Editorial

A primera vista parece que este tercer número de Demarcaciones abarca dos conjuntos de cuestiones diferentes: uno es la lucha que se agudiza en las filas de aquellos que se consideran comunistas y revolucionarios en el mundo, y el otro surge de la experiencia contemporánea, como los levantamientos de la Primavera árabe, en donde unos pocos identifican la conexión con el más amplio movimiento comunista, en el sentido histórico o internacional.

Sin embargo en ambas subyace, con sus aparentes complejidades, una pregunta sencilla: ¿Cuál es la solución a toda esta locura y horror en el mundo hoy? ¿Hay una solución?

Sí. La nueva síntesis del comunismo de Bob Avakian proporciona una repuesta científica y muy concreta, además de un enfoque a esta cuestión.

La nueva síntesis del comunismo de Avakian representa y forja otro camino, rompe con la dinámica mortal en donde las únicas opciones, para los miles de millones por todo el mundo, son el fundamentalismo islámico o “la democracia al estilo estadounidense”, todo dentro del marco de este sistema capitalista imperialista global. Como él lo plantea en su declaración, “Egipto 2011: Millones se han levantado heroicamente… El futuro está por escribirse”, lo que se necesita y lo que es posible es: “liberarse de las fuerzas anticuadas que esclavizarían a la mujer y al pueblo en general en las tinieblas medievales y en la opresión —además de las fuerzas anticuadas que esclavizarían al pueblo en nombre de la ‘democracia’, ‘libertad’ y explotación capitalista imperialista vendidas como ‘progreso’”.

La nueva síntesis del comunismo, una alternativa real y liberadora al capitalismo-imperialismo y a la democracia burguesa, resalta claramente en este momento histórico. Se ha hecho realmente necesaria desde la restauración del capitalismo en China en 1976, luego de la muerte de Mao. Desde entonces, y con mayor intensidad tras la desintegración de la Unión Soviética revisionista en los años 90 (el capitalismo se restauró a mediados de los años 50), los imperialistas y la burguesía mundial han trabajado sistemáticamente y hasta tiempo extra para calumniar esas sociedades y experiencias socialistas iniciales como “desastres”, propagando información falsa y puras mentiras. Desafortunadamente esto se ha convertido en sabiduría popular para muchos en los sectores de intelectuales, progresistas y otros que deberían conocer mejor.

En este contexto queremos llamar la atención y recomendar altamente la reciente entrevista de Raymond Lotta en el periódico Revolución (http://www.revcom.us/a/323/no-sabes-lo-que-crees-que-sabes-es.html) en donde él muestra cómo esas sociedades socialistas, la Unión Soviética y China, contrario a la sabiduría popular, fueron increíblemente emancipadoras y liberadoras aunque también las caracterizaron errores y limitaciones en la metodología y la concepción.

Con la derrota del socialismo en China, toda la primera etapa de revoluciones comunistas llegó a su fin, y la pregunta que objetivamente se plantes es esta: ¿La revolución comunista es necesaria, deseable y viable en el mundo de hoy, si es así, entonces cuál es el marco para una nueva etapa de la revolución comunista?

Durante las últimas tres décadas Bob Avakian ha estado trabajando en este problema. Por el trabajo que Avakian ha hecho durante varias décadas, sintetizando tanto la experiencia negativa como la positiva de la revolución comunista hasta el momento y basándose en una amplia gama de la experiencia humana, se ha forjado una nueva síntesis del comunismo. En verdad hay una visión y una estrategia viables para una sociedad radicalmente nueva y un mundo mucho mejor, y existe el liderato fundamental que se necesita para llevar a cabo la lucha hacia esa meta.

No es sorprendente que la nueva síntesis haya demostrado ser una cuestión que genera debate, inclusive entre aquellos que se consideran comunistas. Un número creciente de partidos políticos, organizaciones y activistas (tanto del anterior movimiento comunista y maoísta como aquellos que han salido de batallas recientes) han estado adentrándose en la nueva síntesis y algunos han concluido que la obra de Avakian, el método y el enfoque ciertamente trazan un futuro emancipador sobre una base más científica, proporcionando una base real para superar la crisis en el movimiento comunista, atrayendo a nuevos luchadores revolucionarios y desencadenando una nueva etapa de la revolución comunista.

