Boletín - 18 de agosto de 2014
  Una entrevista con Amir Hassanpour sobre los recientes acontecimientos en Irak y en el Kurdistán iraquí

La siguiente entrevista con Amir Hassanpour de la Universidad de Toronto apareció por primera vez en la edición de julio de Atash (Fuego), un periódico comunista en Irán.

Atash: Aprovechamos esta oportunidad para hablar con el camarada Amir Hassanpour sobre los recientes acontecimientos en la región y en particular en el Kurdistán iraquí, y la actual discusión acerca del referendo sobre la independencia propuesto por el Gobierno Regional del Kurdistán.

P: Camarada Amir, supimos que en una entrevista con la Voz de América, Massoud Barzani, presidente del Gobierno Regional del Kurdistán en Irak, dijo que el sistema gobernante en Irak se ha desmoronado y que los kurdos no han causado eso. Dijo que los kurdos no habían planteado independizarse de Irak antes, aun cuando fueron atacados con bombardeos químicos [bajo Sadam Hussein, en 1988]. Son los otros los que han creado una situación tal que el país en efecto está en un estado de colapso. Los kurdos tienen derecho a proteger su patria, el Kurdistán, para que se convierta en un lugar en el que puedan ayudar a otros hermanos iraquíes. Los kurdos deberían someter a un referendo la independencia de la zona bajo el Gobierno Regional del Kurdistán. ¿Qué posición y puntos de vista tienes sobre estas cuestiones?

Amir Hassanpour: Es claro que los kurdos son una nación oprimida en Irak y otros países de la región. La mayor parte del pueblo kurdo ha anhelado un Estado independiente. No cabe duda de que como nación oprimida, los kurdos tienen el derecho a la autodeterminación. Barzani había planteado la discusión de la independencia incluso antes de los recientes acontecimientos [la toma del control de una parte de Irak por el EIIL], sin poder ni querer dar pasos reales. Pero ahora hay una nueva situación. Irak prácticamente se ha desintegrado, debido a las acciones del EIIL, las fuerzas tribales y la milicia islamista de Moqtada al-Sáder así como a las políticas del gobierno del primer ministro Nouri Maliki.

El Gobierno Regional del Kurdistán [GRK] fue un resultado de la primera guerra de EEUU contra Irak en 1991. Evolucionó gradualmente y tomó su forma actual luego de la segunda guerra de EEUU en 2003. Ahora, debido al avance militar del EIIL, las condiciones para declarar la independencia han madurado. De hecho, sin embargo, el GRK ha sido semiindependiente hasta ahora y cualquier referendo u otras acciones consiguientes formalizarían lo que ya existe.

Debo mencionar que en las últimas dos décadas o más, basados en el derecho internacional, se han creado de manera similar varios países nuevos: por ejemplo Sudán del Sur, Timor Oriental y los países que surgieron como resultado de la desintegración de Yugoslavia y la Unión Soviética. Pero si el Kurdistán se independiza, eso sería bajo condiciones regionales e internacionales particulares en las que los nacionalistas kurdos en el Kurdistán iraquí ya han estado en el poder.

Este gobierno representa un nacionalismo que está en el poder y tiene un parlamento, un aparato ejecutivo [un gabinete, una administración, un ejército llamado Peshmerga, policía, un aparato de seguridad, cárceles] y un departamento de justicia, aunque sus poderes son más limitados que los de los estados de EEUU y las provincias canadienses. Pero dado que el gobierno central de Irak no tiene todo ese poder, el GRK es casi independiente. La oposición de EEUU, Irán y Turquía es una de las razones por las que este proyecto no se ha logrado, pero esta situación podría cambiar. Aunque EEUU puede oponerse hoy, el problema principal que EEUU tiene al respecto no es la formación de un Estado kurdo. Lo que más preocupa a EEUU es asegurar su influencia política, económica y militar en toda la región. Por ejemplo están buscando cambios que garanticen los intereses de EEUU y sus aliados como Israel. Y una cosa es clara, si EEUU se opone a la independencia, los líderes kurdos harán lo mismo.

