¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo y el camino Prachanda!
BOLETÍN INFORMATIVO MAOÍSTA N° 6
[Boletín informativo ocasional del Partido Comunista de Nepal (Maoísta), octubre de 2003]
25 de octubre de 2003

Noticias y puntos de vista

Reunión del Politburó abre caminos en la práctica revolucionaria

Hace poco, se terminó con éxito una reunión importante del Politburó del Comité Central del PCN (Maoísta). Un comunicado de prensa lanzado por el Presidente Prachanda el 20 de octubre da el resumen de las principales decisiones tomadas.

La primera reunión del más alto organismo de toma de decisiones del Partido que se ha celebrado tras el fracaso del cese al fuego y las negociaciones y la reanudación de la guerra civil, hizo un balance de la situación objetiva y trazó planes de acción para el período entrante. De los detallados informes de las diferentes regiones del último mes y medio, se concluyó que se ha llevado a cabo la primera fase del nuevo plan estratégico con gran éxito y la gran Guerra Popular ha hecho avances importantes en todos los terrenos. A diferencia de los alegatos de los propagandistas de la dictadura militar real, los partes de guerra indican que, por todo el país, el EPL ha asestado fuertes pérdidas al ERN mercenario. En el reciente período, murieron más de 300 mercenarios reales y se confiscaron cientos de fusiles, tales como rifles M-16, LMG, SLR y .303 y decenas de miles de balas de diversos calibres. Los revolucionarios sufrieron muchas menos heridas de lo que propagaron los verdugos reales: alrededor de 200. Por supuesto, los lacayos reales asesinaron una gran cantidad de civiles en encuentros simulados.

La reunión adoptó una resolución suplementaria a la de antes, “La actual situación y nuestra tarea histórica”, que adoptó la reunión del Comité Central en junio. El Presidente Prachanda presentó este documento importante, titulado “Concentremos la fuerza total para elevar los preparativos para la ofensiva (estratégica) a una nueva altura mediante el tratamiento correcto de las contradicciones” (vea abajo el texto íntegro del documento); abre nuevos caminos en el desarrollo de la Guerra Popular en el país. El enfoque general de la resolución es preparar a las fuerzas revolucionarias para asumir plena responsabilidad por el país en el futuro cercano. Aunque reitera el análisis básico de la situación internacional y nacional que se hizo antes, la resolución contiene diferencias significativas en el terreno de la práctica revolucionaria, en vista de la necesidad de ejercer el nuevo poder en casi todas las zonas rurales del país en el contexto de la compleja situación internacional. Por eso, representa una continuación y un enriquecimiento de la resolución sobre la democracia que adoptó la última reunión del Comité Central y que ahora se debate vigorosamente dentro y fuera del Partido. Se espera que la instrumentación de la resolución suplementaria fortalezca las relaciones del Partido con las masas, aísle al enemigo y contribuya a los preparativos para la ofensiva estratégica.

En el campo organizativo, la reunión del Politburó decidió declarar en el futuro cercano la formación de Gobiernos Populares en las Zonas Autónomas (para las nacionalidades y las regiones oprimidas). Asimismo, se nombró al Camarada Krishna B. Mahara vocero del Partido con la encomienda de difundir las noticias sobre asuntos específicos.

La reunión también trazó planes para las luchas militares y de masas en el período entrante.

Acciones militares revolucionarias siguen sin cesar

Después del cese al fuego de nueve días durante el festival Dashain (Dushera) del 2 al 10 de octubre, el EPL reanudó valientes acciones militares que se repercuten por todo el país. Se han llevado a cabo docenas de acciones militares en la forma de emboscadas, minado de caminos, ataques de comando, sabotajes y aniquilamientos todos los días, situación que ha obligado al enemigo a asumir una posición principalmente defensiva.

La nueva ronda de acciones militares revolucionarias se inició con una redada contra el campamento de base de la Policía Militarizada en Kusum, distrito de Banke (en el lejano oeste del Terai) la noche del 10 de octubre. La acción no tuvo éxito a causa de diversos factores subjetivos y objetivos y el EPL tuvo que organizar una retirada con importantes bajas. En cosa de 48 horas, se compensaron las bajas parcialmente con otra redada contra un campamento de base similar en Bhaluwang, distrito de Dang (en el lejano oeste del Terai) el 12 de octubre. Más de 25 mercenarios reales mordieron el polvo y se confiscó una cantidad importante de fusiles, tales como 14 SRL, 1 LMG y 5 rifles .303.

