¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo y el camino Prachanda!
BOLETÍN INFORMATIVO MAOÍSTA N° 12
[Boletín informativo ocasional del Partido Comunista de Nepal (Maoísta), febrero de 2006]
febrero de 2006

De la redacción

El pueblo nepalés bajo la dirección de Partido Comunista de Nepal (Maoísta) [PCN (Maoísta)] lleva diez años librando una guerra justa contra el reaccionario Estado semifeudal y semicolonial con el fin de establecer una república democrática mediante el derrocamiento del actual gobierno. Por primera vez en la historia de Nepal las masas de las clases, nacionalidades y géneros oprimidos han tomado el futuro en sus propias manos y el PCN (Maoísta) como vanguardia de la revolución dirige a Nepal hacia una nueva era movilizando a estos millones de oprimidos.

El pueblo nepalés ha luchado por la democracia durante los últimos 50 años. Los líderes lo han engañado una y otra vez traicionándolo por intereses creados. A pesar de eso, el pueblo ha luchado incansablemente por su emancipación. Con la formación de PCN (Maoísta), los oprimidos de Nepal ya tienen esperanzas y se han transformado en un pueblo valiente tomando un camino correcto y armándose con una ideología invencible: el marxismo-leninismo-maoísmo [MLM] y el camino Prachanda. La guerra popular ha eliminado la opresión feudal en el campo. Se ha desarrollado a saltos y como un incendio de la pradera cubre casi todo el país. Ha sido una pesadilla para el capitalismo, que se alegraba por el ocaso del marxismo de la variante jruschovita. La fantasma de la revolución acosa hasta a Washington. Flamea la bandera roja de la revolución en un país pequeño, ubicado entre dos países gigantes del mundo. Ésta es una región en que vive un cuarto de la población del mundo. Este hecho alarma al orden establecido por todo el mundo.

En estas circunstancias las reaccionarias clases internas e internacionales instigaron el golpe de Estado real y colocaron a Gyanendra en el trono quien es representante de los elementos más reaccionarios y conservadores de las clases dominantes. Como considera que la represión es la única forma de prolongar su dominio explotador, la asesina camarilla de Gyanendra reprime al movimiento popular con la fuerza del ejército. Con tal fin ha contado con el apoyo abierto y encubierto del imperialismo estadounidense. El terrorismo desatado contra el pueblo por el ejército reaccionario bajo Gyanendra no conoce límites. El Ejército Popular de Liberación [EPL] lo ha derrotado en cada batalla importante. Después de quedarse humillado el ERN a manos del EPL, extermina a gente desarmada e inocente e niños. Bombardean aldea tras aldea con helicópteros suministrados por los "países democráticos". El pueblo ha protestado por estas campañas brutales con la rebelión armada.

Después del entendimiento de 12 puntos entre el PCN (Maoísta) y los siete partidos parlamentarios, el movimiento de esos partidos cobró nuevo impulso. El movimiento armado y esta agitación urbana van de la mano. A causa de la fusión del campo y las ciudades, Gyanendra y sus secuaces están tan desesperados que han comenzado a aplicar la misma represión a los partidos parlamentarios y su movimiento que se aplica en el campo. Así, es la demanda de la historia que los partidos que quieren hacer que el pueblo nepalés sea soberano, se unan para derrocar a la monarquía e iniciar la nueva era de la democracia. Es obvio que las diferentes clases que han de unirse para derrocar a la monarquía tienen perspectivas diferentes e intereses de clase diferentes y proseguirán sus propias metas una vez derrocada la monarquía. Como representante del proletariado marcharemos hacia el socialismo y el comunismo de donde se inicia la historia de la humanidad independiente. Para eso, hemos aprendido de la ciencia del marxismo que tenemos que tomar un camino muy tortuoso.

Lanzamos este número del Boletín en la ocasión de décimo aniversario de la guerra popular. Presentamos dos entrevistas al presidente Prachanda que contribuyen a conocer las relaciones de clases de Nepal y la estrategia y las tácticas adoptadas por nuestro partido para abordar los retos por venir. También presentamos una entrevista al camarada Baburam Bhattarai. Las sugerencias y comentarios son bienvenidos.

Entrevistas

(A continuación dos entrevistas exclusivas al presidente Prachanda, en la ocasión de glorioso décimo aniversario de la guerra popular de Nepal que tiene importancia histórica para el desarrollo de las ideas del siglo 21. Una la hicieron los periodistas nepaleses Pratik Pradhan y Narayan Wagle para el número del 7 de febrero de 2006 de Kantipur Publication y la otra la hizo Siddhartha Vardarajan del cotidiano indio, The Hindu Daily, aparecida los días 9 y 10 de febrero de 2006.)

1. Kantipur Publication

El triunfo de la revolución tendrá un impacto en mil millones de personas

Pregunta: ¿Qué es lo esencial para restaurar la paz en el país?

Respuesta: Lo esencial en estos momentos es el entendimiento que hemos alcanzado con los siete partidos políticos. El entendimiento de 12 puntos es la base mínima que las potencias democráticas del mundo pueden aceptar y para que las crisis del país puedan tener una salida. Después de alcanzar el entendimiento, ampliamos el cese el fuego un mes. Asumir el veredicto del pueblo es el mejor proceso democrático. Una vez que todas las partes estén comprometidas a seguir adelante con los resultados del veredicto del pueblo, una solución política no estará lejos. Los sucesos y la historia indican que esto es lo que el rey y la monarquía no quieren.

P: ¿Y qué de sus metas?

R: Como somos de un partido comunista, nuestras metas máximas son el socialismo y el comunismo. Ésas son las metas máximas de quienes aceptan al marxismo, el leninismo y el maoísmo como objetivos filosóficos e ideológicos. Dado el balance del poder internacional y las realidades económicas, políticas y sociales del país, no podemos obtener esos objetivos en estos momentos. Debemos aceptar esta realidad básica. Hemos mencionado la república democrática y la asamblea constituyente, con la orientación de que debemos tener flexibilidad dada la correlación de la lucha de clases y la situación internacional. Ésta es una política, no una táctica. Éste es un proceso necesario para la burguesía y los capitalistas nacionales por igual, ni hablar de la clase media.

P: ¿Asamblea constituyente?

R: Sí. La asamblea constituyente no es una demanda de los comunistas. Es un proceso democrático que establecieron los capitalistas hace mucho tiempo.

No decimos que es una táctica. Hemos adoptado esta política a causa de la correlación de poder de las clases hoy y la actual situación del mundo a fin de que el pueblo nepalés no tenga que soportar más penurias. De un lado, los aristócratas de la monarquía feudal dicen que nuestra política es sólo una táctica.

Del otro, el temor principal de las grandes potencias, sobre todo el imperialismo estadounidense, ha llegado a ser el movimiento maoísta. Nos han llamado un "desafío momentáneo". Nos ven de manera estratégica, diciendo que "un movimiento maoísta que se desarrolla en un país ubicado entre dos países gigantes, China e India, puede golpear a todo el mundo mañana". Así, se esmeran en dar un mensaje que engaña.

P: ¿Cómo es el proceso?

R: Estamos dispuestos a aceptar la restauración de la disuelta Cámara de Representantes si así lo dijeran los siete partidos. La única condición es: no intentar restaurar el poder autoritario. También hay sombras en la Suprema Corte , así tampoco recurran a ella. Con la restauración de la Cámara yendo al pueblo estaremos dispuestos a cambiar el EPL en un instante.

P: ¿Cambiar el ejército?

R: Les dijimos a los siete partidos: formemos un ejército común, incluyendo sus propios elementos. Una de las confusiones acerca de nosotros es que tenemos un ejército, tenemos armas. Hay confusión acerca de a qué grado estamos comprometidos con la democracia. Sentémonos con todos, incluidos los siete partidos; decidamos juntos quiénes serán comandantes, comisarios, jefe del ejército; formemos un ejército común. Formemos un ejército nacional. Hicimos esta propuesta a Girija y a Madhav, diciendo que eso pondrá en claro nuestra posición sobre la democracia y la asamblea constituyente. Quizá, de un lado, no hemos podido explicar la profundidad y el significado del asunto; y del otro lado, los imperialistas y elementos de la monarquía han regado propaganda contra nosotros y así fomentado confusiones.

P: ¿No es la propuesta de formar un ejército común una treta para empujar los partidos hacia la "guerra popular"?

R: Desde 2007 B.S. [1951] los partidos siempre han tenido esperanzas en la monarquía, hicieron componendas con la monarquía. Deben confiar más en el pueblo, en el poder del pueblo, han de haber dirigido un fuerte movimiento popular contra los elementos feudales. Decimos, formemos un ejército común para una asamblea constituyente y una república democrática. Formemos un gobierno paralelo de los partidos y los maoístas. Si ustedes restauran la Cámara , nosotros los apoyaremos; si nos invita al diálogo, iremos; formemos un ejército común con todos; eso sentará bases para un gobierno oficial y legítimo. Eso representará la mayoría del pueblo: el gobierno de los [siete] partidos y un partido que se rebeló. Después de formar tal gobierno, podemos acercarnos a la ONU y a la comunidad internacional y decirles: "éste es el gobierno legítimo de Nepal". Como tenemos esta clase de propuesta, ¿cómo puede tener el objetivo de empujar a los partidos hacia la "guerra popular"? Más bien, se trata de que nosotros impulsemos la política de los partidos, una asamblea constituyente y una república democrática. Se trata de que nosotros impulsemos la democracia burguesa.

P: ¿Qué harán con sus fusiles?

R: Si estamos dispuestos a aceptar una asamblea constituyente, se formará un gobierno interino; el país se encaminará hacia elecciones para la asamblea constituyente; indudablemente un cese el fuego será una parte de este proceso; y propiciará el debate político. Con el proceso elegir el gobierno interino habrá diálogo entre los partidos y las fuerzas políticas en el país, incluso los monárquicos. Al aproximarse las elecciones, mantengamos una supervisión confiable internacional sobre el Ejército Real de Nepal [ERN] y el EPL. Los resultados de las elecciones determinarán la dirección del país. Una vez que eso quede en claro, transformemos al ejército y los fusiles en un ejército nacional y en fusiles nacionales respectivamente. Es importante combinar los fusiles de ambos bandos y bajo la supervisión de la ONU u otro organismo confiable se transformarán ambos ejércitos. Eso dará por resultado un ejército nacional.

P: ¿Proponen tener a ambos ejércitos bajo supervisión internacional hasta que se elija la asamblea constituyente y se forme un ejército común?

R: Se formará el ejército según los resultados de las elecciones. De eso hay que tener claridad. Aceptaremos si la asamblea constituyente dice que queremos una monarquía. Sobre ese punto tendremos flexibilidad. Aceptaremos aun cuando la ciudadanía diga que queremos un monarca activo. Si la ciudadanía dice "república", todos debemos aceptar eso. Si la ciudadanía apoya, como se ha dicho, una monarquía constitucional y una democracia pluripartidista, estamos dispuestos a aceptar eso. Respetamos el voto del pueblo, de nadie más. Se reformará el ejército según decida el pueblo.

P: Bien, ¿quieren continuar el conflicto a fin de obligar al rey a hacer un compromiso?

R: Para presionar al rey no bastan palabras flexibles. Si se pensara que el rey accediera a restaurar la Cámara , eso sería pedir la misericordia del rey. Lo que queremos decirles a los partidos es: pidamos directamente una república. Un sector de los intelectuales de la clase media todavía quiere que el rey quede en una capacidad ceremonial. Aunque se quiera que el rey quede en tal capacidad, únicamente la demanda de una república generará suficiente presión para lograrlo. El rey tiene que aceptar eso.

P: ¿Han recibido una propuesta condicional de una asamblea constituyente de parte del gobierno?

R: Desde el 1º de febrero de 2005 no hemos tenido contacto con el rey ni la gente del rey, y por tanto no hemos recibido ninguna propuesta. Hemos recibido señales por medio de gente de la ONU u otros organismos internacionales de que ellos [el gobierno] proponen de forma indirecta una asamblea constituyente condicional. La rechazamos de plano porque "condicional" quiere decir "compromiso", que no es una asamblea constituyente. Se celebra una asamblea constituyente sin condiciones. Antes del 1º de febrero, decíamos que hablaríamos con el rey, no con los partidos. Decíamos que queríamos hablar [con él] en aras del progreso. Después de que él comenzó optar por la regresión con todas las potencias, no quedó oportunidad de dialogar con él.