P: Dices que el Kurdistán iraquí es independiente de facto. Pero algunas tendencias políticas afirman que, si el Kurdistán se independiza en una región en la que el islamismo y las fuerzas reaccionarias están creciendo por todas partes, se puede convertir en una base para fuerzas no religiosas y laicas. Un poder en el que el patriarcado feudal desaparecerá y no habrá rastro del tipo de guerras religiosas y étnicas que se están dando en otras partes de Irak. ¿Qué tanto corresponde este cuadro con la realidad?

R: Parece más sueño que realidad. Luego de 23 años, la experiencia del GRK ha mostrado algo diferente. Es cierto que por un corto periodo de tiempo después del colapso del régimen de Sadam, los kurdos podían pensar que ya no sufrían opresión nacional. Muchos estaban felices de tener una administración, un ejército y un aparato de justicia en los que podían hablar kurdo, pero esa celebración no duró mucho. Pronto se dieron cuenta de que la nueva clase capitalista que había tomado el poder está recurriendo a la violencia, pero esta vez en idioma kurdo.

Pero aun cuando [asumamos] que la opresión nacional ha disminuido en buena medida en esta región, la opresión colonial de EEUU ha reemplazado la opresión nacional del régimen de Sadam. El gobierno de Kurdistán se ha vuelto completamente dependiente, económica y políticamente, de EEUU. En cuanto a los intereses del pueblo kurdo y en particular la mayoría que es explotada, y también las mujeres, la mitad de la población afectada, el GRK y la independencia formal no podrán hacer ningún cambio en estas relaciones. La afirmación de que el Kurdistán puede ser una base independiente para el laicismo o una alternativa al tipo de teocracia que se ve en Irán, Afganistán e Irak es falsa.

Luego de que los teócratas se tomaran el poder el Irán, los dos partidos que dirigen el gobierno kurdo, la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) y el Partido Democrático del Kurdistán (PDK), al igual que muchos de los regímenes en el Medio Oriente, trataron de volverse más islámicos. La mayoría de los nacionalistas kurdos iraquíes que no eran religiosos han recurrido cada vez más al rezo y el ayuno. A pesar del hecho de que los movimientos nacionalistas luego de la Segunda Guerra Mundial no eran principalmente religiosos, los líderes e intelectuales de estos dos partidos kurdos no incluyeron el laicismo en sus programas políticos ni siquiera de forma muy limitada, es decir, llamando a la separación del Estado y la religión, y de hecho han hecho compromisos de gran alcance con fuerzas religiosas. Bajo el gobierno de estos partidos el Kurdistán se ha llenado de mezquitas y las ciudades se han convertido en ciudades de minaretes [cúpulas de mezquitas]. Por consiguiente, este gobierno no se puede calificar de realmente laico. Es difícil creer que este gobierno es una fuerza progresista o que puede ayudar al pueblo de otras partes de Irak ya que han empujado cada vez más al pueblo kurdo a la religión durante los últimos 23 años. A pesar de las diferencias dentro del liderato, este gobierno se ha orientado hacia Israel, Turquía e Irán, y no puedo ver ningún grado de progresismo o liberacionismo ni en sus palabras ni en sus actos.

P: Dices que el GRK se ha orientado hacia Israel, pero muchos kurdos no ven nada de malo en eso. Sostienen que Israel ha creado un Estado para una nación oprimida y que es dirigido internamente por un sistema democrático. Y que ya que el GRK es un gobierno, debe tener relaciones con otros gobiernos de la región, de modo que también es natural tener relaciones con Turquía e Irán. Sostienen que aunque en el pasado tomar una posición contra Israel y el genocidio de palestinos fue una característica distintiva de una posición progresista, ese ya no es el caso. El problema es que alguna gente no ve nada malo en alinearse con Israel. Algunos incluso sueñan con ser tratados por las potencias mundiales de la misma manera en que tratan a Israel, y así poder construir un Kurdistán de la misma manera en que Israel fue construido.

