¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo y el camino Prachanda!
BOLETÍN INFORMATIVO MAOÍSTA N° 13
[Boletín informativo ocasional del Partido Comunista de Nepal (Maoísta), febrero de 2006]
febrero de 2006

Comunicado de prensa

Comité Central,
Partido Comunista de Nepal (Maoísta)

Un llamamiento del Partido Comunista de Nepal (Maoísta), lanzado por el camarada presidente Prachanda, con motivo del décimo aniversario de la guerra popular de Nepal.

En representación de una nueva era de rebelión contra la explotación y la opresión del feudalismo y del imperialismo por la emancipación de Nepal y de su pueblo, la guerra popular iniciada bajo la dirección del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) [PCN (M)], el glorioso representante del proletariado nepalés, después de cumplir diez años, ha entrado al undécimo año hoy el 13 de febrero. Este levantamiento popular de una década ha tenido un impacto multidimensional y de largo alcance y ha dado nuevo impulso al estudio, debate e inspiración de las masas en la lucha contra la explotación, opresión, intervención y terror del imperialismo globalizado, principalmente el imperialismo estadounidense. Esta gran guerra popular que ha jugado un papel decisivo en el proceso de organizar a la sociedad en forma republicana destruyendo el feudalismo de aproximadamente 250 años de edad, hace una importante contribución a crear una nueva ola de la revolución mundial desarrollando el MLM en el frente ideológico en el siglo 21. Definitivamente, avanza esta gran jornada de diez años, no en una línea recta, pero como todas las revoluciones de la historia universal, pasa por avances, retrocesos y catástrofes, y hoy, miles de las mejores hijas e hijos del pueblo nepalés han ofrendado la vida para transformar a nuestro partido en una decisiva fuerza política en Nepal y en la guerra popular como fuente de inspiración para las masas trabajadoras de todo el mundo, miles está regando el proceso resultando heridos y lisiados y miles de combatientes y cientos de miles de masas viven las barbaridades de la tortura, arresto y desaparición. En este momento histórico, cuando la guerra popular, en su décimo aniversario, ha alcanzado alturas sin igual, a nombre del Comité Central, doy un saludo rojo, rindo un homenaje emotivo a todos los gloriosos e inmortales caídos de la guerra popular, los principales receptores de esta contribución histórica. En esta ocasión, al dar saludos revolucionarios a todos los heridos y lisiados de la guerra popular, deseo que se recuperen rápidamente y continúen participando y avanzando en su viaje por la revolución. Además, deseo la pronta libertad con saludos revolucionarios, a todos los combatientes presos en las cárceles del enemigo que ante la tortura han estado avivando el fuego de la revolución. En este día histórico del undécimo aniversario, nuestro partido, con entusiastas saludos, expresa solidaridad combativa con todas las instituciones y organizaciones propopulares y con las grandes masas que han alzado la voz en apoyo a la emancipación, dentro y fuera del país. Hoy, la sociedad nepalesa avanza hacia la última coyuntura de la transición a una república desde el feudalismo absoluto. Una diminuta camarilla de élites moribundas feudales lanza su última estupidez desatando el reino de terror con la pandilla militar contra los 25 millones de nepaleses y la opinión mundial. Para crear un ambiente, en que se puede satisfacer de manera pacífica la aspiración de democracia y paz del pueblo sin una gran pérdida de vida y propiedad, nuestro partido, en el alba del undécimo aniversario de la guerra popular, declaró un cese el fuego unilateral y firmó un entendimiento de 12 puntos con los principales partidos políticos parlamentarios del país. De otro lado, no se puede confiar en la criminal camarilla de élites feudales, quien no asume ni una pizca de responsabilidad hacia el país y el pueblo, y es un hazmerreír y una vergüenza para la gente civilizada en el siglo 21, pues encarcela a miles de personas amantes de la democracia y monta un drama de elecciones en los campamentos del ejército. La locura del rey, quien desestimó la realidad, en que la ola de resistencia pacífica y militar del pueblo alcanzaba nuevas alturas, ha sorprendido a la opinión mundial. ¿Cómo ha podido sostenerse una diminuta pandilla de feudales y esbirros tradicionales, el Ejército Real de Nepal [ERN], a pesar de la oposición general del pueblo dentro y fuera del país? Es una pregunta seria que llama la atención. A partir de las experiencias de la historia y el actual curso de los acontecimientos, nuestro partido ha concluido que, ante las lágrimas de cocodrilo del rey, el imperialismo estadounidense, el jefe del imperialismo mundial, ha metido mano para apuntalar al terror militar de los asesinos feudales. Los asesinos feudales cometen crímenes de este género contra la aspiración de democracia y paz del pueblo por medio del patrocinio y estímulo de los comandantes militares de la pandilla de Bush de la clase dominante estadounidense que, bajo el pretexto de la guerra contra el terrorismo ha lanzado un reino de terror contra las masas del mundo. Al aprovechar la situación geopolítica de Nepal, los intereses y complots imperialistas de controlar a miles de millones de personas de China, India y el sur de Asia, obran tras bambalinas para impulsar este patrocinio y estímulo. Remachan este hecho las instrucciones que el comando asiático-pacífico del ejército estadounidense dio al rey a fin de fortalecer a la Fuerza de Comandos contra el pueblo. Ante esta realidad desde hace años nuestro partido ha descrito al ERN como el ejército estadounidense. Quisiéramos hacer un llamamiento especial sincero, en esta ocasión histórica, a las fuerzas propopulares de Nepal, China, India, el sur de Asia y el mundo a tomar más iniciativas en apoyo a la democracia y paz prestando mucha atención a las consecuencias graves de esta situación.

A pesar de la situación mencionada, nuestro partido sostiene que nada podrá impedir el avance del movimiento democrático del pueblo, quien está consciente de su derecho democrático. No podrá salvar a la camarilla del rey el apoyo oculto del comandante militar estadounidense en un momento en que una gran campaña del pueblo por establecer la competencia democrática apunta a institucionalizar el derecho de las masas de todas las clases oprimidas, nacionalidades, regiones y géneros celebrando elecciones para la asamblea constituyente y reorganizando el poder estatal, campaña que ya se ha granjeado el apoyo de la opinión mundial y de la comunidad internacional. Sin duda el auge popular pondrá fin al feudalismo y abrirá un nuevo capítulo de democracia, paz y progreso en Nepal. Por eso, nuestro partido llama enérgicamente a los siete partidos políticos, a la sociedad civil y a todos los intelectuales a asumir sin demora una consigna común, un frente común y un programa común en este momento decisivo y álgido de la historia. Tal consigna, frente y programa sentarán las bases para un modelo de gobierno paralelo del pueblo contra el terror militar de los elementos feudales absolutos. Sostenemos que este gobierno popular se granjeará el apoyo y ayuda internacional de todas las fuerzas propopulares y democráticas. Decimos que esta consigna común, frente común, programa común y declaración común de gobierno borrará completamente al rey y su diminuta camarilla feudal, y Nepal se encaminará hacia la paz y la prosperidad con una estructura estatal republicana. De ser necesario, estamos dispuestos a mostrar flexibilidad, por la realización de esta meta, y en esta ocasión, quisiéramos subrayar de nuevo esa convicción. También sostenemos que justo después del avance de un proceso concreto así, la reorganización de la fuerza militar en el país no será un problema difícil y complejo.