P: ¿No es un contrasentido decir "sólo hablaremos con el verdadero poder, no con los partidos y su gobierno", y más tarde decir "no hablaremos con el rey después de que éste tomó el poder"?

R: El poder del viejo régimen dependía del rey porque el órgano principal del régimen, el ejército, estaba bajo su mando. Cuando dio el golpe de Estado del 1º de febrero, nos tachó de "extremistas" y "terroristas". Al mandar al diablo a los partidos, se evidenció que él no quería resolver los problemas ni después de tomar el poder absoluto. Se cerró la puerta al diálogo.

(Camarada Bhattarai: ¡Él debería haber dicho: "Bien, aquí estoy, resolvamos juntos los problemas"! En lugar de eso, dijo: "No les daré los derechos con que contaban hasta ayer".)

R: Ésa es la lógica. La situación habría sido distinta si él hubiera dicho: "Nada ha funcionado. Ahora que acuden los maoístas a dialogar, quiero intentar encontrar una salida".

P: Pero, ¿no es eso ayudar la "guerra contra el terrorismo" del rey bajo el pretexto de "entrar a las ciudades"?

R: El gobierno estadounidense dice eso. El mayor terrorista del mundo hoy es Estados Unidos y su clase dominante. Dieron a luz Bin Laden y Saddam Hussein. En Irak se prepara otro Vietnam, y Afganistán no queda muy atrás. ¿Nos llaman terroristas? Fomentan la tradición de llamarle al pueblo "súbditos". Seguro que ustedes entrevistaron algunas veces al embajador estadounidense Moriarty. Él habla con exageración acerca de nosotros, como si los maoístas tomaran el poder, como si cercaran a Katmandú aunque no estemos en posición de hacerlo. Lo que dicen de una manera indirecta es que el ejército es bueno, pero el rey no entiende. ¿Estados Unidos ha dado soberanía al pueblo de alguna parte? ¿Por qué Estados Unidos nos teme? Porque está en una crisis ideológica.

P: ¿No hay una crisis ideológica en su partido?

R: Estamos investigando los errores cometidos por nuestra clase en el siglo 20. Concluimos hace tres años que el mecanismo que dirigía el Estado no era tan democrático, era más mecánico, el movimiento comunista del siglo 20 comenzó a volverse monótono, sobre todo después de la muerte de Lenin. Tomamos una decisión de que desarrollaremos una nueva democracia del pueblo para el siglo 21. No sólo hablamos de una república democrática. Los analistas del imperialismo estadounidense han entendido bien. Si bien Nepal es un país pequeño, han tenido que decir la nuestra es la revolución más exitosa del siglo 21. Si triunfa en Nepal, tiene y tendrá un impacto directo en mil millones de personas de la India y también afectará a China. Cuando afecta a dos o dos mil millones y medio de personas, significa que tendrá un impacto en todo el mundo. Los intelectuales estadounidenses entienden esto. Por eso dicen que es necesario impedir que prevalezcan los maoístas, que más bien está bien tener un régimen autocrático. ¿No sabemos quién creó a Marcos? ¿Quién creó a Pinochet en Chile?

P: ¿Quiere decir que Estados Unidos es el verdadero poder detrás del rey?

R. A nuestro parecer, sí. Los hechos lo confirman. Hasta en los partidos hay confusión acerca de si prevaleceremos. A veces, nos sentimos tristes. Les dijimos a los partidos: tomen el papel de la dirección, no lo necesitamos. Lo esencial es que el país halle una salida. Hemos dicho que los dirigentes de los partidos pueden dirigir la democracia. No tenemos prisa para dirigir al país.

P: Quieren mediación internacional. ¿Nepal no puede resolver sus propios problemas?

R: Por una parte, las fuerzas políticas del país no son capaces de convencer las unas a las otras. Segundo, es la geopolítica entre dos países gigantes, China e India. Por eso, la mediación internacional es esencial. Pensamos que la ONU es la mejor opción, pero no la única. La ONU o cualquier otra organización confiable servirá. Debe ser aceptable para China, India y Estados Unidos. No queremos derramamiento de sangre. Queremos que cese el derramamiento de sangre y apoyemos una solución, pero si no tomamos acción, él no nos dará derechos. Obviamente declaramos el cese el fuego de tres meses para encontrar una salida. El rey dijo que el "cese el fuego momentáneo" era una treta para intensificar la violencia. No teníamos esa intención. Con el cese el fuego presionamos por una salida pacífica, no fue una táctica. Más tarde, lo ampliamos un mes a fin de presionar más al rey por una salida pacífica. Él se decía: ¡ha quedado roto su espinazo, han anunciado un cese el fuego para acumular poder!

P: ¿Aceptarán charlas si el gobierno declara un cese el fuego unilateral ahora?

R: No podemos aceptar charlas únicamente con un cese el fuego. Indagaremos las intenciones de una tregua. Si el cese el fuego es una treta para desmovilizar al movimiento, no lo aceptaremos.

P: Bien, ¿qué pasará?

R: Aceptaremos discusiones incondicionales sobre todos los asuntos, entre ellos la asamblea constituyente. Responderemos de manera positiva si parece que el cese el fuego lleve a un diálogo constructivo. Pero, no vemos esa posibilidad.

P: ¿Cuándo terminará esta cadena de violencia?

R: No puedo responder a esta pregunta como un astrólogo. Si la situación se desenvuelve tal como hemos comentado, ha de terminar en dos a tres meses. Queremos que la situación se defina claramente hacia el 6 de abril. Luchamos por que la guerra civil sea la salida.

P: Su insurgencia armada se aproxima a su décimo aniversario. ¿Han identificado sus errores de esos años?

R: Se ha arrancado de raíz la base del feudalismo en las aldeas. El pueblo [de Nepal] está en la vanguardia de la población del mundo en materia de conciencia política. Cuando iniciamos el movimiento, no había más de 70 miembros de tiempo completo en el partido. Nuestro movimiento se multiplicaba dondequiera que había represión. En cinco años llegó a ser un poder grande a nivel nacional. Tanta gente acudió a unírsele que se convirtió en un movimiento popular.

P: ¿La falta de disciplina era también un problema grande?

R: Sí, eso es muy verdad. Acudió a unirse con nosotros gente de muchos sectores sociales. Comenzó a manifestarse un poco de libertad, anarquía y conservadurismo. En el frente militar, después de que logramos llevar a cabo operaciones grandes en Dang, Gam, Achham, Arghakhanchi, Jumla y Satbariya, pensamos que el ejército perdería más rápidamente que la policía, quizá en uno o dos años. Se multiplicó el adiestramiento militar en preparación para tomar a Katmandú. Antes de eso, los gobiernos estadounidense e indio también se pusieron manos a la obra: suministraron fusiles, entrenamiento, fortificaciones, dinero. Se construyeron fortificaciones fuertes. Por una parte, la guerra se prolongó. Lanzaron mucha propaganda contra nosotros, la cual no podíamos detener. Por la otra, no podíamos dar la instrucción ideológica y política a los nuevos reclutas. Entraron tal como estaban. Mientras que bregábamos por superar estas limitaciones, surgió una lucha en nuestro seno.

P: ¿Surgió la lucha al interior de su partido al mismo tiempo que se dieron los sucesos del 1º de febrero?

R: Sí, irónicamente, se dio al mismo tiempo que el 1º de febrero.

P: ¿Ha cambiado la política del gobierno indio hacia los maoístas?

R: Consideramos que se dieron ciertos cambios tras el 1º de febrero. Pero, India y Estados Unidos no quieren eliminar a la monarquía. Quieren que la monarquía haga un compromiso. Quizá esté regateando.

(Al presidente Prachanda lo acompañó el camarada Baburam Bhattarai.)

2. The Hindu Daily

No sólo debemos ponerle fin a la monarquía autocrática sino a la misma monarquía

Pregunta: Su partido lleva diez años librando una "guerra popular" en Nepal y se aproxima el décimo aniversario. Se dice que la guerra, y la campaña de contrainsurgencia del Ejército Real de Nepal, han costado muchísimo al país en materia de violencia y derramamiento de sangre. A su parecer, ¿qué ha sido el principal logro de estos 10 años?

Respuesta: Por 250 años los señores feudales han explotado y oprimido a nuestros pueblos. La guerra popular ha contribuido a eliminar la estructura feudal en las zonas rurales. A nuestro parecer, eso es el principal logro. Es más, en un sentido global en Nepal habrá un gran salto adelante de la situación socioeconómica porque vamos a dirigir al país hacia una estructura de república democrática. Se ha desarrollado una situación política mediante este proceso y eso también es un logro muy grande de la guerra popular.

P: En la sesión plenaria de su partido de agosto de 2005 en Rolpa, se tomó una decisión importante: luchar por la democracia pluripartidista y participar en ella. Si aceptarán la democracia pluripartidista después de 10 años de guerra, ¿por qué hacerlo de una manera indirecta?

R: Quiero contestar la pregunta en dos partes. Está el avance teórico e ideológico general que estamos desarrollando, porque queremos analizar la experiencia de la revolución y contrarrevolución en el siglo 20 sobre nuevas bases. Hace tres años tomamos una decisión en que dijimos que un problema clave es desarrollar la democracia en el siglo 20. Eso significó sintetizar las lecciones negativas y positivas del siglo 20 para poder seguir adelante. Y hace tres años decidimos que debiéramos entrar a la contienda política. Sin contienda política se desarrollará una actitud mecánica o metafísica. Así que lo que decidimos ahora no es tan nuevo. En agosto tomamos decisiones serias sobre la manera de forjar en la práctica unidad con los partidos políticos parlamentarios. No iniciamos la guerra popular contra, ni principalmente contra, la democracia pluripartidista. Apunta principalmente contra la autocracia feudal, contra la estructura feudal.

P: ¿Cuán difícil era que su partido tomara esta decisión? ¿Cuán difícil era que forjara el consenso de los dirigentes y los cuadros sobre la importancia de la democracia pluripartidista?

R: Primero se presentó una agenda al Comité Central sobre la democracia. Luego, se dio un debate en las bases del partido por un año. Después, la sesión plenaria del Comité Central decidió unánimemente que en un marco constitucional definido tuviéramos que aceptar la contienda. Sin contienda no podremos ir hacia adelante. Ésa era una decisión unánime.

P: ¿Con esta decisión reconocen la imposibilidad de tomar poder por medio de la lucha armada? ¿Que a causa de la fuerza del ERN y la oposición de la comunidad internacional, se requiere una nueva forma de lucha para derrocar a la monarquía?

R: De nuevo es una pregunta con más de una parte. Es importante ver que el balance político y militar en el actual mundo tiene una particularidad. Segundo, hay que ver la experiencia del siglo 20. Tercero, está la situación particular del país: la correlación de clases, política y poder. Sacamos nuestra conclusión tomando en cuenta esos tres factores. Hablamos de una democracia pluripartidista en un sentido específico, en un marco constitucional específico. No hablamos acerca de la democracia parlamentaria burguesa. Esta democracia pluripartidista será antiimperialista y antifeudal. En otras palabras, sólo en el marco constitucional antifeudal y antiimperialista es posible la democracia pluripartidista. Por eso también es necesaria la lucha armada, y la unidad de acción con los otros partidos políticos contra la monarquía. El cambio socioeconómico por el cual luchamos va contra el feudalismo y el imperialismo y se da en el contexto de esa lucha por la democracia pluripartidista.

P: Bien, si el rey anuncia mañana que se equivocó con los pasos que dio el año pasado y permite elecciones libres y justas bajo la actual constitución, ¿no participarán los maoístas? ¿Es el marco de una nueva constitución una condición previa para tomar parte en las elecciones?

R: Sí, eso es una manera de decirlo. Si el rey dice que se equivocó con lo que hizo el año pasado, que vengan ahora, que sentémonos alrededor de la mesa, y habla de elecciones libres y justas a una asamblea constituyente, estaremos listos. Para nosotros, lo esencial es elegir una asamblea constituyente, bajo supervisión internacional, de la ONU u otra mediación internacional aceptable para todos. En esas circunstancias aceptaremos elecciones y el que sea el veredicto del pueblo. Eso es lo esencial para nosotros. Pero si el rey dice, "vengan, formemos un gobierno interino y celebremos elecciones", no participaremos.

P: ¿Se opondrán a que los partidos lo hagan? Si los partidos aceptan esta base provisional, ¿qué pasará con su alianza o acuerdo con los partidos?

