Boletín - 24 de noviembre de 2014
  Ferguson, EEUU: policía asesino sale impune - ¡Amérikkka tiene que parar en seco! ¡¡¡Hay resistencia justa y usted tiene que ser parte de ella!!!

La siguiente declaración de Carl Dix, vocero del Partido Comunista Revolucionario, EU, fue publicada poco tiempo después de que las autoridades anunciaran que el asesinato del joven negro Michael Brown en Ferguson, Misuri en agosto de este año fue justificado. “Amerikkka” hace alusión al Ku Klux Klan, una organización armada que surgió para mantener reducido al pueblo negro luego del fin de la esclavitud —el asunto es que si bien el KKK es todavía una poderosa fuerza reaccionaria (han estado reuniendo apoyo para el policía que asesinó a Michael Brown), esa función la ha estado manejando el mismo Estado.

El gran jurado se negó a acusar a Darren Wilson, el policía que mató a Michael Brown en Ferguson. Una vez más uno de sus matones a sueldo ha salido impune por el asesinato de un joven negro. Este es un tiro al corazón. Una brutal y terrible injusticia en sí. Y una dura crítica a la esencia misma de este sistema. Fue una declaración de que una vez más, la vida de los negros no vale nada para los que se sientan encima de este imperio de injusticia.

Esto tiene que acabar. Ya.

Amérikkka tiene una larga historia de cruel opresión contra los negros desde el secuestro de africanos y su traslado, con grilletes de esclavo, a lo que hoy es Estados Unidos. Después de que la esclavitud fue abolida, esta cruel opresión continuó bajo la forma de segregación racial llamada Jim Crow y el terror de las turbas de linchamiento. Y hoy sigue en vigor a través de la encarcelación en masa y la luz verde que le han dado a la policía para maltratar e incluso asesinar personas. La policía ha matado a dos hombres negros en San Luis desde que Michael Brown fue asesinado. Un niño de 12 años fue asesinado por la policía en un parque de Cleveland apenas el pasado fin de semana.

Durante semanas las autoridades le decían a la gente que mantuviera la calma y dejara que el sistema funcionara. Durante días amenazaban con desatar a la policía militarizada y la Guardia Nacional contra cualquiera que quisiera protestar. Bueno, el sistema ha funcionado: dejó que otro policía asesino saliera impune. Con esto el sistema le dio luz verde a la policía para asesinar a los negros.

¡Por eso es que es tan correcto, justo y necesario que el pueblo se haya puesto de pie! En cuestión de horas, la gente de los multifamiliares, de las universidades y demás se tomaron las calles con una justa furia y una protesta desafiante. Enfrentaron el gas lacrimógeno en Ferguson. A la 1 de la mañana, miles de personas marcharon por el centro de Nueva York, desde el bajo Manhattan por Harlem y cerraron el puente Triborough. Los manifestantes bloquearon autopistas importantes en Los Ángeles y Oakland. Cientos de personas en frente de la Casa Blanca protagonizaron simulacros de muerte. Realizaron vigilias de oración, protestas callejeras, etc. en Boston, Baltimore, Seattle y más allá.

En este momento, no nos podemos quedar de brazos cruzados.

Es necesario seguir paralizando las actividades de costumbre e ir más allá. La gente tiene que permanecer en las calles. Que no vayan a trabajar. Que se salgan de clases o hagan que este programa genocida sea tópico de discusión en la escuela. La gente de los barrios y guetos donde la policía mata y maltrata de manera rutinaria, tiene que hacer que su ira se sienta mediante una resistencia política de masas.

Todos tienen que unirse y decir no más al asesinato policial. Los atletas y los músicos tienen que tomar una posición al respecto. Cada uno tiene que tomar partido en esta lucha: ¿Estás con la policía que mata a jóvenes negros y con el sistema que les da sello de aprobación a sus acciones asesinas? ¿O estás con la gente que se ha levantado y dice no más a estas porquerías? Si no actúas, aceptas el sello de aprobación que este sistema le da al asesinato policial. Pero si actúas, ¡puedes ser parte de cambiarlo todo!

Lo que está en juego es nada menos que el mundo en el que viviremos. ¿Puedes tolerar un mundo en el que la vida de los negros no vale nada? Es así de básico. Si tu respuesta es no, ¡hay que hacer que AmériKKKa pare en seco! Y no detenernos hasta que haya justicia y el asesino de Michael Brown esté en la cárcel.