R: Eso es cierto. Uno de los sueños de los nacionalistas kurdos en los últimos veinte años ha sido ser como Israel, y por eso han querido utilizar los planes de las potencias imperialistas para la región [para promover su propia independencia]. Y lo que es peor, algunos de los intelectuales han idealizado el proyecto sionista como un movimiento de liberación nacional, y han considerado a terroristas como Menachem Begin como un luchador por la libertad. Hasta han traducido algunos de sus escritos al kurdo. Lo irónico es que mientas algunos judíos progresistas fuera de Israel consideran al régimen sionista como un régimen explotador y de apartheid, muchos de los nacionalistas kurdos lo consideran un símbolo de la democracia y la liberación nacional. Esto [es grave] y pone en cuestión su propio carácter.

Quienes no ven lo que Israel le está haciendo al pueblo palestino, quienes no ven la limpieza étnica, los crímenes contra la humanidad y no se compadecen del pueblo palestino y no están protestando contra eso, o niegan estos crímenes, no solo no están luchando por la liberación sino que consciente o inconscientemente están ayudando a que continúen esos crímenes. Esta es parte de la limitación de todos los movimientos nacionalistas que ven que sus intereses coinciden con los intereses de las potencias imperialistas y su sistema. De hecho hay un interés común que los obliga a trabajar dentro del marco del mismo sistema y no contra éste. El GRK se ha vuelto parte del engranaje de este sistema y quiere ser como Israel.

Pero considerando las condiciones actuales en el conjunto de la región, aunque se celebrara un referendo, parece improbable que este país se independice [realmente] aunque se haga miembro de la ONU.

Todos los pilares sobre los que se soporta son dependientes de otros regímenes en la región, especialmente Irán, Turquía y sin duda Israel y también de EEUU, más de EEUU que de la Unión Europea. Este ha sido y sigue siendo el caso desde que se creó el GRK hace 23 años. Su economía es completamente dependiente y hasta su agua embotellada viene de Turquía e Irán. La comida viene de Turquía, Irán y EEUU. Incluso el rank u chogha [el traje tradicional kurdo] se hace en China. La economía agrícola de Kurdistán no está en capacidad de suplir las necesidades de su propio pueblo.

Saddam destruyó las aldeas kurdas durante la genocida operación Anfal [lanzada por el régimen baazista en 1988] y el gobierno kurdo no ha sido capaz de revivir esas aldeas para poder ser autosuficientes y basarse en su propia producción. Veamos la producción de petróleo, por ejemplo. El GRK no puede exportar su petróleo sin depender por completo de Turquía. En la situación actual, no es claro qué pasará con el sur de Irak, pero aunque los nacionalistas kurdos estén pensando en la independencia [real], no podrán materializarla. Desde el principio y hasta ahora, este gobierno ha sido dependiente de otros en lo económico, político y militar. De hecho algún tipo de independencia formal no abolirá esa dependencia, sino que la oficializará.

P: Algunos, refiriéndose a la realidad de la vida bajo el GRK dicen que éste es un gobierno opresor. Los incidentes de asesinatos de honor han aumentado tremendamente, el islamismo está creciendo; ni siquiera hay una biblioteca que valga la pena. Los intelectuales kurdos que han estudiado en otras partes del mundo son renuentes a volver al Kurdistán porque no tienen la libertad necesaria para actuar y poder servirle al pueblo e intercambiar su conocimiento y experiencia con la gente en el Kurdistán. Los kurdos iraníes son explotados en el Kurdistán iraquí y hay una jerarquía entre kurdos iraníes y kurdos iraquíes. Además los trabajadores inmigrantes y empleados domésticos de Filipinas, Nepal y Bangladesh son duramente explotados en el Kurdistán iraquí. La economía agrícola no se ha revitalizado y no hay ni la muestra de industria básica. Pero incluso a la luz de todo eso, estas personas argumentan que dado que el Medio Oriente está en llamas, el Kurdistán será un refugio seguro para el pueblo kurdo y los que quieran encontrar refugio allí. En una entrevista Barzani también da la impresión de que Irak está en llamas y quiere rescatar “este cuarto” de la “casa” iraquí. ¿Eso es real? ¿No tiene un aspecto positivo?

R: Podría, si el gobierno tuviera una línea revolucionaria, pero no la tiene.