R: Si el rey los pide formar un gobierno y los partidos aceptan elecciones parlamentarias sin tomar en cuenta las demandas que llevamos diez años planteando, sería difícil que aceptáramos ir con los partidos. Pues, eso es lo que había anteriormente. El rey y los partidos trabajaban juntos de siete a ocho años. Ésa era la situación. Y todavía había lucha, porque la demanda de una asamblea constituyente es de tiempo atrás. No es una demanda que se plantea hoy.

P: ¿Cuán crucial era la decisión de la sesión plenaria de agosto sobre la democracia pluripartidista para allanar el camino para el entendimiento de 12 puntos con los partidos?

R: Después de la matanza de la familia real, hicimos un llamamiento a los partidos parlamentarios. Se forjó un entendimiento general y se celebraron unas reuniones porque se dio la matanza real de 2001 contra la democracia. En el movimiento de 1990 estábamos juntos con el Partido del Congreso Nepalés y el Partido Comunista de Nepal (Unido Marxista-Leninista) [UML]. Sosteníamos que el cambio que se necesitaba en Nepal era la lucha contra el feudalismo pero los partidos parlamentarios no estaban dispuestos ni listos para eso. Luchamos por tres años en el parlamento. Aunque planteamos ahí nuestras 40 demandas, no hubo ningún debate. Por eso se sembraron las semillas de nuestra lucha armada en el parlamento. Ésta es una diferencia muy grande entre nosotros y, digamos, aquellos que en la India dicen que están librando una guerra popular. Ellos no empezaron dentro del parlamento. Estábamos en el parlamento, de modo que teníamos relaciones buenas con los partidos parlamentarios por mucho tiempo.

El movimiento de 1990 dio avances limitados. Pudimos haber obtenido más a la monarquía, pero recibimos menos debido a un compromiso. En ese entonces decíamos que estafaron al pueblo, que el compromiso estuvo mal y había un peligro de que el rey tomara el poder de nuevo, como ocurrió en el tiempo de Mahendra. Lo declaramos en el parlamento pero los otros partidos ni siquiera tenían el valor de oponerse a esos elementos del sistema panchayat que la comisión Malik identificó como delincuentes. Y paso a paso surgió una situación en que esos elementos podían meterse en los partidos, en el gobierno.

Después de la matanza real, dijimos que lo que habíamos predicho en 1990 había ocurrido, que los elementos duros fraguaron una conspiración y se impusieron. Y llamamos a los partidos a unirse tal como hicimos en 1990. Como los partidos estaban en el gobierno no podían entender nuestro llamamiento. Pero paso a paso, salieron a relucir los planes del rey: disolvió el parlamento, destituyó al gobierno y asumió el poder absoluto. A nuestro parecer, en ese entonces los partidos se dieron cuenta de que el rey los engañaba desde el comienzo. Además, nuestra reunión plenaria dio pasos concretos sobre la democracia pluripartidista. Y nuestra declaración señaló que ya era hora de que se unieran todos los partidos parlamentarios con nuestro movimiento y la sociedad civil para luchar contra la autocracia y la monarquía.

En la reunión plenaria, decidimos que necesitáramos mostrar más flexibilidad, que era nuestro deber hacerlo. Así que dimos pasos concretos y declaramos a los partidos: "Ustedes dirijan, nosotros los apoyaremos". El llamado rey, no es un rey tradicional y el pueblo no lo acepta como rey. Él y su entorno son conocidos esbirros y la gente los considera una camarilla regicida-fratricida. Ni siquiera es una persona capaz de pensamiento político. Les dijimos a los partidos: vengan, queremos ayudarlos. Antes de la reunión plenaria, nos pusimos en contacto con los dirigentes del Partido del Congreso Nepalés y del UML y los invitamos a charlar en Rolpa. Pero eso no era posible.

P: Hoy, se dice: "Los maoístas se sentarán sobre los hombros y golpearán en la cabeza". ¿Eso quiere decir que su alianza con los partidos es táctica y no estratégica, que cuando la cabeza, o sea, la monarquía, esté debilitada o derrotada, ustedes podrían comenzar a pegarle en el hombro?

R: No es así. Nuestra decisión sobre la democracia pluripartidista es una posición estratégica y teórica desarrollada, de que en un Estado comunista, la democracia es una necesidad. Eso es una parte. Segundo, en la situación de hoy nuestra decisión no es táctica. Es una política seria. Les decimos a los partidos que debemos ponerles fin a la monarquía autocrática y a la misma monarquía. Ésta no ha sido una monarquía tradicional, ni siquiera en los años de Birendra; por eso tenemos que ponerle fin. Después, en la democracia pluripartidista que se forme, con el gobierno interino, la asamblea constituyente y la república democrática, aceptaremos una contienda pacífica con todos. Desde luego, todavía dudan de nosotros porque tenemos un ejército. Y preguntan si después de tener la asamblea constituyente, depondremos los fusiles. Eso es algo que hay que ver. Hemos dicho que estamos dispuestos a reorganizar nuestro ejército y a formar un nuevo ejército de Nepal. Así que no es una cosa táctica.

P: El entendimiento de 12 puntos da a entender que ustedes y los partidos políticos hayan encontrado un punto intermedio. Ellos aceptan una asamblea constituyente y ustedes han dejado de demandar una república.

R: No hemos dejado nuestra demanda de una república democrática. Pero para concretar la demanda política mínima, hemos dicho que aceptaremos la realización de elecciones libres y justas a una asamblea constituyente. Que no se confunda: No estamos de acuerdo con una monarquía ceremonial. Se ha sacado esa conclusión del entendimiento de 12 puntos pero incluso en ese momento explicamos a los partidos que nuestra demanda es una república democrática. Anteriormente, hablábamos de una república democrática popular pero eso tampoco quiere decir que hemos dejado esa meta. Lo que pasa es que en el actual balance del poder, en vista de la situación general y las expectativas de las masas, y que no haya derramamiento de sangre, consideramos que para lograr todo eso, lo haremos por medios pacíficos.

P: ¿Así que la lucha por la "democracia popular" también será pacífica?

R: Apoyaremos la meta de la democracia popular por medios pacíficos. Hoy, hablamos de una república democrática y según nuestro entendimiento con los partidos la manera de concretarla es mediante una asamblea constituyente. Con ésta, cualquier partido tendría la libertad de pedir una monarquía ceremonial, algunos estarían por una monarquía constitucional. Eso es una posibilidad con los siete partidos.

P: Pero cualquiera que sea el resultado, ¿están dispuestos a aceptarlo?

R: Estamos dispuestos a aceptar cualquiera que sea el resultado. Eso lo decimos sin pelos en la lengua.

P: Su cese el fuego de tres meses y la extensión de un mes, mejoraron bastante el perfil y la imagen de los maoístas, cosas que ya habían perjudicado ciertos incidentes tales como el bombazo al autobús de Madi. ¿Qué lógica tenía el cese el fuego y cuáles son los obstáculos a otro cese el fuego en el futuro?

R: Cuando declaramos el cese el fuego, no había ningún entendimiento de 12 puntos con los partidos ni había ninguna presión política o moral sobre nosotros de parte de ellos ni de la sociedad civil. Pero actuamos a partir de la situación política general, porque de nuestra parte, en las bases, aumentaban los errores en la ejecución de nuestra política y plan. Al nivel inferior se daban errores tales como el bombazo de Madi. Por eso se perjudicaba nuestra relación con la clase media. Anteriormente, se mejoraba esa relación pero detectamos el peligro del deterioro. Decíamos cosas desde la dirección pero todavía no se llevaban a cabo en las bases. Queríamos que gente de la clase media estuviera con nosotros y se difundiera nuestro mensaje político a las grandes masas de una nueva manera. También queríamos decirle a la comunidad internacional que Gyanendra no es un monarca; éstos son elementos autocráticos y fascistas más ávidos de sangre y violencia que nadie. Queríamos demostrar eso y rehabilitar nuestra imagen con las masas. Por esas razones decidimos declarar un cese el fuego.

En cuanto al calendario específico, había dos factores. Se avecinaba la realización de la Asamblea General de la ONU y el llamado rey iría a hablar a favor de la paz y la democracia. Tal elemento tristemente célebre crearía confusión. Era importante coartar esa posibilidad. Eso era el problema. Por eso consideramos que un cese el fuego era una forma política de asestarle un golpe.

Después de declarar el cese el fuego, se pudo iniciar el diálogo con los partidos políticos y se generó un ambiente conducente al entendimiento de 12 puntos. También queríamos dar un mensaje a la comunidad internacional de que nuestra posición era distinta a la cual se propagaba. Por ejemplo ahora mismo estamos realizando discusiones con la Unión Europea y con otras fuerzas, pero de todas las fuerzas internacionales, el imperialismo estadounidense es el elemento más dogmático y sectario. La clase dominante estadounidense es dogmática. No entiende qué pasa. Bregamos por abordar al mundo de una manera nueva, por cambiar de una manera nueva, y queríamos dar este mensaje. Y en esta conexión, durante el cese el fuego, tuvimos mucho éxito.

Desde el principio sabíamos que el monarca quería que abandonáramos el cese el fuego inmediatamente. Él estaba bajo tanta presión; tuvo que cancelar su plan de ir a la ONU. Estaba tal aislado en el frente político que le urgía hacer que rompiéramos el cese el fuego. Sabíamos que tendríamos que hacer sacrificios y asegurarlo por al menos tres meses porque había festivales, y queríamos desarrollar nuestras relaciones psicológicas y espirituales con las masas. Cuando ampliamos el cese el fuego por un mes, quedó muy en claro que este llamado monarca no quiere una solución política, no quiere la paz. Es un elemento sanguinario, un fascista y un autócrata. Y cuando finalmente pusimos fin al cese el fuego, declaramos que si surgiera un ambiente orientado hacia el futuro para una solución política y si todas las fuerzas políticas estuvieran listos para la paz y la democracia, en cualquier momento podríamos declarar de nuevo un cese el fuego y sentarnos a negociar. Pero hoy, esa situación no existe.

P: Como un primer paso, ¿están dispuestos a unirse con los partidos parlamentarios, con el señor Koirala y Madhav Nepal, e ir a hablar con el rey sobre el futuro de Nepal?

R: Inmediatamente después de lograr el entendimiento de 12 puntos, dije claramente que si se lograra un entendimiento unánime con los partidos de que deberíamos ir a hablar con el rey, pues iríamos. No estamos dispuestos a hablar a solas con el rey y pedimos que los partidos tampoco vayan solos. No dará ningún resultado. Sólo si actuamos colectivamente se puede lograr algo. Es importante fortalecer la alianza y llevarla adelante. Por ejemplo, ahora mismo está el gran drama de las elecciones municipales. Para más de dos tercios de los puestos no hay candidatos, y todavía tratan de montar la obra.

P: En lugar de que los maoístas declararan un paro de siete días, ¿no sería mejor como táctica que ustedes y los partidos convocaran unificadamente a un boicot político de las elecciones? Así, el rey no tendría la oportunidad de decir que las elecciones eran una farsa a causa de las amenazas maoístas.

R: Sí. Estoy de acuerdo con lo que dicen. Eso habría sido mejor. Cuando se logró el entendimiento de 12 puntos, se acordó secundariamente que en una o dos semanas, los ocho partidos [la alianza de los siete partidos y los maoístas] lanzarían un comunicado conjunto que llamara a las masas a boicotear las elecciones y a montar grandes manifestaciones. Pero eso no fue posible.

P: ¿Por qué?

R: Porque los dirigentes de los partidos están un poco renuentes. Quizás temen un poco que si se unieran con los maoístas y lanzaran un comunicado conjunto a un boicot, podría caerles más represión. Pienso que eso puede ser un factor, aunque no lo hemos discutido en persona con ellos.

P: Se dice que las acciones militares de los maoístas reducen el espacio político de los partidos. Por ejemplo, unos días antes de que los partidos celebraran una gran protesta en Katmandú, los maoístas atacaron una delegación policíaca en Thankot y el rey respondió imponiendo un toque de queda, lo que hizo que fracasara la protesta. ¿Han contemplado cuáles acciones necesitan dar para que aumente su propio espacio político pero también que los partidos tampoco se sientan prensados entre el rey y ustedes?

