¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo y el camino Prachanda!
BOLETÍN INFORMATIVO MAOÍSTA N° 11
[Boletín informativo ocasional del Partido Comunista de Nepal (Maoísta), enero de 2006]
11 de enero de 2006

Documento

Sobre el imperialismo y la revolución proletaria

  [Una parte internacional de la resolución política y organizativa, pronunciada por el presidente Prachanda y adoptada en la última sesión plenaria del Comité Central del PCN (Maoísta)].

Aunque no cambia la esencia de la clase capitalista, en el curso del desarrollo el imperialismo va adquiriendo nuevos contornos y formas. La principal particularidad del imperialismo de hoy es la explotación y opresión económica, política, cultural y militar de las grandes masas populares del mundo mediante un Estado globalizado. El mundo caracterizado por la ola de movimientos de liberación nacional, democráticos y socialistas tras la Segunda Guerra Mundial, de un lado, y, del otro lado, por la rivalidad entre los imperialistas durante la guerra fría, hoy está atrapado bajo la hegemonía única del imperialismo estadounidense.

Debido a la derrota de los Estados socialistas y de nueva democracia que se desarrollaron en el curso de la primera ola de la revolución proletaria mundial en la lucha por el poder contra el capitalismo burocrático de Estado, al establecimiento de la superioridad económica sin paralelo y principalmente a la superioridad militar del imperialismo estadounidense sobre los demás países imperialistas grandes, al control del capital financiero multinacional sobre el capital y economías nacionales de los países del tercer mundo y a la intensificación de intervención cultural mundial por medio del monopolio de la tecnología de la informática, etc., se ha fortalecido esta hegemonía.

Como consecuencia de esta forma de Estado globalizado del imperialismo estadounidense, se han debilitado en el mundo los valores, normas, métodos, reglas y estructuras desde la Segunda Guerra Mundial. Después del 11 de septiembre de 2001 [11-S], el imperialismo estadounidense declaró la guerra franca basada en la ideología con la ominosa advertencia "o están con nosotros o están en contra" a toda nación o grupo. A pesar de las protestas mundiales, es claro que esta advertencia se impone mediante la fascista intervención en Afganistán e Irak y la amenaza general contra cualquier movimiento político o país conforme a sus propios intereses nacionales o convicciones ideológicas fundamentales.

En esencia, esta forma fascista del imperialismo estadounidense se ha erigido sobre la base de una fuerte crisis ideológica. Al romper con varios valores burgueses vigentes hasta los años 1970 y al azuzar una ceguera religiosa fanática, los cabecillas imperialistas y sus secuaces intentan gobernar hoy. Su necesidad de gobernar con una ideología medieval ciega en un tiempo en que la ciencia ha adquirido un desarrollo general en el siglo 21 y la declaración de la llamada cruzada contra el llamado terrorismo por George Bush revelan claramente la profundidad de la crisis ideológica del imperialismo. Por esta razón histórica, el imperialismo ha chocado vilmente contra las aspiraciones progresistas y científicas de la humanidad de hoy.

Si bien se pregona esta nueva forma de imperialismo globalizado como una nueva era del progreso de la humanidad, los innumerables hechos, experiencias y prácticas prueban que no es sino una nueva forma, desnuda y vil, de colonización. Al intensificar el proceso de un puñado de capitalistas que se convierten en multimillonarios y los miles de millones de seres que han caído en la pobreza desde los años 1990, las estadísticas del Banco Mundo ponen en claro esta espantosa brecha entre rico y pobre. Hoy, el nivel de vida de 1,6 mil millones de personas ha caído cualitativamente desde los años 1990. A diario mueren 30 mil niños de enfermedades prevenibles. Más de 800 millones de personas padecen desnutrición y dos tercios de ellas jamás cumplirán los 40 años de edad. Ni hablar de la educación, pues 250 millones de niños del tercer mundo tienen que trabajar como niño-esclavos por apenas dos comidas al día. A diario, se obliga a decenas de miles de jóvenas a prostituirse. Cientos de millones de jóvenes sin trabajo recorren el mercado de trabajo globalizado como esclavos modernos en busca de sustento. Así, el nuevo orden mundial imperialista de privatización, liberalismo y globalización justifica la intensificación del proceso de freír a la gran mayoría de las masas del mundo en una sola cazuela de barro.

Otro aspecto importante que hay que reconocer es que el Estado globalizado del imperialismo estadounidense, que se ha desarrollado asentando bases militares en 140 países, ha hecho cualitativamente necesaria y posible la resistencia y rebelión en el mundo. Hoy, cualquier movimiento de liberación nacional, democrático o socialista no tendrá éxito en ningún país del mundo si no se desarrolla como parte inseparable de la resistencia de los pueblos del mundo. En ningún momento de la historia ha estado tan madura la situación objetiva en tantas partes como hoy para la aplicación práctica del gran principio proletario del internacionalismo. Las masas de los Estados Unidos de Norteamérica y aquellas de todos los continentes del mundo son víctimas de la misma clase de explotación, opresión y agresión imperialista globalizada. De la resistencia que se desarrolla en Irak, como un nuevo Vietnam, y Afganistán a los movimientos revolucionarios de Nepal, India, Perú, Turquía y las Filipinas, a las protestas y descontento de las masas populares de los Estados Unidos y Europa, el imperialismo estadounidense y sus agentes, los gobiernos lacayos, son el enemigo común de las masas de todas partes.

En el sur de Asia se intensifican los movimientos de liberación y democráticos revolucionarios contra las clases dominantes indias expansionistas que se han arrodillado ante el imperialismo estadounidense. En este contexto es importante señalar la formación de Partido Comunista de la India (Maoísta) mediante la unificación de dos importantes partidos que llevan años dirigiendo guerras populares. También es importante tomar en cuenta la agudización de la contradicción entre la monarquía autocrática feudal nepalesa y las clases dominantes indias. Los gobernantes capitalistas revisionistas chinos que han impulsado el crecimiento económico entregando su mercado al imperialismo estadounidense están expandiendo con astucia su influencia en el sur de Asia.

La citada situación objetiva evidencia la maduración del ambiente material en que se puede establecer un nuevo orden mundial socialista de los pueblos destruyendo completamente el orden mundial imperialista. No obstante, por crítica que sea la situación objetiva, el imperialismo no se derrumbará espontáneamente ni por su cuenta. Por ello, con una dirección científica ideológica, es imperativo luchar con conciencia y usar la fuerza. La historia ha probado el hecho científico de que no es posible tener tal dirección de ninguna otra clase, comunidad o ideología salvo la de la clase proletaria internacional y su ideología revolucionaria. Pero, en la presente situación de transición, en que se terminó la primera ola de la revolución proletaria mundial en el siglo 20 y una nueva ola se perfila en el horizonte, el movimiento proletario tiene el reto de desarrollar su ideología. El problema de la dirección del movimiento proletario mundial está vinculado indesligablemente a este reto.

Los revolucionarios internacionalistas del siglo 21 deben estar muy conscientes de que ya no bastan los análisis que hicieron Lenin y Mao acerca del imperialismo y varios conceptos que desarrollaron sobre esa base acerca de la estrategia proletaria. Tras la Segunda Guerra Mundial, la rivalidad entre los imperialistas y el análisis de Lenin acerca de la naturaleza de la guerra que continúa entre ellos para repartir y repartir de nuevo una parte del mundo y la estrategia proletaria construida sobre esa base; y después de la guerra fría, el análisis de la situación que Mao hizo acerca de los tres mundos (si bien sólo en un sentido táctico), en líneas generales ya no se aplican hoy. La situación del imperialismo estadounidense, que avanza como Estado globalizado, implica que ya no son suficientes los análisis de Lenin y Mao, al igual que el desarrollo del imperialismo en el tiempo de Lenin hizo que no fueran suficientes el análisis y estrategia de Marx, basados en su análisis del capitalismo, de que la revolución se diera primero y simultáneamente en los países desarrollados europeos. Éste es el principal deslinde para desarrollar el marxismo-leninismo-maoísmo [MLM] en el siglo 21 y para determinar la nueva estrategia proletaria. Sin prestar atención a este problema, no es posible abordar los retos de la revolución mundial de hoy.

