinarias entradas forzosas a casas particulares. A fines de junio, otro convoy fue blanco de granadas. A fines del mismo mes, unos días después de que granadas propulsadas por proyectiles dieron a una nueva base estadounidense, diez personas murieron cuando una bola de fuego arrasó la mezquita principal. Los ocupantes dijeron: "Al parecer, la explosión tuvo que ver con una clase de fabricación de bombas que se llevaba a cabo en la mezquita". Los testigos refutaron ese cuento diciendo a la televisora Al Jazira que un helicóptero artillado yanqui disparó un proyectil a la mezquita en represalia por el movimiento guerrillero de la ciudad.

En septiembre de 2003, soldados yanquis balearon un hospital. Unos días después, pidieron disculpas y dijeron que se equivocaron. Murieron un policía iraquí, nueve guardias del hospital, un trabajador médico y dos supuestos ladrones, los "blancos" de los invasores. En la calle, se decía que con la masacre, los ocupantes querían darle una lección a la población por haber apoyado a la resistencia. Los habitantes convocaron un paro general y celebraron una protesta armada. Le dijeron al alcalde títere que no podía asistir al entierro. Los soldados estadounidense guardaron distancia, pero fueron blanco de al menos tres ataques ese día.

Desde entonces, han mordido el polvo veintenas de soldados yanquis en emboscadas en la ciudad y en los caminos en los vecinos palmares. Cayeron al menos tres helicópteros yanquis en la región, incluido un gran portatropas Chinook. No se sabe cuántos civiles y combatientes murieron, pero son muchos más que del bando invasor.

En marzo, los infantes de Marina reemplazaron a la 82 Aerotransportada. Continuaron las implacables redadas, robo de pertenencias en casas y humillación de la población. Durante cuatro días y noches de cruentas incursiones en el este de la ciudad a fines de marzo, volaron carros y casas y mataron a 17 civiles y una camarógrafo iraquí que los filmaba. Dos soldados mordieron el polvo.

El 31 de marzo, salieron cuatro mercenarios norteamericanos fuertemente armados de la base en dos vehículos de tipo militar hacia la ciudad. Eran ex comandos de operaciones especiales yanquis, vestidos de civil. O sea, parecidos a las fuerzas especiales yanquis en Irak que violan la Convención de Ginebra paseándose sin uniforme, pues consideran que el uniforme es un obstáculo a su oficio especial (de asesinos altamente entrenados). Después, las escenas televisivas mostraron en los escombros una tarjeta de identidad del Departamento de Defensa, un pasaporte y otra parafernalia militar, todo de los Estados Unidos. Según los ocupantes, los enviaron para proteger un convoy de alimentos para los soldados yanquis, pero eso no encaja con su itinerario. Es obvio que proseguían los objetivos militares de la ocupación. Luego, se dijo que por su vestir y comportamiento, todo mundo pensaban que eran agentes de la CIA.

Unos cuantos guerrilleros con granadas de mano y armas pequeñas los emboscaron en una calle comercial en el centro. Como todo mundo vio por televisión, se juntó una gran multitud jubilosa. Algunas personas sometieron los cadáveres a las mismas indignidades que han vivido los iraquíes. "Es probable que los que arrastraron los cuerpos habían perdido a un ser querido o visto a un soldado someter con la bota la cabeza de su padre", explicó un mecánico de Bagdad al Washington Post.

El virrey yanqui Paul Bremer dijo que fue obra de "cobardes y demonios" y "los sucesos de ayer en Falluja son un ejemplo dramático de la lucha en marcha entre la dignidad y la barbarie".

)Cobardes y demonios? )Quién representa la dignidad y quién la barbarie? Mordieron el polvo unos mercenarios, parte de un ejército de ocupación fuertemente armado. Una multitud con armas ligeras mantuvo a raya al menos cuatro días a cuatro mil infantes de Marina con Humvees artillados, tanques pesados, vehículos de combate Bradley y aeronaves. Los convoyes que se apresuraban a llevar refuerzos fueron blanco de más ataques. Los guerrilleros emboscaron convoyes militares cerca de Falluja, Ramadi y Habbaniya. En Bagdad, los ocupantes desplegaron patrullas fuertemente armadas con una fuerza no vista en mucho tiempo.

Al cierre, los ocupantes aún no se han atrevido a volver a Falluja. Tienen la ciudad cercada y dicen que analizan los videos de camarógrafos iraquíes para identificar a atacantes. Tienen bloqueadas todas las entradas a la ciudad. CNN describió la situación como un "encierro", una expresión que por lo común se usa en referencia a las cárceles. Han suspendido el abastecimiento de alimentos. La noche del 4 de abril, 1.200 soldados realizaron redadas de casa en casa en Haye Al-Jolan, en el norte de la ciudad; destruyeron diez casas, mataron a cinco personas e hirieron a 15. En un retén en las afueras, balearon un carro y camión y mataron a dos personas. Al día siguiente, mordió el polvo un infante de Marina en Falluja y cuatro más en la circundante provincia Al Anbar, aunque los ocupantes no divulgaron detalles.

Pese a estar muy ocupados reprimiendo el levantamiento chiíta en Bagdad y otras ciudades, los ocupantes se declararon en plan de castigar a Falluja. El vocero militar, el general Mark Kimmit, dijo que los soldados "entrarán, restaurarán el orden y meterán en cinturón a esa gente". Sin duda, los invasores harán todo a su alcance para que "esa gente" pague el más alto precio por su rebeldía. En todo el mundo, incluso en los países imperialistas, están a la espera los hombres y las mujeres que saben lo que quiere decir ser "esa gente".

Por fin las autoridades tuvieron que bajar (pero no abandonar) sus chillidos sobre "terroristas extranjeros", "extremistas religiosos" y "partidarios de Saddam". Todo el mundo vio corear a la multitud: "()Por qué vienes, Bush, a joder a la gente de Falluja?!" y vio a las masas de Falluja unidas en apoyo a la muqawama, la resistencia.