Entretanto, las emboscadas y ataques con minas casi a diario han provocado gran desorden en el campo del enemigo. Se realizó una de las más devastadoras emboscadas con minas en Gaira de Ghanteshwar, distrito de Doti (en las montañas del lejano oeste) el 15 de octubre. El EPL eliminó a 20 mercenarios del ERN en el lugar y capturó a seis, pero los puso en libertad tras darles tratamiento médico. El EPL confiscó 11 SLR, 2 M-16, 1 LMG, 3 SMG, una remesa de granadas M-36 y una gran cantidad de balas de diversos calibres. Fue un fuerte revés a los verdugos reales quienes acababan de cometer los crímenes más nefastos contra escolares inocentes en Doti, asesinado a una docena e hiriendo a muchos más.

Asimismo, en diferentes emboscadas el 16 de octubre, murieron tres elementos del ERN en Sindhuli y tres policías en Palpa, y un policía murió durante un ataque de comandos en Jhapa. El 19 de octubre, murió un policía en cada una de las emboscadas en Dang, Parsa, Dhankuta y Rupandehi. Se llevaron a cabo emboscadas en Chitwan el 20 de octubre y en Saptari el 22 de octubre; cayó un mercenario real en cada acción y docenas sufrieron heridas.

Es más, la aniquilación de agentes del servicio secreto en el valle de Katmandú y un fuerte sabotaje a las residencias de un ministro en activo, S. N. Shukla, en Rupandehi, han dado escalofríos a los representantes de la dictadura militar real. Desde hace mucho, Shukla ha sido un brutal terrateniente y cabecilla de delincuentes en el Terai occidental y el ataque elevó bastante la moral combativa de cientos de miles de campesinos de esa zona que lucha por su liberación.

AI denuncia a dictadura real por “desapariciones”

Desde hace años, la dictadura militar real ha cometido los peores crímenes contra la humanidad y ha violado constantemente los principios universales de derechos humanos. El acostumbrado estilo de sus atrocidades hitlerianas ha sido: la matanza de prisioneros de guerra en encuentros simulados, la “desaparición” en masa de prisioneros, la brutal tortura en custodia, la violación tumultuaria de mujeres, etc. Hace poco, Amnistía Internacional (AI), la conocida organización de derechos humanos internacional, hizo un balance detallado del grado y el alcance de los abusos de los derechos humanos cometidos por la dictadura real.

En su último informe de 14 cuartillas, titulado “Nepal: ‘Desapariciones’ generalizadas en el contexto del conflicto armado”, AI ha dado una sentencia condenatoria a la dictadura militar real, sobre todo en torno a las “desapariciones” en masa de los prisioneros de guerra. El informe presenta cifras de las “desapariciones” ocurridas en los últimos años:

“A la fecha, Amnistía Internacional ha registrado 250 casos de “desapariciones” en todo el país. Se registraron 14 casos en 1998 durante “una intensificada movilización de seguridad”, un operativo policíaco con el traslado de unidades policíacas armadas de Katmandú a los distritos afectados por la “guerra popular”. Con la intensificación de los operativos de seguridad, se registraron 80 casos más durante 1999 y 2001. Tras la declaración de un estado de emergencia el 26 de noviembre de 2001 y el despliegue del ejército, se registraron más de 100 casos en el contexto de los operativos conjuntos de las fuerzas de seguridad en los meses antes del 28 de agosto de 2002. Se registraron 35 casos más entre agosto de 2002 y enero de 2003, cuando se declaró un cese al fuego. Tras el derrumbamiento del cese al fuego de siete meses en agosto de 2003, Amnistía Internacional ha recibido informes de 20 casos más de “desapariciones” (p. 1).

No obstante, según los informes detallados recibidos de los lugares de los hechos, han “desaparecido” más de 500 personas detenidas por el gobierno real. Durante la primera ronda de charlas de paz el 27 de abril de 2002, el equipo de negociaciones del Partido entregó una lista inicial de 322 personas “desaparecidas”. Entre las personas más prominentes “desaparecidas” está el Camarada Dandapani Neupane (Deependra Sharma), un miembro del Comité Central del Partido.