R: Estoy de acuerdo de que hay que encontrar una manera de hacerlo. Éste es un problema serio y complicado. Cuando se logró el entendimiento de 12 puntos, había una necesidad de continuar el diálogo entre nosotros y ellos. Había una necesidad de varias reuniones. Sólo de esa forma podíamos establecer alguna coordinación entre su movimiento y el nuestro. Eso no ocurrió. No obstante, por otros conductos nos comunicamos a los partidos que el que montáramos acciones o no, el rey todavía les caerá encima con la represión. Es el mismo rey, quien también es un gran contrabandista, y los mismos esbirros que impidieron su protesta pacífica. Cuando nuestros negociadores fueron a Katmandú, decidimos celebrar una gran reunión ahí. En ese entonces Sher Bahadur Deuba era el primer ministro. Pero el ERN y Gyanendra dijeron que no pudiéramos celebrar tal reunión y amenazaron con imponer un toque de queda. Nos obligaron a trasladar el acto a Chitwan. Así que le dijimos a Girija y Madhav que aunque no hubiéramos organizado nada en Thankot, el rey no habría permitido ninguna manifestación grande. De todos modos se habría impuesto el toque de queda. A cambio, Thankot ha puesto a Gyanendra bajo gran presión.

P: Mencionó al ERN y a mí me gustaría conocer su apreciación: ¿Controla el rey al ERN o controla el ERN al rey?

R: ¡Qué pregunta tan interesante! Ahora mismo, de hecho, eso es precisamente lo que estamos debatiendo dentro y fuera de nuestro partido. Hasta ahora, parece que el balance es de mitad-mitad. A veces el ERN controla al rey y a veces el rey controla al ERN. Pero parece como si en la actualidad el ERN tendiera a ocupar el lugar de mando. Parece como si disminuyera el poder en las manos de Gyanendra y que hiciera lo que le dictara el ERN. Ésa parece ser la situación emergente pero no podemos demostrarlo con hechos. Pero en vista de la situación general, parece que Gyanendra va por el camino dictado por el ERN. Hay una cosa que queda clara. Gyanendra se hizo rey después de la matanza real, y es claro que sin el ERN, esa matanza nunca pudo haber pasado. El equipo núcleo del ERN estaba en el palacio de Narayanhiti y fraguó la matanza. Gyanendra se hizo rey de la misma manera como antes, en los días de los ranas, cuando Tribhuvan huyó a India y Gyanendra era un rey-niño. Por eso el rey actual no pudo haber fraguado su propio plan aparte del ERN. Y esa camarilla de aristócratas feudales fraguó la matanza real y es dominante. Por la forma en que llegó a ser rey, Gyanendra tiene que seguir sus órdenes.

P: Estuve en Katmandú justo después de la matanza para reportearla. Como muchos reporteros, al comienzo dudaba de la teoría de Dipendra [que el hijo del rey, en un berrinche debido a la oposición de sus padres a su novia, mató a su propia familia - nota del traductor], pero más tarde, logré entrevistar a algunos parientes cercanos de los que murieron, quienes hablaron con Ketaki Chester y otros quienes sobrevivieron la matanza que no se puede decir que tienen lazos con ninguna facción de la monarquía ni con ninguna agenda particular. Todos me dijeron que Dipendra cometió la masacre.

R: Eso es imposible. Como es sabido, la camarilla ha logrado propagar el cuento en sus propios círculos, entre personas quienes serían neutrales, como usted dice. Lo han propagado en su clase pero ésa no es la realidad. Usted sabe cómo difundieron de inmediato diversos cuentos. Primero que las armas se dispararon automáticamente, luego sacaron otro cuento. Hasta dieron a entender que los maoístas lanzaron un ataque sorpresa. Por fin, le adjudicaron la matanza a Dipendra. Bien, si la situación fuera tan clara, ¿por qué no difundieron ese cuento al principio? Pero ésa no es mi lógica principal. Si se analiza la historia del [príncipe de la corona] Paras, quien estaba en el lugar de los hechos, bien toda la historia de Paras es conocida. Segundo, veamos el papel de Gyanendra en el movimiento de 1990. Tuvo un gran papel entonces: quería balear a dos mil personas en Katmandú y controlar al movimiento por la fuerza, era un elemento duro. Incluso Surya Bahadur Thapa solía llamarlos bhoomigat giroh, una camarilla clandestina, y su caudillo era Gyanendra. También es conocida la clase de esbirro que era Paras. Por más de un mes, se planeó la matanza y Gyanendra se salió de la ciudad. Así que ni por el diablo se trata de Dipendra. De todos modos, el pueblo de plano no cree ese cuento.

P: Digamos que se generara un ambiente para celebrar una asamblea constituyente. En el tiempo previo, el Ejército Popular de Liberación no va a deponer los fusiles. ¿Es posible que los partidos parlamentarios se sientan amenazados a causa de su dependencia de las armas? ¿Qué garantías pueden darse previamente a las elecciones para que ustedes o el EPL no pongan ningún obstáculo a la movilización política de los partidos?

R: Cuando debatimos y alcanzamos un acuerdo el año pasado, y esperamos reunirnos de nuevo y retomar estas cosas después de las elecciones municipales, dijimos que entendíamos que ellos tenían dudas y reservas acerca de nosotros y nuestro ejército. Queremos una solución política a los problemas de Nepal, una solución democrática. Así que les hicimos una propuesta: ustedes rehabilitan al parlamento y nosotros los apoyaremos. Una mayoría de dos tercios de los miembros del parlamento están con el Partido del Congreso Nepalés, el UML y los partidos pequeños. Llamen a una reunión y declaren que se ha reintegrado el parlamento, que es el parlamento legítimo y que lo que hace Gyanendra es ilegítimo e ilegal. Hagan eso y luego formen un gobierno pluripartidista. No estaremos parte de él pero lo apoyaremos. Y después nos inviten a negociaciones e iremos. Luego, se tomarán medidas para formar un gobierno interino, y la principal meta de ese gobierno será celebrar elecciones para una asamblea constituyente.

En esta rehabilitación y restauración del parlamento, no habrá ninguna necesidad de ningún trato con el rey. Él ya sería ilegal, pues ha violado la constitución y las expectativas del pueblo por la paz y la democracia. Como él sería ilegal, el parlamento de él sería ilegal y nosotros aceptaríamos plenamente la legalidad del parlamento de ustedes. Iremos a las negociaciones con la dirección de ustedes. Bajo la dirección de ustedes estaremos en el gobierno interino.

Deban atraer a los elementos democráticos al interior del ERN diciendo que el rey ha violado la constitución y las esperanzas de las masas, que tomen partido con nosotros, éste es el gobierno legal y es su deber apoyarlo. Y se debe dar un ultimátum de una o dos semanas al rey, que él deba volver a la situación de antes del 1º de febrero de 2005 y aceptar elecciones a una asamblea constituyente. Si no aceptara, aboliríamos la monarquía. Y le diríamos a la comunidad internacional, éste es el gobierno legítimo; por favor deje de reconocerlo o apoyarlo. El nuestro es un gobierno legítimo y éste debe estar bajo la dirección de Girija Prasad Koirala. Estamos dispuestos a apoyarlo.

En tal situación estarán los elementos democráticos del ERN y el EPL, así que organizaremos el ejército como un nuevo ejército de Nepal. En ese momento el problema no serán nuestras armas. El problema de armas y fusiles es con el ERN que por 250 años ha servido a los señores feudales. Ése es el problema. Nuestro ejército tiene sólo 10 años. Eso no es un problema. Si hay una solución política, estamos dispuestos a cambiar eso también. Ésta es la primera propuesta que hemos planteado. Aboliremos la monarquía, habrá una insurrección (bidroh), la monarquía terminará y tendremos la reorganización pacífica del ejército.

Es una solución a este problema y la proponemos con toda seriedad. Es revolucionaria, es viable, es posible. Es precisamente esta solución que es necesaria para ponerle fin a la monarquía de Nepal. Es nuestra primera propuesta y a mi parecer los partidos no están listos para ella.

P: ¡Lo que usted propone es que los partidos parlamentarios organicen una revolución!

R: Sí, pero a nuestro parecer ellos pueden tener un papel histórico. Pero no están listos. La otra solución es lo que ya veníamos comentando: que la ONU u otro organismo creíble supervise el cambio. El ERN estará acuartelado y el EPL estará también bajo supervisión. Tanto los ejércitos y los fusiles estarán bajo supervisión internacional y no participarán en el cambio. Se celebrarán elecciones para una asamblea constituyente. Nuestro ejército no interferirá en el proceso.

P: ¿Qué forma asumirá esta supervisión internacional? ¿Habrá soldados de otros países?

R: Nada de soldados. Puede haber una milicia o policía, que formamos exclusivamente para celebrar las elecciones.

P: ¿Quiénes formarán parte de esta milicia?

R: No hemos analizado esos detalles; puede haber cuadros de los partidos, pero sin armas de fuego, para organizar la seguridad de las elecciones. Habrá elecciones para la asamblea; el que sea el veredicto de las masas será la base en que se tiene que reorganizar el ejército. Si se gana la república, los generales y comandantes del ERN quedarán fuera y el gobierno interino nombrará como generales a los oficiales quienes son fieles a los valores democráticos. Si se gana una monarquía constitucional, hay el peligro de que queden los viejos generales. O sea, es posible que se cambie el ejército. Ésta es la idea básica del entendimiento de 12 puntos y los partidos están de acuerdo con ella.

P: Así que ¿el problema del EPL y sus armas no es un gran problema?

R: De ninguna manera es cómo lo han propagado fuera del país. Si hay voluntad política de nuestra parte y de la de los partidos, se puede resolver.

P: Pero usted dice que hay antecedentes, y que por eso los partidos dudan.

R: Sí los hay, pero también los estamos discutiendo. Nosotros hemos realizado ataques en su contra y hemos confiscado sus propiedades. Ya se ha devuelto lo que les quitamos, es decir, las propiedades y las tierras, a los dirigentes del Partido del Congreso Nepalés y del UML. Buscamos forjar entendimiento. Si los dirigentes de los partidos dicen que "en el pasado los maoístas nos atacaron", podemos decir también que cuando ellos estaban en el gobierno se desató el ERN contra nosotros y murieron muchos camaradas nuestros. Pese a lo que hayamos hecho, el otro bando hizo mucho más y hay que tomar eso en cuenta. Pero si comenzamos a hablar así, nunca podremos resolver el problema principal. Para hacer avances, tendremos que repasar nuestra historia y nuestros errores, pero ellos también tienen que hacerlo, pues tenemos un enemigo común: la aristocracia feudal. Tenemos que derrotar a este enemigo y en conformidad con los valores democráticos tenemos que reorganizar el ejército y el Estado.

P: ¿Cómo ven el papel de la India hoy? El año pasado, cuando el rey tomó el poder, el gobierno indio tomó una posición fuerte contra él, cosa que sorprendió a mucha gente. Hoy, hay críticos a esa política pero de fondo parece que el gobierno indio no considera que los maoístas nepaleses sean ilegítimos tal como lo hacen el rey y Estados Unidos.

R: En el pasado el gobierno indio tuvo un papel negativo, tuvo una política de alineamiento absoluto con el rey. El año pasado, después del 1º de febrero, cuando la situación cambió de una manera importante, nos parece que las autoridades indias asumieron un papel positivo. Hoy tienen una posición fuerte contra la autocracia. No obstante, la teoría de dos pilares [de que la estabilidad de Nepal se apoya en la monarquía constitucional y en la democracia pluripartidista] persiste y las autoridades indias no han abandonado oficialmente esta teoría. No han dicho que sólo se necesita un pilar. Oficialmente, India todavía defiende la teoría de dos pilares y queremos que cambien de posición. Es correcto que apoyan el movimiento democrático, pero aferrarse a la teoría de dos pilares genera confusión.

P: Pero si India la abandonara, ¿no acusaría el rey a los indios de interferir en los asuntos internos de Nepal y acusaría a los maoístas de ser agentes de la India ?

R: A nuestro parecer, eso no es posible. Durante el movimiento de 1990 cuando Rajiv Gandhi impuso un bloqueo a Nepal, el pueblo nepalés no se opuso al bloqueo porque en el contexto del bloqueo el movimiento democrático cobró impulso y se desarrolló con mucha rapidez. Si el gobierno indio está a favor del movimiento democrático y una solución política orientada al futuro, no contemplará la intervención. Pero si apoya a las fuerzas regresivas, eso sería intervención. Nunca se considera como interferencia la presión externa a favor de las masas. Así vemos la situación. El pueblo nepalés no lo considerará como intervención.

Por ejemplo, algunos dirigentes políticos vinieron de la India hace poco para solidarizarse con el movimiento. Gyanendra intentó detenerlos ilegalmente en el aeropuerto, declarando su presencia una intervención. Pero más del 99% del pueblo nepalés no lo consideró una intervención, sino una ayuda fraternal. Por supuesto, cuando un fundamentalista hindú como el Singhal ese viene a Nepal, el rey le da la bienvenida. Cuando lo coronan "el rey de los hindúes", no lo llama "interferencia", pero cuando los dirigentes políticos vienen y dicen que debe haber democracia, dice que eso es interferencia. Por eso crece la furia de la gente contra el rey, no contra la India. Por eso a nuestro parecer, ya es hora de que India abandone la teoría de dos pilares.

