Boletín N° 79 - 13 de septiembre de 2004
  Quito, Ecuador: Informe sobre el Foro Social Américas

A continuación pasajes de un informe de los camaradas que asistieron al Foro Social Américas, Quito, Ecuador.

Desde la reciente dolarización de su economía producto del control y la dominación yanqui, la vida del pueblo ecuatoriano se ha vuelto más difícil. Fue en Quito, capital de este país donde se realizó entre el 24 y el 30 de julio pasado el Foro Social Américas [FSA], capítulo del Foro Social Mundial [FSM]. Los organizadores y la prensa hicieron cálculos de cerca de 10.000 asistentes, principalmente de Ecuador y Colombia, así como de Brasil, Venezuela, Bolivia, Perú y Argentina, miembros de organizaciones sociales y sindicales, estudiantes, investigadores y un alto número de miembros de ONG, entre ellos un grupo grande de europeos.

La orientación general del FSA no podía distar mucho de la del FSM; su objetivo fundamental era proponer una "alternativa" al capitalismo neoliberal, la cual consiste principalmente en construir un "capitalismo social", desarrollando propuestas "autogestionarias" que parten de los problemas más sentidos del pueblo, con reformas parciales que beneficien a un pequeño sector de la gente que se pone como ejemplo ante los demás como la forma de solucionar las necesidades. Esto lleva a que las ansias del pueblo de luchar contra las causas de su situación de miseria sean apaciguadas y a que se generen ilusiones en una solución reformista, ligada al imperialismo europeo. También permite canalizar a un sector de jóvenes rebeldes que en un altísimo porcentaje creen estar "sirviendo al pueblo", pero que en esencia se convierten en pieza clave del engranaje de esta política.

Como parte de llevar una posición verdaderamente antiimperialista, las Brigadas Antiimperialistas de Colombia (BAI) y las Juventudes Ecuatorianas Antiimperialistas (JEA) unieron esfuerzos para realizar actividades alternas a las conferencias oficiales del FSA y para llevar distintos tipos de propaganda a los participantes del mismo. Se distribuyeron 2.000 volantes del llamado a construir el Movimiento de Resistencia de los Pueblos del Mundo y se discutió calurosamente el borrador del programa de las BAI para la lucha antiimperialista, titulado "¡Otro mundo es posible, un mundo sin imperialismo!". Asimismo se popularizaron botones, transparencias y otros materiales en apoyo a la guerra popular en Nepal y literatura maoísta sobre la naturaleza del imperialismo.

En un salón del mismo recinto que el Foro Social, se realizaron conferencias sobre los planes del imperialismo estadounidense para Colombia, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el saqueo imperialista, la juventud en la lucha antiimperialista, la guerra en Irak y la resistencia iraquí, la opresión de la mujer y la lucha por su emancipación y sobre todo la revolución en Nepal. Centenares de personas participaron en las actividades alternas. Al final del evento las dos organizaciones juveniles de Colombia y Ecuador convocantes firmaron una declaración en que se comprometen a construir el Movimiento de Resistencia de los Pueblos del Mundo en América Latina. Jugaron un papel importante los maoístas de Colombia y Ecuador quienes distribuyeron y debatieron la literatura del Movimiento Revolucionario Internacionalista y de sus partidos y organizaciones participantes