En las últimas semanas, el gobierno militar real ha detenido a docenas de personas, tales como los líderes estudiantiles Krishna K. C., Himal Sharma y Gyanendra Tripathi, y el renombrado poeta Purna Biram (Balaram Sharma), pero hasta hoy no se conoce su paradero. Hace unos días, salieron informes periodísticos sin confirmar de que murieron en un encuentro simulado varios prisioneros de guerra, entre ellos el Camarada Chaturman Rajbanshi, un miembro del Comité Central del Consejo Unido del Pueblo Revolucionario. Con frecuencia se descubre que las personas que han muerto en los “encuentros” con los mercenarios reales, habían estado en cárceles clandestinas por meses y años.

Entretanto, se ha informado de los horrores de las violaciones tumultuarias de las mujeres presas en las cámaras de tortura del ERN, de los cuales informaremos en futuros boletines.

Aún incierta la situación del Camarada Gajurel

La situación del Camarada C. P. Gajurel (Gaurav), detenido en la India, todavía es incierta, pues un tribunal de Chennai lo regresó de nuevo a la cárcel el 15 de octubre. Tras su arresto en el aeropuerto de Chennai el 19 de agosto, el Camarada Gajurel ha comparecido cada 15 días ante el juez y cada vez lo han regresado a la cárcel por 15 días más.

En un fallo importante, el 15 de octubre el Alto Tribunal de Chennai ordenó que el gobierno del estado de Tamil Nadu (India) responda en dos meses a la solicitud del Camarada Gaurav de que no lo extraditen al gobierno militar real de Nepal. Como la decisión de deportarlo la determinarán factores políticos y no factores jurídicos, es importante esperar que le favorezca la decisión final de las clases dominantes indias.

Entretanto, aumenta la presión de las fuerzas democráticas progresistas en la India por la seguridad de la vida y la libertad del Camarada Gajurel. El 15 de octubre, durante la comparencia del Camarada Gajurel ante el juez, nueve organizaciones organizaron fuera del tribunal una reunión de masas impresionante a favor de su libertad. Se ha formado un comité de defensa de su vida en este estado del sur de la India.

Asimismo, se informa que prominentes intelectuales y activistas de derechos humanos, entre ellos el profesor Manoranjan Mohanty y Anand Swarup Verma, han formado un “Comité de Defensa del Camarada Gaurav (C. P. Gajurel)” en Nueva Delhi.

Oficial militar británico: sano y salvo

Se evitó un posible mal entendido entre el nuevo poder dirigido por el PCN (Maoísta) y la comunidad diplomática en Nepal con la intervención oportuna del Presidente Prachanda en el caso de un equipo de reclutamiento al mando de un teniente coronel británico que viajó a una base de apoyo revolucionaria en el distrito de Baglung el 19 de octubre.

Como se ha informado en la prensa, el oficial británico y cuatro nepaleses que cumplen servicio en la unidad de gorkhas del ejército británico habían entrado a las bases de apoyo revolucionarias en busca de nuevos reclutas nepaleses para el ejército británico. Los funcionarios del Poder popular local habían detenido al oficial y sus acompañantes para informarles sobre las nuevas leyes y reglas vigentes en las bases de apoyo revolucionarias. Como por espontaneidad el incidente pudiera haberse convertido en escándalo diplomático, el Presidente Prachanda envió de inmediato un mensaje para que regresaran al oficial sano y salvo, lo que se cumplió en 40 horas el 21 de octubre. De regreso, el oficial confirmó el buen trato de parte de los cuadros revolucionarios y rápidamente se evitaron posibles tensiones diplomáticas.

Después, el Centro del Partido aclaró que el incidente fue una reacción espontánea de los cuadros de nivel local y que la comunidad internacional, sobre todo el gobierno británico, no tiene necesidad de preocuparse.