P: Por ejemplo, en la Segunda Guerra Mundial, la Rusia socialista no podía alejarse del fuego de la guerra. Eran autosuficientes, revolucionarios y tenían industria. Por supuesto pagaron un alto precio, porque mucha de su gente fue asesinada. ¿Cómo es posible en una situación como esa rescatar “un cuarto”?

R: En lo que respecta al fuego que se extiende, para el GRK no es posible rescatar ni siquiera un espacio pequeño, primero que todo por la naturaleza y la línea política del GRK. Bajo la orientación de Turquía, el GRK ha combatido al Partido de los Trabajadores del Kurdistán [PKK] y ha masacrado a sus fuerzas (en el Kurdistán iraquí). Ambos partidos (la UPK, y el PDK) participaron en ese proyecto. Los kurdos sirios recientemente declararon la autonomía en algunas zonas del Kurdistán sirio, pero el GRK bajo Barzani decidió construir un canal a lo largo de la frontera con Siria, para separar las dos partes del Kurdistán. La guerra de mediados de los 90 entre la UPK y el PDK conocida como una “guerra suicida” es otro ejemplo. El PDK exigió la ayuda del ejército de Saddam para aniquilar a la UPK. La unidad kurda y la idea de que se ayudarían entre sí no han funcionado hasta ahora.

Respecto a la cuestión de los trabajadores kurdos que vienen a trabajar desde Turquía e Irán, o el trato a las fuerzas políticas y los trabajadores de otras partes del mundo u otros ejemplos, no quiero decir que no hay otro tipo de relación con los kurdos de Turquía o Irán. Hay algunos que están acomodados. Algunos kurdos de Irán o Turquía han abierto tiendas o restaurantes, o tienen otras actividades económicas. Pero la línea política e ideológica del GRK en su conjunto es similar a la de otros gobernantes nacionalistas. Por ejemplo, cuando India se independizó en 1948, toda la península estaba gobernada por una fuerza nacionalista. Ese país tiene un ejército poderoso y una industria relativamente poderosa. También tiene muchos otros recursos. Pero la pobreza es increíble. India tiene más esclavos que cualquier otro país del mundo. También sabemos de la situación de la mujer en India. Este es el resultado del gobierno de una fuerza nacionalista en India.

Pero en cierta medida, el movimiento nacional que se puede comparar más con el de Kurdistán es el palestino. Ahora mismo, una parte de la fuerza que gobierna Palestina se ha convertido en gendarme del Estado israelí. La otra parte de eso es una fuerza teocrática, Hamás. Estas fuerzas no tienen la capacidad de dar ningún paso para liberar al pueblo palestino.

Por supuesto, el Kurdistán tiene su propia área geográfica, a diferencia de Palestina, que ha sido ocupada completamente y donde el brutal proceso de limpieza étnica continúa. Pero el resultado de la administración del GRK no ha sido tan brillante. El otro problema es la línea política e ideológica y el programa de los líderes nacionalistas kurdos.

En resumen, los líderes nacionalistas kurdos están orgullosos de ser parte del engranaje del sistema imperialista. Lo dicen abiertamente. No tienen una alternativa y no quieren probar otra alternativa.

Afirman orgullosamente que, a diferencia de muchos otros países en el Medio Oriente, en el Kurdistán los medios de comunicación son libres. Pero ni siquiera eso es cierto. Durante los últimos 20 años ha habido muchos casos de asesinatos a periodistas y de sofocar todo tipo de críticas.
El hecho es que, no importa como lo mires, no puedes ver ningún progreso. Mucha gente argumenta que el Kurdistán iraquí tiene ahora un aeropuerto internacional, se están construyendo vías, hay muchos centros comerciales, muchas atracciones turísticas en las regiones montañosas para turistas internos y extranjeros y demás. Pero cuando miras al pueblo del Kurdistán, a pesar de sus muchos recursos naturales como el petróleo, tienen una economía agrícola destruida y una economía que no está debidamente industrializada para mejorar la situación económica general del pueblo y crear empleos. Así que no veo un futuro brillante para un Kurdistán independiente. Esto no se debe a las limitaciones del pueblo kurdo sino al carácter de clase y a la ideología de los líderes nacionalistas.