Por último, quisiera llamar a todas las clases, nacionalidades, regiones, géneros y sobre todo a los jóvenes afiliados con los partidos políticos, a institucionalizar para siempre la aspiración de democracia, paz y progreso del pueblo captando la realidad de que no se destruirá el feudalismo absoluto sin la fusión correcta de la resistencia pacífica y militar. Solamente un nuevo ejército de democracia y paz, con el trueno de la juventud, determinará el progreso del nuevo Nepal.

13 de febrero de 2006
Prachanda, presidente, PCN (Maoísta)

Mensaje al Partido Comunista de Nepal (Maoísta),
del Comité del Movimiento Revolucionario Internacionalista (CoMRI)
13 de febrero de 2006

El 13 de febrero de 1996 se inició una nueva jornada de la historia de Nepal: el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) dirigió a las masas oprimidas en diversos combates simultáneos en todo el país. Aunque las primeras acciones eran de pequeña escala y la guerra popular se inició con muy pocas armas, su objetivo era desde el principio muy poderoso: llevar a cabo una revolución de nueva democracia y socialista en todo el país como parte de la misión histórica del proletariado internacional para barrer al imperialismo, a la reacción y a cualquier vestigio de explotación de clase de la tierra. Durante diez años la revolución de Nepal bajo la dirección del partido, con el camarada Prachanda a la cabeza, ha vivido avances y retrocesos, victorias y pérdidas, y situaciones políticas complejas. Se han hecho muchos sacrificios y se han dado grandes ejemplos heroicos en el partido como en el pueblo. Hoy, diez años después, las pequeñas escuadras iniciales con pocas armas se han convertido en un poderoso Ejército Popular de Liberación [EPL]; Nepal, a pesar de ser un país pobre, oprimido y atrasado, se ha convertido en un faro avanzado para un mundo tan necesitado de revolución. La mayor parte del territorio de Nepal está bajo el control del pueblo, dirigido por el partido, y la revolución está en el umbral de tomar el poder nacional. Estos logros inspiran de alegría a los comunistas y gente de inclinaciones revolucionarias en todo el mundo y vuelven a dar esperanza a los oprimidos de que existe una solución a la explotación, miseria y opresión de la humanidad.

La revolución de Nepal se enfrenta a enemigos poderosos. Los explotadores del mundo temen que el pueblo tome el poder en Nepal y que un auténtico comunismo revolucionario vuelva a emerger poderosamente en el mundo. Estados Unidos, Gran Bretaña, y las vecinas India y China dan armas y asesoría al Ejército Real de Nepal para masacrar al pueblo y apoyan al reaccionario régimen del rey Gyanendra de un sinnúmero de formas más, por ejemplo, tener de rehén a nuestros camaradas Kiran y Gaurav en la India. Con descaro, estos reaccionarios tachan a los revolucionarios maoístas de "terroristas" pero están muy conscientes de que el partido cuenta con gran apoyo de la mayoría de la población, e incluso las fuerzas parlamentarias adversarias del partido lo consideran una fuerza política legítima. Los imperialistas y reaccionarios no aceptarán fácilmente un auténtico gobierno popular en Nepal. Continuarán combinando un apoyo abierto a la monarquía reaccionaria con muchas intrigas y conspiraciones.

La revolución está acercándose a la histórica victoria nacional, hecho que acelerará las tretas desesperadas de los reaccionarios para combinar palabras almibaradas sobre la democracia con viles intentos de aplastar la voluntad del pueblo con sangre. En este momento crítico es más importante que nunca que los comunistas y gente de inclinaciones revolucionarias de todo el mundo jueguen su papel. El Movimiento Revolucionario Internacionalista les saluda y se compromete a seguir movilizando apoyo para la guerra popular de Nepal.

Camaradas: Estamos seguros que con la misma confianza revolucionaria científica y audaz que impulsó el inicio de la guerra popular podrán navegar las aguas turbulentas por delante. Sin duda, ante los nuevos obstáculos se tendrá que hacer nuevos sacrificios pero basándose firmemente en el marxismo-leninismo-maoísmo y aplicando con flexibilidad estos principios a las complejidades de la lucha de clases, un Nepal de nueva democracia podrá nacer e iluminar al mundo.

Mensaje al Partido Comunista de Nepal (Maoísta),
del Partido Comunista de los Campesinos y Obreros de Pakistán (CMKP)

Este mensaje lo mandó Ejaz Ghani, secretario general del CMKP al camarada presidente Prachanda con motivo del décimo aniversario de la guerra popular de Nepal. A continuación el texto íntegro.

Hay pocos sucesos significativos con que las formalidades pueden comunicar el espíritu exacto y el verdadero significado. Por eso, no hallamos palabras adecuadas para expresar nuestros sentimientos sobre las espectaculares hazañas de los diez años de su lucha revolucionaria inspiradora. Tomamos partido con ustedes en las celebraciones. No obstante, las olas revolucionarias que recorren hoy a Nepal siguen al Partido Comunista de Nepal (Maoísta), movimiento que, con el apoyo y participación del pueblo, es un suceso histórico no sólo para Nepal sino en los anales de la lucha basada en la principal corriente de la ideología marxista-leninista en el sur de Asia. El avance del PCN (M) en la ejemplar lucha por derrocar a la monarquía, enterrar al feudalismo arcaico y eliminar la influencia imperialista en su país es un faro para la región del sur de Asia.

Este regocijo con motivo de las celebraciones del décimo aniversario de una lucha prolongada nos anima, con orgullo, a darles nuestras felicitaciones más calurosas y cordiales. Su camino a la revolución contribuye a intensificar la lucha antiimperialista en nuestra región por la transformación de la sociedad dividida en clases en una sin clases. La gigantesca marcha del PCN (M) es un resultado lógico de la aplicación creadora de la metodología científica leninista, y los principios maoístas de la revolución en nuestra región dominada por el imperialismo han jugado un papel importante, cuya intensidad se reforzó después del fin de la guerra fría. Este fenómeno ha surgido en el horizonte político-ideológico de Nepal en un momento en que dicen que la desintegración de la Unión Soviética y el camino chino al capitalismo constituyen el ocaso del marxismo, lo que olvida e ignora el hecho de que no es el fin del marxismo sino la culminación del revisionismo soviético y del oportunismo chino post-Mao.

Las tácticas que aplica el PCN (M) para derrocar a la monarquía y por la democratización de la sociedad nepalesa han suscitado la movilización popular, dejando de lado a otros partidos, que de labios hacia fuera claman por la democracia. Éste es un primer movimiento marxista-leninista en nuestra región, es el más organizado, e inspira al pueblo a entrar a la principal corriente del proceso científico. Además, la práctica creadora maoísta de la revolución en esta parte del mundo ha dado fruto. Aunque la intervención del imperialismo occidental encabezado por los Estados Unidos y la hegemonía india buscan subvertir el movimiento revolucionario avanzado, los pueblos antiimperialistas y antihegemónicos del sur de Asia, dejando de lado sus identidades nacionales y fronteras, impedirían los viles planes. La raíz de la unidad de los países y pueblos del sur de Asia es que sus problemas son los mismos, a saber el imperialismo, el feudalismo y los títeres de las clases dominantes. Estos países y pueblos buscan la liberación del control imperialista, la soberanía nacional, la independencia económica y sobre todo el establecimiento una sociedad sin explotación.