El incidente ha puesto a la orden del día un asunto importante, que la comunidad internacional y el nuevo poder popular revolucionario necesitan tratar mediante un diálogo amistoso. Hoy, es un hecho que en Nepal existen dos Estados, dos ejércitos, dos economías y dos culturas. Por eso, los viejos acuerdos entre los integrantes de la comunidad internacional y el tambaleante Estado monárquico ya no tendrán vigencia en el naciente Estado democrático del pueblo. Durante el período del poder dual en el país, es importante establecer unos mecanismos prácticos entre el nuevo poder popular y la comunidad internacional a fin de evitar incidentes desagradables en el futuro.

En este contexto, se destaca la importancia trascendental de las recientes decisiones del Politburó del Partido.

Documento

Concentremos la fuerza total para elevar los preparativos para la ofensiva (estratégica) a una nueva altura mediante el tratamiento correcto de las contradicciones

[Resolución suplementaria al documento “La actual situación y nuestra tarea histórica”, presentado por el Presidente Prachanda y adoptado por el Politburó del Comité Central del PCN (Maoísta) en octubre de 2003]

Se ha convocado esta reunión del Politburó a fin de hacer los cambios necesarios a la política y el plan para el período entrante haciendo un balance general de la situación política y militar después de la última sesión plenaria del Comité Central, en general, y después del fin del cese al fuego, en particular.

1. Balance de la situación mundial

El análisis y las conclusiones de la reunión del Comité Central asentados en “Situación mundial” son aún más válidos y correctos hoy. Después de la guerra contra Irak, cada día más el imperialismo estadounidense ha estado aislado políticamente y atascado en el pantano de mayor crisis militar, hechos que confirman las contradicciones que surgieron en la reciente reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas y en la cumbre de la OMC en Cancún, México, y en la mayor resistencia contra los soldados estadounidenses en Irak y Afganistán y el fracaso de la dizque “hoja de ruta” de paz en el Medio Oriente. En esta crisis, la estrategia estadounidense de afianzar su hegemonía en el sur de Asia se enfrenta a nuevos problemas. En este contexto, se ha confirmado la justeza de nuestra política de apuntar los ataques ideológicos, políticos y militares al imperialismo estadounidense y a la dictadura militar real que vive de las migajas estadounidenses. Como resultado de la iniciativa del Centro (del Partido) basada en la citada política, se han fortalecido y ampliado nuestras relaciones con los revolucionarios comunistas y las masas antiimperialistas de todo el mundo y se han ampliado las relaciones diplomáticas con las fuerzas reaccionarias que tienen diferentes niveles de contradicciones con el imperialismo estadounidense. Por ende, el Partido debe ver que sea más amplia y efectiva la aplicación de tal balance de la situación mundial y de la citada política.

2. Balance de la situación política interna

El Partido ha alcanzado una nueva posición política ofensiva, debido a la posición táctica flexible de hacer las masas soberanas mediante una Asamblea Constituyente y la iniciativa general que se tomó al respecto en el proceso de negociación. En el país y fuera, se han sustentado la supremacía política del partido, la declaración del fin de la vigencia del cese al fuego y de las negociaciones, y el llamamiento a llevar adelante la resistencia (lucha) tras la presentación de la retrógrada propuesta del viejo Estado durante la tercera ronda de negociaciones y la matanza en Doramba. Durante este proceso, el Partido ha alcanzado nuevas alturas en la aplicación de su firmeza estratégica y flexibilidad táctica.

El existencia política del viejo Estado, que se ha convertido en títere del imperialismo occidental, sobre todo el estadounidense, ahora representa un terrorismo militar real contra el pueblo. Hoy, se han confirmado con mayor claridad el análisis y la conclusión del Partido de que el viejo Estado se ha degenerado en un fascismo militar impuesto por el imperialismo tras la masacre en el palacio. El “compromiso” de los elementos feudales para con la democracia pluripartidista no es sino hipocresía, hecho que se manifiesta en su negativa a cooptar a los partidos políticos parlamentarios que piden un lugar en el viejo Estado. Para mostrar el extremismo de los imperialistas y los feudales, el viejo Estado hace nombramientos ridículos a los llamados organismos locales e impulsa con las mismas idioteces la realización de elecciones parlamentarias. Es claro que la esencia de la situación es una conspiración para colocar un velo de legitimidad sobre el fascismo militar del viejo Estado borrando la existencia de los partidos políticos parlamentarios. La parálisis de los grandes partidos parlamentarios los lleva paso a paso a la extinción. Es de esperarse que no pueden ocultar con la extinción política de tales elementos la imposibilidad de tener una monarquía constitucional en el contexto de la actual situación mundial del siglo 21 y el avance de la guerra civil en el país. Las fuerzas parlamentarias no han podido captar que en Nepal existen dos alternativas: reunirse en apoyo a la dirección del proletariado para consumar la revolución democrático-burguesa o capitular al fascismo militar basado en la coalición del feudalismo y el imperialismo.

