¡En nombre de la humanidad nos negamos a aceptar un Estados Unidos fascista! ¡TRUMP-PENCE FUERA YA!

3 de noviembre de 2020

Llegó el día de las elecciones más históricamente claves en EEUU. El ambiente está lleno de amenazas por parte del régimen de Trump y Pence de que no habrá una transferencia pacífica del poder, sino más bien un robo de las elecciones... Y, si permanecen en el poder por otros cuatro años, será catastrófico para la humanidad con un salto en su programa fascista.

Los revolucionarios en EEUU han trabajado por forjar una amplia coalición de diversas fuerzas que aprenden, trabajan y actúan juntas, alrededor de la organización Rechazar el Fascismo (refusefascism.org). Y en sus serios análisis han llegado a conclusiones importantes:

  • Si bien no se descartaba del todo que sucediera algo que causara que millones de personas se tomaran las calles antes de elecciones, era necesario estar preparados para la trascendental lucha si Trump chilla que las elecciones son un fraude, y hay tentativas de cerrar el conteo de los votos o de otras formas anular las elecciones.
  • Es muy probable que el régimen de Trump y Pence maniobre para robarse las elecciones, que Trump exija que se declare un ganador la noche de las elecciones —sabedor de que muchos votantes demócratas que acatan la ciencia de las formas de protegerse contra la Covid habrán votado por correo postal. Maniobrarán para ponerle fin al conteo. La cadena fascista Fox sembrará dudas y confusión. Las milicias y turbas fascistas estarán en las calles.
  • El objetivo fundamental del régimen de Trump y Pence es luchar agresivamente por impulsar el fascismo. El objetivo de los líderes demócratas ha sido hacer “contrapeso” a Trump, y al mismo tiempo limitar la oposición a Trump dentro de confines que no desafían al sistema en general. En resumen: normalización + conciliación = colaboración.
  • Hay que captar que el “ELLOS” no existe: no hay un solo grupo “monolítico” sin divisiones que dirija la sociedad. Sí, hay una clase dominante, que constituye un núcleo sólido, pero con mucho dinamismo adentro. No es un monolito, especialmente hoy.

Y los revolucionarios esperan que ojalá millones de personas se movilicen, de modo que “¡Echar al régimen de Trump y Pence!” resuene ampliamente como una demanda contra la ilegitimidad del robo de las elecciones por parte del régimen, ya que confiar en los “procesos normales” de conteo bien podría “legitimar” una victoria de Trump, porque él y los republicanos han cambiado muchas de las “reglas del juego” y lo harán aún más. Y ¡un régimen fascista, ya sea que llegue al poder por medios “justos” o por medios sucios, es siempre ilegítimo!

Como señaláramos en un volante difundido durante el paro del 21 de octubre: «Las decisivas elecciones de noviembre en EEUU deciden no solo el futuro de ese país sino del mundo: si estará al mando un fascista redomado u otro de su calaña reaccionaria imperialista, aunque no fascista, lo cual tiene serias implicaciones. Y, los revolucionarios en ese país llaman a impedir que se entronice el fascismo, SIN que implique apoyo al otro bando imperialista del MISMO sistema, y llaman a combatir TODO ese sistema.»

En la importante Declaración del 1º de agosto, el pensador y dirigente comunista revolucionario Bob Avakian (arquitecto de un marco completamente nuevo para la emancipación humana, la nueva síntesis del comunismo o “nuevo comunismo”) plantea que:

«Por lo normal, los comunistas revolucionarios sostenemos que la gente no deba votar en las elecciones burguesas, las cuales sirven a reforzar el sistema existente del capitalismo-imperialismo y a alentar las ilusiones populares de que de alguna manera es posible “eliminar mediante reformas” la explotación, la opresión y las injusticias sin eliminar el sistema que engendra estos horrores en primer lugar. Pero ¿ésta es la posición correcta a asumir en relación con estas elecciones particulares? [resaltado nuestro]

«Simplemente confiar en el voto para sacar a este régimen casi seguramente conducirá a resultados muy malos, incluso desastrosos. Esto es muy cierto en vista de lo que este régimen ya está haciendo, y lo que Trump está diciendo, en relación a las elecciones. Pero estas elecciones son distintas. En esta hora crítica, hay que utilizar todos los medios apropiados de acción no violenta para sacar del poder a este régimen. E, incluso con protestas de masas que exigen que se saque del poder al régimen de Trump y Pence, […] —sin confiar en lo fundamental en votar— utilizar todos los medios apropiados para trabajar por sacar del poder a este régimen debe incluir votar contra Trump

Pero, no es que pueda extenderse a otros momentos y otros países el que derrotar a uno de los bandos haga necesario participar en las elecciones burguesas. Se trata de una “excepción”, es decir, no es generalizable. En muchas partes, de EEUU a Colombia o Irán, tanto entre “izquierdistas” mezquinos como entre algunos revolucionarios con sanas inquietudes, «una de las preguntas que han surgido sobre la Declaración de Avakian del 1º de agosto de 2020 es ¿por qué enfatiza lo “pacífico” de la lucha antifascista en la situación actual? ¡Algunos incluso preguntaban si este énfasis significaba la renuncia de Avakian a la revolución! ¡Realmente hay que preguntarse qué debería haber escrito y cómo debería haberlo escrito para que los que no han entendido lo entiendan! ¡La Declaración enfatiza explícitamente la necesidad de la revolución!»:

«El proceso electoral sigue siendo […] BEB (Basura Electoral Burguesa). Sigue siendo cierto que no es posible obtener ningún cambio fundamental hacia lo mejor por medio de este proceso electoral, y que, en general, votar bajo este sistema sirve a reforzar este sistema, especialmente si se considera votar como una manera […] de obtener un cambio con sentido. […] Independientemente de lo que pase en estas elecciones, sigue siendo profundamente cierto […] que no es posible obtener ningún cambio fundamental hacia lo mejor bajo este sistema […] del capitalismo-imperialismo que, por medio de su “funcionamiento normal”, ha engendrado este fascismo, y que no es posible llevar a cabo ningún cambio fundamental hacia lo mejor bajo este sistema, y que al contrario hay que derrocar este sistema y reemplazarlo por un sistema radicalmente diferente y mucho mejor, para poder abolir y arrancar de raíz todas las relaciones de explotación y opresión, y los conflictos violentos que éstas engendran —todo lo cual está integrado en los cimientos de este sistema y en su continuo funcionamiento y requisitos.

«[…] Además, para aquellos que entienden la necesidad de la revolución, de derrocar este sistema, como la solución fundamental a los continuos horrores que […] causa para las masas de la humanidad (el que […] sea gobernado por medio de una dictadura fascista abierta, o la dictadura “democrática” disfrazada, de la clase dominante capitalista), es necesario abordar la lucha inmediata para sacar del poder el régimen de Trump y Pence precisamente como parte —una parte crucial y un requisito urgente— del trabajo general de preparación para esta revolución, y no como una “desviación” (o “sustituto”) de construir el movimiento para la revolución que hace falta. […] Nuestra meta fundamental, y estrella guía, sigue siendo: ¡REVOLUCIÓN, Y NADA MENOS!» ¡Y entodo eso merecen el apoyo del pueblo del mundo!

Grupo Comunista Revolucionario, Colombia 3 de noviembre de 2020