Sin embargo otros están azotando furiosamente a la nueva síntesis, ya sea porque han rechazo el comunismo en su totalidad o porque han adoptado una visión religiosa del comunismo en vez de un enfoque crítico y científico hacia éste. Estos constituyen “reflejos contrarios” en oposición a la nueva síntesis: por una parte, los que regresan por inspiración a los ideales democráticos del siglo XVIII, renunciando a la revolución comunista completamente en una base absolutamente superficial, acrítica y sin rigurosidad científica —y por otra, aquellos que rechazan tanto la base como la necesidad para desarrollar mucho más la teoría comunista, tratándola esencialmente como un conjunto de preceptos religiosos adoptando una interpretación selectiva de la experiencia revolucionaria y la teoría comunista del pasado, a veces refractada en un prisma de nacionalismo y democracia burguesa. Ambos reflejos contrarios incluyendo a aquellos que afirman ser “comunistas” y “maoístas”, adoptando el apodo pero modificando y socavando el contenido.

Una base fundamental para cualquiera que busque entender y cambiar el mundo —y para un marco global, la textura y el contenido en estos temas, recomendamos El comunismo: el comienzo de una nueva etapa, un Manifiesto del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos [Disponible en español en: revcom.us/Manifesto/Manifesto-es.html] y los artículos de esta revista en esta y anteriores ediciones. Demarcaciones continúa su misión de comprometerse a polemizar la nueva síntesis con esos “reflejos contrarios”.

Subyacente a este compromiso de polemizar hay un conjunto de preguntas en extremo relevantes y urgentes para aquellos que buscan cambiar el mundo: ¿Cuál es la dinámica que explica cómo opera el mundo? ¿Cuál es el método y el enfoque para entender la realidad y transformarla? ¿Cuál es el problema, la causa de esta opresión y explotación y del innecesario sufrimiento en el mundo hoy —cuál es la solución a todo esto? ¿Qué es el comunismo y qué es una revolución verdadera que conduzca a la emancipación? ¿Cómo entendemos las experiencias pasadas de la revolución y su transformación radical de la sociedad, especialmente en la Unión Soviética y en China? ¿Cuál es el camino a seguir para emancipar la humanidad, y el marco para una nueva etapa de la revolución comunista hoy?

Estas son cuestiones decisivas e histórico-mundiales de esta coyuntura, decisivas para aquellos que buscan la liberación y la emancipación, una salida a esta locura y horror —en el Medio Oriente, en Brasil, en Estados Unidos, en India y en todos los países del mundo. Este es un llamado hacia la necesidad de discutir colectivamente y luchar con ellos porque hay una respuesta, un enfoque y una salida, concentrados en la nueva síntesis del comunismo de Avakian. —1º de enero de 2014.

Unas palabras sobre los documentos de los debates en el Movimiento Comunista Internacional

Un debate que se ha venido gestando desde hace tiempo en las filas de los comunistas que comparten una historia común como parte del movimiento maoísta mundial ha estallado completa y abiertamente.

El debate se da principalmente sobre si la revolución comunista es viable y deseable en el mundo de hoy, y qué constituye el marco para una nueva etapa de la revolución comunista, con la nueva síntesis del comunismo de Bob Avakian como la referencia central y punto focal en este debate.

Varios de los artículos de este número aparecieron inicialmente como documentos de esta significativa lucha de dos líneas, un término acuñado por Mao Tsetung para describir el conflicto periódico e intenso entre dos posiciones políticas e ideológicas y enfoques metodológicos diametralmente opuestos, que en últimas hacen una demarcación entre el camino de la revolución, de cambiar el mundo radicalmente, y el del revisionismo, dejar el mundo tal y como es. Estas polémicas son parte de una discusión que empezó entre los partidos y las organizaciones que conformaban el Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI). Estamos publicando los artículos aportados en un paquete por su coherencia y sus temas en común. Con esto buscamos desarrollar la misión de Demarcaciones mencionada arriba, el compromiso a polemizar con los “reflejos en el espejo” y ayudar a forjar y hacer avanzar a los comunistas en el mundo hoy, una necesidad urgente. Algunos de estos artículos ya han aparecido públicamente en varios idiomas.

