Boletín N° 112 - 23 de mayo de 2005
  India: Aumenta la represión violenta

El gobierno atacó con violencia a otro mitin político en Delhi.

La policía atacó a macanazos a una protesta contra la globalización en Delhi el 10 de mayo. Unas 15 mil persona de 15 estados y de "los rincones más remotos del país", según un comunicado de prensa del Foro de Resistencia de los Pueblos de Toda India (AIPRF), gente autóctona (adivasis), campesinas, agricultores, jornaleros sin tierras, trabajadores industriales, estudiantes y dalits" ("intocables") se reunieron en un "acto contra la globalización y el fascismo antihindú" para pedir que India abandone la Organización Mundial de Comercio, que se derogue el Acta de Prevención del Terrorismo (antes derogada pero aún se aplica) y castigar a los autores de la masacre de musulmanes de 2002 en Gujarat. Tuvieron un permiso para el acto con el plan de marchar a la oficina del presidente del país y entregarle una carta. La policía anunció que todos estaban bajo arresto, cerró los portones al predio de Ramlila, y les ordenó permanecer fuera porque no había espacio en las delegaciones de la policía. En seguida, cientos de polis irrumpieron por la única entrada abierta, con lanzaaguas y gas lacrimógeno, macanas y pesadas armas de fuego. Más de cien personas resultaron heridas. Los policías corretearon a todo mundo hacia la estación ferroviaria Delhi-Nueva Delhi a un km de distancia. Como separaron a unos familiares de otros, algunos niños quedaron separados de sus padres por dos días hasta que voluntarios y gente del barrio los volvieron a reunir. La policía arrestó a 40 manifestantes y líderes y los soltó al día siguiente.

Antes del acto, el AIPRF convocó a "una semana de acciones" en las embajadas y consulados indios del 15 al 21 mayo en contra de "la represión fascista en la `mayor democracia' del mundo". Se llevaron a cabo acciones en la embajada en Roma y el consulado en Milán el 20 y en la Alta Comisión en Londres el 21.

La convocatoria del AIPRF denunció que con motivo de su primer aniversario, el gobierno de la Alianza Progresista Unida de Manmohan Singh y del Partido del Congreso "recurre a la represión fascista contra los movimientos populares y a la vez pretexta que es un gobierno con `rostro humano', y en contraste con el previo gobierno encabezado por el BJP [partido fundamentalista hindú], sostiene que el movimiento maoísta es un `problema socioeconómico' y propone un diálogo con los naxalitas [nombre inspirado en el famoso levantamiento campesino de Naxalbari de 1967 dirigido por los maoístas]. No obstante, aplica las mismas políticas que el anterior gobierno y ha intensificado la campaña para eliminar físicamente a la oposición consecuente, proveniente de los movimientos populares democráticos y revolucionarios en el país, al gobierno reaccionario y proimperialista de las oligarquías dominantes".

Sobre todo, el AIPRF destaca un "importante cambio de política" tras una reunión de funcionarios el 15 de abril en que tachó al movimiento maoísta de mayor amenaza a la seguridad del país, erogó gran cantidad de dinero, batallones de paramilitares y armas más sofisticadas para `contener' a los naxalitas (maoístas)... Por primera vez en la historia del ejército indio, se redactó un documento oficial que esboza un plan de contrainsurgencia".

La convocatoria habla sobre todo de Andhra Pradesh, un estado en que la lucha armada lleva un tiempo en marcha bajo la dirección del Partido Comunista de la India (Maoísta). Varios revolucionarios y sus partidarios de las masas han muerto en "combates simulados" (la policía asesina a las personas que ha arrestado y luego dice que éstas murieron en escaramuzas armadas). Más de 70 activistas han muerto así en los primeros tres meses del presente.

Agregó: "En un horroroso incidente, en el distrito de Nizamabad, con la ayuda de un renegado la policía envenenó a diez maoístas, entre ellos el secretario de distrito, y luego los torturó, les cercenó los miembros y les dio un tiro de gracia. El gobierno del Partido del Congreso dijo que el linchamiento era solamente una acción de los deberes generales de la policía y repitió la propuesta de negociaciones ante las fuertes protestas de demócratas y gente de todo el estado contra el bárbaro incidente. Anteriormente detuvieron en una casa a Laxmi, una integranta del comité ejecutivo estatal de Nahila Samakhya, una organización de mujeres de Andhra Pradesh, y después de torturarla con mucha crueldad, la asesinaron simulando un combate en el distrito de Prakasham".

AIPRF denunció las sentencias de muerte en la horca que han dado los jueces a los dalits acusados de matar a terratenientes de castas altas, aunque aún no han llevado a cabo las ejecuciones. Han acusado a miles de personas (entre ellas miles de personas del estado de Jharkhand) bajo el Acta de Prevención de Terrorismo y aún tienen a muchos presos o bajo proceso pese a la derogación de la ley.

En estrecha coordinación con el gobierno central, "prohibieron, trastornaron y hostigaron" a las reuniones populares con motivo de la formación del PCI (Maoísta) en Delhi, Calcuta, Patna y Hyderabad. Aplican una represión similar en las zonas rurales de Bihar, Maharastra, Chhatisgarh, Orissa y Karnataka, donde mataron al secretario estatal del PCI (M) en un "combate simulado".

El 27 de abril, el gobierno estadounidense colocó al PCI (M) en una de sus listas de "terroristas". Según un comunicado del partido, eso ilustra la medida en que el gobierno indio, pese a la propaganda que lo refute, actúa en contubernio y bajo la dirección de Estados Unidos.