EL OBRERO No.5
octubre 1999
Órgano del Partido Comunista de Nepal (Maoísta)
EDITADO & PUBLICADO POR EL DEPARTAMENTO DE PUBLICACIONES COMITÉ CENTRAL PARTIDO COMUNISTA DE NEPAL (MAOÍSTA)

EDITORIAL

¡AVANZAR EN LA GRAN DIRECCIÓN DE CREAR BASES DE APOYO!

La gran Guerra Popular (GP) iniciada en Nepal, ahora en su cuarto año, está avanzando a grandes pasos, y en este proceso está desplegando numerosas cuestiones de trascendental importancia para la revolución proletaria internacional, especialmente en el terreno de la lucha interna y la lucha de clases. En cuanto al Estado reaccionario, como se esperaba, desencadenó una campaña de represión genocida bajo el manto de la llamada operación kilosera-2 desde fines de mayo de 1998. El glorioso Partido del proletariado al convocar una histórica cuarta reunión ampliada (RA) del Comité Central (CC) en agosto de 1998 seguida por el Pleno del CC en julio de 1999 dio una respuesta medida por medida con el plan para el salto cualitativo en la forja de las tres armas de la revolución (es decir, el Partido, el Ejército y el Frente Único) y en avanzar la GP a una nueva etapa de crear bases de apoyo. Como resultado, dos caminos, de revolución y contrarrevolución, y dos Estados, una República de nueva democracia y la dictadura monárquica parlamentaria, están contendiendo por la supremacía con aún mayor vigor y violencia. Este proceso cualitativo del pasado año naturalmente demandó un nivel significativamente superior de sacrifico de los valientes mártires, cuyo número fue de más de seiscientos contra la cifra total de cerca de cien en los anteriores dos años. ¡Nuestro saludo rojo y honores a los grandes mártires! Las bases de apoyo son las bases estratégicas para la GP y están en el centro mismo de toda la gama de GP prolongada con la estrategia de rodear las ciudades desde el campo. De ahí que el objetivo estratégico de toda GP es la creación de bases de apoyo, la suma de las cuales sería la república de nueva democracia. Por el contrario, las zonas guerrilleras son simplemente etapas transicionales en la formación de bases de apoyo y no pueden constituirse como un objetivo estratégico separado. La diferencia clave entre zona guerrillera y base de apoyo es la cuestión del Poder político proletario, que sólo se materializa en la etapa de base de apoyo. Por lo tanto todo revolucionario marxista-leninista-maoísta familiarizado con la máxima Salvo el Poder todo es ilusión debe se consciente de la cardinal importancia de las bases de apoyo y ser cuidadoso de la peligrosa trampa de apuntar a algo menor que las Bases de Apoyo en el esquema de una GP. Darle demasiado énfasis al desarrollo de zonas guerrilleras puede llevar a guerrillerismo del tipo insurrectos errantes y, en esencia, constituye reformismo militar. Existen gran cantidad de ejemplos negativos de este tipo en el movimiento comunista internacional. Nuestras propias expresiones pasadas como preparar el terreno para zonas guerrilleras, o concentrar todos los esfuerzos para el desarrollo de zonas guerrilleras, etc., en los anteriores planes podría inconscientemente dar base a tal confusión aunque tales expresiones fueron hechas en sentido puramente táctico e inmediato. En este contexto, la cuarta RA ha hecho un salto cualitativo en la comprensión teórica del concepto de bases de apoyo y planteó la consigna Avanzar en la gran dirección de crear bases de apoyo para el nuevo plan. Por supuesto el rápido ritmo de desarrollo de la GP en el país, particularmente los brotes de Poder político local especialmente en la zona principal de la Región Occidental, ha dado una base material para que esto mejore la conciencia política del partido. Sin embargo, es importante no caer presa de ninguna concepción mecanicista de esperar que las Bases de Apoyo sean plenamente desarrolladas o estables desde el mismo comienzo, sino visualizar que serán de diferentes tipos: temporal, estable y relativamente estable. También el proceso de creación de Bases de Apoyo será variado y los revolucionarios proletarios tienen que ser muy creativos e ingeniosos para descubrir o desarrollar los prerrequisitos universales que tienen que ser cumplidos para una Base de Apoyo, como la presencia de un fuerte ejército popular, una fuerte base de masas, un correcto Partido, una base económica y un terreno favorable como fueron especificados por el Camarada Mao. En el caso específico de Nepal y en la actual coyuntura de la situación internacional adversa, las Bases de Apoyo locales necesitarán una cobertura protectora especial a nivel nacional e internacional. Sin embargo, el plan para el gran salto hacia la creación de bases de apoyo concebido por la histórica cuarta RA ha dado un tremendo impulso al desarrollo omnímodo de la GP y el reciente surgimiento de Comité Populares semiabiertos en la zona principal de la Región Occidental han puesto la cuestión de las Bases de Apoyo en la agenda inmediata de la revolución en el país. Esta es una gran victoria para el proletariado internacional, y los retos y oportunidades asociados con ella necesitan abordarse con mayor ahínco e ingenio por todos los revolucionarios marxista-leninista-maoístas.