P: Si mañana ustedes se encontraran con Manmohan Singh, ¿qué le pedirían que hiciera?

R: Primero, cambiar la teoría de dos pilares. El pueblo nepalés quiere poner fin a la monarquía y el gobierno indio debe terminar su relación con ella. Segundo, poner en libertad a todos nuestros camaradas presos en la India. Luchamos por la auténtica democracia pluripartidista pero ellos están presos en Patna, Siliguri, Chennai. Si el gobierno indio los libera a todos, se dará un mensaje. Y si al gobierno indio le parece que el movimiento naxalita de la India sea un problema suyo, nosotros buscamos resolver los problemas de Nepal de una manera nueva, así que si el gobierno indio dejara en libertad a nuestros camaradas y lográramos establecer la democracia pluripartidista en Nepal, ése sería un mensaje muy importante para el movimiento naxalita de la India. En otras palabras, se sentarán las bases para que ellos piensen de una nueva manera política. Las palabras no bastan; necesitamos validar lo que estamos diciendo estableciendo esa democracia. Tercero, una vez establecida una república democrática en Nepal, será posible eliminar para siempre las dudas históricas que han existido en las relaciones entre Nepal e India. Por esas razones, el gobierno indio debería apoyar fuertemente al movimiento por la democracia.

P: En muchos sentidos, Estados Unidos es el más firme defensor del rey. ¿Cómo ven el papel de Washington?

R: Su papel no ha sido bueno. Después del 1º de febrero India ha tenido un papel positivo; por ejemplo, sobre el acuerdo que logramos forjar con los partidos políticos, no es probable que las autoridades indias no estuvieran enteradas. Pero desde el principio Estados Unidos ha tenido un papel negativo y todavía impulsa un compromiso entre el monarca y los partidos políticos contra los maoístas. A pesar del hecho de que hablamos de impulsar una democracia pluripartidista, Estados Unidos ha decidido que se tiene que destruir nuestro movimiento y alianza. Por eso su papel ha sido negativo.

P: ¿Por qué Estados Unidos favorece al rey?

R: No teme lo que puede pasar en Nepal. Más bien, su estrategia apunta contra las masas indias y chinas y, a mi parecer, contra las autoridades indias y chinas. Estados Unidos tiene una gran estrategia, y Bush habla de China e India como grandes potencias económicas y como amenazas. Quizás ve en Nepal a un país que está entre esos dos países y que si la situación en Nepal no da lugar a fuerzas que están de su lado, podría haber un problema. Estados Unidos ve a Nepal desde el punto de vista estratégico. No se trata de sus intereses económicos en Nepal. El control político es la clave, y por eso quiere fortalecer al rey.

P: ¿Y qué de la actitud de China? En India se argumenta que si el gobierno indio asumiera una posición fuerte contra el rey, éste pediría ayuda a China y Pekín se beneficiará.

R: Anteriormente, teníamos una duda, de que quizás China pueda estar apoyando al rey, que quería sacar provecho. Pero analizamos la situación y sacamos la conclusión de que China no jugaría ese papel. Las relaciones de China con la India se están mejorando y China no querrá poner en peligro esos intereses importantes dando apoyo al rey de Nepal. Y a la larga, a mi parecer nuestro análisis ha sido correcto. Hace poco, cuando el secretario de Relaciones Exteriores indio, Shyam Saran, fue a Pekín, sostuvo conversaciones, y unos días más tarde, por primera vez, las autoridades chinas lanzaron una declaración de que están preocupadas por la situación al interior de Nepal y que se necesita resolverla con cuidado. Hasta entonces, Pekín siempre había dicho que lo que pasaba en Nepal era un asunto interno. Hoy, China no quiere contrariar a India formando una relación con el rey. Ése es nuestro análisis. Y parece que India y China tienen una manera común de abordar a Nepal. Necesitan un plan común. Si China e India no trabajan juntas, tendrán un gran problema ahora y en el futuro. Por eso necesitan tener un plan a favor de la democracia, a favor del pueblo de Nepal. Estados Unidos ni está a favor de las masas indias ni de las chinas. Al nivel político, todos nosotros debemos unirse en su contra, no debemos caer en su trampa.

P: ¿Cómo explican la naturaleza contradictoria de algunas declaraciones del embajador estadounidense Moriarty? El año pasado, usó palabras fuertes contra el rey en su discurso ante el Instituto de Asuntos Extranjeros.

R: Ante todo, Estados Unidos considera que los maoístas son una amenaza más inmediata que el rey. En la declaración más reciente del Departamento de Estado, dicen que el rey debe iniciar inmediatamente charlas con los partidos acerca de los maoístas. Y éste es el producto de sus intereses creados. Si las intenciones de la administración Bush fueran buenas, no habría ningún fundamento de ver en nosotros una amenaza. Si estuvieran a favor de la democracia y la resolución de los problemas políticos de Nepal, no habría ningún fundamento de ver en nosotros una amenaza, sobre todo porque decimos que estamos por la democracia pluripartidista y por aceptar el veredicto de una asamblea constituyente.

Nos da gusto la nueva situación que ha surgido después de que Shyam Saran fue a China; parece la situación puede cambiar. Nuestro movimiento también avanza y pienso que en dos a tres meses, de continuar la lucha, habrá una oportunidad de ponerle fin a la monarquía para siempre y construir una república democrática en Nepal. Éste sería el mejor desenlace para China e India, y para el resto del mundo. Estados Unidos no quiere este desenlace. Quiere mantener la monarquía a toda costa. Moriarty constantemente se opone a los maoístas, pues él está vinculado con el mando asiático-pacífico del ejército estadounidense. No es un hombre político. Y sabemos que, si bien su punto de vista es distinto a aquél de alguna gente de peso de Estados Unidos, digamos, el senador Leahy, sobre todo la posición de las autoridades estadounidenses no está a favor de la democracia y del pueblo nepalés.

P: ¿Su partido ha dejado atrás las diferencias que surgieron el año pasado entre usted y Baburam Bhattarai?

R: Había un problema y lo resolvimos tan bien que la unidad de nuestro partido es más fuerte que nunca antes. Nuestros problemas no eran lo que los medios de comunicación dijeron. Sosteníamos un debate ideológico acerca de cómo evaluar el siglo 20. ¿Por qué el movimiento comunista sufrió un retroceso tan enorme? ¿Por qué la contrarrevolución vence a la revolución rusa? ¿Por qué China también va por ese camino? Este debate llevaba años desarrollándose en el Comité Central. Había otros problemas relacionados con matices de opinión al interior del partido, tal como el bombazo de Madi, pero el propósito del debate era determinar nuestro plan para el futuro. Éste era el propósito del debate. Pero lo que pasa es que estas cosas ocurrieron después del 1º de febrero. Si la secuencia de cosas no hubiera sido tan negativa, no habría habido tanta propaganda. Pero en el momento en que el rey asumió el poder absoluto, también se dio el debate en nuestro partido.

P: Se presentó el problema de un culto de la personalidad en el partido. Como usted sabe, cualquier evaluación objetiva de la experiencia del movimiento comunista del siglo 20 tiene que tomar en cuenta que el culto de la personalidad era uno de los factores que llevaran al retroceso.

R: Eso es correcto. Pero quiero clarificar una cosa. Entre el doctor Bhattarai y yo, nunca hubo ningún debate sobre la cuestión de la dirección. Él nunca ha desafiado mi dirección. Sobre el problema de la dirección, a mi parecer nunca ha habido ninguna diferencia. Había diferencias sobre cuestiones ideológicas; por ejemplo, se dio un debate acerca de qué debemos hacer ahora. Ese debate se resolvió en la reunión plenaria de Rolpa en agosto. Lo llevamos a un nivel más alto y se ha fortalecido nuestra unidad.

Sobre la cuestión de la dirección, quiero decir que nuestro partido será el primer partido comunista del siglo 21 que ha aprendido algo del siglo 20, dónde se atascó, y vamos a debatirlo. En nuestra reunión plenaria, propusimos una resolución sobre el problema del poder político y la dirección, de no repetir lo que Stalin o Mao hicieron cuando nosotros tengamos el poder estatal y estemos en el poder. Lenin no tenía tiempo para abordar los problemas del poder. Aunque Stalin era revolucionario, su método no era tan científico como se necesitara, tenía algo de metafísica y de ahí los problemas. También evaluamos a Mao en la reunión. Analizamos su dirección de 1935 a 1976, de cuando era joven a cuando era grande y le costaba hablar, y nos preguntamos: ¿era necesario que siguiera siendo presidente y que lo manejara todo? ¿Qué cosa? Por eso decidimos que cuando estemos en el poder, el equipo de nuestra dirección no será parte del ejercicio cotidiano del poder. No sólo yo pero nuestro equipo. Por ejemplo, el doctor Baburam Bhattarai, Badal, Mahara y otros líderes formamos una dirección que se desarrolló en medio de la lucha. Cuando tomemos el poder en Katmandú, no participaremos en las luchas de poder ni en el ejercicio cotidiano del poder. Eso lo hará la nueva generación y enseñaremos a esa generación. Eso es una manera más científica de abordar el problema de la dirección. Si no hacemos eso, tendremos una situación en que mientras que siga con vida un Stalin, la revolución continuará; mientras que siga con un Mao, la revolución continuará.

Eso será un gran sacrificio para nuestra dirección. Eso no quiere decir que no haremos nada o que nos retiraremos de la política. Nuestro equipo de dirección estará en capacidad de estadistas. De esta manera esperamos resolver un problema ideológico muy grande del movimiento comunista. No es un problema técnico sino un gran problema ideológico. No se permitirá concentrar todo el poder en las manos de ningún individuo o grupo. Cuando planteamos esta resolución en la reunión, todo nuestro equipo de dirección obtuvo confianza en sí mismo, en el movimiento y en la línea. Se fortaleció nuestra unidad. Ahora estamos en una onda ofensiva.

A nuestro parecer, hemos contribuido al desarrollo ideológico del marxismo-leninismo-maoísmo. En la tradición del movimiento comunista internacional hay dos tipos de revisionismo: el revisionismo de derecha de colaboración de clase y el dogmato-revisionismo de transformar ciertas ideas en dogma y aferrarse a ellas. Este último tipo es más común entre los maoístas; aquellos quienes se llaman maoístas se inclinan más hacia el dogma, y tenemos que luchar contra eso también.

P: ¿En qué medida se aplica la lógica de su línea sobre la democracia pluripartidista al movimiento maoísta de la India ?

R: A nuestro parecer, también se aplica a ellos. Queremos debatirlo con ellos. Ellos tienen que captar esto y seguir este camino. Sobre los problemas de la dirección y de la democracia pluripartidista, o más bien la contienda pluripartidista, aquellos quienes se llaman revolucionarios en la India tienen que abordar estos asuntos. Y se necesita ir en la dirección de esa práctica. Queremos debatir esto con ellos. Si los revolucionarios no comprendieran la necesidad del desarrollo ideológico, no irían a ningún lado.

P: Los organismos policíacos indios dicen que ustedes suministran fusiles y entrenamiento a los maoístas indios pero ustedes dicen que deberían participar en la contienda pluripartidista.

R: Nosotros no les suministramos nada en absoluto. Nos culpan por lo de Madhubani, Jehanabad, pero no tenemos ninguna relación con ellos.

P: ¿Cómo aprecian los recientes acontecimientos políticos en América Latina? ¿Con lo que pasa en Venezuela con el movimiento bolivariano, en Chile, Bolivia?

R: Nos parece que hay una nueva ola de la revolución en el horizonte. La primera ola empezó con la revolución rusa y acabó con la Revolución Cultural [de China] pero ahora al parecer es posible que esté surgiendo la nueva ola. El dogmatismo y el estancamiento ideológico son evidentes en Estados Unidos. Bush está en liga con los fundamentalistas cristianos. En América Latina hay resentimiento y odio contra el imperialismo, de Venezuela, Brasil, Bolivia y Chile, y puede darse una explosión en cualquier momento. El cerco de Estados Unidos ya ha empezado. Pero también consideramos que esta explosión puede comenzar en el sur de Asia. Nepal e India tienen un gran papel que jugar. Estados Unidos no podrá controlar las cosas. El curso de los acontecimientos en América Latina augura buenas cosas.