No obstante, eso no quiere decir que ya no existe la contradicción entre las potencias imperialistas y las camarillas reaccionarias. Esta contradicción definitivamente existe y existirá, y el proletariado debe prestarle atención. Sin embargo, la contradicción que determina lo que pasa en el mundo de hoy no es ésta sino el imperialismo estadounidense, de un lado, y la lucha mundial en su contra, del otro. La necesidad de desarrollar el concepto de la confederación soviética del sur de Asia en el siglo 21 y el concepto de una confederación mundial y de emprender bajo su mando movimientos de liberación nacional, democráticos y socialistas de todos los países es muy urgente hoy.

Después de la muerte del camarada Mao y de la restauración del capitalismo en China, el movimiento comunista internacional, de un lado, principalmente cayó presa de diversas formas de revisionismo de derecha y, del otro, del dogmatismo mecánico, que alababa con palabras huecas cosas y experiencias del pasado. Aun hoy es necesario luchar contra estas tendencias en el movimiento comunista internacional e impulsar el desarrollo global del MLM. Es claro que sólo es posible desarrollarlo aplicando el arma científica del materialismo dialéctico. Es necesario captar que el materialismo dialéctico es un medio con que desarrollar constantemente la ideología proletaria contra el pluralismo burgués y el dogmato-revisionismo.

El Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI), que se formó con el propósito de defender, aplicar y desarrollar los principios básicos del MLM, ha jugado un importante papel ideológico. Pero, es necesario emprender un extenso estudio, debate y lucha para que el MLM llegue a tener el papel de verdadera dirección de la revolución mundial y que se desarrolle al nivel de una nueva internacional comunista capaz de abordar los retos del siglo 21.

Al captar firmemente la realidad de que son mayores la necesidad, posibilidad e importancia del movimiento internacional en la situación específica del actual imperialismo mundial, nuestro glorioso partido, el PCN (Maoísta), como partido que ha dirigido con éxito diez años la guerra popular, tiene un gran deber de desarrollar la ideología y el movimiento comunista internacional. Al aceptar la realidad de que anteriormente el papel internacional de nuestro partido ha sido débil en comparación con la necesidad, hoy es necesario aumentar nuestra iniciativa en esa dirección. Al captar la realidad de que no se puede desligar el futuro de la revolución nepalesa del desarrollo del movimiento internacional, el partido debe desarrollar un plan concreto de trabajo.

Noticias y puntos de vista

¿Por qué terminó el cese el fuego?

- Baburam Bhattarai

enero de 2006

El 2 de enero de 2006 se suspendió el cese el fuego unilateral declarado por el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) el 3 de septiembre de 2005. El fin del cese el fuego, que se declaró en un principio por tres meses y se amplió un mes más, ha suscitado varias dudas acerca del propósito de la declaración del cese el fuego y por qué se suspendió; qué futuro tendrá el entendimiento de 12 puntos después del fin del cese el fuego; en qué dirección se desarrollará la situación política del país; etc.

El rey Gyanendra ha justificado (y seguirá justificando) la esencia de su actuar regresivo diciendo que la decisión de asumir el poder dictatorial indirectamente el 4 de octubre de 2003 y luego directamente el 1 1 de febrero de 2005 apuntó principalmente a exorcizar el fantasma del "terrorismo" maoísta. No es de extrañarse que el rey, con su historial de empresario, buscara sacar mucho provecho con el pretexto del "terrorismo" pues le encanta que muchos dictadores del mundo logran ocultar sus crímenes con la llamada campaña contra el terrorismo encabezada por los Estados Unidos desde el 11-S. Es desafortunado y una gran broma de la historia que los autores de la matanza de la familia real y el incidente del 1 1 de febrero se dicen el mesías contra el terrorismo. No obstante, a una gran parte de la actual población de las ciudades que, de un lado, no se ha repuesto totalmente del vil impacto de la guerra fría, y del otro, ha estado bajo los efectos de la cultura de televisor e Internet, le cuesta trabajo distinguir entre un luchador de libertad y un terrorista. Por eso, es esencial tomar iniciativas políticas y diplomáticas para desenmascarar la faz terrorista de la monarquía autocrática y el ejército real y poner en claro el carácter político democrático progresista con algunas insuficiencias y defectos prácticos de los revolucionarios maoístas. Éste era el principal propósito del cese el fuego declarado el 2 de septiembre, que se ha probado magistralmente durante los últimos cuatro meses, y ha llegado a ser ya histórico.

El siguiente propósito de importancia de la declaración del cese el fuego era buscar una salida política progresista y cumplir con el deseo popular de democracia y paz. Desde el principio de la guerra popular hace diez años, hemos explicado nuestra convicción de que la guerra no es un fin sino sólo un instrumento. Hemos explicado repetidamente que nuestro objetivo fundamental es la reestructuración progresiva del Estado con soluciones a los problemas del nacionalismo, democracia y bienestar del pueblo. Evidencian esta convicción las muy debatidas 40 demandas que planteamos en 1996 y la propuesta que presentamos durante las negociaciones de 2002 y 2003. Se han sintetizado esas demandas en tres puntos: una amplia conferencia política nacional, un gobierno interino y la elección de una asamblea constituyente. Al comienzo no se pudo satisfacer en Nepal estas demandas políticas básicas conocidas en la historia del mundo debido a la falta de previsión y competencia de los partidos políticos y después debido a la terquedad de la monarquía autocrática y su ejército mercenario. Por tanto, el país y la ciudadanía han tenido que cargar con grandes dificultades y sacrificios. Y es verdad que al parecer el crecimiento de tendencias y conductas no revolucionarias en el seno de las fuerzas revolucionarias, sobre todo en la última etapa de la lucha, han generado odio, indiferencia y desconfianza de la ciudadanía contra las fuerzas políticas. Eso ha afectado en cierto sentido a nuestro objetivo político e ideología. En esta situación era necesario tomar iniciativas concretas para una salida política progresista a fin de fortalecer la relación con el pueblo para que pudiéramos cumplir con su deseo de paz y democracia y a la vez no comprometer el declarado objetivo político e ideología. La declaración del cese el fuego del 3 de septiembre era una expresión concreta de eso y contribuyó a facilitar las labores políticas y diplomáticas acercando más la salida política por la democracia, la paz y el movimiento progresista en la forma del histórico entendimiento de 12 puntos. Como se sabe, no se ha ejecutado ese entendimiento y salida política progresista debido a la terquedad de los elementos autocráticos. No obstante, las iniciativas políticas y diplomáticas y las actividades de la ciudadanía en todo el país, que facilitó el cese el fuego de cuatro meses, han acercado la realización de la agenda de ponerle fin al gobierno autocrático y la salida política progresista.