Un salto cualitativo en el proceso de desarrollo de la lucha de clases exige un salto cualitativo en el desarrollo de las tres armas de la revolución, es decir, el Partido, el Ejército y el Frente Único. La centralización de la dirección y la formación de un sistema unificado de mando son tanto más garantizados por las exigencias específicas de la situación de guerra. La cuarta RA y el subsiguiente Pleno, por lo tanto han resuelto asir firmemente e implementar las avanzadas lecciones de la GRCP, la más alta cumbre de la ideología proletaria, en lo tocante a forjar un Partido unificado y centralizado con la política proletaria al mando y han tomado varias decisiones concretas con respecto a la centralización de la dirección y al modo de establecer la cadena de dirección dentro y fuera del Partido.

Por consiguiente, a través de un riguroso proceso de unidad-lucha-transformación, se ha cristalizado una fuerte jefatura [cuartel general], bajo el liderato del Secretario General, el Camarada Prachanda, y se ha logrado en el Partido un nivel sin precedentes de nueva unidad sobre una nueva base. Sin embargo, el Partido está completamente alerta de no exagerar ni minimizar el papel del liderato, especialmente luego de las amargas lecciones de Partidos fraternales en años recientes, y está decidido a defender las lecciones de la GRCP en entrenar a millones de continuadores de la revolución. La campaña de rectificación actualmente en camino dentro del Partido, debe sentar firmes bases en la forja de un Partido revolucionario de nuevo tipo digno de dirigir la GP.

La creación de Bases de Apoyo dependerá en últimas de la capacidad militar del Ejército Popular. Sólo cuando las fuerzas armadas del Estado reaccionario sean barridas de una zona particular y las masas estén en posición de defenderse militarmente de los contraataques del enemigo, se puede hablar en la práctica de una auténtica Base de Apoyo. Sin embargo, hasta el Tercer Plan nuestra capacidad militar estaba reconocidamente muy rezagada con respecto a la supremacía política que hemos gozado sobre el enemigo desde el principio. Teniendo esto en mente, la cuarta RA desarrolló un nuevo plan para la construcción del ejército y buscó reorganizar las fuerzas armadas del pueblo en tres categorías: fuerza Principal, fuerza Secundaria (o fuerza local) y fuerza Base. La fuerza Principal a ser organizada a nivel de Pelotón hacia adelante comandada por el Buró Regional, la fuerza Secundaria a ser organizada a nivel de Escuadra en adelante comandada por el Comité Distrital, y la fuerza Base será la milicia armada, en consecuencia, el comienzo del cuarto año de la GP vio un salto cualitativo en la capacidad militar de las fuerzas armadas populares, cuando una serie de exitosas acciones guerrilleras de alto nivel en la forma de incursiones y emboscadas contra las fuerzas comando del enemigo y las fuerzas policiales regulares armadas estremecieron todo el país. La incursión guerrillera contra el campamento de las fuerzas comando especial del enemigo en el distrito de Jajarkot (Región Occidental) en junio de 1999 por una Fuerza de Tarea especial (equivalente a una Compañía temporal) de guerrilla popular, que capturó 20 rifles y más de una docena de tropas enemigas (pero liberados posteriormente), puede citarse como un buen ejemplo de la creciente capacidad militar de las fuerzas revolucionarias. Sin embargo hay mucho por lograr y el último Pleno ha puesto correctamente el máximo énfasis a la construcción del ejército para hacer realidad el objetivo de crear Bases de Apoyo.

La cuestión del Frente Único (FU) está directamente relacionada con el ejercicio del Poder político, y de ahí que no tenga que machacarse sobre su cordón umbilical con las esperadas Bases de apoyo. El naciente Poder político popular en las esperadas Bases de Apoyo es ejercido a través de Comités del FU a nivel central, o de comités de triple integración, en su mayoría compuestos de diversas capas de campesinos y pequeña burguesía rural. La suma total de tales comités locales de FU constituirían en últimas el FU Revolucionario a nivel central, o República Popular de Nueva Democracia. Sin embargo, debido al desigual ritmo de desarrollo de la revolución en diferentes regiones y debido al carácter altamente centralizado del Estado reaccionario en Nepal, se ve tanto necesario como posible alguna forma preliminar de FU revolucionario a nivel central desde la fase inicial de la GP. Tal frente de fuerzas antifeudales y antiimperialistas sería primordialmente un instrumento de lucha y, como centro embrionario del futuro Poder político, actuaría como un ente coordinador de los Comités locales de FU. La cuarta RA y el reciente Pleno han resuelto, por lo tanto, iniciar la formación de tal nuevo FU revolucionario a nivel central en lugar del actualmente existente Frente Único del Pueblo, el cual se consideró inadecuado dados los cambiantes tiempos y requerimientos. Con el surgimiento del Comité Organizador de la República Popular de Nueva Democracia, en la forma rudimentaria que pueda tener, habría dos centros antagónicos de Poder político, y eso constituye un gran salto en el proceso de cambio revolucionario en el país.

¡Que los reaccionarios del mundo tiemblen ante el surgimiento de un nuevo Poder proletario en las faldas de los Himalayas, que será en últimas una Base de Apoyo para la revolución proletaria mundial!

¡Adelante a Crear Bases de Apoyo!

¡Gloria Eterna a los Grandes Mártires!

¡Viva el Marxismo-Leninismo-Maoísmo!

 

 
Experiencias de la guerra popular y algunas cuestiones impor-tantes
Camarada Gaurav: ¡Continuar el glorioso legado!
EDITORIAL
 
Documento de la cuarta reunión ampliada
 
ARTÍCULOS
 
CARTA DE LA UCI-S