Boletín N° 6 - 3 de Marzo de 2003
 

¿“Liberar” a Irak, o destruirlo a fin de salvarlo?

Primero, Bush dijo que el propósito de la guerra es despojar a Saddam de sus armas de destrucción masiva. Ese pretexto perdió credibilidad cuando los inspectores de la ONU buscaron por todo el país sin encontrar nada. Cuando éstos exigieron de manera arbitraria que Irak destruyera sus proyectiles Al Samoud con un posible mas no confirmado alcance de unos cuantos kilómetros insignificantes adicionales, Saddam jugó a lo que Bush llamó una carta sucia haciendo exactamente lo que se le había pedido. Bush sólo pudo farfullar: “Mi actitud acerca de Saddam Hussein es que si él tuviera la intención de desarmarse, ya lo habría hecho”. En otras palabras, sin importar lo que hace Saddam, los Estados Unidos atacará a Irak.

Pero no se puede librar ninguna guerra sin el apoyo de la población. Bush tuvo que inventar otro pretexto. De acuerdo a un asesor: “Está convencido que la manera de ganar esta guerra es hacer que todo mundo piense en un Irak liberado, en un Medio Oriente sin Saddam de por medio”. Bush dio un discurso el 26 de febrero, que se anunció como su “vistazo de gran pensador” a la región, con el siguiente tema: la invasión estadounidense traería la “democracia” a todo el Medio Oriente.

En el lenguaje de Bush, la “liberación” de Irak es como la “liberación” hitleriana de Polonia. En una audiencia del congreso yanqui, el comandante del Estado Mayor del Ejército, Eric Shinseki, dijo algo que no debió haber dicho: que los Estados Unidos prepara planes para una ocupación de “cientos de miles de soldados” por años por venir. La ocupación no es una idea nueva; no es un subproducto de la guerra. Es el propósito central de la invasión de Bush.

¿Qué clase de “liberación” tiene en mente Bush para Irak? ¿La que Bush prometió a los palestinos en un futuro indefinido pos-Saddam cuando un día podrían tener su propio Estado independiente a condición de que no insistan en elegir a sus propios líderes? (En el mejor de los casos, la “visión” de Bush para Palestina sería un Estado títere israelí en las zonas en que los colonos aún no se han apoderado de las tierras, tales como los bantustanes que el gobierno blanco de Sudáfrica estableció en el pasado para los africanos de ese país.)

¿O, quizás tiene en mente la clase de “democracia” que su gobierno ha impuesto en Egipto, ese otro pilar de dominación yanqui en el Medio Oriente, que ocupa el segundo lugar relativo a Israel en la cantidad de dinero que recibe de los Estados Unidos? El gobierno egipcio ha gobernado bajo un estado de emergencia casi continuamente desde 1967 y usa el sistema colonial jurídico que impusieron los británicos cuando gobernaban el país. La tortura de los disidentes políticos es tan común e institucionalizada que los organismos internacionales ha llamado al país uno de los mayores violadores de derechos humanos del mundo. Según The Washington Post, The Guardian y otros diarios, la CIA trabaja tan de cerca con sus colegas egipcios que, en muchos casos, lleva a los prisioneros a otras partes de Egipto para torturarlos (y a Jordania y Marruecos, sin duda dos países ya “liberados” a los ojos de Bush).

¿Quizá Bush quiere hacer que Irak se parezca más a Turquía, país en que su gobierno ya ejerce una dominación en casi todos los sentidos? Es difícil imaginar a otro país con una población con menos voz. Según las últimas encuestas de los medios informativos turcos, el 94% se opone a que 70.000 tropas yanquis usen su país como una base de movilización contra Irak. Incluso el parlamento que opera bajo la vigilancia de los generales fieles a los Estados Unidos no quiere estar asociado públicamente con la medida. No obstante, los Estados Unidos quiere imponerla a como dé lugar y hará lo que pueda para lograrlo.

¿Qué “liberación” ha ofrecido Bush a Irak? ¿Qué se propone hacer acerca de la opresión de los kurdos? Su gobierno ha puesto en claro que no tiene la intención de permitir que los kurdos en Irak obtengan su autodeterminación, o sea, no permitirá que decidan por su cuenta si quieren ser parte de Irak o no. Es más, como los Estados Unidos quiere tener a la región rica en petróleo de Kirkuk bajo su control, ha puesto en claro que no dejará que regresen las familias kurdas a quienes el régimen de Saddam expulsó por la fuerza de las armas y reemplazó con árabes.

¿Qué clase de “liberación” tendrá los iraquíes bajo un régimen encabezado por un general estadounidense, incluso uno, como dice Bush ahora, que habla árabe? ¿Cómo allanará el camino una ocupación militar estadounidense de largo plazo para algo que no sea una dominación yanqui mayor? Lo que quiere decir Bush con “liberar” a Irak es que su población vivirá y sufrirá bajo el mandato de Washington y no de Bagdad.

Para salvar a los iraquíes de una matanza a manos de Saddam, Bush mismo está dispuesto a masacrarlos. Durante la guerra de Vietnam, un oficial estadounidense justificó la destrucción de una aldea diciendo: “Teníamos que destruirla a fin de preservarla”. Esas palabras describen acertadamente el plan de Bush para “liberar” a Irak.

(Se permite la reproducción de este artículo en cualquier medio o en cualquier forma, siempre y cuando se indique la fuente.)