Se ha comprobado la decisión del último Comité Central de que, si bien es posible que la lucha política en el país tenga una apariencia triangular en forma, en esencia y en términos de clase es bipolar.

Por eso, es obvio que es necesario llevar adelante firmemente la política del Partido de apuntar los ataques al fascismo militar, haciendo denuncias políticas de la claudicación de los partidos parlamentarios que se dicen atrapados entre los dos bandos, y uniéndose con las grandes masas y clases populares.

3. Balance de la situación militar tras el fin del cese al fuego

El plan estratégico que trazó el último Comité Central como parte de los preparativos para pasar a la ofensiva estratégica y la insurrección general, sigue en la fase de instrumentación. Por ello, por ahora no es posible hacer un balance global. No obstante, como se ha completado la fase inicial del nuevo inicio que planteó ese plan, es posible y necesario hacer un balance inicial y pulir y consolidar el plan para el futuro.

Como es sabido, el plan que elaboró el Comité Central planteó, en líneas generales, la realización de acciones descentralizadas en la primera fase, acciones relativamente centralizadas en la segunda y grandes acciones centralizadas en la tercera. Como parte de las acciones descentralizadas en la primera fase, se hizo hincapié en dar golpes fuertes al enemigo a fin de reducir su capacidad de movilizarse con rapidez, por medio de emboscadas pequeñas o grandes en el campo y redadas pequeñas o grandes, ataques de comando y sabotajes pequeños o grandes en las ciudades y en las llanuras (Madhesh).

De acuerdo a las citadas formas y metas de las acciones que se propusieron para la primera fase del nuevo inicio, esta parte del plan ha sido un gran éxito. La serie, descentralizada pero nacional, de acciones variadas, concentradas y audaces ha asustado y sembrado desorden en el campo enemigo y lo ha obligado a permanecer en una posición defensiva. Los aspectos más importantes y oportunos del nuevo inicio fueron los exitosos y atrevidos ataques de comandos, redadas y sabotajes en la capital, las llanuras y las pequeñas y grandes ciudades. Como resultado de esas acciones concentradas, fue muy obvio que el enemigo no se sentía seguro, ni siquiera en la capital, y que se había eliminado el viejo aparato del Estado en otras ciudades, las zonas rurales en las llanuras del Terai y en las montañas. Este resultado del nuevo inicio es una importante hazaña apuntada hacia la meta de sentar las bases para la insurrección.

Se han llevado a cabo el minado y emboscadas de caminos de acuerdo a las metas numéricas, pero han quedado cortas las metas cualitativas en algunas emboscadas, salvo en la región de Seti-Mahakali. En cuanto a las escaramuzas de posiciones fortuitas, se destacan los encuentros en Dar y Korchawang, Rolpa.

En su totalidad, se cumplió el nuevo inicio de acuerdo al nuevo plan estratégico. En vista de los grandes ataques de forma centralizada que se llevaron a cabo para asustar y que se realizaron al comienzo de cada nuevo plan en el pasado y a los que hasta el enemigo y el pueblo se han acostumbrado, este nuevo plan estratégico ha sido una gran sorpresa. A pesar de sus propias bajas fuertes, el enemigo ha propagado que el nuevo proceso representa un “debilitamiento” del Ejército Popular de Liberación (EPL) y un “éxito” de su propio ejército (real). Como resultado de la propaganda del enemigo y la ignorancia acerca de la esencia de nuestro plan, un sector de las masas, en particular los intelectuales de la clase media de las ciudades, tiene confusión y preocupaciones. Parece que hasta algunos cuadros revolucionarios se han decepcionado por la ausencia de las grandes acciones que asustan.