Al igual que el Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI), apoyamos de todo corazón lo que han planteado en su estrategia: "La necesidad de desarrollar el concepto de una confederación soviética del sur de Asia en el siglo 21 al concepto de una confederación mundial y de librar el movimiento de liberación nacional, democrático y socialista de cada país...".

Ante su dedicación a la causa de la revolución mediante la guerra popular, que está destinada a englobar a toda la región, pues es el único método científico que servirá, aprovecharemos esta oportunidad para felicitarles de nuevo a usted y a los demás camaradas heroicos del partido en las celebraciones de la lucha revolucionaria incesante de diez años. Entretanto, también rendimos tributo y les damos nuestro saludo rojo a los camaradas que cayeron por la causa revolucionaria para construir el sistema socialista en Nepal y para inspirar a la clase obrera de esta región y del mundo.

Entrevista

Luchamos por los derechos de los nepaleses pobres

Una entrevista exclusiva al camarada presidente Prachanda, hecha por Charles Haviland de la BBC , que se transmitió en todo el mundo el 13 febrero de 2006.

Pregunta: Presidente Prachanda: Su guerra lleva en marcha diez años. La economía está en ruinas. Ha disminuido muchísimo el turismo. Los pobres del campo han huido de sus hogares y viven bajo terror. Y hay 13.000 muertos. ¿Ha sido un desastre, o no?

Respuesta: Nunca hemos dicho que era bueno. Cuando iniciamos una revolución popular, tratamos de satisfacer las necesidades del pueblo y de la sociedad de una manera pacífica. Todo mundo sabe que teníamos miembros en el parlamento, y conforme a sus mecanismos planteamos 40 demandas para resolver los problemas de Nepal de una manera pacífica. Pero, como las clases dominantes y los elementos feudales no estaban dispuestos a resolver los problemas de manera pacífica y atacaron de manera brutal a los militantes de nuestro partido y a las personas quienes nos apoyaban, eso nos obligó a nosotros y al pueblo a tomar las armas. Eso no quiere decir que nos dé gusto que hayan muerto 13.000 personas. Eso nos entristece. Pero la responsabilidad no recae en nosotros sino en una pequeña pandilla de la clase privilegiada que quiere mantener al país como un Estado medieval feudal. De eso estamos convencidos y ésa es la verdad.

P: Hablemos acerca de los "feudales y los aristócratas". Usted dice que son sus mayores enemigos. Bien, ellos están a salvo, principalmente en Katmandú y otras ciudades. Pero quienes sufren son los pobres en el campo. ¿No es cierto?

R: No. En la historia dondequiera que se haya desarrollado un movimiento revolucionario, cuando nazca un movimiento popular, en el proceso de la revolución, una pandilla de elementos feudales permanecerá en los cuarteles del ejército. Quedarán ahí hasta su fin pero al final, tal como ilustra la historia, la revolución destruirá a los elementos feudales y estos elementos tendrán que comparecer ante un tribunal popular y el pueblo los juzgará. Decimos que pronto estos elementos comparecerán ante el tribunal popular y el pueblo los juzgará. Cuando se inicia la revolución, quedarán en los cuarteles del ejército con la protección del mismo y por tanto al comienzo no serán los primeros afectados. La historia siempre lo ha mostrado.

P: Los norteamericanos y otros les tienen miedo porque tienen una visión de pesadilla: de que los maoístas tomen el Poder, conquisten y entren a Katmandú con derramamiento de sangre. ¿Es ése su objetivo, una conquista militar de Katmandú?

R: La visión de los norteamericanos está equivocada. Los norteamericanos son los que mantienen ese nivel de derramamiento de sangre. Han matado y atacado a civiles inocentes. Nosotros no hacemos eso. Es cierto que queremos capturar a Katmandú por el pueblo, por la democracia y por la paz. Es importante que el pueblo tome el Poder y nosotros queremos ir a Katmandú. No es como la visión norteamericana de ríos de sangre. Queremos conquistar a Katmandú con la rebelión popular.

P: ¿Así que usted piensa que se puede conquistar por la vía militar a Katmandú?

R: No sólo hablamos acerca de lo militar. Digo que podemos y tenemos que conquistar a Katmandú en los frentes militar y político. Por eso no vemos la cosa en términos puramente militares. Como se sabe, firmamos un acuerdo con los partidos políticos parlamentarios y queremos tomar por la vía militar a Katmandú. De eso no hay duda. No lo vemos en términos puramente militares y por eso hablamos acerca de la democracia y la paz, y por eso hemos firmado acuerdos con los partidos políticos. Eso prueba que no queremos ir a Katmandú únicamente en el frente militar sino en los frentes político y militar.

P: Usted habla de lo político. ¿Eso quiere decir que ustedes no esperan poder conquistar la capital por la vía militar?

R: Cuando iniciamos la revolución popular y cuando atacamos por primera vez al ERN de los elementos feudales, considerábamos que pudiéramos conquistar por la vía militar a Katmandú. Pero más tarde, cuando Estados Unidos, Inglaterra, India y otros países enviaron apoyo militar al ERN, contra nuestra guerra popular y la revuelta del pueblo, eso generó dificultades. Por eso decimos que hoy no es posible avanzar únicamente por la vía militar. La realidad de hoy es avanzar en ambos frentes, con un equilibrio de lo militar y de lo político. Únicamente con este equilibrio podremos ganar algo para el pueblo y la democracia popular. Por eso nos estamos organizando en ambos frentes, el político y el militar.

P: O sea, ¿en el mundo de hoy no sería posible tomar por la vía militar a la capital?

R: Es posible. Pero en la situación actual eso perjudicaría muchísimo al pueblo. Por eso preferimos la solución política. Y trabajamos por ella.

P: Firmaron un acuerdo en la India en noviembre de 2005 con los partidos políticos tradicionales, los principales partidos de oposición. En ese acuerdo se dice que los maoístas "seguirán una corriente política pacífica". ¿Se están preparando para la paz?

R: Siempre estamos listos para la paz y cuando iniciamos la guerra popular, después de un tiempo dijimos que si las clases dominantes querrían resolver pacíficamente los problemas del pueblo, estaríamos listos. Ahora, en el acuerdo con los partidos, todavía decimos que si hay un ambiente en que la gente puede dar su propio veredicto, mediante la elección de una asamblea constituyente, en que la gente tiene voz sobre la forma de gobierno que quiere, si la gente tiene ese derecho, estamos listos a tener una competencia política con los partidos. Y eso es verdad.

P: De hecho, ésa es su principal demanda política: elegir una asamblea para redactar una nueva constitución. Si esa asamblea elegida redactara una constitución que conservara a Nepal como reino, con un rey, ¿estarían satisfechos?

R: Hemos dicho que debe haber una república democrática en Nepal. Nuestra lucha es por una república democrática. Pero hemos dicho que se debe mantener al mínimo el perjuicio al pueblo. Y si se resuelve el problema de una manera pacífica y democrática, estamos listos para eso; por eso hemos pedido una asamblea constituyente. Con la elección de una asamblea constituyente, se formará una república democrática en Nepal. Y eso resolverá los problemas de los nepaleses y llevará al país por un camino progresista. Y como hemos dicho que aceptaríamos la elección pacífica de la asamblea constituyente, estamos listos a respetar el veredicto de la gente, cualquiera que sea. Lo hemos declarado una y otra vez. Aceptaremos el veredicto del pueblo. El que sea la decisión de la gente, estaremos listos a aceptarla.

