Boletín N° 26 - 21 de julio de 2003
  Recuadro: La guerra de Blair contra la BBC

Tony Blair n objetó la bofetada sin precedente del gobierno israelí a la red de radio y televisión de su propio gobierno, pues ha lanzado su propia guerra contra la BBC por haber citado a un experto en armas del gobierno quien dijo que uno de sus alarmistas discursos acerca de las armas de destrucción masiva de Irak se basó en mentiras deliberadas. Como el gobierno de Bush defiende sus propias mentiras clamando que éstas se basaron en informes de la inteligencia británica, hay mucho en juego. La repentina muerte de la fuente de la BBC justo después de la visita de Sharon llevó la disputa Blair-BBC al centro del escenario y el choque Israel–BBC pasó a segundo plano. Pero las dos historias están estrechamente relacionadas, pues tienen que ver con las mentiras acerca de las armas de destrucción masiva en el Medio Oriente.

No es necesario ser un científico para entender que el escándalo tras la denuncia de la BBC de las armas de destrucción masiva israelíes y la molestia pública de Israel tienen que ver con la política internacional actual, como las inquietudes en ciertos círculos gobernantes británicos acerca de la sociedad de Blair con Bush en una guerra que empeora cada día. La situación ha revivido la lucha en el gobierno británico de que ya se conocía desde antes de la guerra que era mentira hablar de las armas de destrucción masiva. Al igual que los críticos de Blair en los círculos gobernantes se callaron una vez que la invasión empezó y sólo objetaron cuando la ocupación empeoraba, la BBC se distinguió entre los medios del Reino Unido por su aprobación muy acrítica y vergonzosa de la propaganda gubernamental durante la guerra. La BBC es un pilar de influencia del imperio británico, pero se cuida de mantener un capital de credibilidad que es tan esencial para los intereses imperialistas británicos, pues la credibilidad de Blair ya va directo a la alcantarilla.