A pesar de semejantes ilusiones y confusiones, lo que es importante ver es que, en vista del contexto nacional y internacional tras el fin del cese al fuego, nuestra propia iniciativa política, una especie de preparativos del enemigo y nuestra estrategia de preparativos para la contraofensiva nacional, nuestra política de acciones descentralizadas en la primera fase fue muy correcta y objetiva. Es importante captar que continuar con la vieja política en ese contexto hubiera provocado consecuencias políticas y militares negativas. A la larga, la Guerra Popular se beneficiará de la propaganda del enemigo de que éste “triunfa” y de que está a la “ofensiva”, cuando en los hechos está en camino a la derrota y está a la defensiva.

Sin embargo, en el nuevo contexto es importante continuar las formas existentes de acciones y prestar atención a las grandes acciones centralizadas, que pueden jugar un papel cualitativo en los preparativos para la contraofensiva y la insurrección.

4. Pulir en la práctica las acciones militares

En las montañas y en las llanuras del Madhesh, se ha destruido en lo básico el poder del viejo Estado en todo el campo del país. Todas esas zonas han pasado a la dirección e influencia del Partido. Se ha reconocido esta realidad en nuestras filas así como en el campo de nuestros enemigos de dentro y de fuera del país.

En tal situación producto del avance de la gran Guerra Popular, es normal que las masas populares esperen que mostremos más seriedad y sentido de responsabilidad. Las prácticas de ciertas formas de nuestras acciones militares en ciertos contextos ya no corresponden al nivel de desarrollo del movimiento, a (nuestra) responsabilidad y a las expectativas de las masas. Si no podemos pulir las prácticas de las formas de las acciones militares a tiempo, habrá consecuencias negativas. Por lo tanto, es necesario poner en claro nuestra concepción y práctica en el contexto de las acciones militares inmediatas:

A. Sobre la destrucción y la construcción

El objetivo principal de una revolución es destruir el poder del viejo Estado y construir un Estado nuevo. Antes de destruir el poder del viejo Estado o antes del triunfo de la revolución, el principal aspecto estratégico es la destrucción. Pero, al nivel táctico y práctico, en las zonas y a los niveles en que se ha destruido el poder del viejo Estado, el aspecto de la construcción tiene prioridad. En general, el proceso de construcción comienza con la destrucción y existe una relación dialéctica entre ambas. No obstante, en el contexto de nuestra práctica de algunas formas de acciones militares, no se ha expresado de manera correcta esta relación dialéctica entre la destrucción y la construcción. Por ejemplo, huele a arrogancia y absolutismo la continuación de las actividades tales como prender fuego a los edificios de los antiguos Comités de Desarrollo de Aldea en las zonas rurales que ya están bajo nuestro mando e influencia, la destrucción de los edificios que desocupó la policía del enemigo que no tendrá posibilidades de regresar, y el sabotaje de los establecimientos económicos de comerciantes, pequeños industrialistas y otras personas que están dispuestos a respetar nuestras políticas y reglas. Por ello, existe el peligro de que aumenten las quejas del pueblo en nuestra contra y de que el enemigo saque provecho de la situación.

Por eso, es necesario que nos encarguemos de las actividades de desarrollo y construcción y de la seguridad de las estructuras físicas y recursos naturales en las zonas rurales donde se ha destruido el poder del viejo Estado y que movilicemos las masas para ese fin. En beneficio del poder del nuevo Estado, debemos prestar atención a la realización de las actividades de desarrollo y construcción con un nuevo estilo haciendo uso de los edificios, tierras, bosques y otros establecimientos económicos que utilizaron el viejo Estado y sus funcionarios en el pasado, y defenderlos de posibles sabotajes del enemigo. Es crucial manifestar este nuevo estilo en nuestras palabras y en los hechos en las zonas rurales en el período entrante.