P: ¿Eso quiere decir que, en teoría, aceptarían un veredicto del pueblo a favor de conservar la monarquía?

R: Sí, en teoría. Pero a nuestro parecer, la gente no dará tal veredicto en la situación actual. Estamos convencidos de eso y, pese a lo que se diga, estamos listos a respetar el veredicto del pueblo. Eso quiere decir que, en teoría, si la gente quiere eso, lo respetaremos. Pero estamos convencidos que la gente optará por una república democrática.

P: ¿Eso quiere decir que usted u otro miembro de su partido pudiera ser primer ministro bajo el rey Gyanendra?

R: Si se presentara tal situación, si me preguntara personalmente, no estaría dispuesto. Pero la opción personal no es lo principal. Lo principal es respetar el veredicto popular. En lo personal, puede que no estemos dispuestos en situaciones semejantes, porque hemos luchado por una república. Pero como ya hemos dicho que estaremos de acuerdo con el veredicto de una asamblea constituyente, sin duda estaremos de acuerdo con eso.

P: Bien, eso se trata del futuro. Pero la violencia todavía aumenta en Nepal. ¿Cuándo veremos ese futuro pacífico?

R: A mi parecer, la responsabilidad fundamental del aumento de la violencia recae en el rey y el ERN. Para minimizar el derramamiento de sangre, declaramos un cese el fuego de cuatro meses. Hemos dicho que aceptaríamos cualquiera que fuera el veredicto de la asamblea constituyente. Y nos hemos comprometido a aceptar la competencia pluripartidista. Por eso, como aumenta la violencia en el país, la responsabilidad fundamental recae en el rey y el ERN.

El pueblo comprende eso y el mundo ha visto claramente quién quiere la paz y la democracia. En el futuro inmediato, esta situación no quedará como está. El pueblo nepalés triunfará y la democracia triunfará. Se destruirán al Gyanendra-ismo y su pandilla feudal. Él es el responsable. Queremos llamar a la gente de todo el mundo quien cree en la paz y la democracia a hablar y tomar posición contra quien ha estado derramando sangre y masacrando a diario.

P: Ustedes declararon un cese el fuego por cuatro meses. Si se repitiera de forma permanente, deponiendo sus fusiles mañana, la guerra se detendría. ¿Por qué no hacer eso?

R: Luchamos por los derechos del pueblo de Nepal. Mientras que el ERN interfiera con esos derechos, mientras que la clase privilegiada feudal siga masacrando y mientras que ese ejército siga fiel a una realeza medieval, constituyen un obstáculo al pueblo.

Es importante que ellos sean desmantelados, no nosotros. El pueblo se rebela por sus derechos. Cuando hablamos de estar listos, eso quiere decir que se desmantele el ERN, que ha oprimido al pueblo por 237 años y es fiel a una diminuta pandilla, que no respeta la ideología democrática. Ésa es la única forma de resolver el problema. No somos el poder que dio a luz este problema. Es el rey, su pandilla y el ERN. Para obtener una solución pacífica del problema, la ONU o una organización similar debería supervisar a ambos ejércitos e ir a la gente; luego, se pueden reorganizar en un nuevo ejército nepalés y que aceptaremos eso. Por eso nosotros no somos el problema.

No bloqueamos el camino hacia una solución pacífica. Es el rey y el ERN. En el ERN, a nuestro parecer los cuadros y oficiales de bajo rango del ejército no quieren que la guerra siga. Es una pequeña camarilla de generales que pertenecen a la clase privilegiada feudal, a los clanes Rana y Shah de Nepal, que quieren que la guerra siga. Si quieren que la guerra siga, no queremos rendirnos a ellos. Si dicen que debiéramos rendirnos, si los imperialistas estadounidenses dicen que debiéramos rendirnos, no lo aceptaremos. Estamos listos a luchar y morir pero no estamos listos rendirnos a esa camarilla feudal. Por eso estamos allanando el camino hacia la paz.

P: Para que Nepal se reconstruya en el futuro, se necesitará ayuda. El país más poderoso del mundo que puede ayudar es los Estados Unidos de América. ¿Están dispuestos trabajar con Estados Unidos?

R: A nuestro parecer, una vez que se satisfaga el deseo de democracia del pueblo nepalés, una vez que haya paz y democracia en el país, estaremos listos para desarrollar relaciones diplomáticas con todos los países del mundo; en pos del desarrollo del pueblo nepalés, estamos listos para recibir su apoyo y estaremos pendientes. Pero a nuestro parecer y lo que la experiencia nos ha mostrado, hoy Estados Unidos no trabaja en beneficio de la gente en ninguna parte. Trabaja en beneficio de sí mismo, de la clase dominante, de los capitalistas de Estados Unidos. A nuestro parecer, no trabajará en beneficio de la gente de un país pobre. No obstante, una vez que haya democracia y paz en Nepal, estaremos listos a desarrollar una relación diplomática con cualquier país y trabajar con cualquier país del mundo.

P: ¿Así que podrían trabajar con Estados Unidos aunque da fusiles al actual gobierno?

R: No hablamos en el contexto del actual gobierno. En cuanto al actual gobierno de Katmandú, la camarilla de la clase feudal, privilegiada, mientras que exista, no hay ninguna posibilidad de que nosotros trabajemos con Estados Unidos ni con ningún otro país. Una vez desmantelada esta camarilla, una vez formado el gobierno popular, un gobierno democrático y progresista, el nuevo gobierno estará listo a trabajar con cualquier país del mundo. Eso es lo que quiero decir.

P: Quiero preguntar acerca de la India. En las zonas rurales, tiene a sus propios maoístas llamados naxalitas. ¿Trabajan con ellos, los apoyan?

R: No tenemos una relación de trabajo con los maoístas de la India. Como ellos son comunistas y nosotros somos comunistas, tenemos una relación ideológica. Pero el movimiento y la revolución no se tratan de exportación e importación. Lo que quieren hacer en la India es cosa suya. Y lo que haremos en Nepal es cosa nuestra. Por tanto, no tenemos una relación directa o de trabajo con ellos. A nivel ideológico nos encontramos de vez en cuando con ellos y tenemos reuniones, debate y discusiones. Así que lo que ellos hacen en la India es cosa suya y lo que nosotros hacemos en Nepal es cosa nuestra. Y no lo vemos como asunto de importación o exportación.

P: Se dice que probablemente ustedes quieran exportar la revolución por todo el subcontinente. ¿Me está diciendo que no?

R: En el frente ideológico, queremos hacer avanzar la revolución mundial. Queremos sacar lecciones de las experiencias positivas y negativas del siglo 20, de las revoluciones y contrarrevoluciones del siglo 20. En el mundo las clases oprimidas deben tener derechos; eso es lo que queremos. Pero en términos prácticos no decimos que el ejército de un país deba ir a otro país y luchar por él. En lo ideológico, queremos que se dé una revolución en Estados Unidos y en Inglaterra y que gobierne la clase obrera. Eso no quiere decir que, una vez conquistado el Poder en Nepal, vayamos a regar la revolución en otros países. Pero les daremos apoyo ideológico, eso sí. Somos parte de una revolución mundial pero no decimos que la revolución sea algo que se exporta.

