Boletín N° 17 - 19 de mayo de 2003
  El 1º de Mayo revolucionario en Berlín, 2003

Este año, se celebró la decimosexta manifestación del Primero de Mayo revolucionario en Kreuzberg, un barrio de Berlín. Asistieron de 7 a 9 mil personas y una vez más fue una poderosa expresión de sentimiento revolucionario y espíritu internacionalista. La acción se celebró en el contexto de un masivo auge de protestas contra la guerra en Irak y el mayor descontento en Alemania por el desempleo, los recortes de servicios sociales y un embate general contra el nivel de vida y los derechos políticos de las masas. Se dieron algunos pasos importantes hacia la unidad entre las fuerzas políticas que han participado por años en las actividades del Primero de Mayo en Berlín. En el pasado, las diferencias políticas habían llevado a divisiones, de modo que se celebraran dos o hasta tres manifestaciones diferentes, cada una con carácter revolucionario. Este año, con unas cuantas excepciones, estas fuerzas podían unirse y coordinar el trabajo de organizar una concentración conjunta. Participó una amplia gama de tendencias y corrientes políticas: antiimperialistas, antifascistas, maoístas y otros comunistas, autónomos, anarquistas y otras fuerzas se unieron con las consignas comunes: “Guerra contra la guerra en el exterior y en el frente interno! ¡No habrá liberación sin revolución!”.

En las semanas previas, una amplia gama de fuerzas tapizaron las calles de Berlín con carteles y volantes para difundir su mensaje entre diversos sectores de la población. Las autoridades decían que iban a seguir una estrategia de “desescalamiento” y que no pensaban armar una represión masiva como en previos años. No obstante, eso no impidió que movilizaran a 7.500 policías antimotines con tanques y lanzaaguas, y una campaña periodística para aislar políticamente a los manifestantes y dividir sus filas.

Pero ni la amenaza de una represión masiva ni la campaña para dividir las fuerzas tuvo éxito. Miles de personas se presentaron en la Oranienplatz, el punto de partida tradicional para el día desde 1988. Entre los oradores figuraron: Haluk Gerger, uno de los fundadores de la Organización de los Derechos Humanos de Estambul y miembro de una delegación del Comité Internacional de Emergencia al Perú en apoyo de Presidente Gonzalo del PCP; Jutta Ditfürth, de la Ökologische Linke (Izquierda Ecologista, un grupo ecologista); un representante del Foro Internacional de Solidaridad con Nepal; un miembro de la redacción del periódico de refugiados La Voz; Said Dudin del Comité Antifascista Árabe (Europa); Dave Blalock de la Brigada Parar la Guerra y de Veteranos de Vietnam Contra la Guerra (Antiimperialista); un representante de la Coalición Anti-Hartz y otras personas. El carácter internacional del acto también se expresó en su carácter bilingüe: alemán y turco. Tocaron sus rolas un conocido conjunto de punk de la región, el Posse Di No y unos raperos de Hamburgo.

Los manifestantes desfilaron por la Oranienstrasse del centro de Kreuzberg debajo de una gigante manta con la consigna principal en alemán y turco. Personas de más de una docena de nacionalidades y de una amplia gama de clases y capas sociales se tomaron las calles: se unieron con un mensaje revolucionario común obreros y estudiantes, jóvenes de diversas nacionalidades junto con antiguos luchadores. En las mantas se leían consignas contra la guerra en Irak y la ocupación imperialista de ese país, en apoyo de la Guerra Popular en Nepal, contra los nazis y los ataques fascistas, en apoyo de otras luchas en el mundo, contra la opresión de la mujer, contra los recortes de servicios sociales y salarios, y una amplia gama de otras cosas. Se veían una gran manta con la imagen del mundo rompiendo las cadenas y una consigna en apoyo al Movimiento Revolucionario Internacionalista y banderas rojas a lo largo del desfile y en los balcones y azoteas. Los partidarios de las fuerzas maoístas distribuyeron sus propias declaraciones del Primero de Mayo y aquella del Comité de Movimiento Revolucionario Internacionalista en alemán y turco. También participó el Movimiento de Resistencia de los Pueblos del Mundo.

Después de pasar por Kreuzberg y el vecino barrio de Neuköll, los manifestantes celebraron un acto en la Heinrich Platz de Kreuzberg. Se leyó una declaración conjunta del Comité de Organización y se tocó La Internacional.

No obstante, el Primero de Mayo en Berlín todavía no había terminado. Miles de personas se apoderaron de las calles de Kreuzberg en fiestas y conciertos hasta la noche. Alrededor de las 20 horas, estallaron luchas campales. Miles de personas, principalmente jóvenes, combatieron a la policía y los automóviles estacionados se transformaron en barricadas en llamas y una lluvia de adoquines cayó sobre los policías que atacaron a macanazos, con tanques y lanzaaguas. Nubes de gas lacrimógeno se combinaron con batallas campales hasta pasada la medianoche. Al día siguiente, las autoridades y la policía decían que los jóvenes de Turquía, Kurdistán y los países árabes, “especialmente organizados”, habían formado el núcleo de los combates con la policía y amenazaron con tomar medidas represivas “especiales” en su contra en 2004. Así, ya se deslindan los campos para la batalla del Primero de Mayo de 2004 en Berlín.