B. Sobre la aniquilación de los enemigos de clase y espías

Sobre la liquidación física de enemigos de clase y espías, la política de nuestro Partido ha sido: practicarla en casos selectos y al mínimo, informando a las masas al respecto y obteniendo su consentimiento en la medida que sea posible, no con tétricos métodos. A causa de la actual importancia del desarrollo del movimiento, sobre todo en las zonas rurales, es necesario pulir este método. Como se sabe, no debemos dejarnos afectar por la vil propaganda del enemigo y los oportunistas acerca de la aniquilación física. Por otro lado, puede haber consecuencias negativas si se aniquila a una persona sin desarrollar y aplicar una política concreta sobre el análisis de clase, la naturaleza del crimen, el proceso democrático legal para determinar el crimen y el método de aniquilación. No se puede descartar como una acusación sin fundamento del enemigo y de los oportunistas, el hecho de que en el pasado algunas de las aniquilaciones han ocurrido sobre las bases débiles de no dar suficientes contribuciones económicas, no dar albergue y comida, por oposición política a nuestro movimiento, por sospechas de ser espía, o por tener enemistad con los miembros de nuestros equipos locales. Por lo tanto, de ahora en adelante, en caso de requerir una aniquilación en las zonas rurales, es crucial asegurar que no la hagan directamente un equipo particular o sus miembros sino que se apegue a cierto método legal mínimo. Se debe estipular estrictamente en nuestra política y en nuestra práctica que el terror rojo no quiere decir la anarquía.

C. Sobre las acciones contra los soldados y fuerzas policiales del enemigo

Es una ley y no existe ninguna duda de que el objetivo central y más alto de cualquier revolución es destruir, mediante la Guerra Popular, las fuerzas armadas que constituyen el órgano principal del viejo Estado. Sin embargo, mientras practicamos formas de acción militar comunes y conocidas, aplicamos y debemos aplicar métodos diferentes en situaciones diferentes. Por ejemplo, en los encuentros en acciones de emboscada, minado de caminos, redadas, ataques de comando, etc., hacemos hincapié y debemos hacer hincapié en la derrota del enemigo mediante golpes contundentes. No obstante, nuestra política pública hacia los soldados y los policías que se rinden es darle el trato que corresponde a los prisioneros de guerra, convencerlos y darles la oportunidad de unirse a lucha o regresar a su casa. Va contra el principio y la práctica de la Guerra Popular liquidar a una persona cuando se encuentra sola y en su casa mientras esté de licencia, o matara en el acto en un lugar cualquiera por el mero hecho de que se gana la vida en el ejército o la policía del enemigo, pues tales prácticas nocivas llevarán a la unificación y no a la desintegración del enemigo. De ahora en adelante, principalmente en las zonas rurales, no se debe aniquilar ni aterrorizar a una persona que cumple servicio en la policía o en el ejército del enemigo que está de licencia y ha regresado a su casa, sino que se le debe educar y persuadir a que abandone el servicio (del enemigo). Mediante la aplicación de una política correcta, como hemos venido subrayando desde el principio, se propone educar a los familiares de quienes cumplen servicio en el ejército o la policía del enemigo, organizarlos y protegerlos. De ahora en adelante, debemos luchar por asegurar y hacer que tomen conciencia de que sus familiares estarán seguros cuando estén en su casa después de dejar el servicio (del enemigo) o cuando estén de licencia.

En el caso de quienes han cometido numerosos crímenes horrendos en el pasado, o de los altos oficiales en el ejército o policía del enemigo, es necesario capturarlos y tratarlos de acuerdo a lo estipulado en la Sección “B”.

D. Sobre el tratamiento de los líderes políticos y cuadros de la oposición

En líneas generales, nuestra política hacia los partidos políticos reaccionarios y oportunistas ha sido darle prioridad a la denuncia política. Hemos venido afirmando que la acción física contra una persona no debe basarse en su militancia en un partido político particular sino en su crimen contra el pueblo y la Guerra Popular. Además, como los partidos en el Poder o en la oposición tienen conductas tácticas inmediatas diferentes, les hemos dado tratos diferentes y debemos continuar aplicando esta política. Debemos luchar por tener relaciones amistosas con esos partidos políticos que objetivamente tienen más bases de unidad política con nosotros aunque sólo las tengan en el sentido inmediato y táctico.

En el pasado, algunas de nuestras acciones han ido contra el análisis correcto y general de las contradicciones y de dicha política del Partido. En la nueva situación, de un lado debemos luchar por aplicar estrictamente dicha política y, del otro, luchar por seguir el arriba citado proceso democrático legal con relación a las personas que se merecen un castigo o acción física. En el caso del arresto de una persona, es importante dar a conocer al público sin ninguna demora las razones por el mismo.