P: Cuesta mucho dinero librar una guerra. Si sus partidarios son principalmente de las zonas rurales pobres de Nepal, ¿de dónde obtienen fondos?

R: Luchamos por los derechos de los pobres de Nepal. Somos los hijos de ciudadanos nepaleses. La principal fuente de nuestros ingresos es la misma gente por la cual luchamos. Como fuente secundaria, solíamos extraer fondos a nuestros enemigos; pero ahora, nuestra fuente principal es el apoyo de la gente.

P: ¿Y qué del dinero de otras partes del sur de Asia? ¿De los gobiernos o individuos, quizá de los países vecinos?

R: Es bien conocido que ningún gobierno de ninguna parte da apoyo económico a nuestra revolución ni da apoyo material o militar. La revolución se apoya únicamente en el pueblo nepalés. Para repetir, no hemos recibido apoyo de nadie en materia de equipo militar o dinero. Ésta es una revolución puramente autosuficiente del pueblo nepalés. El mundo ha visto esto y el mundo lo comprende. Nos da orgullo de que no estamos bajo el control de ningún grupo internacional. Tenemos libertad de tomar decisiones por el mejoramiento del pueblo nepalés, porque no hemos recibido dinero ni fusiles de nadie.

P: Quiero preguntarle acerca de su visión de una futura sociedad nepalesa. Han declarado la guerra contra el alcohol y el juego. Se ha informado de balear a una persona por jugar a las barajas. Quieren prohibir las "películas indias vulgares". Suena muy puritano.

R: Hemos experimentado con diversas cosas. Pero la visión que tenemos del futuro Nepal es de ser libre de la explotación de clase que existe en el país; que todas las clases se libren de la explotación feudal. Nepal tiene explotación de castas. Debe librarse de la explotación de las castas oprimidas. Las castas feudales han explotado a las castas oprimidas. Queremos librarnos de eso. Tenemos explotación regional, como Karnali, una región remota; las clases dominantes de Katmandú nunca han buscado el mejoramiento de estas personas. La gente de las zonas Seti, Mahakali y Karnali [en el lejano oeste y mediooccidental del país] también deben tener derechos. Eso es lo que queremos. Asimismo, la explotación doble o triple de las mujeres: las explotan la clase feudal y los hombres. Deben librarse de esa explotación, tener igualdad de derechos e igualdad de participación en los frentes social, político y económico. Decimos que nuestro futuro se librará de castas, clases, regiones y explotación de género. Nepal debe ser una plataforma común para todos los grupos. Al mismo tiempo, es importante que la gente decida los asuntos culturales, políticos y económicos del país. Todo mundo debe ejercer el derecho a tomar decisiones. Debe ser progresista. Debe encaminarse hacia una cultura progresista. Eso es lo que sostenemos. Hemos dicho que se deban prohibir los materiales y literatura sucios y vulgares de Estados Unidos o la literatura barata y sucia de la India.

Eso lo hemos dicho y aún lo sostenemos. Definitivamente queremos eliminar las costumbres nocivas tales como el alcohol y el juego en las aldeas. Decimos que en los diez años de la "revolución popular", se han cortado las raíces del feudalismo y ahora existe un ambiente de libertad. A causa de la guerra, la gente ha sufrido. Pero en los corazones de los aldeanos, ellos no se sienten tan explotados como ayer. Tienen dignidad. Para una aldeana pobre con un fusil que se pone a construir una nueva sociedad, su vida como mujer se ha elevado. En una aldea, hay dignidad para los pobres. Y los oprimidos tienen una nueva vida como seres humanos. Construimos una nueva vida en las aldeas. No se hallarán explotación e injusticia en las aldeas, tales como la discriminación a los intocables [dalits], o sea, las castas más bajas. Y se ha eliminado la práctica de la "intocabilidad". Existe ampliamente el sentir de que todas las personas son iguales. Así hemos llevado enormes cambios a las aldeas. Y una vez terminada la guerra, decimos que podemos avanzar y desarrollar la economía y otros sectores a un paso muy rápido.

P: Si tienen tanto apoyo, ¿por qué tienen que usar tal violencia? Por ejemplo, declararon un paro la semana pasada, lo que obligó a cerrar negocios, no manejar vehículos, etc. En Katmandú su gente baleó a un taxista por desobedecer esa orden. ¿Qué quiere decir que la gente sólo obedece por miedo?

R: Ante todo, nosotros no iniciamos la violencia. Cuando estábamos en el parlamento, en el distrito en que teníamos el mayor apoyo, el ERN y la policía usaron la violencia contra la gente. Obligaron a la gente a sublevarse en su contra. ¿Cuándo aplicamos la violencia? Solamente cuando los gobernantes usan la violencia contra la gente. Como contamos con el mayor apoyo de la gente, hemos podido rebelarnos en contra. Como tenemos visión, hemos podido rebelarnos contra eso. Mientras que las autócratas feudales no dejen de masacrar, habrá una rebelión en su contra. Esa rebelión es el derecho de la gente. Lo que decimos es que en la actual situación de Nepal, el derecho a la rebelión de los oprimidos es un derecho humano. No hay mayores derechos humanos que el derecho del pueblo a luchar por sus derechos. Por lo que se refiere al taxista, no sé si lo mató nuestra gente u otra gente. Ahora mismo, el pueblo está en contra del rey y sus llamadas elecciones, y la rebelión podría provenir de cualquier parte. No sé si nuestra gente mató al taxista. Lo estamos investigando. No hay pruebas de que lo matamos.

P: En este conflicto su bando, los maoístas, ha matado a más niños que el otro bando. Sus bombas han matado y lisiado a niños. Han reclutado a niños de menos de 12 años. ¿No es de avergonzarse ese trato a los niños?

R: Según la política central de nuestro partido, no reclutamos a los niños, ni entrenamos a los niños menores de 16 años en la milicia. Por accidente algunos niños han muerto, y eso nos entristece. Pero la situación no corresponde al cuento que las clases dominantes y los feudales han propagado. El partido se responsabiliza de los niños cuyos padres han muerto en la guerra. Por eso, tenemos la obligación de cuidar, educar y dar trabajo a cientos de niños, entre ellos aquellos de 12 a 15 años. Esa obligación se desprende de la guerra. Los elementos feudales dicen, falsamente, que hay reclutamiento obligatorio de niños. Sobre los niños muertos por accidente, eso nos entristece profundamente. Procuramos al máximo asegurar que no ocurran tales accidentes. Hacemos lo mejor que podamos, y eso es la verdad.

P: Pero se sabe, cualquiera que haya visto al ejército maoísta sabe que tiene a niños menores de 16 años. ¿Es cierto, no?

R: En las milicias de las aldeas puede que sea cierto, pero no es así en el Ejército Popular de Liberación.

P: Usted es un hombre casado. Tiene a cuatro niños, me imagino que ya adultos. Estudiaron en la escuela. No obstante, los maoístas han cerrado las escuelas privadas como comunitarias. ¿Hubiera querido que se les privara a sus hijos de la educación de esa manera?

