Boletín N° 31 - 17 de octubre de 2005
  Afganistán: Maoístas hablan sobre las elecciones y el descontento del pueblo

Lo que sigue es la primera entrega de una entrevista reciente a un vocero del Partido Comunista de Afganistán (Maoísta) fundado en mayo de 2004, hecha por Haghighat, el periódico del Partido Comunista de Irán (Marxista-Leninista-Maoísta). Ambos partidos son participantes en el Movimiento Revolucionario Internacionalista, centro embrionario de los maoístas del mundo.

. ¿Qué opinas acerca de las próximas elecciones parlamentarias de Afganistán?

En un sistema basado en la opresión y explotación, todas las elecciones son un truco. En los países semicoloniales y semifeudales del tercer mundo las elecciones sólo son una delgada cubierta para cubrir el sistema despótico que domina al país. Aun en los países capitalistas avanzados, donde el sistema electoral tiene cierto campo de acción y base, las mejores elecciones significan que el pueblo escoja a uno o a otro explotador que lo gobierne. Pero en Afganistán las elecciones no están aún en ese nivel. Las elecciones aquí ni siquiera son la clase que se esperaría en un país semicolonial y semifeudal reaccionario "normal". Estas "elecciones" tienen lugar en un país semifeudal ocupado y destruido, un país que ni siquiera puede cubrir el costo de estas elecciones. Las elecciones parlamentarias cuestan alrededor de 150 millones de dólares yanquis y los invasores pagan cada centavo de eso. Están usando estas elecciones para darle un toque democrático al rostro del gobierno títere. También dan seguridad a estas elecciones y las usan como pretexto para aumentar el número de soldados en Afganistán.

Nuestro partido boicoteó las elecciones y llamó a las masas a no participar, a fin de dar un golpe a lo que llamamos el show de los reaccionarios y de los imperialistas. Desde nuestro punto de vista todas las elecciones celebradas en el país en los últimos años no han resuelto y no puede resolver la crisis actual y de hecho la agravan institucionalizándola y formalizándola.

Una de las tareas principales del nuevo parlamento y del gobierno títere será ratificar los acuerdos entre el presidente Hamid Karzai y Bush y dar "autorización legal" para la presencia a largo plazo de las tropas de ocupación.

Los candidatos son una muestra de la naturaleza reaccionaria, antipopular y vendepatria de las elecciones. En la región chiíta mayoritaria de Hazara, 35 de los candidatos eran mullahs reaccionarios educados en Qom, Irán, puros mercenarios del gobierno iraní. Seguramente estos candidatos disfrutan del financiamiento y apoyo político de la República Islámica de Irán. Algunos de ellos tendrán la oportunidad de entrar al parlamento. El gobierno iraní tiene siempre dos caras en relación al pueblo de Afganistán. Los mullahs quienes gobiernan a Irán simulan oposición a la presencia de las tropas de Estados Unidos en Afganistán, pero dan apoyo activo al gobierno de Karzai. Ahora han movilizado a sus mercenarios a tomar parte activa en el gobierno parlamentario títere.

. ¿Cuál es la situación con la lucha de las masas?

Las masas populares están luchando en diferentes formas. Hay luchas que van directamente contra las fuerzas de ocupación, tales como las amplias protestas del pueblo de Nangarhar el pasado invierno y anteriormente las protestas del pueblo alrededor de Bagram. Las protestas contra el gobierno títere tales como las de Herat y Kandahar son otras formas.

Están las protestas de estudiantes de secundaria y universitarios, tales como las de las universidades de las ciudades de Kabul, Herat, Khost y Balkh y de la provincia de Farah. Las mujeres también han protestado, tales como las manifestaciones de mujeres en Takhar y Faizabad en Badakhshan y las estudiantas de la universidad de Kabul. Lo más común son las protestas y manifestaciones populares con demandas económicas y de asuntos relacionados con el empleo de parte de los obreros, vendedores ambulantes, empleados de bajo nivel, soldados y policías despedidos, gente discapacitada y refugiados que han regresado del extranjero.

. ¿Cuáles son las causas del descontento y la oposición populares?

Hay diferentes razones. Las protestas contra las fuerzas de ocupación las provocan los allanamientos de hogares, arrestos y la intensificación de la represión. Las protestas contra el gobierno en general tienen que ver con la seguridad pública, tal como la indiferencia gubernamental a los secuestros generalizados de niños o la conducta arbitraria de las fuerzas armadas (por ejemplo, en Herat). Los estudiantes de secundaria y universitarios seguido hacen acciones con demandas como la reforma de los exámenes de admisión, reformas a dormitorios y alojamiento para los estudiantes de otras regiones, y protestas contra la corrupción en las organizaciones educativas, y asaltos y ataques (de pandillas de fundamentalistas islámicos) en los planteles universitarios. Las mujeres y muchachas protestan frecuentemente por las arbitrariedades e intimidación de los comandantes y policías jihadíes [fundamentalistas islámicos armados]. Los trabajadores protestan por empleo y bajos salarios y despidos. Los vendedores ambulantes protestan por el hostigamiento de la policía y las autoridades. Los empleados del gobierno de bajo nivel y los soldados y policías despedidos exigen empleo. La gente discapacitada por la guerra protesta porque no se le pagan sus pensiones. Los refugiados que regresan protestan por la falta de techo y la muerte de viejos, mujeres y niños por el frío y el calor. La mayoría aplastante de las protestas apuntan contra la ocupación imperialista y el gobierno títere.

