Boletín N° 94 - 17 de enero de 2005
  "Mao, nuestro líder para siempre": Autoridades chinas encierran a gente proMao

En las últimas semanas han salido muchas noticias de China sobre huelgas de obreros desesperados y levantamientos violentos de campesinos contra las tiránicas autoridades. El gobierno teme tanto que una chispa de disentimiento prenda una hoguera rugiente que mil policías ocupan la Plaza Tienanmen cada mañana antes de que se abra a fin de impedir toda protesta potencial. Hace poco, la página web de la revista Monthly Review, de Estados Unidos, informó de una ola de apoyo a cuatro personas encarceladas por distribuir un volante que defiende a Mao Tsetung, dice que lo que existe en China no es el socialismo sino capitalismo y describe a los dirigentes del Partido Comunista como "enemigos del socialismo y del pueblo".

En un proceso a puertas cerradas el 24 de diciembre, declararon culpables a Zhang Zhengyao y Zhang Ruquan de propagar deliberadamente falsedades en detrimento de reputaciones y de socavar el orden social y los intereses nacionales. Anularon el cargo inicial, más grave, de "subversión". Todavía no han fijado la fecha del proceso de los otros dos. Se informa que mucha gente (hasta de otras ciudades del país) acudió al tribunal en apoyo a los acusados, si bien se les prohibió la entrada. Se circularon en la Internet noticias sobre el proceso y el contenido del volante.

En China, como en la Unión Soviética, el socialismo fue derrotado desde adentro del Partido Comunista, pero después cada país siguió su camino respectivo. En la URSS, por las políticas aplicadas fuertemente por el Partido Comunista tras la muerte de Stalin las instituciones otrora socialistas se convirtieron en herramientas para oprimir y explotar. Dos décadas después, la nueva élite dominante decidió deshacerse de algunas de estas instituciones y convertirse en capitalistas al estilo occidental. Tras la muerte de Mao, los dirigentes del partido contra los cuales Mao había advertido tomaron el poder político. Mao los llamaba "seguidores del camino capitalista" porque querían aplicar la clase de medidas que las fuerzas que tomaron el Poder en la URSS en los años 1950. A diferencia de la Rusia actual, la clase dominante capitalista china todavía se hace pasar por "comunista", conserva la antigua estructura de gobierno y parte de la economía estatal.

Los "tres representar" que menciona el volante ilustran esta situación. Los dirigentes del partido comunista se dicen representar "las fuerzas productivas avanzadas" (o sea, el desarrollo económico a toda costa y no al servicio de los intereses del pueblo), la "cultura avanzada" (una cultura servilmente prooccidental que adula el dinero y que pisotea a las masas populares del país) y "los intereses de la mayoría de la población" (lo que es mentira pues es imposible pues es un partido que obedece a los primeros dos "representar").

Las autoridades declararon un peligro el volante porque arranca su máscara "socialista" y pone al desnudo su verdadera naturaleza de clase. Es obvio que representa el sentir de un sinnúmero de millones de chinos de que la sociedad de la época de Mao era mucho mejor que lo es hoy ni que promete ser y su determinación de analizar lo que pasó y volver al socialismo. Algunas partes del volante son desconcertantes. Los pasajes que presentamos abajo, seleccionados y traducidos por el China Study Group, critican a Deng Xiao-ping, el tipo que organizó el derrocamiento de los continuadores de Mao y a Jiang Zemin, el dirigente del partido hasta fines de 2002, pero no menciona a Hu Jintao, quien reemplazó a Jiang como jefe del partido y del gobierno. En particular, el volante plantea la idea, que en el mejor de los casos refleja confusión, de que China podría volver al camino socialista sin una revolución violenta dirigida por un nuevo partido maoísta para derrocar al Estado dominado por lo que una vez era el partido de Mao.

Tal como Mao advirtió podría pasar después de su muerte, hoy una nueva clase capitalista nacida al interior del partido utiliza algunas de las mismas palabras que utilizaron los auténticos revolucionarios maoístas que luchaban por eliminar la división de la sociedad en clases sociales y todo lo que descansa sobre ella. La nueva clase capitalista comenzó oponiéndose a los avances que se daban por el camino socialista y luego se tomó el poder mediante un golpe de Estado militar y el arresto y ejecución de muchos seguidores de Mao. Lo ocurrido destaca la importancia de aprender a distinguir entre el verdadero marxismo y el falso marxismo, conocido como revisionismo porque revisa y le arranca al marxismo el contenido revolucionario.