Puede que esto suscite la siguiente duda: ¿Qué acerca más la citada salida política: continuar el cese el fuego o suspenderlo? Puede haber mucho debate al respecto. Algunas fuerzas internacionales han sostenido que se puede acercar la citada salida progresista ampliando el cese el fuego, si bien unilateralmente. Pero, según nuestro partido, ampliar más el cese el fuego unilateral no puede tener efectos positivos sino sólo nocivos para la democracia, la paz y el movimiento progresista. La situación sería distinta si el gobierno hubiera correspondido al cese el fuego y si el rey hubiera aceptado el entendimiento de 12 puntos. Como el cese el fuego era unilateral, el rey y las fuerzas a favor de la monarquía se opusieron a los 12 puntos, el ejército real llevó a cabo actividades agresivas en Rolpa y el resto del país, y se trató de legitimar al gobierno militar mediante las llamadas elecciones municipales. Por ende es claro que la ampliación del cese el fuego no beneficiaría al país ni al pueblo. Más bien, es claro que tal ampliación a la larga podría beneficiar al gobierno real autocrático. En tal situación nuestro partido decidió terminar el cese el fuego unilateral después de informar a todas las partes interesadas.

En este contexto todas las fuerzas democráticas deben prestar atención a algunos asuntos importantes. Primero, los sucesos después de 1950 y la serie de negociaciones y ceses el fuego realizados en diferentes momentos después del inicio de la guerra popular han dejado en claro que el actual ejército real jamás representaría la democracia mientras que siga al mando del rey y que tampoco aceptaría la demanda de la elección de una asamblea constituyente. Ésa es la principal raíz de las frecuentes traiciones del rey a los partidos parlamentarios y de los fracasos de nuestras anteriores negociaciones con el viejo régimen. Al ignorar este hecho probado de la historia, nadie podría ser más obtuso y deshonesto que alguien que siguiera teniendo la ilusión de que se puede establecer la "plena democracia" dejando intacta la actual forma elitista del ejército y continuando el control del rey sobre él. Salvo su mando absoluto sobre el ejército real, la terquedad y renuencia del rey a buscar una salida progresista no tiene ninguna causa salvo la de ignorar la presión de la comunidad internacional y la opinión popular en su contra durante el último cese el fuego. El significado directo y la conclusión es que el ejército real debe ser el principal blanco de todos los movimientos democráticos. No se vale en absoluto atacar a la monarquía y no al ejército. La reciente matanza de Nagarkot ya ha ilustrado el hecho de que no se puede establecer la paz y que no se puede proteger la vida y propiedad del pueblo mientras que exista el ejército real. Un reciente informe de la oficina del auditor general, que dice que no hay registro de 7.263 millones de rupias nepalesas del fondo de ayuda del ejército, da una pequeña pista al abismo de irregularidades financieras y corrupción en que ha caído el alto mando del ejército real. Quizás nadie sabe cuántos millones o miles de millones de rupias se han apropiado ilegalmente en compras de fusiles y municiones y en el destacamento de soldados en misiones de paz de la ONU. Para colmo, el ejército real jamás puede tener un carácter democrático mientras que los cortesanos Shah, Rana y Gorkhali estén al mando. En tales circunstancias todos los auténticos demócratas deberían sostener fuertemente que no se puede establecer la democracia ni el republicanismo democrático en el país a menos que se disuelva el ejército real y se forme un nuevo ejército nacional. No es posible una salida política progresista a menos que se tome conciencia de este hecho y se rompa la columna vertebral del ejército real, y nuestro partido ha sacado la conclusión de que para lograr este objetivo, no hay ninguna alternativa salvo suspender el cese el fuego.

El segundo asunto de importancia a tomar en cuenta es que no se puede concretar la salida política progresista basada en los 12 puntos mediante la presión del movimiento pacífico popular sobre el régimen dominado por el rey actual, su tristemente célebre hijo, el ejército autor de la masacre de Nagarkot y los antiguos Mandales (los esbirros pro-monárquicos) quienes hoy tienen posiciones de ministros y administradores. Como la ONU , las autoridades responsables de la Unión Europea y el senador estadounidense Patrick Leahy han expresado la preocupación acertada de que el ejército real continuara las medidas de represión intensa y derramamiento de sangre una vez que el movimiento popular pacífico alcance su apogeo, podemos decir que es una preocupación importante. En esta situación sería una equivocación sin justificación de la dirección política no hacer los preparativos necesarios para una fuerte resistencia contra la represión y baños de sangre del ejército real. Por eso, todos deberían reflexionar en serio sobre la necesidad histórica de un nuevo plan de acción que puede coordinar bien al movimiento pacífico y a la resistencia armada. En este contexto nuestro partido ha sacado la conclusión de que con la ampliación del cese el fuego, es importante garantizarle a la gente que ya está dispuesta a participar en el movimiento decisivo por alcanzar el republicanismo democrático, el derecho a defenderse contra la opresión armada.

Tercero, todas las fuerzas democráticas deben unirse para paralizar las tácticas del rey, tal como las elecciones de los llamados consejos municipales mientras que ignora los fuertes problemas nacionales. Como se representará el drama de las elecciones en los cuarteles del ejército real, no bastará un boicot común y corriente. Por eso, es necesario librar una resistencia armada del pueblo para echar por tierra el circo electoral que se celebrará en los cuarteles militares y nuestra decisión de suspender el cese el fuego se basa en el análisis de que la ampliación del cese el fuego sería suicida en tales circunstancias. Además, es el deber mínimo del Ejército Popular de Liberación luchar contra el terrorismo desatado por el ejército real contra el pueblo en todo el país, Rolpa incluida.

Dada esta situación general, la ampliación del cese el fuego sin una salida política sería una ayuda a la autocracia, error que ningún partido revolucionario puede darse el lujo de cometer. Nuestros amigos de otros países quienes nos piden ampliar el cese el fuego unilateral y tener optimismo de que el rey entienda, deben ver que, como un Nero moderno, el rey recorre países africanos y la región oriental al tiempo que urgen importantes decisiones políticas.

Sobre la dificultad de aplicar los 12 puntos después de suspender el cese el fuego, no vemos ninguna contradicción, pues el primer punto es el eje del entendimiento: "Se acordó dirigir los ataques contra la monarquía autocrática de forma independiente, ponerle fin y establecer la plena democracia intensificando el movimiento democrático en marcha en todo el país". Es obvio que, hasta para las personas obtusas, el término "independiente" se refiere al ataque armado por la fuerza realizado en la guerra popular y el ataque no armado por las fuerzas participantes en el movimiento popular. Además, el entendimiento de 12 puntos no incluye ni puede incluir en ninguna sección estipulaciones de un cese el fuego obligatorio. Al contrario, es fácil ver que primero necesitamos destruir el poderío militar para acabar con la monarquía que se ha vuelto autocrático debido al apoyo que recibe del ejército. Por eso, nadie debe sacar la interpretación errónea de que se acabará el entendimiento de 12 puntos de la mano con la suspensión del cese el fuego, y las auténticas fuerzas democráticas deberían estar listas para contrarrestar las falsas ilusiones que el régimen real lucharía al máximo por propagar.

Las diferencias que existen entre los siete partidos políticos y los maoístas acerca de la forma de la lucha suscitarían algunas dificultades prácticas, incluso después de acordarse el programa mínimo común de democracia, paz y movimiento progresista. Puede que surjan problemas en la labor de coordinar la lucha armada basada en las aldeas y el movimiento popular basado en las ciudades. No obstante, todas las revoluciones triunfantes del mundo han ilustrado que no existe ninguna muralla china entre el campo y la ciudad ni entre movimientos armados y desarmados, y que tienen que transformarse el uno en el otro a ciertos momentos. Las debilidades de nuestros movimientos de 1950 y 1990 también ilustran que es necesario e inevitable coordinar el campo y la ciudad y los movimientos armados y no armados a fin de ponerle fin a la monarquía autocrática y establecer la plena democracia o republicanismo democrático. Es probable que ése sea el mayor reto ante las fuerzas democráticas en estos momentos, y los dirigentes de nuestros partidos políticos pasarán por la prueba de estas jornadas históricas.