P: En conclusión díganos un poco acerca de su persona. ¿Cuántos años tiene? ¿Cuándo se unió al movimiento? ¿Dónde estudió?

R: Tengo 52 años y llevo 34 años de tiempo completo en el movimiento. De estudiante de escuela secundaria cuado tenía 16 años, me acerqué al comunismo y a los 18 años ingresé de tiempo completo al movimiento. Saqué un título de licenciatura en ciencias de la agricultura en la universidad de Chitwan, y trabajaba en una maestría en administración pública cuando surgió el gran movimiento en torno al referéndum que organizaba Birendra. En ese momento me uní al movimiento y no pude terminar la maestría. Desde entonces he militado, la mayor parte del tiempo en la clandestinidad.

P: ¿Y la vida familiar? ¿Está casado?

R: Sí. Mi familia, desde luego, también milita en el movimiento.

P: Muchas gracias por la entrevista.

R: Gracias.

Al camarada Baburam Bhattarai: La monarquía no sobrevivirá mucho tiempo

(Entrevista al camarada Baburam Bhattarai hecha por el periodista independiente Boris Mabillard, de Ginebra, el 19 de diciembre de 2005.)

Pregunta: Marx y Engels basaron sus teorías en un proletariado urbano; Lenin veía en los campesinos a enemigos de clase. Pero la situación de Nepal es muy diferente. ¿ ) Cómo adaptaron esas ideas al contexto nepalés?

Respuesta: No es correcto históricamente decir que Marx y Engels sólo se apoyaron en el proletariado urbano y Lenin "veía en los campesinos a enemigos de clase". Los fundadores del socialismo científico obviamente le dieron importancia al papel del proletariado industrial pero nunca negaron el papel necesario pero complementario de los campesinos en la revolución. Siempre hablaban de la necesidad de la alianza obrero-campesina por el triunfo de la revolución. Recordemos que Marx y Engels adjudicaron la histórica derrota de la Comuna de París de 1871 a que, entre otras cosas, el proletariado parisino no se unió con los campesinos. Cuando el centro de la revolución se trasladó hacia el oriente, primero a Rusia y luego a China y otros países del tercer mundo, donde había menos desarrollo industrial, menos diferenciación de clases y una proporción mayor del campesinado, el papel de los campesinos con relación a los obreros creció de una manera proporcionada. Eso se ve en la importancia que Lenin le da a la alianza obrero-campesina en su famoso trabajo Dos tácticas de la socialdemocracia en la revolución democrática, que Mao desarrolló más con el concepto de la nueva democracia en los países semicoloniales y semifeudales como China. Como Nepal es un típico país semicolonial y semifeudal, con una aplastante mayoría de campesinos, es inconcebible imaginar un cambio revolucionario sin la participación de los campesinos. Como es sabido, como clase de pequeños propietarios los campesinos no pueden dirigir a sí mismos sino que los tienen que dirigir los obreros de las ciudades, quienes son pocos pero tienen una conciencia de clase más avanzada y revolucionaria. También es importante ver que lo que es decisivo es la conciencia de clase y no tanto el origen de clase, o sea, una persona de la clase campesina puede adquirir conciencia proletaria en un partido revolucionario y mediante la práctica revolucionaria. Eso es lo que se practica hoy en Nepal.

P: ¿ ) Pueden aceptar los agricultores las ideas del colectivismo? En cierto sentido, cada agricultor es potencialmente un pequeño propietario y hombre de negocios. ¿ ) Aceptarán una pequeña economía de mercado?

R: Como pequeño propietario, el campesino es por naturaleza individualista y se opone al colectivismo. Pero la constante explotación y opresión por los terratenientes, usureros y funcionarios gubernamentales obliga a los campesinos a pensar y actuar colectivamente. Por eso un partido revolucionario enseña paso a paso a los campesinos, primero a luchar colectivamente contra el enemigo común y luego a producir colectivamente. Pero es necesario tener mucha paciencia con lo de enseñar el colectivismo a los campesinos, primero mediante las cooperativas y luego con granjas colectivas y finalmente la socialización de la producción. Como en la actualidad estamos en la etapa de la revolución democrática, es decir, una revolución burguesa con el derecho a la propiedad privada, no apuntamos a ninguna forma de colectivización. Por tanto en esta etapa, aceptaremos definitivamente una economía de mercado. Nuestra consigna actual a los campesinos es "la tierra para quienes la trabajan" y nada más.

P: Con la excepción del distrito de Rolpa, no han aplicado sus ideas sociales (las granjas colectivas...). ¿Cuándo proponen hacerlo?

R: Como estamos en la etapa de una revolución democrática, por el momento sólo queremos liberar a los campesinos de la explotación semicolonial y semifeudal. En esta etapa apuntamos a llevar a cabo una reforma agraria radical basada en el principio de la "tierra para quienes la trabajan". Simultáneamente fomentamos el movimiento cooperativo entre los pequeños campesinos. En Rolpa desarrollamos algunas granjas colectivas modelo. Sólo después de completar la agenda de la reforma agraria radical, podremos avanzar a la cooperativización, colectivización y socialización. Pero que conste: no lo haremos a la fuerza sino de una manera democrática y con el consentimiento de los campesinos.

P: En Rolpa un gran mural pone en pie de igualdad a Marx, Engels, Lenin, Mao y Stalin. ¿De veras se puede colocar a brillantes intelectuales como los primeros tres al mismo nivel que un dirigente estúpido, brutal y autocrático como Stalin? ¿Podría opinar acerca de estos cinco dirigentes?

R. Se entiende la aversión general hacia Stalin. Pero sería una gran injusticia de la historia descartarlo de plano y tacharlo de "estúpido, brutal y autocrático". Como es sabido, Stalin cometió errores graves, sobre todo en el tratamiento de las contradicciones en el partido y entre las personas. Y le enseñó la metafísica a toda una generación de revolucionarios proletarios (en lugar del materialismo dialéctico), y el movimiento comunista internacional todavía lucha por liberar a la ciencia del marxismo-leninismo del dogma rígido a que él la redujo. Pero no se puede culpar exclusivamente a Stalin por estos errores históricos como Jruschov y compañía en vano trataron de hacer. Y es importante darle crédito por haber servido a los intereses de los obreros, campesinos y pobres del mundo durante su vida y por haberle salvado a la humanidad del embate fascista durante la Segunda Guerra Mundial. Por ende, es correcto decir que Stalin tuvo un 70% de aciertos y un 30% de errores, tal como planteó Mao.

Sobre Mao, para captar su grandeza y sus aportes originales a la ciencia de la revolución, es necesario analizar el complejo contexto histórico y la sociedad muy atrasada en que vivía. Sus aportes sobre la dinámica revolucionaria de las sociedades semicoloniales y semifeudales y su teoría acerca de la guerra popular, su exposición filosófica de las leyes universales de las contradicciones y sobre todo su concepto de continuar la revolución en las sociedades socialistas, lisa y llanamente son maravillosos y constituyen una parte integral de la ciencia proletaria de la revolución. De hecho Mao defendió y desarrolló las teorías expuestas por Marx, Engels y Lenin, para librarlas de las vulgarizaciones y tergiversaciones revisionistas y la rigidez estalinista. Es muy injusto y desafortunado que muchos marxistas occidentales no comprenden a Mao y tienden a presentarlo o a descartarlo como un simplón pintoresco. Es importante separar al marxismo revolucionario del eurocentrismo arrogante.

P: Algunos de los problemas más grandes de los regímenes comunistas eran primero la autocracia, segundo el egoísmo y tercero el culto de la personalidad. Hasta los dirigentes más astutos no lograron que sus ideas perduraran. Cuando Mao murió, el sistema se derrumbó. Temo que nadie siga luchando cuando Castro muera. ¿Qué pasaría si Prachanda muriera? ¿Qué han hecho para asegurar el futuro de sus ideas?

R: Sí, se ha planteado una pregunta muy importante. Pero confunde plantear la pregunta como un problema de "primero la autocracia, segundo el egoísmo y tercero el culto de la personalidad". Eso es muy simplista y nihilista. Se trata de desarrollar una teoría correcta de combinar de línea política e ideológica y la dirección organizativa y un sistema que genere constantemente a sucesores revolucionarios. Eso tiene relación con el problema de practicar el centralismo democrático en el partido y la dictadura de la clase proletaria (y no sólo el partido y el líder) en el sistema estatal y la sociedad. Nuestro partido ha resumido que el problema de la dirección proletaria ha sido uno de los factores subjetivos más importantes, aparte de otros factores objetivos, que provocaron la caída de los gobiernos socialistas en el siglo 20. Con eso en mente, el presidente de nuestro partido, el camarada Prachanda hace poco propuso llevar a cabo un gran debate dentro y fuera del partido sobre si abandonar la práctica de la dirección vitalicia y sobre si en un momento después de la revolución entregar la dirección del partido y del Estado a un nuevo grupo de dirigentes para que se establezca su autoridad antes de que la antigua dirección se desapareciera para siempre.

P: ¿Es el culto de la personalidad es una necesidad de los gobiernos comunistas o tratarán de evitar esta tendencia?

R: El marxismo revolucionario no ve las cosas en términos absolutos o abstractos, sino en términos dialécticos y concretos. Por eso, es importante ver el problema del "culto de la personalidad" en términos históricos y concretos. Ninguna revolución ha triunfado nunca sin el papel de buenos dirigentes, quienes pueden sintetizar y responder a las necesidades históricas de sus tiempos. Los dirigentes revolucionarios aparecen en el horizonte de la historia por necesidad y casualidad. En otras palabras, los dirigentes son una necesidad histórica, pero quiénes serán esos dirigentes es asunto de casualidad. Lo que hay que tener en mente es que los dirigentes deben verse como una expresión centralizada de la colectividad y los dirigentes deben subordinarse a la colectividad, y no al revés. Surge un problema cuando algunos dirigentes comiencen a colocarse por encima de la colectividad, lo que va contra el marxismo revolucionario. Es más, la otra tendencia de negar de plano el papel de los dirigentes lleva al anarquismo y al nihilismo y causa gran daño a la revolución. Estamos conscientes de estas dos tendencias erróneas y las combatimos.

P: Muchos regímenes comunistas se derrumbaron en Europa Oriental. ¿Cómo explica eso? ¿Qué errores cometieron? ¿Qué harán para evitarlos?

R: Es importante analizar los factores objetivos y subjetivos para poder hallar las causas del derrumbamiento de los gobiernos socialistas de Europa Oriental y otras partes. Objetivamente, en un mundo dominado por el imperialismo constituye un gran reto si no una imposibilidad construir el socialismo en uno o varios países. La propia dinámica del proceso de la reproducción extendida del capital libra embates a las fronteras de los Estados nacionales y se come todo en el camino. Segundo, es difícil cambiar las costumbres e incluso en las sociedades socialistas las antiguas fuerzas burguesas derrotadas y las nuevas clases explotadoras que surgen se consolidan con el paso del tiempo, si no se continúa revolución bajo la dirección del proletariado. En el caso concreto de Europa Oriental, operaban ambos factores; es más, se cometió un gran error subjetivo en la práctica de la democracia socialista tal como la plantearon Marx, Engels y Lenin. La democracia socialista debería haber sobrepasado a la democracia formal de la burguesía y dado el poder a los obreros y masas populares. Al contrario, los gobiernos pos-revolucionarios europeo-orientales degeneraron paso a paso y se convirtieron en dictaduras del capitalismo burocrático por encima de las masas populares. Los nuevos revolucionarios del siglo 21 deben sacar lecciones de estas experiencias y hacer nuevos avances, sobre todo sobre el problema de la dictadura y la democracia. Nuestro partido ya ha adoptado una resolución titulada "El desarrollo de la democracia en el siglo 21" y la ha puesto a debate dentro y fuera del partido. [Véase el libro Unos documentos importantes del Partido Comunista de Nepal (Maoísta), 2004, en http://www.cpnm.org.]

P: ¿Existe una gran ola en alguna parte a favor de la economía del mercado? ¿Es sólo casual o corresponde a la tendencia de la historia? En otras palabras, ¿reemplazó el comunismo al capitalismo, y ahora la globalización reemplaza a todo?

