Boletín N° 152 - 3 de abril de 2006
  MRPM-Francia: El CPE y el incierto futuro de la juventud

A continuación presentamos un volante redactado y circulado por el Movimiento de Resistencia de los Pueblos del Mundo-Francia (MPRM_ france@yahoo.fr y www.wprm.org.)

            ¿Por qué Chirac y de Villepin dejan que arda todo el país en torno al CPE (la ley de empleo de la juventud)? ¿Por qué no prestan atención a los millones en las calles y la voluntad de la mayoría de la población?

            El CPE es la punta del iceberg de los cambios mayores que se perfilan en la sociedad francesa. Por varias generaciones una especie de acuerdo ha existido en Francia con el cual la clase obrera y las masas aceptarían al sistema capitalista a cambio de cierta medida de seguridad laboral, oportunidades educativas y beneficios sociales. Pero este modelo siempre excluía a un importante sector de los de abajo, y en los últimos años este sector ha crecido y perdido esperanzas, tal como vimos en noviembre de 2005 cuando los suburbios de la clase obrera hicieron erupción. Aquellos que previamente se beneficiaban de este pacto social ven que se están desmantelando los logros del pasado. Para la juventud educada se ha venido esfumando la promesa de que un título significaría un avance social y un futuro seguro. La clase dominante gobernante, inclusive el Partido Socialista, dice que la única respuesta para asegurar la competitividad mundial de Francia y su futuro es acelerar estas tendencias; o sea, mayor libertad de los patrones de despedir a voluntad, competencia fuerte por unas pocas migajas, desigualdad creciente y mayor explotación. La única diferencia entre los principales partidos y voceros de la clase dominante es cómo introducir un capitalismo más salvaje y desenfrenado y quién supervisará el proceso. Que quede claro: los gobernantes aceptan que la reestructuración requerirá una mayor represión de la policía a las víctimas de hoy y mañana de este proceso.

            Si bien el actual movimiento libra una batalla por proteger las actuales leyes laborales, no puede permanecer mucho tiempo a ese nivel. Además, regresar a los días de un capitalismo más benévolo no es posible: el capitalismo en el mundo de hoy significa desigualdad, explotación, vidas gastadas y sueños rotos. Significa riquezas inmensas de un puñado y penas o peor para las mayorías. El capitalismo es un sistema que se ha extendido por todas partes del mundo, agudiza la brecha entre rico y pobre en cada país y entre un puñado de países imperialistas (como Francia) y la gran mayoría de la humanidad. Subirse a la cima de este pudridero es imposible para la mayoría y no es el futuro por el cual queremos luchar.

            La revuelta de la juventud comenzó en noviembre de 2005 en los suburbios. Desde febrero de 2006 la mayoría de los estudiantes de secundaria y universitarios han rechazado poderosamente el futuro que ven disminuirse ante sus ojos. El pueblo está furioso porque el gobierno no presta atención a las demandas de cientos de miles de jóvenes en las calles y los millones más quienes los apoyan. Se ve con mayor claridad la verdadera naturaleza de la democracia francesa (es decir, una dictadura de la clase dominante capitalista), con la ayuda de policías, macanas y gas lacrimógeno.

En estos tiempos lo que piensan las masas puede dar fuertes saltos. Todo lo que se ha declarado permanente e inalterable ayer debe ceder al examen de la nueva generación. Ya no es posible “declarar fuera de lugar” el cuestionamiento de las reglas sociales y la manera en que se organiza la sociedad, ni los lemas capitalistas culturales dirigidos a la juventud, de “superarse o fracasar”. Las personas mayores ven que el “sueño general” de la nueva generación reanima su propio espíritu, enterrado debajo de décadas de “realismo”. No obstante, la batalla en torno al CPE planeta opciones en el camino al futuro: ¿volverá la juventud a la rutina cotidiana y futuros inciertos, reprimida por haberse atrevido a desafiar a la clase dominante? ¿O será este auge de lucha el preludio de una nueva ronda de batallas que sacudirán más al país entero y contribuirán a la lucha por transformar el mundo?