Monthly Review escribe: "El 21 de diciembre, procesaron a cuatro maoístas en Zhengzhou por haber distribuido volantes que denunciaban la restauración del capitalista en China y llamaban a volver al `camino socialista'. Distribuyeron los volantes en un parque público de la ciudad de Zhengzhou con motivo del 28 aniversario de la muerte del presidente Mao Tsetung. Declararon culpables de difamación a dos acusados, Zhang Zhengyao, de 56 años y Zhang Ruquan, de 69 años y el 24 de diciembre les dictaron sentencias de tres años de cárcel.

"En los últimos años, con motivo del aniversario de la muerte de Mao el 9 de septiembre, mucha gente de Zhengzhou se reunía frente a la estatua de Mao en la Plaza Zihjinshan, rindiéndole tributo con coronas o recitando poemas. Cada año la policía copó la plaza, lo que provocó confrontaciones y arrestos.

"Este año, de nuevo se reunió la gente el 9 de septiembre; fue un acto relativamente pacífico, pues no llegó la policía para dispersar la multitud a la fuerza. Alrededor de las 10 horas, agentes de civil arrestaron al Sr. Zhang Zhengyao, originario de la ciudad, presuntamente por distribuir volantes cuyo contenido se consideraba de carácter incendiario o subversivo. Zhang distribuía ejemplares de un artículo conmemorativo, `Mao, nuestro líder para siempre', escrito con motivo del aniversario. El 10 de septiembre a la una de la mañana, la policía municipal llevó, esposado, a Zhang Zhengyao a su departamento a fin de allanarlo; se llevaron el computador, los demás ejemplares del artículo conmemorativo y otros documentos. Tres personas más estaban involucrados en el incidente".

A continuación la traducción abreviada del volante hecha por el China Study Group:

¡Mao Tsetung, nuestro líder para siempre!
- Una declaración con motivo del 28 aniversario de la muerte de Mao Tsetung

Han pasado 28 años desde que el Presidente Mao nos dejó, las reaccionarias fuerzas encabezadas por los seguidores del camino capitalista al interior de nuestro Partido han usurpado los poderes del Estado y del Partido y repartido entre sí los bienes del Estado. Mientras tanto, han venido escupiendo un profundo odio y veneno contra Mao Tsetung y su legado socialista. Han hecho todo a su alcance para atacar y calumniar a Mao Tsetung mediante las tácticas de fabricar resoluciones del Partido, lanzar documentos o informes oficiales y publicar artículos y editoriales en los medios informativos oficialistas; es más, para enlodar a Mao Tsetung, han recurrido a golpes bajos como carteles del "Muro de la Democracia", rumores e insinuaciones, memorias personales y entrevistas con periodistas extranjeros.

No obstante, la gran mayoría del pueblo chino, que conforma más del 95% de la población, sobre todo los obreros y campesinos, siempre tomará partido con Mao Tsetung. Con la dirección de Mao Tsetung, se estableció el principio fundamental de servir de todo corazón al pueblo como guía del trabajo del Partido, del gobierno y del ejército. Instó repetidamente a todos los miembros del Partido y a todos los cuadros a siempre aplicar la línea de masas y tomar partido con el 95% del pueblo; dijo con ahínco: "Aplicar la línea de masas es un principio fundamental del marxismo". A lo largo de la vida, hasta el último respiro, luchó por la emancipación del pueblo.

De su experiencia directa, el pueblo chino tomó conciencia de que estaba íntimamente ligado a Mao Tsetung por las buenas y por las malas, en la victoria y en la derrota: con Mao Tsetung como líder, el pueblo chino era el amo del país y gozaba de derechos democráticos inviolables. El pueblo tenía una vida feliz, seguro de sí mismo, optimista y confiado en los buenos días por venir. Después de la muerte de Mao Tsetung, de la noche a la mañana la burguesía tumbó a la clase obrera de China; ya no eran los amos de su propio país. En esta sociedad del "socialismo con características chinas", el dinero significa poder y posición social. La polarización de riqueza ha empujado a las masas trabajadoras a la pobreza absoluta; como resultado, han perdido la posición social y los derechos que anteriormente disfrutaban. Ya no son proletarios socialistas dignos; para sobrevivir tienen que vender su fuerza de trabajo como mercancía: se han vuelto instrumentos que los capitalistas pueden comprar libremente.