R: No hay que dejarse llevar por toda la propaganda acerca de la "globalización". La globalización no es sino otra forma del imperialismo que lleva con vida los últimos cien años. Se puede decir que la globalización es el imperialismo de la época del predominio del capital financiero. Además, la globalización no es la expresión de la fuerza sino de la debilidad del imperialismo. Muchas cifras de los propios organismos financieros imperialistas señalan que el imperialismo desde los años 1970 está en profunda crisis estructural y la crisis se profundiza y se amplía a diario. La globalización es sólo una respuesta a esta crisis y las experiencias de los últimos 30 años señalan que el imperialismo se enrumba hacia una crisis mayor en el futuro. No se debe olvidar que la globalización del capital creará su propio fin mediante la globalización de la resistencia de los pueblos y países oprimidos, que a la larga sentará las bases objetivas de la revolución mundial. Por eso, a nuestro parecer, el dicho de Mao de que el imperialismo es "un tigre de papel" es correcto hoy y no hay que dejarse llevar por la hueca propaganda triunfalista del imperialismo mundial.

P: Cuando tomen el poder, ¿será posible ignorar al resto del mundo? ¿Entablarán relaciones políticas y económicas con los vecinos países? ¿Con Europa? ¿Con Estados Unidos?

R: Nuestra posición no es chovinista ni de estrechez parroquial sino del internacionalismo proletario. Por ende nunca ignoramos al resto del mundo en el proceso de hacer la revolución o construir la paz. Definitivamente entablaremos relaciones políticas y económicas con todos los países del mundo, entre ellos nuestros vecinos inmediatos, Europa y Estados Unidos. Eso ya lo hemos declarado formalmente en la política y programa de 75 puntos del Consejo Unido del Pueblo Revolucionario (CUPR), el gobierno popular central embrionario dirigido por el Partido Comunista de Nepal (Maoísta).

P: Existen diferencias entre Prachanda y usted acerca de la relación con la India. ¿Son complementarios u opuestos sus puntos de vista?

R: No existen diferencias de ninguna clase entre el camarada Prachanda y yo acerca de la relación con la India. Como es sabido, en el pasado los medios de comunicación lanzaban rumores al respecto y algunas declaraciones públicas nuestras suscitaron esos rumores, sobre todo una audiocinta de instrucciones internas del camarada Prachanda que filtró a los medios de comunicación el portavoz del Ejército Real de Nepal en mayo de 2005. Posteriormente, el camarada Prachanda se hizo una autocrítica sobre la cinta, y él y yo aceptamos y el partido aprobó formalmente una resolución unánime de que no había ninguna base de dudar y de tachar a uno o el otro de pro-indio o pro-rey. Hoy, el partido tiene unanimidad acerca de la política a adoptarse hacia la India y otros centros del poder internacional.

P: ¿Y qué de la influencia india en Nepal?

R: Existe la centenaria relación desigual de dominación y dependencia entre la India y Nepal desde el tristemente célebre tratado de Sugauli de 1815-16. Esa relación se perpetuó con el tratado indo-nepalés de 1950 hasta la actualidad. Sin la reestructuración progresiva de esta relación semicolonial, no es posible que Nepal marche hacia adelante por el camino del desarrollo autosuficiente. Uno de los importantes problemas de nuestro movimiento revolucionario ha sido romper la nefasta alianza entre las clases dominantes reaccionarias de Nepal y de la India y construir relaciones cordiales entre los pueblos de los dos países basadas en la igualdad y el beneficio mutuo.

P: Parece que últimamente el gobierno indio haya cambiado su política hacia los maoístas. ¿En qué sentido?

R: La monarquía autocrática de Nepal ha sobrevivido mucho tiempo con la ayuda abierta y encubierta de las clases dominantes reaccionarias de la India y de otros países. No obstante, con la marea ascensional del movimiento por una república en el país, los amos extranjeros del rey han tenido que repensar su política hacia Nepal. De nuestra parte hemos pedido públicamente a los centros del poder internacional, sobre todo a las vecinas inmediatas India y China, que dejen de apoyar a la monarquía y que den apoyo moral al movimiento democrático. Esperamos que las potencias extranjeras entiendan que a la larga sería más beneficioso para sus intereses estar del lado del pueblo contra la monarquía.

P: ¿Por qué lo destituyeron de sus funciones en el partido? ¿Se puede plantear el argumento de la siguiente manera: democracia o autocracia en el partido (en que usted representa a la tendencia democrática)? ¿Cómo explicar que Prachanda pedía su remoción del frente?

R: La reciente reunión del Comité Central concluyó que algunas diferencias en los altos líderes del partido, sobre todo entre el camarada Prachanda y yo, partían de dudas o malentendidos, y que algunas eran diferencias de matiz de opinión acerca de ciertos problemas ideológicos y políticos a largo plazo (por ejemplo, la manera correcta de fusionar la democracia y el centralismo, etc.). Se acordó resolver esto en un gran debate en preparación para el próximo congreso del partido. Así, en el partido se ha alcanzado un nivel más alto de unidad sobre nuevas bases. No es cierto que el camarada Prachanda pedía mi remoción del frente y estoy a la cabeza del frente único revolucionario, es decir, el CUPR. Y que quede claro que nunca hubo ninguna disputa sobre la dirección del partido y el camarada Prachanda es nuestro dirigente indiscutible.

P: La alianza con los partidos políticos es muy estratégica. Se asemeja a un juego de ajedrez; cada jugador quiere ganar y piensa que es el jugador más fuerte. Koirala confía en que sea el próximo presidente. Makouné está convencido de que tiene el mayor apoyo popular (¿¡más que los maoístas!?). El rey confía en que no caiga porque cuenta con el ejército; no le importa la insurgencia en el campo porque no tiene su dinero ahí; sólo quiere conservar a Katmandú. ¿Qué opina usted sobre las fuerzas respectivas? ¿Con qué apoyo cuentan en la capital? ¿En el campo?

R: Lo que importa no son los deseos subjetivos de las fuerzas políticas sino la realidad objetiva y la necesidad histórica de la sociedad. En ese sentido la unidad entre los demócratas parlamentarios (es decir, los siete partidos) y los demócratas revolucionarias (es decir, los maoístas) es una necesidad histórica para derrotar a la centenaria monarquía y establecer una república democrática en el país. El reciente entendimiento de 12 puntos entre los siete partidos y los maoístas es la manifestación de esta necesidad histórica. A nuestro parecer, no es correcto ver los recientes sucesos como un juego de ajedrez entre las fuerzas políticas. Estamos comprometidos plenamente a defender y aplicar el entendimiento de 12 puntos porque sirve a los intereses de las masas y se basa en el actual balance de fuerzas en el país y en el mundo. Hemos aceptado este entendimiento evaluando correctamente nuestra base de fuerza o apoyo en las ciudades y en el campo.

P: ¿Hicieron una promesa a los altos dirigentes del UML acerca de la próxima presidencia?

R: No, no hemos hecho ninguna promesa al UML ni a nadie más acerca de la presidencia. Es el derecho del pueblo soberano elegir a sus propios líderes.

P: Tengo la fuerte impresión de que la alianza tendrá una corta vida, que no durará mucho. ¿Cuántos meses tienen para echar del trono al rey?

R: Esperemos lo mejor y no seamos pesimistas en esta etapa. Aunque existen potentes fuerzas nacionales e internacionales alineadas para hacer naufragar esta alianza y la dirección de los siete partidos no es muy confiable, a juzgar por el pasado inmediato, hay formidables presiones de la aplastante mayoría de los cuadros y de las masas a favor de esta alianza. Dado el estado de ánimo revolucionario del pueblo en estos momentos, podemos prever que la monarquía no podrá sobrevivir mucho tiempo más. Pero no sería prudente decir cuándo.

P: ¿Decidieron llevar la insurgencia a las calles de Katmandú?

R: Más temprano que tarde la insurgencia irá a las calles de Katmandú. La reciente masacre de una docena de civiles no armados por el Ejército Real de Nepal en Nagarkot, cerca a Katmandú, prendió protestas espontáneas de las masas. Es el derecho legítimo de las masas oponérsele con cualquier medio.

P: En conversaciones sobre la política con los maoístas en el campo, todos me dijeron que no estaban dispuestos a entrar a un proceso democrático. Con el rey destronado, ¿de veras aceptarán el principio de elecciones libres y justas? Si es así, ¿cómo convencerán a todos en sus bases? ¿Las muchas diferencias entre las bases y la dirección? ¿Entre el partido y el ejército [Ejército Popular de Liberación]?

R: Por favor no confunda un "proceso democrático" con un "proceso parlamentario", pues no son una y la misma cosa. Nuestros cuadros definitivamente entrarán a un proceso democrático, pero no necesariamente al proceso parlamentario que es tan falso y desacreditado. Ya estamos comprometidos con un sistema de gobierno con contienda pluripartidista. Así que ¿por qué dudar de nuestra apoyo al principio de elecciones libres y justas? Por favor no meta una cuña imaginaria entre nuestro partido y nuestro ejército. Como nuestro partido manda al fusil y no al contrario, no dudamos en absoluto de que nuestros cuadros y nuestro ejército tomen conciencia y observen cualquier acuerdo firmado por la dirección del partido.

P: ¿Sus contactos recientes con Estados Unidos? ¿Con la Unión Europea ? ¿Con China? ¿Con la India ?

R: No tenemos contactos directos con Estados Unidos, la Unión Europea , China y la India. Pero por diversos conductos estamos en comunicación con todos los centros de poder correspondientes.

P: Mao nunca le dio mucho poder a las minorías chinas. Sabía que era peligroso para la unidad del país. No obstante, ustedes formaron regiones autónomas que tienen mucho poder pero quieren más. ¿Cómo explica estas diferencias entre Mao y ustedes? ¿Aceptarán dar más poder a los grupos étnicos?

R: No es verdad que Mao no le dio mucho poder a las nacionalidades minoritarias u oprimidas. Apoyó y aplicó incondicionalmente el principio del derecho a la autodeterminación de todas las nacionalidades oprimidas. Nuestra política de autonomía de las nacionalidades y de las regiones con el derecho a la autodeterminación concuerda plenamente con el principio universal del marxismo-leninismo-maoísmo acerca de esta cuestión. Desde luego, la naturaleza específica de la autonomía y la forma de la autodeterminación se determinarán de acuerdo a la situación concreta de cada país. Hace poco, el recién reconstituido comité central del CUPR nombró un subcomité para elaborar una política, plan y programa detallados sobre el problema de las nacionalidades y regiones. Que quede claro que estamos plenamente comprometidos con la liberación de las nacionalidades oprimidas del país.

Boletines de prensa

Partido Comunista de Nepal (Maoísta)
Comité Central

1º de febrero de 2006

Al elevar a nuevas alturas al movimiento de resistencia popular en el mismo día en que cumple un año la aventura de Gyanendra Shahi, quien ha desatado la espada feudal de tiranía medieval contra las aspiraciones del pueblo nepalés a la democracia, paz y progreso, el mando occidental del Ejército Popular de Liberación (EPL) llevó a cabo un valiente y exitoso ataque en Tansen, la sede administrativa del distrito de Palpa. Docenas de policías y elementos militares mordieron el polvo, y quedaron en libertad docenas de policías rendidos y capturados, y algunos soldados de Ejército Real de Nepal [ERN] y policías, entre ellos el encargado en jefe del distrito, ahora están sanos y salvos en la custodia del mando del EPL. El EPL obtuvo una gran cantidad de armas modernas y balas de diversos calibres.

Ésta y las demás acciones militares ocurridas en el país desmienten las estupideces de los huidizos panchas de ayer de que eran una debilidad nuestras iniciativas (el cese el fuego de cuatro meses y el entendimiento de 12 puntos con los siete partidos políticos que nuestro partido alcanzó para distender el ambiente por un salida política orientada hacia el futuro y la paz) y que "habían roto nuestro espinazo". El ataque centralizado exitoso de Tansen desmintió la llamada declaración de Gyanendra Shahi, preparada de antemano para evocar al 1º de febrero, y la puso al descubierto como argumento desfasado y comedia sin chiste. A nombre del cuartel general central, quisiera felicitar de corazón a los comandantes y combatientes participantes del EPL, quienes correcta y exitosamente atacaron en el momento oportuno y a otros camaradas y amplias masas quienes jugaron un papel necesario para este éxito. Además, al rendir un emotivo homenaje con un saludo revolucionario a los camaradas caídos en el curso del combate, el cuartel general central desea la rápida recuperación de los camaradas heridos.