E. Sobre la recaudación de aportes económicos

El enemigo ha armado mucho alboroto sobre nuestro método de recaudar aportes económicos a fin de regar confusión en las clases medias. Para privar al enemigo de este arma e impedir que las clases medias se confundan y se aterroricen, ha sido necesario sistematizar y pulir nuestra política de aportes. En el pasado, hubo algunas debilidades en el trabajo de recaudar aportes en materia de hacer los análisis de clase adecuados de las personas y organizaciones en cuestión, en el análisis de sus antecedentes y en el tratamiento correspondiente. Como resultado, hubo mucha anarquía en el campo de las recaudaciones económicas. Por eso, en el futuro se debe eliminar tal anarquía y, para sistematizar el proceso de recaudación económica, se deben establecer criterios concretos para recaudar aportes a partir de un análisis de clase y desarrollar un sistema para penar y gravar al enemigo.

Es crucial que los Burós Regionales (del Partido) controlen las actividades de recaudación de aportes e impuestos.

F. Sobre las organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales

Si bien en el pasado practicamos una diferenciación mínima entre las ONG y las ONGI en el contexto de acabar con la hegemonía del viejo Estado en el campo, en general tuvimos una política ofensiva en contra de toda clase de ONG y ONGI. No obstante, en la nueva situación actual es necesario cambiar esta política.

Es crucial dar un trato correcto a las ONG que no tienen lazos políticos directos con el viejo Estado y que quieren coordinarse con nuestras políticas y planes en el campo. Asimismo, salvo las ONGI que reciben financiamiento directo del imperialismo estadounidense y que, al nivel internacional, han tenido posiciones muy hostiles hacia la Guerra Popular, no debemos llevar a cabo ninguna acción física o coerción militar contra las ONGI ligadas a los países neutrales o hacia los que no se muestran hostiles a la Guerra Popular, tales como los países de la Unión Europea y otros países, y debemos luchar por resolver las contradicciones mediante el diálogo, la interacción y la coordinación.

Ha sido muy crucial tener madurez en nuestra aplicación de esta política, en vista de que la comunidad mundial ya vigila de cerca hasta nuestras actividades menores, y en vista del conjunto de las contradicciones.

5. Sobre el futuro plan militar

Ya se ha mencionado que el plan militar que se elaboró en la última reunión del Comité Central fue correcto y aún está en proceso de instrumentación. Como el uso de la frase “centralización relativa” objetivamente generó ciertas dudas y presiones en el EPL, por el momento en el proceso de pulir el plan, es necesario dejar de lado la política de las acciones relativamente centralizadas. Es importante ver que objetivamente estará presente automáticamente la centralización relativa en las acciones descentralizadas. Por ende, en el siguiente plan es importante llevar a cabo resueltamente las acciones descentralizadas sin ninguna presión y se deben hacer preparativos para realizar grandes acciones centralizadas contundentes.

6. Sobre la presentación del poder estatal del pueblo

A la luz de la actual situación en que todas las zonas rurales del país han pasado a la influencia y control de la Guerra Popular y en que ha aumentado bastante la atención e influencia internacional, es necesario dar los siguientes pasos para elevar a nuevas alturas la intervención política contra el viejo Estado:

a) Solicitar a las Naciones Unidas y a otros foros internacionales a que otorguen una representación al poder popular y a la vez que se opongan a la llamada representación del viejo Estado fascista militar.

b) Solicitar por medio de comunicaciones formales con todos los países del mundo integrantes de las Naciones Unidas que den apoyo y cooperación al nuevo poder estatal en contra del viejo Estado.

c) Es necesario sistematizar la política, plan y programa del nuevo poder estatal de modo que éste asuma la responsabilidad de todas las zonas rurales del país. Para ello, es importante aplicar un programa concreto del poder popular en todas las esferas económicas, políticas, sociales y culturales y acelerar los preparativos para la insurrección final.

Publicado por la División Internacional, PCN (Maoísta)

Correo electrónico:

inf_bulletin@yahoo.com

inf_bulletin@hotmail.com