Boletín N° 94 - 17 de enero de 2005
  Afganistán: Manifestaciones contra la ocupación

Especial para el SNUMQG de un reportero de Sholeh Jawid, periódico del Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán.

El imperialismo estadounidense y su gobierno títere han estado intentando embellecer el feo rostro de la vida que el pueblo de Afganistán tiene que soportar todos los días. El colmo fue el engaño de las elecciones el pasado octubre, cuyo principal fin era apoyar a la campaña electoral de Bush. La gran alharaca sobre la democracia y la liberación de las mujeres no fue sino palabras vacías. Aparte del fraude del presidente Hamid Karzai, mucha gente no participó en las elecciones, sobre todo en las regiones del sur y del este. Muchos que participaron están decepcionados. Los reporteros de Sholeh Jawid hablaron con votantes en la región central de Afganistán que habían concluido que fue una para elegir a Karzai y legitimar su mandato. Dijeron que votar fue un error y que los que rehusaron participar en las elecciones tuvieron razón. Dos acontecimientos recientes demuestran que aumenta de diversas formas el desencanto con los invasores yanquis y su gobierno títere.

Manifestaciones contra los invasores en Nangerhar

Una manifestación masiva contra los ocupantes irrumpió en Nangerhar (una provincia del sureste) el 27 de noviembre. La víspera tropas estadounidenses allanaron casas en lo que dijeron era una cacería de "terroristas." Cuando no encontraron nada después de haber entrado en muchas casas, detuvieron a tres hombres y a una mujer. Decenas de miles de personas hicieron una fuerte protesta. Cerraron la carretera principal entre Jalalabad y Torkham (la arteria principal que conecta Kabul con Peshawar, Pakistán, donde viven muchos refugiados afganistaníes viven). Corearon consignas contra las tropas de ocupación y el gobierno títere, sobre todo contra los allanamientos y la detención de la mujer. A ella no se la llevaron porque sospechaban que fuese talibán (la ideología reaccionaria de ese grupo no permite que reclute mujeres) pero porque, según los yanquis, querían saber más sobre su esposo.

Las fuerzas de seguridad regionales títeres intentaron impedir la manifestación y desbloquear la carretera. En los choques murió una adolescente y varios manifestantes resultaron heridos.

Una particularidad de esta manifestación fue el gran número de mujeres que participaron. Muchas se sentaron en la autovía entre Jalalabad y Torkham y bloquearon el tráfico para exigir la puesta en libertad de los detenidos. Mantuvieron cerrada la carretera desde temprano por la mañana del 27 al mediodía del 28. Cuando las fuerzas de seguridad no lograron dispersar la manifestación, ésta se extendió por toda la región al este de Jalalabad, hasta Torkham. Finalmente, temiendo que las acciones se extendieran más, las fuerzas de ocupación y del gobierno títere pusieron en libertad a los hombres y a la mujer y prometieron a los manifestantes que las fuerzas estadounidenses ya no allanarían las casas a no ser que no estuviesen acompañados por las fuerzas del gobierno afgano. Pero los manifestantes no aceptaron eso y exigieron que se pararan todos los violentos allanamientos.

El 3 de diciembre de 2004, los funcionarios títeres de la provincia de Nangerhar celebraron una reunión conjunta con los llamados líderes tribales que dependen de ellos. Después, lanzaron una declaración en que anunciaron que si los habitantes de la región querían poner fin a los allanamientos y los operativos de fuerzas estadounidenses, tendrían que impedir que los "terroristas" estuviesen activos ahí. La mayoría de los habitantes de la región no tolera la presencia de las fuerzas invasoras yanquis y de otros países y no quiere aceptar sus condiciones. ¿Cómo pueden esperar los funcionarios títeres que los habitantes colaboren con los invasores y que impidan actividades armadas en su contra?

Manifestación en la Universidad de Kabul

En noviembre de 2004, la Universidad de Kabul presenció una manifestación contra las fuerzas de seguridad del gobierno, en respuesta al asesinato del estudiante Habibulah Heidari por una banda en la universidad que mucha gente cree tiene lazos con Marshal Fahim, el antiguo ministro de Defensa que es un señor de la guerra importante. La banda esa jodía a los estudiantes, y Habibulah Heidari no cedió a sus amenazas. Los guardias de seguridad de la universidad se cerraron los ojos cuando la banda acuchilló a Habibulah y les dejaron marcharse en sus motos. Muchos estudiantes creen que la policía está involucrada en el asesinato.

Al día siguiente, los estudiantes protestaron con los lemas "Mueran las fuerzas de seguridad" y "Procesen al asesino de Heidari." Avanzaron desde la universidad hacía el Ministerio del Interior. Los funcionarios prometieron hacer un seguimiento del caso pero no hicieron nada. Los estudiantes se manifestaron otra vez. Esta vez, las fuerzas de seguridad intentaron reprimir la manifestación. Los estudiantes contraatacaron lanzando piedras y obligaron a la policía a retirarse. En ese momento la policía abrió fuego. Han resultado heridos varios estudiantes y hubo mucho más arrestos.

Irónicamente, el gobierno títere, cuya existencia depende de la ocupación imperialista, ha acusado con descaro a los estudiantes de dejarse provocar por elementos ajenos.

Los estudiantes en Afganistán que no aceptaban la invasión y la ocupación del país ni el gobierno títere rápidamente opusieron resistencia. Ésta no ha sido su primera manifestación. Llevan dos años protestando contra las autoridades, con poca atención de la prensa. Durante el pasado año académico las fuerzas de seguridad dispararon y mataron a varios estudiantes que protestaban por las insoportables condiciones de frío y miseria en las residencias. La prensa internacional lo informó, pero los partidarios del Talibán los calumniaron. Los estudiantes han estado aprovechando cada oportunidad para expresar su descontento con la situación en la universidad, con el gobierno títere y la presencia de Estados Unidos y otros invasores imperialistas.