La Carta Abierta publicada por el PCR, EU., inicialmente fue escrita y dirigida a los partidos y organizaciones del MRI. El MRI se fundó en 1984 luego de la derrota de la revolución en China tras la muerte de Mao Tsetung y del golpe de estado dirigido contra los defensores más cercanos de Mao. El MRI defendió y propagó el “marxismo-leninismo-maoísmo”, como fue llamada la ciencia del comunismo revolucionario, y buscó actuar como el “centro embrionario de las fuerzas maoístas en el mundo”. Dada esta importante experiencia histórica es correcto y natural que discusiones importantes se enfoquen en el surgimiento y desarrollo de las diferencias en el MRI y en la comprensión de sus raíces políticas, ideológicas y materiales.

Como se señaló arriba, varias organizaciones y partidos están significativamente comprometidos y saliendo en defensa de la nueva síntesis de Avakian. Este es un desarrollo muy importante que necesita ser bienvenido y avanzar e ir mucho más lejos. Los artículos del Partido Comunista de Irán (marxista-leninista-maoísta) y de la Organización Comunista Revolucionaria de México, son salvas iniciales e importantes en la lucha de dos líneas. Estos esfuerzos son mucho más que simplemente ponerse del lado de la posición correcta en una disputa vital —estas polémicas son una forma importante en la que avanza la comprensión global sobre cómo avanzar en hacer la revolución, la revolución comunista.

El artículo de Raymond Lotta, “Sobre la ‘fuerza impulsora de la anarquía’ y la dinámica del cambio” es una respuesta a un debate particular en el movimiento comunista acerca de cómo comprender el movimiento del capitalismo. Sin embargo, las lecciones de este debate son cruciales para cualquiera que realmente quiera entender cómo funciona el capitalismo, si es que puede reformarse, o si es necesario y posible organizar un sistema socioeconómico diferente —todo con grandes riesgos por la humanidad. Como concluye el artículo, “Lo que está en juego es una concepción materialista del mundo, de lo que hay que cambiar en el modo de pensar de las personas y en la sociedad, y cómo. El que no sea un enfoque verdaderamente científico dejará al mundo tal como es. Lo que está en juego es la revolución comunista que necesita la humanidad: para resolver la contradicción fundamental de la época y para emancipar a la humanidad y salvaguardar el planeta.

En futuras ediciones esperamos publicar más contribuciones que recibamos de otros en el movimiento comunista internacional. Estas polémicas ayudarán a muchos de los que han sido parte del movimiento comunista internacional, a entender el sentido de los debates actuales y dar nueva claridad a una experiencia común. Sin embargo estas polémicas no son menos importantes para mucha otra gente que no ha tomado parte antes en el movimiento comunista. Además tienen la oportunidad —y la responsabilidad— de aprender de las experiencias y debates, comparar y contrastar líneas políticas e ideológicas, y luchar por llegar a conclusiones científicas y correctas.

La Primavera árabe: el callejón sin salida y el camino a seguir

El mundo sigue girando y surgen nuevos posibles caminos para el cambio revolucionario mientras que otros parecen cerrarse de golpe. La Primavera árabe de 2011 con sus duraderas repercusiones, como los estallidos sociales en países como Grecia, Turquía y Brasil, presentan todos bastantes características nuevas, y plantean retos y preguntas agudas sobre hacia qué sociedad y qué constituye la libertad.

Los cruciales eventos en el Medio Oriente y el norte de África durante los últimos años han sido un gran laboratorio en el que algunas orientaciones políticas e ideológicas diferentes se han desarrollado y se han puesto a prueba. Han salido ardientes defensores y partidarios de la democracia burguesa al estilo occidental, reformistas que han tratado de confinar los horizontes a lo que es posible, dentro y bajo la tutela del sistema imperialista mundial y los defensores del “islam político”. Todos estos programas y concepciones no han dado ninguna salida a las masas populares, o cualquier cosa que remotamente se asemeje a una auténtica liberación.