Hay una fuerte probabilidad de que los próximos pocos meses sean el período más importante de la historia de Nepal. El rey más impopular de la historia de Nepal y el ejército real se preparan a luchar contra el poder del pueblo que apoya la democracia. Las recientes actividades del rey ilustran que no está dispuesto a ceder al pueblo, pero está dispuesto a arriesgar el trono. Sin duda cuesta entender la arrogancia y terquedad del rey que no cuenta con ningún apoyo visible de las potencias del mundo. Pero, a nuestro parecer, es como las huecas bravuconerías del terrateniente en quiebra de una aldea cuyos cálculos se basan en cifras falsas. Primero, puede que sueñe con comprar de nuevo a los dirigentes de los grandes partidos parlamentarios o de dividir a esos partidos. Segundo, puede que por fin se imagine recibir apoyo internacional contra los maoístas a nombre de combatir al "terrorismo". Pero por su mentalidad feudal y regresiva el rey no ha captado que vive en 2006, no en 1961, y que los maoístas no son los comunistas mecánicos y ortodoxos del siglo 20 sino los revolucionarios dinámicos y creadores del siglo 21. Por eso, es seguro que pronto se levante una gran tempestad contra la monarquía. Ya se ha desarrollado un ambiente de republicanismo democrático en el país. Unos dirigentes que todavía pasan la cruda de la monarquía ceremonial tendrán que elegir entre escuchar a las voces de los cuadros de sus propios partidos y al pueblo, o esperar que la historia los deje a un lado. El rey ya ha elegido el camino desconociendo el entendimiento de 12 puntos. Ahora le toca a los siete partidos y a los maoístas elegir el camino. La declaración del fin del cese el fuego es el toque de clarín del mismo. ¡Que todos estén sobre aviso!

(Este artículo salió en el semanario Jana Astha.)

Noticias y puntos de vista

El fin del cese el fuego

Por fin, después de cuatro meses, en nombre del PCN (M), se suspendió el cese el fuego el 2 de enero. Lo anunció el presidente Prachanda en una declaración pública. El partido declaró un cese el fuego de tres meses unilateral en septiembre de 2005 y lo amplió un mes el 1 1 de diciembre. Puede que se recuerde que el partido amplió el cese el fuego en beneficio de la paz y plena democracia (república democrática).

En nombre del partido el camarada Prachanda, presidente del partido y comandante supremo del EPL, quisiera expresar su sentida gratitud a todas las fuerzas a favor de la paz y democracia quienes han aceptado y apoyado el cese el fuego dentro y fuera del país, porque ha representado una importante iniciativa por una salida política pacífica y progresista de la guerra civil con la defensa de una democracia pluripartidista.

"El Estado real, con terrible obstinación feudal y totalitarismo, está empecinado en desatar terror militar contra el país y pueblo. El ejército real que mata cuadros no armados en custodia en Palpa, Morang y otros lugares del país, en los primeros tres meses mató en un ataque aéreo al camarada Kim Bahadur Thapa (Sunil), un líder popular de nuestro partido. En el cuarto mes, el llamado ejército real, con carácter más fascista, mediante la masacre de Nagarkot se ha aventurado a mantener un reino de terror contra las masas en nombre de operaciones militares en Rolpa y actos de barbarie tales como saquear tiendas e incendiar casas. Asimismo, el ejército real ya ha lanzado la estrategia de llevar a cabo ataques terrestres y aéreos para cercar a los destacamentos de nuestro Ejército Popular de Liberación, que ha estado en una situación defensiva hasta ahora en todo el país", dijo Prachanda.

Como resultado de una nueva situación surgida en defensa de la democracia y paz contra la autocracia feudal y en defensa propia de las masas y del Ejército Popular de Liberación contra el rey Gyanendra y su sanguinaria pandilla (tal como ilustran las masacres de Nagarkot, Pokhara y otras partes del país cometidas por el Ejército Real de Nepal [ERN]), el partido asumió el deber de ponerle fin al cese el fuego de cuatro meses.

  El presidente Prachanda lanzó un comunicado de prensa sobre el cese el fuego. A continuación presentamos el texto íntegro del comunicado:

  "La ampliación de un mes del cese el fuego después de los primeros tres meses, en nombre de nuestro partido, también se ha terminado. Nuestro partido quisiera expresar su sentida gratitud a todas las fuerzas a favor de la paz y democracia quienes han aceptado y apoyado el cese el fuego dentro y fuera del país, porque ha representado una importante iniciativa por una salida política pacífica y progresista de la guerra civil con la defensa de una democracia pluripartidista. En el entretanto, se logró con el apoyo del pueblo un entendimiento de 12 puntos entre nuestro partido y siete partidos políticos parlamentarios por un movimiento de democracia y paz. En este proceso, nuestro partido ha llevado a cabo un diálogo muy positivo sobre nuestro análisis y convicciones acerca de la democracia y paz con diferentes organismos, instituciones y fuerzas internacionales, tal como la ONU , y se alcanzaron varios puntos de entendimiento al respecto.

"Como resultado de esta situación nueva, se hicieron muchos pedidos de dentro y fuera del país al poder feudal autocrático real a que regrese a la democracia y paz con una respuesta positiva al cese el fuego. No obstante, el Estado real, con terrible obstinación feudal y totalitarismo, está empecinado en desatar terror militar contra el país y pueblo. El ejército real que mata cuadros no armados en custodia en Palpa, Morang y otros lugares del país, en los primeros tres meses mató en un ataque aéreo al camarada Kim Bahadur Thapa (Sunil), un líder popular de nuestro partido. En el cuarto mes, el llamado ejército real, con carácter más fascista, mediante la masacre de Nagarkot se ha aventurado a mantener un reino de terror contra las masas en nombre de operaciones militares en Rolpa y actos de barbarie tales como saquear tiendas e incendiar casas. Asimismo, el ejército real ya ha lanzado la estrategia de llevar a cabo ataques terrestres y aéreos para cercar a los destacamentos de nuestro Ejército Popular de Liberación, que ha estado en una situación defensiva hasta ahora en todo el país.

"La realidad en el terreno subraya nuestro deber de tomar la ofensiva suspendiendo el cese el fuego, en aras de la democracia y paz del pueblo contra la autocracia feudal y de la propia defensa del Ejército Popular de Liberación. Entendemos y honramos profundamente la solicitud de los organismos tales como la ONU y la Unión Europea a ampliar el cese el fuego. Asimismo, entendemos y admiramos el pedido de los organismos amantes de la paz del país y del Partido del Congreso Nepalés (Democrático), uno de los siete partidos políticos participantes, en el contexto de su convención, de ampliar el cese el fuego. No obstante, en vista de las mencionadas nuevas actividades fascistas del ejército real, pedimos que tomen en cuenta en serio la realidad de que no sólo es imposible que ampliemos, a pesar de nuestros deseos, el cese el fuego sino que también sería suicida hacerlo y llamamos a todo mundo a alzar una enérgica voz contra esta situación. Con este llamamiento, declaramos que el fin del cese el fuego de nuestro partido.