. ¿Cuál es la reacción de los gobernantes a estas protestas? ¿Reaccionan con violencia y las reprimen?

Reaccionan de diferentes maneras. Por lo común ignoran las demandas económicas y de empleo con la excusa de que no tiene presupuesto para resolverlas. En otros casos, si las protestas y consignas se agudizan, usan varios grados de represión.

. ¿Qué quiere decir agudizar las consignas y protestas?

Si las protestas asumen un carácter violento o si se corean consignas tales como ¡Abajo Karzai! ¡Abajo Estados Unidos! ¡Abajo los traidores!

. ¿No son ésas las consignas de los talibanes?

No. Por lo general estas consignas son espontáneas, no organizadas por ninguna organización política. Algunas, tales como las protestas contra los insultos religiosos de los soldados yanquis en la prisión de Guantánamo, asumen una forma religiosa y benefician al Talibán le guste o no. Pero la mayoría de las protestas no son así. Es obvio que los talibanes podrían utilizar estas consignas. Con frecuencia el gobierno títere y el ejército de ocupación usan esto como pretexto para justificar la represión. Hasta ahora, sólo ha habido represión violenta y sangrienta contra unas pocas manifestaciones: un incidente en Kandahar, Ghazni, Vardak y Lugar cada uno, y dos casos en Kabul, Herat y Nangarhar cada uno. En total, ha habido más de 50 asesinatos y muchos más heridos en estas represiones.

. Dijiste que la mayoría de las protestas de masas tienen demandas económicas y de empleo. ¿Cuál es el salario típico?

No hay leyes laborales. Hubo reglamentación sobre el trabajo desde el gobierno títere soviético [que gobernó en los años 1980] pero no lo aplicaron en la práctica. Los salarios de los trabajadores varían bastante. Un trabajador de la construcción gana en un día 200 afganos (50 afganos = un dólar yanqui). Si trabajara todos los días del mes, ganaría seis mil afganos, pero es más común pasar mucho tiempo desempleado. Un trabajador de la construcción especializado en promedio gana 500 afganos diarios, así que en el caso poco probable de trabajar 30 días del mes, conseguiría 15 mil. Entre los trabajadores de transporte hay una inmensa diferencia entre los chóferes y sus ayudantes. Los chóferes de camiones y autobuses consiguen desde diez mil hasta 15 mil afganos. Los chóferes de taxis y carros que viajan entre las ciudades por lo común alquilan los vehículos o dividen las ganancias con los propietarios. Pero un ayudante de chofer no recibe ningún salario. El propietario del carro le da algunas monedas de vez en cuando. Los trabajadores con empleo estable bajo contrato para compañías constructoras u ONG promedian seis mil afganos, los trabajadores especializados 15 mil y los chóferes de ocho a 15 mil. Los trabajadores fabriles ganan de 3.500 a 4.000 mensuales. Eso es cerca de 150 afganos diarios, lo cual es menos de lo que gana un trabajador eventual.

. ¿Y qué de las mujeres trabajadoras? ¿Cuánto ganan? ¿Cuál es la relación con los hombres trabajadores?

Las mujeres trabajadoras generalmente ganan menos que los hombres y en muchos casos muy poco. Por ejemplo, las mujeres que trabajan para una compañía de aparatos electrodomésticos reciben alrededor de dos mil mensuales. A las que trabajan en la limpieza de lana, pasas o nueces no les pagan un salario sino por la cantidad de productos que procesan. Generalmente llevan a sus hijos participar en el trabajo. Apenas ganan 50 afganos al día. Las y los adolescentes que trabajan en las fábricas de alfombras reciben poco o ningún sueldo. La explotación en las fábricas de alfombras es muy intensa. Un trabajador especializado gana un máximo de dos mil afganos mensuales. Esta brecha entre salarios es común en muchas industrias.

Pero el problema más importante es el desempleo. Un gran número de trabajadores del país viajan en busca de empleo a Pakistán, Irán y otros países del Golfo, pero no obstante hay una gran escasez de empleos en el país. Las compañías constructoras de edificios y caminos contratan a mucha gente, pero cerca de la mitad de sus empleados son trabajadores especializados extranjeros que ganan más que los trabajadores del país. Los trabajadores del país contratados por las compañías constructoras extranjeras sufren discriminación, humillación e insultos. Esta situación es inevitable en un país ocupado.

(Continuará.)