R: ¿Dónde hemos cerrado las escuelas? Las escuelas están funcionando y hasta con nuestros propios esfuerzos, procuramos abrir las escuelas y educar a los niños. De joven mis hijos estudiaron y ahora están en el movimiento.

P: Pero he conocido a gente que ya no estudia porque las escuelas están cerradas.

R: Como se vive un estado de guerra, no se han desarrollado ciertas cosas de la forma en que se debe. Por eso es importante terminar la guerra y por eso necesitamos derrotar al Gyanendra-ismo, al feudalismo y al ERN. Cuando todo el pueblo se reúna y triunfe contra la autocracia, se podrá dar educación de una manera organizada. Mientras que el gobierno autocrático cometa atrocidades contra el pueblo, la guerra seguirá en aumento y será difícil sistematizar la educación. No obstante, hasta en la situación de guerra, procuramos asegurar que funcionen las escuelas y que la educación sea posible.

P: He conocido a familiares de gente que ha muerto a manos de los maoístas supuestamente por haber apoyado al ERN. Pero usted sabe que cada bando obliga a que la gente le dé apoyo y alimento. ¿No es malo matar sobre la base de tal "evidencia"?

R: La afirmación de que obligamos a la gente a apoyarnos no es verdad. Anteriormente, no teníamos un ejército ni fusiles. Crecimos y nos desarrollamos con el apoyo y ayuda del pueblo. Por ende, no es posible que usáramos fuerza contra la gente. En cuanto a nuestros enemigos, los elementos feudales y los autócratas, después del inicio de la rebelión, en varios incidentes ellos violaron a mujeres, incendiaron casas y aldeas; el ERN las cercó y obligó a los aldeanos a cargar sus mochilas y equipo. Todo eso lo hicieron los elementos autocráticos feudales, no nuestro ejército. Tal vez haya conocido esa propaganda, pero la realidad es otra. En las aldeas, durante un cese de la guerra, el Ejército Popular de Liberación trabaja en los campos de los campesinos, trabaja como jornaleros para construir caminos para la gente, ha hecho todo ese trabajo. Por tanto, decir que nuestro ejército usa la fuerza contra el pueblo es falso. En tiempos de guerra, en circunstancias difíciles, puede que las cosas no se desenvuelvan tal como se planeaban y, aunque tuviéramos el deseo, a veces no logramos organizar las cosas de manera correcta. Pero en general, de nuestro bando, no se ha usado y no se usará la fuerza contra el pueblo.

P: No estoy seguro de que usted entendía la pregunta. Dije que he conocido a familiares de gente que ha muerto a manos de los maoístas supuestamente por haber apoyado al ERN. De eso quiero hablar, de matar sobre bases completamente injustificadas.

R: No hemos matado a nadie cuando el ERN cerca a aldeas y obliga a los aldeanos a darles apoyo y ayuda. La política de nuestro partido es tomar medidas contra los soplones del ejército, los que trabajan como espías y los que han cometido el crimen de matar a la gente. Hay una política de tomar medidas contra ellos. Pero no hay ninguna política de matar a gente en general sobre la base de que ha ayudado al ERN. Desgraciadamente, cuando tal incidente ocurra, lo hemos admitido y hemos pedido disculpas. Cuandoquiera que se cometa tal equivocación y alguien muera a causa de acciones que no respetan nuestra política, hemos pedido el perdón al pueblo.

P: Ha dicho, por ejemplo después de la atrocidad de junio de 2005 en que los maoístas volaron un autobús y causaron la muerte de casi 40 civiles y algunos soldados, que eso le "dolió y entristeció". Pero la sede de la ONU en Nepal dice nunca recibe indicaciones de que se haya castigado a los perpetradores de tales actos. ¿Por qué no pueden dar tal evidencia?

R: Es probable que usted no esté enterado. Ese incidente en Madi, de volar el autobús, nos conmovió sobremanera. Expulsamos a los militantes de nuestro partido involucrados, del partido y el ejército, y se le dio el informe de los hechos a la ONU , que contiene datos de quiénes recibieron sentencia, quiénes cometieron qué crimen, la naturaleza del crimen y los castigos que se les dieron. Se le dio toda esta información.

P: A veces parece que ustedes dicen una cosa pero hacen otra. Por ejemplo, ustedes le dijeron a la ONU que no atacarían a los candidatos en las elecciones municipales de la semana pasada, pero lo hicieron. Dos de ellos murieron. ¿Por qué se debe confiar en la palabra de ustedes?

R: No hay ninguna diferencia entre lo que hemos dicho y lo que hemos hecho. Durante el cese el fuego, lo dijimos y lo dijimos después, de que no tenemos una política de dañar físicamente a ningún candidato. Pero se dio un solo incidente en Janakpur, no dos, según el informe que se dio a nuestro Comité Central, en que un militante local del partido asumió la responsabilidad por la muerte. Lo estamos investigando. Si lo hubiéramos querido, podríamos haber matado a muchos candidatos. Como no tenemos la política de matarlos, no los matamos. Nuestro partido no tiene una política de matarlos por ser candidatos. Investigamos el incidente de Janakpur y se le ha hecho llegar el informe a la oficina de Derechos Humanos de la ONU. Por eso, no hay ninguna diferencia entre lo que decimos y lo que hacemos. Si un soplón del ERN fuera candidato, podríamos emprender un proceso de capturarlo y juzgarlo ante un tribunal popular. Como candidato y soplón del ERN, si es responsable de la muerte de la gente, la política del partido es tomar medidas en su contra. Es importante ver estas dos cosas correctamente.

P: ¿Qué clase de medidas?

R: Según nuestra política, si es un soplón, lo capturaremos, lo llevaremos ante un tribunal popular y tomaremos medidas según sea el veredicto del tribunal. Según sea la seriedad del crimen, se puede darle un castigo de trabajo por un tiempo determinado, o tenerlo bajo la custodia de la gente un tiempo y si es un crimen grave, a veces se le da la pena capital. La política del partido es seguir este proceso.

P: ¿Tiene un cronograma para deponer las armas? ¿O una proyección de fechas?

R: No lo vemos en términos lineales. Lo vemos en términos de política. Cuando el pueblo tenga el poder de decidir su propio futuro, estaremos listos a deponer los fusiles. Pero si no se le diera los derechos al pueblo, estaríamos comprometidos y listos a luchar hasta el fin. Por eso no podemos fijar la fecha en que depondríamos los fusiles o cuándo los empuñaríamos. Cuando el pueblo tenga sus derechos, cuando haya una posibilidad de contar con la democracia, cuando el pueblo pueda tomar decisiones sobre su propia vida, habrá una posibilidad de deponer las armas.

P: En concreto, ¿qué tiene que pasar para que ustedes dejen las armas? ¿Qué es la línea divisoria, lo mínimo que se necesita para deponer las armas?

R: Ya hemos dicho claramente en el entendimiento de 12 puntos con los partidos políticos parlamentario, que cuando haya una posibilidad de redactar una nueva constitución por medio de una asamblea constituyente y formar un nuevo ejército, estaríamos listos a terminar la guerra. Por ahora, la línea divisoria es el acuerdo con los siete partidos políticos.

P: ¿Confían en el sistema pluripartidista o quieren que su partido sea el único partido gobernante en el futuro?