"Lo que queremos explicar es que nuestras siguientes acciones militares apuntarán únicamente al poder autocrático real. En un sentido inmediato, nuestras acciones militares apuntarán al ejército real y a sus soplones a sueldo que organizarán un drama de llamadas elecciones municipales a fin de disfrazar a la autocracia. También queremos repetir nuestra convicción de que, en la medida de nuestras posibilidades, apoyaremos al movimiento pacífico de los siete partidos políticos y contribuiremos a desarrollar el entendimiento de 12 puntos, y queremos decir que si se concreta el proceso de obtener la soberanía del pueblo mediante la elección de un gobierno interino y una asamblea constituyente por medio de una amplia conferencia política nacional o una conferencia de mesa redonda, nuestro partido estará preparado a contribuir a una salida política pacífica con la suspensión del cese el fuego en cualquier momento. Pero, si continúan los actos terroristas de los elementos autocráticos feudales tales como Gyanendra y Paras y sus mercenarios militares que hicieron fracasar la anterior ronda de negociaciones por medio de la masacre de Dorambha y nos obligaron a ponerle fin al actual cese el fuego a causa de la operación contra Rolpa, quisiéramos repetir nuestra determinación de seguir luchando hasta el final a favor de Nepal y del pueblo nepalés. En el actual contexto en que parece que la emancipación del pueblo nepalés sea imposible sin empuñar fusiles contra las fuerzas de la autocracia feudal, no queda ninguna alternativa salvo impulsar una tempestad de movimiento pacífico y movimiento armado. Por eso, nuestro partido llama enérgicamente a las grandes masas a sumarse a la meta de eliminar para siempre a la monarquía feudal autocrática en nombre de la democracia, paz y progreso. El derecho a la rebelión contra la atrocidad feudal es el mayor derecho humano del pueblo nepalés de hoy. Por ende, llamamos a la ONU , a la comunidad internacional y a las masas del mundo a respetar y apoyar este derecho".

Prachanda, presidente, Partido Comunista de Nepal (Maoísta)

Convocatoria al bandh nacional (paro general) del 5 al 11 de febrero

  Tras la suspensión del cese el fuego unilateral, el partido, y el Comité Preparatorio para Celebrar la Amplia Conferencia Política Nacional [Consejo Unido del Pueblo Revolucionario, o CUPR], han anunciado una serie de programas de lucha contra las elecciones municipales del genocidio régimen real y se preparan para la elección de una asamblea constituyente con el bandh nacional (paro general) del 5 al 11 de febrero. Una declaración conjunta lanzada por el presidente del partido y comandante supremo del EPL, el camarada Prachanda, y por el camarada Baburam Bhattarai, coordinador del Comité Preparatorio para Celebrar la Amplia Conferencia Política Nacional del CUPR, el 22 de diciembre de 2005, explica el programa y las consignas de lucha. Piden enérgicamente que todos los ciudadanos del país trastornen las elecciones municipales y den pasos hacia la elección de la asamblea constituyente.

A continuación presentamos el texto íntegro de la convocatoria:

¿Autocracia o democracia? Éste es un asunto de vida o muerte para Nepal y el pueblo nepalés. Los dictadores autocráticos y represores de la monarquía han cerrado todas las puertas a una solución política pacífica y han impuesto una situación de vida o muerte. Con la excelsa responsabilidad de satisfacer los deseos y anhelos de paz y democracia del pueblo y generar un ambiente pacífico para una salida política progresista, el partido (maoísta) declaró el cese el fuego. Pero ¿cómo respondieron y qué ofrecieron el gobierno real y sus fuerzas armadas? Asesinaron a uno de los líderes dedicados y populares del partido, el camarada Kim Bahadur Thapa (Sunil) y a algunos activistas políticos no armados más y últimamente en Nagarkot, el régimen del rey Gyanendra masacró a sangre y fuego en respuesta al cese el fuego. Por la democracia y paz, el PCN (Maoísta) y los siete partidos parlamentarios han firmado un entendimiento de 12 puntos pero el gobierno real autocrático ha declarado desde Tulsi Giri una pantalla del sistema panchayati sin partido y exhibido su carácter de tiranía y represión. Mediante uno tras otro decreto, el gobierno autocrático busca obligar a entrar a su servicio a diversos sectores sociales tales como comunicaciones, desarrollo de información y muchos más. El gobierno ignora a los organismos internacionales y personas quienes expresan sus puntos de vista y opiniones por la paz y democracia pero amplía la crueldad militar y estrecha relaciones con fundamentalistas religiosos.

Debido a estas situaciones, todos los sectores de la sociedad nepalesa tales como casta, fe, región y género tienen que entrar a salvar al país para las futuras generaciones en la lucha final y decisiva y la revolución y no hay ninguna otra opción. Si miramos la historia, el pueblo ha luchado por derrocar y eliminar a la monarquía autocrática y dictatorial y allanar el camino para un país pacífico, próspero y democrático. El gobierno considera el cese el fuego y los 12 puntos como una debilidad y un truco, que claramente muestra que se opone a la paz y democracia. La elección de la asamblea constituyente es un proceso popular democrático que recomendamos conducir bajo supervisión internacional pero el gobierno real rechazó nuestra propuesta y muestra su carácter sacrificando la sangre del pueblo. Dan su cara delictiva y anuncian elecciones municipales para taparla. Estos hechos muestran con tamaña claridad que en el contexto concreto de Nepal el gobierno real y sus fuerzas armadas son ilegítimos y terroristas. Obviamente, luchar contra las fuerzas del gobierno dictatorial real criminal es el derecho y deber legítimo y democrático del pueblo.

Por tanto, hemos pedido que la ONU y otras comunidades internacionales suspendan el apoyo y contacto con el gobierno real y pedimos apoyos legítimos al entendimiento de 12 puntos que reflejan las aspiraciones populares por la paz y democracia. Llamamos a las personas de toda casta, fe, género, región y grupo, a entrar a la lucha por ponerle fin a la autocracia corrupta. Para el nuevo proceso y el establecimiento de la república democrática, la elección de la asamblea constituyente preparará la salida e instamos a todo mundo a levantar una lucha vigorosa para derrocar al gobierno real. Pedimos que todos los grupos educados e informados de la sociedad y personas nos apoyen para que este gobierno real autocrático no pueda ver el año nuevo nepalés. Pedimos que todos los soldados del ERN y otras fuerzas de seguridad se amotinen contra el rey Gyanendra, Paras y otros generales del ejército real quienes se están haciendo de millones y miles de millones de rupias, y que apoyen a las fuerzas patrióticas pro-populares. Sobre todo, pedimos que todas las fuerzas armadas y militares tomen partido con el pueblo y luchen contra el rey y por la democracia y muestren nacionalismo y poder popular. Los soldados y oficiales del ERN deben entender que en el siglo 21, somos educados e informados, trabajamos en serio por el pueblo y no por el rey autocrático, criminal y corrupto Gyanendra y Paras. Conforme a nuestros deberes, tenemos que tomar partido con el moderno, científico y constitucional Nepal y pueblo.

Por último, pedimos enérgicamente que todos los ciudadanos de Nepal trastornen las elecciones municipales y se preparen para la elección de la asamblea constituyente.

Además de esos pedidos, lanzamos los siguientes programas de lucha contra el régimen real autocrático:

Programas de lucha

Del 7 al fin del mes de Paush, propaganda e información

Del 1 al 12 del mes de Magh, reuniones, participación y programas de discusión del pueblo

Del 13 al 22 de Magh, programas de castigo popular (Se castigará a los funcionarios y candidatos que participen en las llamadas elecciones municipales.)

Del 23 al 29 de Magh, paro nacional (transporte, mercados, organismos educativos, industria y oficinas)

Nota: Puede que otras personas y organizaciones regionales anuncien programas adicionales y programas de apoyo a los programas de los siete partidos parlamentarios.