Aunque los siete partidos políticos, todo el país, nuestro partido y la opinión internacional han agitado a favor del veredicto del pueblo nepalés y favorecen seguir adelante con el mismo mediante la asamblea constituyente para resolver el conflicto, una minúscula camarilla de Gyanendra Shahi y la élite feudal se aventuran a las tontas a imponer el gobierno absoluto con la fuerza del ejército, fusiles, masacres y terrorismo sobre las masas populares conscientes en el siglo 21. Constituyen la octava maravilla del mundo la terquedad y el descaro de los feudales nepaleses, a quienes no les da pena que su plan de legitimar a la autocracia mediante las llamadas elecciones municipales ha quedado al desnudo como "la nueva ropa del emperador".

En esta situación, nuestro partido de nuevo llama enérgicamente a todas las fuerzas democráticas pro-populares, entre ellas los siete partidos políticos, a formar un poderoso frente para elevar el movimiento de resistencia a nuevas alturas. Es un hecho históricamente probado que los elementos feudales autocráticos no dejarán ni siquiera una pizca del poder al pueblo hasta que sean eliminados a la fuerza. Es sabido que cuanto más pronta y ampliamente se desarrolle la resistencia, más rápidamente se obtendrá la democracia y menos será la pérdida de vidas y propiedad del pueblo nepalés. Es más, nuestro partido llama especialmente a todos los integrantes del ERN y de la policía a hacer historia tomando partido con las aspiraciones democráticas del pueblo del país por medio de una rebelión contra la terca y descarada élite feudal. Será una gran responsabilidad histórica captar que se puede asegurar la protección y el progreso de Nepal y del pueblo nepalés únicamente mediante la fusión del EPL y de los soldados del ERN. Además, nuestro partido llama especialmente a todos los funcionarios del gobierno a apoyar al movimiento para construir un Nepal de nueva democracia vía el boicot y no cooperación con el circo electoral y otras actividades de los elementos feudales absolutos que han difamado a Nepal ante el mundo. Y quisiéramos asegurar a los funcionarios gubernamentales amantes de la democracia, patrióticos y honrados de hoy que serán los funcionarios del gobierno del venidero Nepal democrático.

Por fin quisiéramos decir que nuestra resistencia militar contra la autocracia avanzará de forma más intensa y extensa en los días por venir.

- Prachanda, presidente, Partido Comunista de Nepal (Maoísta)

Partido Comunista de Nepal (Maoísta)
Comité Central

7 de febrero de 2006

Desconocida por las personas amantes de la democracia y la paz, la charada de las llamadas elecciones municipales, el colmo de la arrogancia medieval feudal, se ha convertido en blanco de bromas en el mundo civilizado. Como resultado de la iniciativa de nuestro partido, los siete partidos políticos, la sociedad civil y las masas amantes de la democracia, ser un candidato o votar en las llamadas elecciones municipales se ha convertido en motivo de vergüenza y desprecio. El gran éxito del paro organizado por nuestro partido ya ha probado que la opinión popular va contra las elecciones que han de celebrarse mañana. Docenas de llamados elementos de seguridad han mordido el polvo en los valientes y victoriosos ataques ocurridos en Panauti (Kavre), Gaighat (Udayapur) y Nepalgunj (Banke), y el EPL se ha apoderado de docenas de fusiles, metralletas ligeras, rifles ligeros y miles de balas de diversos calibres. En esta situación nuestro partido hace un último y especial llamado a las masas de toda la ciudad a no dejarse avergonzar ni desacreditar participando de alguna forma en las llamadas elecciones a favor de la avaricia feudal, y a que impulsen, de la mano con el boicot general, al movimiento por la democracia y la paz a nuevas alturas. Y, salvo la lucha decisiva contra las autócratas feudales, no hemos visto ninguna posibilidad de cumplir las aspiraciones a la democracia y la paz del pueblo nepalés. En la actual situación en que los elementos feudales están al borde del derrumbamiento total y las masas están en los umbrales de una república democrática, nuestro partido de nuevo llama de corazón a los siete partidos políticos, a la sociedad civil, a todas las fuerzas pro-populares y a las grandes masas a avanzar unificadamente en una decisiva y combativa lucha, y no en ningún diálogo ni compromiso.

- Prachanda, presidente, Partido Comunista de Nepal (Maoísta)

Noticias

Acciones militares cualitativas

Bajo la dirección de Partido Comunista de Nepal (Maoísta), el Ejército Popular de Liberación (EPL) alcanza nuevas alturas. Después del fin del último cese el fuego, toda la lucha ha tenido un impacto a nivel nacional e internacional. Por consiguiente, la guerra ha entrado a una etapa de frentes y posiciones. El movimiento de resistencia popular alcanza nuevas alturas en el mismo día en que el rey asumió el poder absoluto hace un año. Desde entonces, el rey ha desatado la espada feudal de tiranía medieval contra las aspiraciones del pueblo nepalés por la democracia, paz y progreso. El mando occidental del EPL ha llevado a cabo un ataque exitoso y valiente en Tansen, la sede administrativa del distrito de Palpa en el mismo día en que la camarilla del rey celebraba un año de poder absoluto. El atrevido ataque del EPL en Tansen y otras acciones militares en el país han señalado de nuevo su invencibilidad y sacudido a todo el país.

Los golpes militares magistrales en Tansen (el 31 de enero), la sede administrativa del distrito de Palpa (a apenas 38 km de Butwal, la base estratégica del mando sureño del ERN) dejó 47 elementos de seguridad del rey muertos, y casi dos docenas de heridos. En el ataque quedaron destrozadas una armería del ERN, la sede administrativa del gobierno reaccionario, la sede de distrito de la policía y la residencia del encargado en jefe del distrito. El EPL incursionó en otras oficinas del gobierno y capturó gran cantidad de armas modernas y otras municiones, tales como rifles ligeros, metralletas ligeras, lanzadores de granadas, fusiles INSAS [fabricados en la India ], 3-0-3 y de otras clases, etc., e importante equipo de logística. Los helicópteros con equipo infrarrojo que fueron a apoyar a los soldados del ERN tuvieron que retirarse debido a los fuertes combates. El EPL capturó y luego puso en libertad al encargado en jefe del distrito y otros elementos, y liberó a 129 prisioneros de la cárcel del distrito. Docenas de policías y soldados mordieron el polvo, y fueron puestos en libertad sanas y salvas docenas de policías rendidos. El camarada Anil, el encargado de la región Gandak del Mando Occidental de Partido Comunista de Nepal (Maoísta) lanzó un comunicado de prensa y se responsabilizó del combate de Palpa; dijo que el EPL capturó una gran cantidad de armas modernas y otras municiones. Ocho combatientes el EPL ofrendaron la vida y algunos resultaron heridos.

Entretanto, el 5 de febrero las fuerzas selectas de la III División del EPL asestaron otro valiente golpe militar de "cerco y aniquilamiento" en Panauti (Kavre, a apenas 25 km de la capital de Katmandú). Mordieron el polvo 17 elementos del ERN, entre ellos fuerzas del comando unificado (que estaban vigilando el edificio municipal de Panauti) y un soldado del ERN se rindió con su rifle INSAS. El mismo día, se dio una importante batalla con el mando unificado en varias partes de Hatauda, la sede administrativa del distrito de Makwanpur. Asimismo, el mismo día, las fuerzas selectas de la división oriental del EPL atacaron al ERN en Uadypur. En fuertes combates mordieron el polvo seis solados del ERN y 20 resultaron heridos. El EPL capturó diez rifles, entre ellos dos SLR, dos INSAS, un SLW y más de mil balas y otras municiones. Se llevó a cabo el ataque a pesar de una fuerte concentración de fuerzas armadas en esta sede administrativa del distrito (Triyuga).

El 6 de febrero, la I División del EPL lanzó otro importante ataque contra la sede administrativa del distrito de Dhankuta (también es la sede administrativa de la región oriental), en la "Operación Trueno". Según el camarada Parvana, el primer comandante de división del EPL, más de seis elementos del mando unificado de las fuerzas enemigas mordieron el polvo y docenas más resultaron heridas. El EPL incursionó en la sede administrativa de la región oriental, la Comisión de Servicios Públicos, la oficina del encargado en jefe del distrito, etc. El EPL capturó a Prem Prasad Sapkota, el subadministrador de la región y doce funcionarios más.

El 9 de febrero a las 15:30 horas, se dio una emboscada y fuerte combate con el ERN en Rambhapur (Sunwal Nawalparasi) por el trecho Sunwal-Butwal de la carretera de Mahendra. Los combatientes del EPL dispararon al personal de seguridad real desde el lado noreste del bosque de Rambhapur y duró cinco horas el combate. Mordieron el polvo 25 mercenarios reales, y el EPL capturó sofisticadas armas automáticas (un cañón de 81 milímetros con diez proyectiles, un LMG, dos M-16 con cuatro TTS, un mortero de dos pulgadas con 15 proyectiles y una ametralladora pesada con 50 mil balas y 50 morrales militares y equipo de logística) e incendió cuatro pesados transportes militares. El camarada Pravakar, el subcomandante del EPL, dijo en una declaración del 10 de febrero que el EPL dio muerte a 25 mercenarios reales y apresó a una docena de elementos de seguridad reales. Los combatientes del EPL capturaron una gran cantidad de fusiles y balas del ERN. Cuatro combatientes del EPL ofrendaron la vida y unos camaradas resultaron heridos.

Estallaron feroces combates cuando el EPL atacó a los elementos de seguridad privada del rey que acudieron en cinco vehículos para quitar las barricadas colocadas por los rebeldes con motivo del paro nacional. Según testigos presenciales, cuando los elementos de seguridad llegaron a Rambhapur, el EPL abrió fuego, y por la tarde del día siguiente los cadáveres del personal real seguían regados en el lugar de los hechos.

La acción militar de Nawalparasi dio duro e inspiró inmediatamente a las masas. La batalla, que refleja la centralización de claridad teórica, planificación militar, valor, confianza y determinación, ilustra claramente que el EPL bajo la dirección de PCN (Maoísta) con grandes armas ideológicas puede ganar esta guerra justa. Los duros golpes reflejan las bajas reales y la caída de la moral del rey y los verdugos feudales.

Asimismo, el paro nacional del 5 al 11 de febrero convocado por el partido y por el Comité Preparatorio para la Amplia Conferencia Nacional Política [Consejo Unido del Pueblo Revolucionario, o CUPR] a favor de trastornar las llamadas elecciones municipales era un gran éxito. En un comunicado conjunto por la tarde del 8 de febrero, el camarada presidente Prachanda y el camarada Baburam Bhattarai comentaron que el paro se suspendió después de cumplir el objetivo de boicotear las elecciones y en respuesta a las demandas de los siete partidos políticos, diversas organizaciones y el pueblo. El comunicado dice que el paro constituyó un "éxito histórico" y "saboteó" completamente las elecciones municipales del gobierno.

Farsa electoral

El asesino rey Gyanendra Shahi y su séquito de lacayos siguen adelante con su "hoja de ruta" trazada tras la masacre de la familia real, a pesar de fuertes protestas de todas las fuerzas políticas confiables del país. Es requeterecontrareclaro que su lema es asumir el poder absoluto y gobernar al país según sea su voluntad. O sea, que en su aventura propone imponer el sistema panchayat (un invento de su padre) con la ayuda de la misma camarilla de reaccionarios compinches que ayudó a su padre a elaborar su proyecto antipopular.

Con las elecciones municipales querían legitimar su gobierno dictatorial. El pueblo nepalés y sus representantes políticos, su movimiento de boicot y las protestas armadas dejaron al desnudo la farsa electoral. Aparte de los esbirros reales, ni un solo político participó en estas elecciones. Era una burla general del poder estatal. El pueblo asumió el llamamiento del PCN (Maoísta) y de los otros partidos parlamentarios e hizo del boicot un éxito total. Por esta realidad, Estados Unidos, India, Japón, Inglaterra y otros países han tenido que denunciar estas elecciones.

Departamento Internacional
Partido Comunista de Nepal (Maoísta)
Correo electrónico: inf_bulletin@yahoo.com

inf_bulletin@hotmail.com

URL: http://www.cpnm.org

 
Kantipur Publication: El triunfo de la revolución tendrá un impacto en mil millones de personas - Presidente Prachanda
The Hindu Daily: No sólo debemos ponerle fin a la monarquía autocrática sino a la misma monarquía - Presidente Prachanda
Al camarada Baburam Bhattarai: La monarquía no sobrevivirá mucho tiempo - Camarada Baburam Batharai
Partido Comunista de Nepal (Maoísta), Comité Central (1º de febrero de 2006)
Partido Comunista de Nepal (Maoísta), Comité Central (7 de febrero de 2006)
Acciones militares cualitativas
Farsa electoral
De la Redacción
 
Entrevistas
 
Boletines de prensa
 
Noticias