Un sector del pueblo trabajador trabaja para las llamadas empresas paraestatales, pero el verdadero significado de la palabra "paraestatal" es "propiedad de los capitalistas" porque la clase capitalista ya es dueña del Estado. Los proletarios ya no trabajan para sí mismos; su trabajo genera plusvalía para la clase capitalista. Otro sector del pueblo trabajador se ha vuelto esclavos de hecho de los grandes y pequeños capitalistas. Sufren una explotación y opresión más cruel. Y cientos de millones de obreros y campesinos están sujetos constantemente a despidos y migración forzosa, vivir al día, siempre en movimiento, en busca de trabajo de subsistencia. El único medio para su propia subsistencia y la de sus familias es trabajar. Ya no es un derecho garantizado tener un empleo. Como resultado de la comercialización de la educación, servicios médicos, actividades culturales, deportes y servicios jurídicos, en los hechos ya no tienen el derecho de enviar a sus hijos a la escuela, a servicios médicos, a una pensión y otros derechos de la vejez, a participar en actividades deportivas, culturales y de recreo, ni a protecciones jurídicas. Además, como resultado del derroche de recursos y contaminación ambiental causados directamente por el desarrollo rapaz que fomenta la clase capitalista, el pueblo trabajador perdió el derecho a comida sana, agua potable y aire limpio. (La pobreza lo ha sumido en un sufrimiento indecible!

Deng Xiao-ping, Jiang Zemin y sus secuaces se llaman el núcleo o arquitectos en jefe de las reformas de China o los orgullosos autores de la "Teoría de los tres representar"; Un detenido estudio de sus actos y comportamiento ilustra que sólo representan los intereses del imperialismo y los intereses de la burguesía. La práctica histórica y las duras realidades sociales de los últimos 28 años nos han abierto los ojos y elevado nuestra conciencia de clase; los elementos burgueses al interior de nuestro Partido son la cabeza y columna vertebral de la clase burguesa china. Son personas extremadamente egoístas, que siguen obstinadamente el camino capitalista. Son mucho más siniestros, despiadados, avaros y arteros que un capitalista promedio fuera del Partido. Veamos lo que ha ocurrido en un plazo relativamente corto de veintitantos años: los grandes y pequeños seguidores del camino capitalista en el Partido y los integrantes de sus familias se han vuelto millonarios y hasta multimillonarios; nadie puede negar que su cháchara sobre el socialismo y los "tres representar" son descaradas mentiras. Lo que de verdad quieren es el capitalismo, pues obtendrán los mayores beneficios únicamente del capitalismo. Son enemigos del socialismo y del pueblo.

Por otro lado, nosotros no debemos olvidar que el Partido Comunista de China es un Partido que fundó y dirigió Mao Tsetung y que tiene una larga tradición revolucionaria. Es un Partido que ha librado una resuelta lucha contra el revisionismo de Jruschov y se templó en la Revolución Cultural. En consecuencia, al igual que seguidores del camino capitalista, hay seguidores del camino socialista en el Partido, sobre todo al nivel de base. Entre los militantes de base del Partido y los cuadros de bajo rango, la abrumadora mayoría está resentida con los dirigentes revisionistas en el Partido. Quieren ver que el Partido cambie su línea actual y vuelva al camino socialista. Algunos ya no pueden tolerarlo más. Han desafiado abiertamente a la dirección actual, pero muchas personas aún no dicen lo que piensan pues no quieren arriesgarse a sí mismas ni a sus familias. Estamos convencidos de que, con la profundización de la campaña de privatización de la camarilla revisionista, se agudizarán las contradicciones de clase en China; y las masas intensificarán la lucha a una escala aún mayor.

Cuando el desenvolvimiento de las contradicciones y las luchas de masas alcance un apogeo a nivel nacional, los elementos en el Partido, el gobierno y el ejército que hayan comprendido la verdadera naturaleza del revisionismo librarán una resuelta lucha en su contra y se unirán de nuevo a las filas de la clase proletaria para enarbolar en alto el estandarte de Mao Tsetung y reanudar la lucha por el socialismo en China. Mientras que existan las clases y la lucha de clases en nuestro mundo, Mao Tsetung seguirá vivo, el líder para siempre de las clases explotadas y oprimidas. Como ha mostrado repetidamente la historia de la revolución china, mientras que el pueblo revolucionario siga firmemente la dirección de Mao Tsetung, la lucha avanzará inevitablemente de victoria en victoria.

La lucha del pueblo es la fuente inagotable de nuestra confianza y poder.