 

Consignas

1. Ponerle fin a la monarquía autocrática y feudal y establecer la república democrática.

2. Trastornar las elecciones municipales, prepararse para la asamblea constituyente.

3. Instrumentar el entendimiento de 12 puntos y trabajar por la revolución unida.

Fecha: 22 diciembre de 2005

Prachanda, presidente, PCN (Maoísta) y comandante supremo, Ejército Popular de Liberación, Nepal
Baburam Bhattarai, coordinador, Comité Preparatorio para Celebrar la Amplia Conferencia Política Nacional, Consejo Unido del Pueblo Revolucionario, Nepal

Acciones militares sacuden al país

Desde el fin del cese el fuego unilateral, las intensivas acciones militares del Ejército Popular de Liberación (EPL) han sacudido al país. A diario, se han llevado a cabo decenas de acciones militares, principalmente en la forma de dinámicos ataques de comandos, sabotaje y aniquilaciones, en casi toda la zona urbana del centro del país. La nueva tendencia es a lanzar acciones militares más en las ciudades y las llanuras del Terai y llevar a cabo más acciones descentralizadas, lo que ha sembrado pánico en los cuarteles enemigos. Unos combates importantes son las incursiones de comandos contra la principal entrada del valle de Katmandú, Phaparbari de Makawanpur, Nepal Gunj y Kailali.

El 14 de enero a las 17:40 horas el EPL atacó en retén (a 2 km cerca de campamento de base del comando unificado) en Thankot, en la periferia de la capital de Katmandú. Thankot es el principal punto de entrada terrestre a Katmandú. El mismo día el EPL hizo una incursión a un retén de Dadhikot, distrito de Bhaktapur, la segunda entrada de importancia al valle de Katmandú. En ese momento, estaban presentes 17 policías. Los valientes combatientes atacaron simultáneamente después de entrar al cuartel y retén de la policía de Thankot, dieron muerte a un inspector y 13 policías en las dos acciones y confiscaron fusiles y balas de diversos calibres. En el momento del ataque estaban presentes más de 40 elementos de la policía en el retén de Thankot. Lanzó las incursiones coordinadas la Fuerza Especial Urbana de V Brigada Conmemorativa Bethan bajo el Comando del Valle Central. Entretanto, el EPL lanzó ataques similares a retenes barriales de la delegación municipal de Kirtipur; el barrio 9 del municipio Lalitpur de Chyasal, el barrio 6 de la zona metropolitana capitalina de Bouddha y Sankhu la misma tarde. El EPL no tuvo bajas.

Éste es el primer embate grande al criminal rey Gyanendra y su séquito de verdugos en el valle de Katmandú por parte del EPL después del fin del cese el fuego unilateral de cuatro meses. En diciembre de 2004, el EPL atacó un retén policíaco de Sankhu, de las afueras de Katmandú y dio muerte a cuatro elementos de seguridad. Sobre los ataques del 14 de enero en el valle de Katmandú, el encargado del "Comando del Valle Central", el camarada Ananta, dijo: "Éste es el comienzo de nuestra estrategia militar de golpear la cabeza del enemigo". Ananta reitera el "compromiso" del partido de trabajar en unidad con los siete partidos parlamentarios, la sociedad civil y todas las fuerzas democráticas y de izquierda del país para acabar con la "monarquía feudal" y establecer una "república democrática".

Se dio otra heroica y exitosa incursión el 20 de enero a las 18:15 horas en varias partes del municipio de Nepalgunj, sede principal de las fuerzas de seguridad mediooccidentales del viejo Estado. El EPL redujo a cenizas la delegación policial Chock y el retén Jamunaiha (el más cercano a la frontera nepalés-india). Por lo menos seis policías armadas mordieron el polvo. El EPL confiscó once clases de armamento. Por lo menos seis policías mordieron el polvo y tres más resultaron heridos cuando los héroes de Nepal atacaron a dos retenes de seguridad en Nepalgunj, del mediooccidente del país. El 24 de enero por la tarde, los combatientes revolucionarios volvieron a atacar a casi todos los retenes de seguridad real de Nepalgunj. Con valerosas armas ideológicas, los combatientes atacaron simultáneamente a las 20:15 horas a cuarteles policiales de barrio, distrito y zona, un centro de entrenamiento policíaco, la sede de administración del distrito y retenes del ejército. Por lo menos seis elementos de seguridad mordieron el polvo y ocho más resultaron heridos. Un combatiente del EPL cayó durante el combate. Éste es el segundo ataque de peso en una semana contra Nepalgunj.

Como parte de una serie de ataques contra las oficinas del viejo gobierno, el 21 de enero el EPL saboteó la oficina submetropolitana de Biratnagar y la presidencia municipal de MechiNagar. En 14 de enero por la noche, el EPL saboteó la casa del jefe de ERN, PyarJungThapa, en Besigau, Jorpati, del valle de Katmandú. Asimismo, el 14 por la noche el EPL bombardeó al mismo tiempo la oficina del Comité de Desarrollo del Distrito de Dadeldhura del viejo Estado y la presidencia municipal de Amargadhi en la región del lejano occidente.

En algunas de las acciones más heroicas para recaudar fondos de la primera semana de enero, se apoderaron de más de tres millones de rupias de los bancos comerciales del gobierno en Birendranagar, del distrito de Surkhet, a sólo 100 metros del cuartel del ERN.

Asimismo, el 18 de enero los combatientes revolucionarios lanzaron bombas que destruyeron la torre repetidora de la televisora Nepal del viejo Estado en Hetauda. Hicieron estallar bombas en la torre repetidora del barrio 9 del municipio de Hetauda a las 17 horas.

En los últimos 15 días se llevaron a cabo incursiones y aniquilaciones contra retenes policíacos y la estratégica oficina base del viejo régimen (Oficina de Desarrollo del Distrito y Oficina de la Municipalidad ) desde Meachi a Mahakali, sobre todo en la región de Terai y otras partes. Docenas de policías (de civil y armados) y soldados del ERN mordieron el polvo en choques en Shyangja, Makwanpur, Nepalgunj, etc., y quedaron aniquilados varios soplones. Del 1 1 de enero hasta hoy, mediante una serie de importantes sabotajes contra las oficinas del gobierno en docenas de distritos y en el valle de Katmandú el EPL golpeaba la columna vertebral de los reaccionarios.

Aparte de las innumerable acciones descentralizadas en todas partes del país, el 21 de enero se dio un choque grande contra 300 elementos del ERN (con un batallón de fuerzas especiales) en Jhurijhure, Phaparbari (Makawanpur). En una de las acciones más largas de guerra de posiciones que duró 19 horas, los valientes combatientes del EPL repelieron a los mercenarios del ERN, dieron muerte a 64, hirieron a más de 50 y capturaron miles de balas de diversos calibres y otro equipo. Cayeron 22 combatientes del EPL y  el comisario auxiliar del batallón, el camarada Kalyan; el comandante de compañía, el camarada Rabin; y el vicecomandante de compañía, el camarada Shikhar. "El EPL ha capturado varias clases de armamento y explosivos, tales como metralletas ligeras (LMG), INSAS, más de cinco mil balas de diversos calibres y equipo de logística", dijo el camarada Ananta (encargado del Comando del Valle Central, PCN [Maoísta] y vicecomandante del EPL).

El pueblo coreó: ¡Genocida Gyanendra, lárguese de Nepal!

El 21 de enero miles de personas bajo la dirección de la alianza de siete partidos organizaron una manifestación en la plaza Basantapur Durbar y el Camino Nuevo de la capital de Katmandú. Partieron reuniones de protesta de varias partes de la ciudad esa tarde a pesar de intervención policíaca en varios cruces que provocó choques entre la policía y los manifestantes.

Los manifestantes corearon consignas contra el rey y a favor de la república. "Queremos democracia. ¡Abajo el genocida Gyanendra! ¡Abajo la represión policíaca! ¡La autocracia caerá! ¡Viva la unidad popular!". Los activistas de la vanguardia a favor de la democracia quemaron neumáticos en cruces y estudiantes y policías se pelearon a pedradas y ladrillazos.