Por qué estamos en la situación en que estamos hoy, qué representan en lo fundamental estas diferentes fuerzas, cuál es el papel del Estado y del ejército en relación con las potencias imperialistas occidentales, qué es una verdadera revolución, y lo más fundamental, qué se requerirá para avanzar por el camino hacia la verdadera liberación del pueblo. En pocas palabras, ¿cuál es el problema y cuál es la solución? Debatidas en la plaza Tahrir, por todo el norte de África y el Medio Oriente y por todo el mundo de diferentes maneras, todas son cuestiones de este momento histórico.

El artículo “Egipto, Túnez y la Primavera árabe: Cómo llegaron las rebeliones a un callejón sin salida y cómo salir de él”, trabajado en gran parte antes de los eventos de finales de 2013, aborda algunos de estos temas y cuestiones, y señala el camino a seguir, resaltando la necesidad del comunismo revolucionario y de un liderato sobre esa base, resaltando claramente la necesidad y la base para forjar una organización y una influencia comunistas y en medio de una situación continuamente turbulenta. Hay una necesidad real de ciencia, de teoría comunista para conocer y cambiar el mundo.

Esta es una analogía que ha servido: la realidad es como el fuego, como un objeto que arde, y si quieres levantar ese objeto y moverlo, necesitas un instrumento con que hacerlo. Si tratas de hacerlo con las manos sin protección, el resultado no será bueno. Esa es otra manera de ver el papel de la teoría con relación al mundo mayor que hay que cambiar, con relación a la práctica y en particular a la práctica revolucionaria, para cambiar el mundo.

Lo BAsico, de los discursos y ensayos de Bob Avakian 4:21 (Forjar otro camino, Revolución #93, 24 de junio de 2007)
No se puede subestimar la diferencia que puede hacer el surgimiento de inclusive pequeñas agrupaciones, colectivos y organizaciones con una orientación comunista revolucionaria y su correspondiente enfoque científico, en medio de esta turbulenta situación y por esta.

Todo esto hace que la distribución masiva de este artículo —que se traducirá al árabe y que esté disponible en este sitio web [www.demarcations-journal.org]— sea una tarea apremiante y urgente, en Internet y en lugares públicos, en casas y en cafés. El manifiesto a que se hace referencia arriba, El comunismo: el comienzo de una nueva etapa, ya está disponible en árabe (revcom.us/Manifesto/RCP-Manif_Arabic_final.pdf) es crucial para entrenar y forjar una nueva generación de iniciadores de una nueva etapa de la revolución comunista en el mundo hoy.

La gente de otras partes del mundo, y gente que en muchos casos puede provenir de diferentes experiencias políticas y panoramas ideológicos, también necesita prestar seria atención a las lecciones por aprender cuando el liderato, la organización y la influencia comunistas revolucionarias están ausentes en los poderosos levantamientos de las masas.

En estas páginas reimprimimos la declaración de Avakian, “Egipto 2011: millones se han puesto de pie con heroísmo… el futuro está por escribirse”, no solo por la perspicacia en analizar la situación política en Egipto, sino en lo fundamental porque continua siendo lo que se necesita hacer. También está disponible en árabe*. Es un ejemplo del tipo de liderato comunista revolucionario intrépido, franco y científico que se necesita en el mundo hoy, incluyendo la política y la orientación que se necesita llevar a los movimientos de masas más turbulentos. 

* La declaración sobre Egipto también está disponible en español, alemán y francés (además de en inglés y árabe) en revcom.us.
 
Editorial
 
Egipto, Túnez y la Primavera árabe: Cómo las rebeliones llegaron a un callejón sin salida y cómo salir de él
 
Egipto 2011: Millones se han puesto de pie con heroísmo. el futuro está por escribirse
 
Carta a los partidos y las organizaciones participantes del Movimiento Revolucionario Internacionalista
 
La nueva síntesis del comunismo y los residuos del pasado
 
Un examen de las diferencias entre nuestro partido y el Partido Comunista (Maoísta) de Afganistán
 
Sobre la "fuerza impulsora de la anarquía" y la dinámica del cambio