R: Voy a responder con mucha seriedad. Hace tres años, en una reunión del Comité Central de nuestro partido, que analizó las experiencias de siglo 20 de los Estados comunistas, hicimos una propuesta para el desarrollo de la democracia. En el siglo 21 no podemos tener a un Estado como aquellos del siglo 20. Por eso nuestro Comité Central votó unánimemente a favor del documento sobre el desarrollo de la democracia en el siglo 21. Según el espíritu del documento, debe haber una competencia pacífica entre todos los partidos políticos contra el feudalismo y las fuerzas imperialistas extranjeras. Y debe haber competencia pluripartidista. Desde entonces hemos dicho que según cierta estipulación constitucional [debería haber] competencia pluripartidista siempre y cuando se oponga al feudalismo y a la interferencia imperialista y que todos los partidos políticos pueden competir los unos contra los otros. Y ese documento se aprobó unánimemente hace tres años en términos muy claros. En el reciente acuerdo que firmamos con los partidos políticos, declaramos claramente que estamos de acuerdo con la competencia pluripartidista. De lo que aprendimos del siglo 20 y de las lecciones que hemos sacado de las experiencias del siglo 20, un punto muy importante es que, para comprender lo de la democracia y la dictadura, necesitamos desarrollar una nueva conciencia al respecto. Y nosotros lo hemos logrado. Nuestros oponentes lo han interpretado de una manera dogmática. No somos dogmáticos como nuestros oponentes. Nos observan con lentes del siglo 20. Pero ya avanzamos en el siglo 21. [Estudiamos] la clase de Estado que sea posible en el siglo 21, cómo darle al pueblo los máximos derechos posibles; cómo organizar la competencia; y cómo garantizar que la competencia no suscite opresión y supresión. En una palabra, cómo manejar el conflicto entre democracia y dictadura... eso lo estamos desarrollando. Y de ese proceso de desarrollo, hablamos del desarrollo de la democracia. Se dice que nuestro compromiso con la competencia pluripartidista es mera táctica y que tratamos de estafar. Pero hemos tomado la experiencia de un siglo entero, lo hemos discutido y analizado en nuestro partido y hemos sacado la conclusión de que es necesario desarrollar la democracia en el siglo 21. Por eso tomamos muy en serio la competencia pluripartidista. Queremos avanzar. En el acuerdo con los partidos, hemos dicho que no queremos la autocracia; que tenemos que aplastar la autocracia feudal que existe hoy, pues ésta jamás impulsará la competencia pluripartidista. Y los hechos lo han confirmado no sólo ahora sino hace cuatro años, cuando se dio la masacre de la familia real, cuando la autocracia feudal arrebató los derechos que ganamos en el movimiento por la democracia de 1990. Los partidos parlamentarios también se opusieron a esa masacre. Por eso llamamos a los partidos políticos a unirse con nosotros y a construir una plataforma, y [dijimos que] estamos listos a contender con ellos, y que la autocracia feudal era nuestro enemigo común y que debemos luchar en su contra. Desde entonces, hablamos de la competencia pluripartidista. Digo firmemente que necesitamos comprender este punto claramente.

P: ¿Usted quiere ser líder de este país? ¿Jefe de Estado?

R: Eso depende del movimiento político y cómo se desenvuelve la marcha de los acontecimientos. Nuestro movimiento no busca que yo sea el jefe de Estado. El movimiento busca dar derechos democráticos al pueblo nepalés y obtener un futuro mejor. No me toca a mí decidirme a ser jefe de Estado. Si el movimiento continúa y si se presenta la situación, si fuera menester y si fuera necesario para el pueblo nepalés, por supuesto aceptaré. Pero también quiero poner en claro que, a partir de las lecciones de los Estados comunistas del siglo 20, queremos pasar a un nuevo plano en materia de la dirección, en que una persona no permanezca como jefe del partido o de Estado. Se desarrolla esta discusión en nuestro partido, sobre la dirección, cómo debe desarrollarse la dirección; después de tomar el poder estatal, cómo institucionalizar la dirección y cómo formar a nuevos líderes, cómo preparar a cientos de miles de sucesores. ¿Cuáles eran las experiencias negativas del siglo 20 en que no se logra tener a las personas quienes debieron haber tenido más poder y debieron haber tenido más derechos? Estamos estudiando eso y por qué no pudo ocurrir en los años de Stalin, en qué medida se logró en los años de Mao. Y estamos en el proceso de desarrollar un nuevo sistema de pensamiento.

El problema de ser jefe de Estado no es grande. El eje es el desarrollo de una ideología que eleve en general y da derechos a la clase obrera. Nuestro eje es desarrollar esa ideología. Por eso, a alguna gente le cuesta trabajo comprender lo que estamos haciendo. Aquellos que nos ven con lentes del siglo 20 no nos comprenden porque hablamos acerca de la democracia. En el siglo 20, se propagó ampliamente el totalitarismo. Puede que eso sorprenda. La diferencia principal de nosotros es que hablamos acerca del marxismo-leninismo-maoísmo y su ideología; decimos que hay que desarrollarlo. La práctica a secas no es suficiente. Para protegerlo y practicarlo, es necesario desarrollarlo. La responsabilidad de desarrollarlo recae en cada persona de pensamiento científico. Después de los diez años de nuestra lucha por el pueblo, sostenemos que esta responsabilidad recae en nosotros y lo estamos estudiando.

P: Ha vivido en la clandestinidad 25 años. ¿Cómo ha afectado eso a usted y a su familia?

R: Hay que comprender con claridad la clandestinidad. No he estado en la clandestinidad separado del pueblo, sino sólo de los elementos feudales y del ERN. En las aldeas liberadas, me desplazo libremente. Veo a mi familia, a mis hijos, a mi esposa.

P: ¿Cómo será Nepal en cinco años?

R: Pienso que habrá un Estado republicano; a mi parecer se declarará una república en menos de cinco años, que en poco tiempo habrá una república democrática. Existe la resistencia popular. Con la unidad que se ha desarrollado entre los siete partidos políticos, nosotros y la sociedad civil, y la manera en que la monarquía autocrática y el ERN han quedado arrinconados, en muy poco tiempo Nepal llegará a ser una república. En la comunidad internacional, en que los elementos feudales se han quedado arrinconados y sus tretas desenmascaradas, en tal situación decimos que el pueblo nepalés favorecerá una república y avanzará de una manera pacífica el proceso de reconstrucción de Nepal. En cinco años Nepal se desarrollará hacia un país hermoso, pacífico y progresista. En cinco años millones de nepaleses ya estarán avanzando con una misión de construir un hermoso futuro y Nepal comenzará en verdad a convertirse en un cielo sobre la tierra.

P: ¿En qué quedará el rey?

R: Quedará aplastado. A mi parecer, lo mandará ejecutar un tribunal popular o huirá al asilo. El Nepal de hoy no tiene futuro para el rey. No contemplamos un futuro para él y el pueblo nepalés tampoco. Puede que el rey tenga un encuentro con la muerte o huya.

P: Para construir un nuevo futuro para Nepal, tendrán que hacer compromisos en ciertas áreas. ¿Cuáles serían?

R: Cuando se hable de compromiso, hay que preguntar ¿compromiso con quién? Cuando se hable de compromiso con el rey, no vemos que eso ocurra. El único compromiso, tal como hemos dicho claramente, es que todos los poderes políticos del país estén dispuestos a seguir los deseos del pueblo, que se celebren elecciones libres y justas para la nueva constitución y que se dé el compromiso cuando todo el mundo está listo a seguir el veredicto de esas elecciones. Pero corre el tiempo.