El personal de seguridad real detuvo a cientos de dirigentes, cuadros y partidarios de los partidos políticos. Docenas de activistas de la alianza resultaron heridos debido a los macanazos de la policía contra las multitudes pacíficas en la plaza Bashantapur Durbar y el Camino Nuevo esa tarde. La mañana del jueves 19 de enero las fuerzas de seguridad detuvieron a más de 500 líderes y cuadros de la alianza para frustrar la protesta programada para el viernes 20.

El 16 de enero, para impedir la protesta de la alianza del 20, el genocida régimen real prohibió reuniones, manifestaciones y otros actos políticos dentro del anillo periférico de la capital por temor a la llamada "infiltración maoísta" en el movimiento de masas de los siete partidos. Pero el PCN (Maoísta) desmintió la declaración del régimen real de que el EPL contemplaba infiltrar el acto del 20.

En un comunicado lanzado el 18 de enero, el presidente Prachanda se comprometió que el partido no participará con la fuerza, infiltración ni otra actividad provocadora durante el acto de masas del viernes 21 organizado por la alianza de los siete partidos políticos. Prachanda reiteró "el pleno apoyo [de nuestro partido] a los programas de protesta pacífica lanzados por los partidos políticos de acuerdo al entendimiento de 12 puntos entre nuestro partido y la alianzas de siete partidos políticos... Nuestro partido quisiera dejar en claro de nuevo que no utilizará en absoluto la fuerza, infiltración ni otra actividad provocadora en el acto de protesta pacífica del 20 de enero de los siete partidos políticos".

"Si el régimen autocrático feudal le da continuidad a la prohibición y medidas represivas, a pesar de nuestro comunicado, será el derecho y deber de todo el pueblo nepalés prohibirlo [al régimen real] para siempre", dijo Prachanda.

Agregó que la prohibición oficial a reuniones públicas en el valle ilustra la "mentalidad derrotada" del gobierno y llamó al público en general a desafiar la prohibición y participar en el acto del viernes de los siete partidos.

Prachanda reiteró el compromiso del partido de dar pleno apoyo a los programas de protesta pacífica de los partidos políticos según el entendimiento de 12 puntos acordado entre el PCN (Maoísta) y la alianza de los siete partidos.

A continuación el texto íntegro del comunicado:

"Los elementos absolutistas feudales, quienes están perdiendo el sentido común, hablan de prohibición y toque de queda contra el pueblo en un momento en que se aproxima una reunión de protesta pacífica convocada por siete partidos políticos parlamentarios el 20 de enero en Katmandú. En el contexto en que nuestro partido, comprometido al pleno apoyo a los programas de protesta pacífica lanzados por los partidos políticos de acuerdo al entendimiento de 12 puntos, mantenía su apoyo, con la imposición del llamado toque de queda bajo el pretexto de 'infiltración maoísta' los elementos feudales han mostrado su cobardía, estupidez y mentalidad derrotada. Nuestro partido quisiera dejar en claro de nuevo que no utilizará en absoluto la fuerza, infiltración ni otra actividad provocadora en el acto de protesta pacífica del 20 de enero de los siete partidos políticos. Si el régimen autocrático feudal le da continuidad a la prohibición y medidas represivas, a pesar de nuestro comunicado, será el derecho y deber de todo el pueblo nepalés prohibirlo [al régimen real] para siempre. Por tanto, nuestro partido llama a las grandes masas del país a demostrar la fuerza popular tomándose las calles y desafiando el toque de queda de los asesinos feudales. Se aproxima la hora de borrar para siempre a los asesinos feudales que sacrifican la sangre del pueblo, y sin duda con el fin del poder feudal absoluto se cumplirán las aspiraciones de progreso, democracia y paz del pueblo nepalés. En este histórico punto de viraje, nuestro partido llama enérgicamente a las organizaciones, instituciones y fuerzas pro-populares de todo el mundo a alzar la voz a favor del movimiento democrático del pueblo nepalés".

20 de enero de 2006

Prachanda, presidente, PCN (Maoísta)

Entretanto, el 21 de enero la alianza de los siete partidos políticos convocó a un paro nacional el 26 de enero. Una reunión de la alianza celebrada después de las protestas del 21 tomó la decisión a favor del paro. El paro se convocó debido a las mayores restricciones reales sobre las libertades civiles y a la represión policíaca de protestas.

Comunicado de prensa

¡Detener el terror estatal contra los maoístas en la India ! ¡¡Libertad inmediata para los camaradas Sunil Roy, Gaurav y Kiran y otros presos!!

  (Comunicado de prensa del Comité de Coordinación de Partidos y Organizaciones Maoístas del Sur de Asia [CCPOMSA] lanzado el 26 de diciembre de 2005.)

Nosotros, los partidos y organizaciones maoístas del sur de Asia, denunciamos enérgicamente el terror estatal contra el pueblo de la India , sobre todo su vanguardia, el Partido Comunista de la India (Maoísta). Desde la unificación de los dos partidos, el Centro Comunista Maoísta de la India y Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista) (Guerra Popular), miembros del CCPOMSA, y la formación del PCI unificado (Maoísta), los gobiernos central y estatales del país han desatado un terror desenfrenado en su contra. Denunciamos enérgicamente este terror y advertimos que cuanto mayor la represión, mayor la furia del pueblo.

Desde hace muchos meses el gobierno indio tiene preso ilegalmente al alto dirigente y miembro del Buró Político del PCI (Maoísta), el camarada Sunil Roy. A pesar de su avanzada edad y delicada salud, lo tratan como delincuente común. Aparte de ser un respetado líder del movimiento revolucionario indio, el camarada Sunil Roy (conocido públicamente como camarada Shome) es conocido en el movimiento internacional como uno de los miembros de peso del CCPOMSA. Para colmo, siguen manteniendo presos ilegalmente a los altos líderes y miembros del Buró Político del PC de Nepal (Maoísta), los camaradas Kiran y Gaurav, y muchos otros maoístas nepaleses.

El CCPOMSA exige la libertad incondicional e inmediata de estos altos líderes y los demás presos políticos del sur de Asia ilegalmente retenidos en prisiones indias.

Además, hace poco nos enteramos de los medios informativos que los gobernantes indios llevan una brutal y bárbara campaña, en nombre de Salwa Judum, contra las comunidades tribales de Bastar (Chhatisgarh) que están bajo la dirección de los maoístas. Se informa que las fuerzas paramilitares y lumpenes encabezadas por un MLA han desatado un terror indecible de matanza, incendio y saqueo. Se informa que han muerto más de cien tribales, entre ellos mujeres y niños. Para sembrar terror, les cortan la cabeza y las colocan en sus casas. Han violado tumultuariamente a más de 30 muchachas y asesinado a seis de ellas, quemado 40 aldeas y reunido a los aldeanos en aldeas estratégicas al estilo de Vietnam. Se informa que aún continúa el terror. Trae recuerdos del dominio británico de la India.

El CCPOMSA exige el fin inmediato a este terror, la restauración de derechos humanos en la región y la vigorosa acción contra todos los responsables.

Se sabe que los gobernantes expansionistas indios, con el apoyo de sus amos imperialistas, han usado tal terror no sólo en la India sino en otros países del sur de Asia, tales como Sri Lanka y Bangla Desh y contra los movimientos de las nacionalidades de Cachemira y el Nordeste. Estos métodos van contra toda norma civilizada y engendrarán odio contra los gobernantes indios en toda la región.