P: Por eso la solución, al igual que en otras partes del mundo, es hacer la revolución, una revolución socialista, y crear un Estado socialista (en el Kurdistán). Algo que ya no está en boga. ¿Cuál es el potencial y las bases materiales para esa revolución en las regiones kurdas? Crees que pueda ser posible que una fuerza comunista pueda surgir de los escombros del movimiento de “izquierda” en el Kurdistán?

R: Actualmente, los fundamentalistas islámicos; los nacionalistas árabes, kurdos, asirios, y turcomanos; y los jefes tribales árabes tienen la ventaja en Irak. Ellos [los líderes tribales y los fundamentalistas islámicos] tienen la iniciativa en toda la región con excepción de una parte del Kurdistán sirio. Pero todos están operando dentro del marco de las relaciones capitalistas existentes. Las potencias occidentales y el capitalismo en su conjunto están en apuros y están atrapados entre estas contradicciones regionales, o, para ponerlo de otra manera, ellos mismos son parte de estas contradicciones. No veo una tendencia revolucionaria, es decir, una tendencia dirigida por comunistas. Desde un punto de vista histórico, es más claro que nunca que no existe otra salida salvo mediante una revolución. Pero dada la situación en el movimiento comunista internacional, no hay un movimiento comunista en la región que pueda echarse al hombro con acierto una responsabilidad tan grande.

Más que cualquier otra cosa, debido a la restauración del capitalismo en la Unión Soviética y luego en China y a la experiencia de estos reveses, el movimiento comunista está pasando por un Estado de desidia y falta de iniciativa. No ha habido una verdadera síntesis del movimiento comunista pasado en la región, y no solo en el Kurdistán. Durante este tiempo el movimiento comunista ha estado en retirada. Sin embargo, a pesar de estas condiciones desfavorables, al mismo tiempo también puedo ver la mejor oportunidad. Estamos pasando por un caos muy serio en el sistema imperialista y el orden que crearon después de la Primera Guerra Mundial. Ahora existe una situación que hace posible ponerle fin a este sistema. Pero sin la existencia de un movimiento comunista y una correcta línea política, ideológica y organizativa eso nunca se podrá lograr.
P: ¿Quieres decir que no hay esperanza y que no se puede hacer nada?

R: No. Las condiciones históricas durante las últimas tres o cuatro décadas han demostrado que la línea ideológica y política es mucho más decisiva. Es claro que sin teoría revolucionaria no es posible hacer la revolución. El marxismo nos proporciona tal teoría, pero sin su desarrollo y una síntesis revolucionaria de nuestras victorias y derrotas del pasado, no será suficiente. Lo que estoy tratando de decir es que los elementos subjetivos están a la zaga de las posibilidades objetivas.

Pregunta: ¿Cuáles son los elementos potencialmente favorables para la revolución en situaciones tan difíciles?

R: La difícil situación es parte de la base material. Quiero decir que la situación clama por el cambio. Es posible revertir la situación en la que los fundamentalistas y las potencias imperialistas tienen la iniciativa. La situación es tal que el movimiento comunista puede intervenir y cambiarla. Por supuesto esto implica un movimiento comunista que tiene una línea correcta para analizar correctamente la situación y convertirla en su opuesto.

P: ¿Tienes algo más que decir, algún mensaje para aquellos que quieren cambiar el mundo pero están impactados por las diferentes fuerzas reaccionarias e imperialistas en el campo?

R: No hay un camino medio; estás con los fundamentalistas islámicos y los imperialistas por un lado, o con el pueblo y las fuerzas comunistas o cualesquiera otros luchadores por la libertad que estén contra ambos polos anti-pueblo, por el otro. Si hay una fuerza comunista o revolucionaria que piense que es posible quedarse en el medio, entonces debemos preguntarles cuáles experiencias en el pasado han demostrado que este haya sido el caso. Los individuos y fuerzas conscientes deberían decidir seriamente si quieren ser parte de la inaceptable situación actual o si quieren crear otro mundo y romper las cadenas de la esclavitud. Los comunistas y el movimiento comunista puede cambiar el curso de la historia mientras se reconstruyen y se revitalizan, tal como lo han hecho muchas veces en el pasado.