Hoy, el rey no tiene ese espacio. Los pasos que ha dado el rey, tal como el drama de las llamadas elecciones municipales, bueno, todos lo vieron como la octava maravilla del mundo. Y ahora por el camino que el rey ha tomado, no hay espacio de compromiso con él. Había una posibilidad de compromiso antes de 1 1 de febrero de 2005. Pero después de los pasos que ha dado entre el 1 1 de febrero de 2005 y hoy, no vemos ningún espacio de compromiso y el pueblo nepalés tampoco lo ve. Podemos tener un acuerdo con los partidos políticos y la comunidad internacional por el desarrollo del puebla nepalés, por la paz, por el progreso. Estamos listos para eso.

P: Hace unos minutos dijo que, en teoría, sería posible conservar la monarquía. Ahora dice que el probable futuro del rey es el asilo o encontrarse con la muerte, que no hay ningún compromiso. Con esos términos absolutos, ¿cómo propone alcanzar un acuerdo con los poderes en este país?

R: Lo que quiero decir es que el rey ha dado pasos que no dejan ningún espacio de compromiso. Sería correcto decir que el camino que él ha tomado es el camino al infierno. Si él ha elegido el camino de ningún compromiso, no hay manera de que tengamos un compromiso. En teoría, tal como dije, había una posibilidad. Pero ahora se ha convertido en hipótesis. Es decir, la agenda que sostiene el rey niega la posibilidad del compromiso. En la segunda etapa, decía yo que el rey ha acabado con esa posibilidad y que ha tomado el camino al infierno. No quiere dar derechos al pueblo ni a los partidos parlamentarios. Y en tal situación no hay ninguna posibilidad de compromiso con él. Eso es lo que quiero decir.

Noticias

Histórico mitin de masas, Delhi

Se celebró un histórico mitin de masas en Ramlila Maidan, Nueva Delhi, el 12 de febrero de 2006, con motivo del décimo aniversario de la guerra popular de Nepal, organizado por el Comité de Protección de los Derechos del Pueblo Nepalés (CPDPN), India. Asistieron más de 45 mil personas y demandaron el establecimiento de una república democrática de Nepal y un fin a la monarquía autocrática. Las masas de Nepal y de la India acudieron a Ramlila Maidan desde 150 poblados de 22 estados diferentes, de Cachemira a Kanyakumari, del Pendjab al Nordeste. Las mujeres tuvieron una participación importante.

Presidió el mitin Laxman Jadea, presidente del CPDPN y lo condujo D. P. Sapkota, secretario general del CPDPN. De varias organizaciones y partidos de Nepal y la India dieron discursos: Sr. Tara Singh, Sr. Ishwor Chandra Gyanwali, líder revolucionario popular de la India , Sr. Lekhnath Neupane, presidente de la Unión Estudiantil Independiente Nacional de Todo Nepal (Revolucionaria), una organización estudiantil popular de los estudiantes nepaleses, Sr. Shivaraj Gautam, presidente de la Asociación Campesina de Todo Nepal (Revolucionaria), Sra. Jayapuri Gharti, presidenta de la Asociación de Mujeres de Todo Nepal (Revolucionaria), el intelectual de izquierda Hari Roka, el líder del Partido del Congreso Balkrishna Pandey y el periodista Shailesh Acharya. Todos los oradores hablaron a favor de una república democrática y del movimiento popular de Nepal. Entre los oradores indios figuraron: G. N. Saibaba; la presidenta de la unión estudiantil JNU Mona Das; y el periodista Anali Chaumadia. Las personalidades que hablaron tuvieron unanimidad sobre un asunto político principal: ponerle fin a la monarquía feudal y establecer una república democrática en Nepal. De los que ofrecieron el apoyo de partidos indios de izquierda al movimiento por la democracia en marcha, figuraron: el líder del Partido Comunista de la India (Marxista) Sitaram Yechuri, Prakash Rao, Dr. Aparna, etc. Denunciaron la actual represión estatal en Nepal e instaron a elevar la unidad del pueblo nepalés y los revolucionarios maoístas y los siete partidos parlamentarios.

El poeta revolucionario de Andhra Pradesh, Gadar, cantó canciones progresistas. El grupo de artistas revolucionarios del pueblo, Samana Sanskritik Parivar, también cantó canciones en nepalí.

A nombre de la alianza de los siete partidos parlamentarios de Nepal, el miembro alternativo del Comité Central del Partido Comunista de Nepal (Marxista-Leninista) Chhabilal Biswokarma se dirigió a la multitud y pidió una alianza de trabajo "mucho mejor y viable" entre el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) y los siete partidos para poner fin a la "era autocrática".

"Queremos un fin a la monarquía autocrática y una nueva república de Nepal", dijo el presidente del CPDPN Laxman Jadea, al resaltar el acuerdo de 12 puntos firmado en noviembre de 2005 por el PCN (Maoísta) y la alianza de los siete partidos parlamentarios.

Este mitin era el primero de su género: los partidos e individuos revolucionarios y democráticos, a pesar de sus diferencias de línea política, se unieron en apoyo al movimiento popular de Nepal y mostraron un verdadero espíritu internacional.

Intensificación de ataques, Butwal

Se dio un golpe militar valiente contra el ERN en Gothadi, una zona selvática que colinda con los distritos de Palpa, Rupandehi y Nawalparasi (cerca de Butwal), el 13 de febrero, en que mordieron el polvo al menos cuatro elementos del ERN y resultaron heridos dos docenas más, según el Comando Occidental del EPL.

Era el tercer ataque mayor del que se tiene noticia en la región en dos semanas. El EPL no tuvo bajas y sólo dos combatientes resultaron heridos. En los últimos nueve días, el EPL ha intensificado el ataque en esta región después del primer ataque exitoso lanzado contra el ERN en Rambhapur, del distrito de Nawalparasi. Entretanto, se ha informado de feroces choques entre los dos bandos en la zona de Benimnipur, del distrito de Nawalparasi. El Comando Occidental del EPL informa que cuatro divisiones han estado trabadas en los combates con el ERN en las zonas fronterizas de Palpa y Nawalparasi. Es importante señalar que en las últimas dos semanas el EPL ha cercado a Butwal, el principal centro de comercio y base estratégica del suroeste del viejo Estado. El ERN tiene la moral en cero pero en los combates sufrieron humillación y hostigamiento psicológicos.

Departamento Internacional
Partido Comunista de Nepal (Maoísta)
Correo electrónico: inf_bulletin@yahoo.com

inf_bulletin@hotmail.com

URL: http://www.cpnm.org

 
Luchamos por los derechos de los nepaleses pobres - Presidente Prachanda
Histórico mitin de masas, Delhi
Intensificación de ataques, Butwal
Comunicado de prensa Comité Central, Partido Comunista de Nepal (Maoísta) 13 de febrero de 2006 de Prensa
 
Mensaje al Partido Comunista de Nepal (Maoísta), del Comité del Movimiento Revolucionario Internacionalista
 
Mensaje al Partido Comunista de Nepal (Maoísta), del Partido Comunista de los Campesinos y Obreros de Pakistán
 
Entrevistas
 
Noticias