El CCPOMSA exige el fin inmediato al terror en Chattisgarh y una indagatoria pública por un tribunal internacional al llamado Salwa Judum puesto en marcha en los últimos cinco meses.

Comité de Coordinación de Partidos y Organizaciones Maoístas del Sur de Asia (CCPOMSA)

26 de diciembre de 2005

Gira europea

Revolución de Nepal: ¡Un nuevo mundo es posible!

[Volante del Movimiento de Resistencia de los Pueblos del Mundo sobre la gira europea.]

Mientras usted lee este volante, se lleva a cabo en Nepal una lucha poco conocida en que participa millones de personas para transformar a ese país de la manera más dramática posible, de uno de los países más pobres y atrasados del mundo a estar a la vanguardia del cambio y el avance sociales del planeta. ¡En Nepal, una revolución popular está convirtiendo en historia al imperialismo!

Durante más de un siglo la élite dominante de Nepal ha estado al servicio de los imperialistas británicos y estadounidenses y de los expansionistas indios para explotar a las masas y saquear los recursos naturales del país. Encabezada por un monarca feudal ha reprimido con la violencia la resistencia que los obreros, campesinos, estudiantes e intelectuales opusieron a la explotación y opresión. Las potencias extranjeras, el Estado reaccionario y su columna vertebral, el Ejército Real de Nepal y la policía, han protegido a la vieja y podrida sociedad, una jaula de nacionalidades y un infierno para las mujeres.

En 1990 el movimiento popular obligó a la monarquía a ceder el poder absoluto y a reinstaurar un sistema parlamentario pluripartidista con uno de los más amplios espectros de partidos políticos en el mundo. El pueblo nepalés esperaba que los pobres pudieran disponer de alimentación, agua potable y condiciones sanitarias adecuadas, que pudieran tener vivienda con electricidad, y educación y servicios médicos. Esperaban la abolición de la opresión de las mujeres y de castas; de la subordinación de las minorías nacionales; de la desbocada corrupción, sobornos, nepotismo y robo a todos los niveles del gobierno. No obstante, los muchos males de la vieja sociedad fueron de mal en peor, apagando los anhelos y esperanzas del pueblo.

En esta situación, el Partido Comunista de Nepal (Maoísta) tomó la decisión de lanzar lo que los maoístas llaman una guerra popular. En febrero de 1996, con un puñado de unidades organizadas y con unas pocas armas sencillas, entre ellas algunas artesanales, pero con el apoyo político de millones de personas, realizaron una serie de ataques por todo el país contra el viejo Estado combinados con otras acciones de masas en que participaron miles de personas. Con esta lucha no buscaron unas reformas o algún acuerdo para "compartir el Poder", sino ponerle fin a la dominación extranjera, arrancar de raíz las estructuras feudales que dominan la sociedad en todos los niveles y transformar radicalmente las relaciones sociales en todas las esferas. El PCN (Maoísta) dice que dirige esta lucha como parte de un proceso revolucionario mundial en que están tomando parte.

La guerra popular iniciada en febrero de 1996 se ha desarrollado con una sorprendente rapidez. Hoy más del 80% del territorio de Nepal y la mayoría de los habitantes están en zonas bajo el control de la revolución, en tanto que el régimen monárquico reina sólo en ciudades y pueblos importantes. Se han establecido bases de apoyo revolucionarias en que el verdadero poder popular se ha hecho realidad por primera vez en la historia del país. En estas bases, el pueblo mismo ejerce colectivamente el poder político para transformar la sociedad en beneficio de la inmensa mayoría. En las bases de apoyo el pueblo está creando una nueva sociedad tomando los Comités Populares como piezas angulares. Los Comités Populares son elegidos por el pueblo y están unidos a nivel central en el Consejo Unido del Pueblo Revolucionario (CUPR), que constituye el embrión de un nuevo Estado y representa el surgimiento del poder político popular nacional.

Con el establecimiento de las bases de apoyo revolucionarias en el campo, las minorías nacionales y las mujeres están ejerciendo una verdadera libertad y un verdadero poder; se está desarrollando una economía independiente; se está aboliendo el odiado sistema de castas y por primera vez en la historia del sur de Asia los "dalits" ("intocables") están ganando una verdadera igualdad en la sociedad; se está eliminando el tráfico de mujeres, niños y drogas y la prostitución, golpizas a las esposas y la dote; la educación es gratuita para todos los niños y jóvenes; el pueblo goza de protección contra los funcionarios corruptos del gobierno y los terratenientes feudales; y se está promoviendo una nueva cultura en que la ciencia, la creatividad y el debate están reemplazando a la superstición, la ignorancia y la obediencia ciega. Los contornos de un nuevo Nepal, y de un nuevo mundo, se perfilan cada vez más.

El PCN (Maoísta) ha dicho que la guerra popular ha entrado en la etapa final: la ofensiva estratégica. No obstante, la monarquía y sus amos imperialistas continúan lanzando ofensivas con el objetivo de hacer retroceder la revolución a la defensiva y finalmente derrotarla. El 1 1 de febrero de 2005, el rey Gyanendra reinstauró la monarquía absoluta, suspendió los derechos, cerró decenas de periódicos y emisoras radiales, sometió a los medios de comunicación a censura y encarceló a más de mil activistas políticos, entre ellos ex ministros del gobierno. Las masacres de no combatientes, violaciones y torturas constituyen la principal táctica del Ejército Real de Nepal y sus "asesores" estadounidenses, israelíes e indios. Nepal es el país con mayor número de "desaparecidos". Aumenta el peligro de una abierta intervención militar extranjera, muy probablemente del ejército indio apoyado por los imperialistas estadounidenses y europeos.

El Movimiento de Resistencia de los Pueblos del Mundo (MRPM) sostiene que la revolución de Nepal es la lucha más avanzada contra el imperialismo hoy en el mundo. La existencia de un auténtico poder popular ahí tiene profundas implicaciones para la lucha de los pueblos contra el imperialismo en todo el mundo. La solidaridad internacional no tendrá sentido si los pueblos del mundo no se unen en contra de la intervención extranjera en Nepal y en apoyo de lo que la lucha popular ha logrado a costa de grandes sacrificios. La batalla que se perfila en torno a la guerra popular de Nepal sin duda será una de las históricas luchas de la primera parte del siglo 21 y ¡es una lucha que debemos atrevernos a librar y a luchar por ganar!

La gira que el MRPM, sus organizaciones afiliadas y otros grupos e individuos están organizando en Europa para difundir las noticias de la revolución de Nepal presentará a un conferencista del sur de Asia y las recientes noticias de las bases de apoyo y la guerra popular. Será una oportunidad única para conocer de primera mano y analizar los verdaderos avances de Nepal y su significado para el pueblo de ahí y de todo el mundo. Llamamos a todos a apoyar, contribuir a construir y participar en el programa en su respectivo país y ciudad.

Departamento Internacional
Partido Comunista de Nepal (Maoísta)
Correo electrónico: inf_bulletin@yahoo.com

inf_bulletin@hotmail.com

URL: http://www.cpnm.org

 
Sobre el imperialismo y la revolución proletaria
¿Por qué terminó el cese el fuego? - Baburam Bhattarai
El fin del cese el fuego - Presidente Prachanda
¡Detener el terror estatal contra los maoístas en la India ! ¡¡Libertad inmediata para los camaradas Sunil Roy, Gaurav y Kiran y otros presos!!
Revolución en Nepal: ¡Un mundo nuevo es posible!
Documento
 
Noticias y Puntos de Vista
 
Convocatoria al Bandh Nacional
 
Acciones militares sacuden a todo el país
 
El pueblo coreó: ¡Genocida Gyanendra, lárguese de Nepal!
 
Comunicado de prensa
 
Gira europea