Boletín N° 133 - 31 de octubre de 2005
  Acuerdos nucleares indo-yanquis: Un trato muy cochino

Hace poco, Estados Unidos e India fraguaron un trato tan descaradamente cochino que todo mundo debería conocerlo. Ilustra los descarados intereses de gobiernos que siempre hacen lo opuesto de lo que dicen y las fuerzas motrices de su política exterior.

Hace unos meses el actual gobierno indio firmó un contrato importante con el gobierno iraní para construir un gasoducto entre los dos países. El actual gobierno indio, encabezado por el Partido del Congreso y dos partidos que se dicen marxistas, dijo que la firma del contrato era prueba de que era distinto a los anteriores gobiernos títeres pro-yanquis. Hoy, India es un integrante temporal del Consejo de Seguridad de la ONU y aspira a un puesto permanente, supuestamente como representante del tercer mundo. Alguna gente esperaba que India aprovechara su actual posición en el Consejo de Seguridad para bloquear las tentativas yanquis de usar la ONU para cambiar el gobierno de Irán. Pero ocurrió lo contrario.

El primer ministro indio, Manmohan Singh, fue a Washington en julio y firmó un acuerdo de "socios estratégicos" con Estados Unidos. En este contexto, el presidente George W. Bush le prometió acceso a la tecnología nuclear norteamericana. A cambio, Singh aceptó que India apoyara a Estados Unidos contra Irán ante la ONU. En una acción opuesta a la esperada, el 24 de septiembre India apoyó una resolución de la ONU en la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) a favor de recomendar que el Consejo de Seguridad de la ONU castigue a Irán si no abandonara su programa nuclear. Hoy, el subsecretario del Estado yanqui, R. Nicholas Burns, está en Delhi para afinar los detalles de lo que India recibirá a cambio. Se espera que India vote con Estados Unidos en la segunda vuelta en noviembre. De más importancia, el voto indio en la AIEA señaló la posición que espera asumir en el Consejo de Seguridad.

La oferta de Bush de tecnología nuclear a India llegó en el mismo momento en que Estados Unidos presionaba para que la AIEA encaminara a Irán hacia una sanción del Consejo de Seguridad. Bajo un pretexto similar fundamentado en "armas de destrucción masiva" inexistentes, Estados Unidos aprovechó el embargo económico impuesto por el Consejo de Seguridad para debilitar al gobierno de Saddam Hussein, que sentó las bases para la futura invasión. Hoy, Estados Unidos busca cualquier pretexto para derrocar a un gobierno iraní que no conviene a sus actuales objetivos de una dominación más directa y abierta del Medio Oriente.

Veamos los hechos sobre Irán e India en materia de armas nucleares. Irán firmó el Tratado de No Proliferación Nuclear. Según el derecho internacional, tiene el derecho de operar plantas de energía nuclear e invitó a los inspectores de la ONU a verificar que no esté fabricando bombas. India no firmó el mismo tratado y, como los maoístas del Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista) (Naxalbari) dicen: "inició la carrera armamentista en el sur de Asia". India ensayó su primera bomba atómica en 1974 para lo que dijo eran "fines pacíficos". En 1998, ensayó otra bomba, y esta vez se jactó de que ya era un Estado con armas nucleares. ) Por qué Estados Unidos apoya el derecho de la India a tener armas nucleares y se opone a que Irán genere electricidad con uranio?

Es verdad que la naturaleza de los programas nucleares es tal que no existe una muralla china entre los fines pacíficos y los fines bélicos del proceso de dividir átomos. Los conocimientos y la tecnología que se desarrollan en la construcción de plantas nucleares sirven para fabricar bombas. Por eso, entre otras razones importantes, Estados Unidos y los demás países imperialistas, aquellos que poseen abiertamente armas atómicas y aquellos que no, prestan tanta atención a las plantas de energía nuclear. Impedir la proliferación nuclear o reducir la posibilidad de una horrorosa guerra nuclear no tiene nada que ver con la posición estadounidense ni el aparente repentino cambio de posición de India. Estados Unidos se atribuye el derecho, pretextando su poderío militar, a premiar y castigar a los países diciéndoles a algunos de ellos que pueden tener armas atómicas y, en el caso de otros de ellos, aprovechando las supuestas actividades para obtener tales armas para imponer "cambios de gobierno".

En los años 1970, Estados Unidos le suspendió su tecnología a India porque ésta estaba en la órbita de la URSS. Las leyes norteamericanas de esos años prohibían toda cooperación nuclear con India porque ésta tenía armas nucleares. Por eso, las promesas de Bush a India son ilegales, un detalle legaloide que él dice que circunvendría obligando al congreso a cambiar la ley antes de que se embarque los materiales respectivos. Lo que Estados Unidos está dando a India hoy no es tecnología sino bendiciones: la aceptación de India en el club nuclear. Este cambio de política se debe a que Estados Unidos considera que puede consolidar a India como "nuevo puesto de avanzada de Estados Unidos en el sur de Asia", como señaló el PCI (ML) (Naxalbari) en un comunicado del prensa del 14 de septiembre. "Esta rendición es una culminación lógica de la política exterior adoptada por varios gobiernos centrales de turno. Tal como el anterior gobierno vendió a todo el país a los imperialistas estadounidenses, el actual gobierno ha endosado descaradamente la entrega total del mismo". "No existe lo que se llama no alineamiento en el mundo unipolar dominado por Estados Unidos y la política exterior india siempre ha estado vinculada a una u otra potencia imperialista", dice el PCI (ML) (Naxalbari). Agrega: "Colocar firmemente a India en la órbita estadounidense sirve al expansionismo indio".

Con su posición hacia las armas nucleares paquistaníes los yanquis también revelan sus motivos. Los inspectores de armas de la ONU descubrieron rastros de uranio enriquecido en los centrifugadores de uso que compró Irán. Éste dijo que no los había usado para obtener los niveles avanzados de enriquecimiento necesarios para fabricar armas. Por muchos meses Estados Unidos blandió la existencia de esos rastros como argumento principal a favor de castigos a Irán. Pero, los centrifugadores tuvieron rastros porque Pakistán los usó para producir uranio enriquecido para bombas antes de que los vendiera a Irán. En lugar de criticar a Pakistán por haber hecho lo que prohíbe que haga Irán, Estados Unidos archivó el asunto. Hoy, la dictadura militar islámica paquistaní es un importante aliado yanqui, al igual que lo es la India rival, y aunque Estados Unidos siempre ha fomentado esa rivalidad para facilitar su dominación de ambos países, tiene la intención de tener a ambos gobiernos en su rebaño.

Es importante señalar que, si bien Estados Unidos está a favor de que tanto India como Pakistán tengan armas atómicas, quiere prohibir que Corea del Norte tenga una capacidad autosuficiente de energía nuclear. Además, todos los integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU están empeñados en una conspiración de silencio acerca de uno de los Estados canallas más peligrosos del mundo con armas nucleares, Israel, a quien se está acercando a diario Pakistán en conformidad con sus tratos con Estados Unidos.

Aunque Estados Unidos aprovecha su "as nuclear" para premiar y castigar a los gobiernos según sean sus intereses imperialistas, sin lugar a dudas es la mayor potencia nuclear del mundo, el único país que jamás las haya usado y el único que se podría imaginar como triunfador en una guerra nuclear. En estos casos, el objetivo de la política norteamericana es el mismo: la dominación mundial.