Boletín N° 133 - 31 de octubre de 2005
  Afganistán: Los maoístas hablan sobre la situación del Talibán

A continuación presentamos la segunda entrega de pasajes de una reciente entrevista a un vocero del Partido Comunista de Afganistán (Maoísta), fundado en mayo de 2004, hecha por Haghighat, el periódico del Partido Comunista de Irán (Marxista-Leninista-Maoísta). Ambos partidos son participantes en el Movimiento Revolucionario Internacionalista, el centro embrionario de los maoístas del mundo.

¿ Cuál es la situación del Talibán en la actualidad?

Las personas que se llaman el Talibán hoy son solamente una parte del Talibán que tuvo el Poder antes. Originariamente, había varias facciones. Una era la del mullah Omar y el Talibán más allegado de él, la corriente fundamentalista más estricta. Otra facción la dirigía el mullah Rabbani, de carácter religioso más moderado. Después de que el Talibán tomó el Poder, el mullah Rabbani asumió el puesto equivalente a primer ministro. Otro grupo del Talibán cercano a Rabbani era el Khodam al Froghan, con mullahs mayores. El Talibán constaba principalmente de mullahs y estudiantes de escuelas religiosas. El Talibán también contaba con apoyo político y militar del grupo Shah Navaz, o sea, los partidarios del depuesto monarca Zahir Shah [entre ellos el actual presidente, Hazmid Karzai y su padre] y el Partido de la Nación Afgana, una organización de supremacía pashta. [Los pashtos son la nacionalidad dominante del país. El Talibán también representaba la dominación pashta sobre las demás nacionalidades.] Después de la toma del Poder del Talibán, asumieron una posición contra Zahir Shah. Poco después, declararon el Emirato Islámico [gobierno religioso islámico] y nombraron al mullah Omar el Amir al Momenine (el jefe de todos los creyentes). En ese momento, el Talibán se acercaba abiertamente a Osama bin Laden y Al Qaeda.

En la nueva situación, los partidarios de Zahir Shah, o sea, los tecnócratas [en su mayoría a favor de relaciones con Estados Unidos y el occidente] y los khans pashtos [déspotas feudales locales] que apoyaban al Talibán comenzaron a distanciarse del mismo. Paso a paso Estados Unidos se distanció de los talibanes [aunque, según Pakistán, Estados Unidos los colocó en el Poder en primer lugar]. El Talibán asesinó al padre de Karzai. Después del 11 de septiembre de 2001, la mayoría de las demás facciones, entre ellas los partidarios del mullah Rabbani, se distanciaron del mullah Omar. Como el Talibán perdió el Poder, solamente una pequeña parte de sus fuerzas originales, principalmente la facción del mullah Omar, han seguido oponiéndose a Estados Unidos y al nuevo gobierno títere. Las otras facciones se han incorporado al nuevo gobierno a distintos niveles.

En el frente militar, una pequeña parte del Talibán original continúa la guerra. Padeció fuertes bajas durante la invasión yanqui. Algunos de ellos se dispersaron y desaparecieron. Algunos de los que combatieron a Estados Unidos al comienzo dejaron al Talibán y se unieron al gobierno y a las fuerzas armadas de Karzai. Por eso, en el frente militar y político de hoy el Talibán representa solamente una pequeña parte de su configuración original.

¿ Aún hay muchos combatientes talibanes?

No tenemos cifras exactas. Los norteamericanos calculan que tienen unos mil combatientes. El Talibán no reporta cifras pero dice que tiene elementos en 30 de las 34 provincias del país.Libran una guerra de guerrillas sin zonas específicas. A veces monta operaciones de 200-300 elementos armados, sobre todo cerca de la frontera con Pakistán. En otras ocasiones se apodera de una zona en ciertos distritos pashtos. Pero no tiene la capacidad de permanecer en un lugar mucho tiempo. Por tanto, en términos prácticos, Estados Unidos y los aliados ocupan al país entero.

¿ Tienen presencia los talibanes únicamente en las zonas pashtas?

Hace poco parece que se ha ganado una presencia en otras zonas. Pero hasta en esas zonas se apoya en la población pashta. Cuando tuvo el Poder, el Talibán nunca buscó apoyo de nadie salvo de los pashtos. Hoy su apoyo proviene exclusivamente de los pashtos.

¿ Cómo los ve el pueblo?

La mayoría de las masas pashtas se oponen a los ocupantes y al gobierno títere. El Talibán ha logrado sacar provecho de esta oposición; por ejemplo, se apoya en ellos en materia de logística y a veces de reclutamiento. Pero, por diversas razones, entre ellas las actuales consignas talibanes, las masas pashtas no participan activamente en la guerra. Por dos razones las consignas religiosas ciegas que solían usar contra los soviéticos y su gobierno títere no tienen mucho pegue contra Estados Unidos y el gobierno títere. Primero, Estados Unidos estuvo fuertemente aliado con los mujaidines durante la resistencia a los soviéticos [apuntalados como una cruzada anticomunista, aunque la URSS desde hace mucho había dejado de ser socialista] y no se puede confundir a Estados Unidos con los comunistas. Segundo, el actual gobierno títere es un régimen islámico. Estos dos factores se complementan y han debilitado el impulso religioso a oponerse a la ocupación. Los talibanes no pueden granjearse el apoyo de las masas no pashtas, quienes se les oponen firmemente. La amplia capitulación a los ocupantes y al gobierno títere de parte de los no pashtos se debe, entre otras cosas, a un temor de que regresen los talibanes. No obstante, entre los no pashtos aquellos que se oponen a los ocupantes y al gobierno títere no apoyan al Talibán.

¿Podría volver al Poder el Talibán por medio de la lucha contra los invasores yanquis?

Dejando de lado a Gulbedin Hekmatyar [un señor de la guerra pashto y líder del tristemente célebre Partido Islámico fundamentalista que se ha marginado del gobierno de Karzai] y las fuerzas allegadas, que son insignificantes, en la actualidad el Talibán es la única fuerza que lucha contra Estados Unidos en Afganistán. Pero su lucha no tiene posibilidades de crecer, expandirse y aproximarse a la victoria. No cuenta con el apoyo activo de los imperialistas que se oponen a Estados Unidos ni con el apoyo de la mayoría de los explotadores nacionales y como resistencia reaccionaria, ni siquiera tienen posibilidades de lograr más avances. Es más, cuenta con un margen de maniobra reducidísimo porque se identifica con el nacionalismo pashto. Es extremadamente difícil que trabajen y desarrollen sus fuerzas entre los no pashtos. Como ya se señaló, las consignas religiosas tienen poco pegue en la lucha contra Estados Unidos y las fuerzas no comunistas y anticomunistas y una república islámica. La guerra del Talibán cuenta con poco apoyo activo de las masas. Hasta el pueblo pashto muy religioso que en cierta medida le tiene más afinidad no lo apoya activamente. En resumen, su guerra no tiene perspectivas halagadoras.

En esta conexión, es necesario lanzar una guerra popular revolucionaria que [en tiempos de ocupación] quiere decir una guerra de liberación nacional, a fin de dirigir la resistencia nacional y popular revolucionaria. Además, se puede decir que el futuro de la resistencia contra los ocupantes y el gobierno títere está vinculado al inicio y desarrollo de tal guerra.